El he­chi­zo de la có­le­ra

ma­ni­fes­ta­ción del 25-s

Tiempo - - ZOOM -

hay que di­fe­ren­ciar en­tre los vio­len­tos de pro­fe­sión y los vio­len­tos de cir­cuns­tan­cia. Es­tos úl­ti­mos, pa­cí­fi­cos du­ran­te ca­si to­da su vi­da, cons­ti­tu­yen el grue­so de la so­cie­dad. Sin em­bar­go, en un ins­tan­te de ten­sión his­tó­ri­ca, no es ex­tra­ño que los pri­me­ros lo­gren sa­car lo más irra­cio­nal de los se­gun­dos. La po­li­cía res­pon­de a un pa­trón si­mi­lar. Cuan­do las ca­lles se eri­zan de pu­ños reivin­di­ca­ti­vos y hos­ti­les, el agen­te más manso pue­de ter­mi­nar sien­do tan agre­si­vo co­mo el po­li­cía que ama la vio­len­cia des­de la cu­na. La ma­ni­fes­ta­ción del 25-S en Ma­drid mos­tró ní­ti­da­men­te el fun­cio­na­mien­to de es­te me­ca­nis­mo na­tu­ral. Ha­bía más ma­ni­fes­tan­tes pa­cí­fi­cos que vio­len­tos, pe­ro la vio­len­cia (me­jor afin­ca­da en los ge­nes hu­ma­nos que la pa­cien­cia) lo­gró abrir­se ca­mino y se apo­de­ró de mu­chas per­so­nas que tal vez as­pi­ra­ban a imi­tar al im­pa­si­ble Gandhi. Un go­bierno au­tén­ti­co de­be­ría sa­ber que un pue­blo pa­cí­fi­co pue­de con­ver­tir­se en un pue­blo fe­roz cuan­do se le arre­ba­ta to­do. ¿Exis­te ese go­bierno?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.