Shar­gu­nov y Pri­le­pin

Los dos jó­ve­nes es­cri­to­res ru­sos, iné­di­tos en Es­pa­ña, se han dis­tin­gui­do en la de­nun­cia de los abu­sos del ré­gi­men de Pu­tin.

Tiempo - - VISIONES - IG­NA­CIO VIDAL- FOLCH

han pa­sa­do por bar­ce­lo­na Zak­har Pri­le­pin y Ser­gey Shar­gu­nov, dos es­cri­to­res ru­sos, jó­ve­nes, y com­ba­ti­vos, to­da­vía iné­di­tos en Es­pa­ña, aun­que la editorial Sa­ja­lin pu­bli­ca­rá den­tro de unas se­ma­nas la pri­me­ra no­ve­la de Pri­le­pin, ti­tu­la­da Las pa­to­lo­gías y cen­tra­da en las ex­pe­rien­cias que el au­tor vi­vió en Che­che­nia, don­de es­tu­vo dos ve­ces, en los años 96 y 99. Shar­gu­nov tam­bién es­tu­vo en Che­che­nia, co­mo miem­bro de la po­li­cía –en Ru­sia se pue­de ha­cer el ser­vi­cio mi­li­tar en la po­li­cía– e in­clu­so se re­en­gan­chó, pa­ra se­guir allí. Am­bos es­cri­to­res han ga­na­do en su país mu­chos pre­mios y se han dis­tin­gui­do en la de­nun­cia de los abu­sos del ré­gi­men.

Pri­le­pin ha si­do tra­du­ci­do a va­rias len­guas. Es un hom­bre más bien ten­so, y su ex­pre­sión a ve­ces fe­roz pa­re­ce de­cir­te “me­jor no me bus­ques las cos­qui­llas”, aun­que es­tá do­ta­do de sen­ti­do del hu­mor, un hu­mo­ris­mo sar­cás­ti­co y bas­tan­te ne­gro. Con­tó, por ejem­plo, có­mo, en la pre­sen­ta­ción en Pa­rís de Las pa­to­lo­gías una pe­rio­dis­ta le ha­cía “pre­gun­tas que lle­va­ban su pro­pia res­pues­ta”, y eso le mos­queó. Por ejem­plo: “La gue­rra fue un desas­tre pa­ra los che­che­nos, ¿ver­dad?”, pre­gun­tó la pe­rio­dis­ta. Sí, un desas­tre, res­pon­dió Pri­le­pin. “Us­ted de­bió de ver allí mu­chos ho­rro­res, ¿ver­dad?”. Sí, mu­chos ho­rro­res, con­fir­mó Pri­le­pin. “Pa­ra Ru­sia aque­llas gue­rras de­ja­ron un pro­fun­do trau­ma, ¿ver­dad?”. Pri­le­pin res­pon­dió: “Sí, un pro­fun­do trau­ma”. Y la pe­rio­dis­ta: “De­bió de ser te­rri­ble ver tan­tos muer­tos ¿no?”. Y Pri­le­pin: “Sí, te­rri­ble... Pe­ro, ¿sa­be una co­sa? A los ru­sos nos en­can­ta la gue­rra, y es­ta­mos ar­ma­dos y lis­tos pa­ra de­cla­rár­se­la a cual­quier país eu­ro­peo”. Asus­ta­da an­te aquel bár­ba­ro, la mu­jer se ci­ñó en ade­lan­te a pre­gun­tar­le so­bre li­te­ra­tu­ra, que era de lo que él que­ría ha­blar.

Pri­le­pin y Shar­gu­nov se han com­pro­me­ti­do en la lu­cha con­tra

Pri­le­pin ha si­do tra­du­ci­do a va­rias len­guas, es un hom­bre más bien ten­so, y su ex­pre­sión es a ve­ces fe­roz

Pu­tin. “No me pa­re­ce co­rrec­to que­dar­me de­trás de la ba­rre­ra mur­mu­ran­do que las co­sas no se ha­cen co­mo es de­bi­do”, me ex­pli­có Shar­gu­nov. Na­tu­ral­men­te, en el co­lo­quio que han sos­te­ni­do en Bar­ce­lo­na –co­mo in­vi­ta­dos a las ac­ti­vi­da­des en torno a la ex­po­si­ción En un des­or­den ab­so­lu­to, so­bre arte con­tem­po­rá­neo ru­so, que se ce­le­bra en el cen­tro San­ta Mó­ni­ca– se les ha pre­gun­ta­do so­bre el ca­so, ver­da­de­ra­men­te san­gran­te, de las Pussy Riot, las chi­cas pun­kis que han si­do con­de­na­das a va­rios años de cár­cel por ha­ber can­ta­do en una igle­sia una can­ción que de­cía “Vir­gen Ma­ría, lí­bra­nos de Pu­tin”. Se da la cir­cuns­tan­cia de que Shar­gu­nov es hi­jo de un po­pe or­to­do­xo muy co­no­ci­do y dog­má­ti­co. Pa­ra Shar­gu­nov se­nior las chi­cas de Pussy Riot no de­be­rían ha­ber in­gre­sa­do en la cár­cel, sino di­rec­ta­men­te en el ce­men­te­rio y en una ca­ja de pino. La con­tra­dic­ción con Shar­gu­nov ju­nior a pro­pó­si­to de las Pussy Riot ha si­do te­ma de debate pú­bli­co y ade­más ha ro­to la fa­mi­lia: pa­dre e hi­jo no se ha­blan. Cu­rio­sa­men­te, ni a Shar­gu­nov ni a Pri­le­pin les in­tere­sa­ba ha­blar mu­cho del ca­so de las chi­cas pre­sas, por­que el fac­tor re­li­gio­so di­vi­de a la opo­si­ción, ya de por sí débil. Pri­le­pin es­ta­ba in­clu­so mo­les­to: “Hay cien­tos de pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos en Ru­sia de los que na­die ha­bla”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.