UN SE­NA­DO CON VA­RIAS LEN­GUAS

Tiempo - - ESPAÑA -

Los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas coin­ci­den en que el mo­de­lo fe­de­ral con­lle­va­ría cam­bios en el Se­na­do, una ins­ti­tu­ción que ha re­ci­bi­do crí­ti­cas des­de la apro­ba­ción de la Car­ta Mag­na en 1978. La prin­ci­pal no­ve­dad es que se ten­dría que re­co­no­cer la ple­na ofi­cia­li­dad de len­guas co­mo el ca­ta­lán, el eus­ke­ra o el ga­lle­go, lo que im­pli­ca­ría que en el Se­na­do -y se­gu­ra­men­te tam­bién en el Con­gre­so- se po­drían uti­li­zar in­dis­tin­ta­men­te es­tas len­guas tan­to en el pleno co­mo en las di­fe­ren­tes co­mi­sio­nes par­la­men­ta­rias. Es el mo­de­lo que im­pe­ra en paí­ses co­mo Ca­na­dá, Sui­za o Bél­gi­ca, don­de los dipu­tados y se­na­do­res ha­blan en­tre ellos en va­rios idio­mas. El Se­na­do es­pa­ñol des­ti­na en la ac­tua­li­dad 250.000 eu­ros al año pa­ra pa­gar las tra­duc­cio­nes al cas­te­llano de las in­ter­ven­cio­nes ora­les en len­guas co­fi­cia­les que ha­ya en la de­no­mi­na­da Co­mi­sión Ge­ne­ral de Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas y en los de­ba­tes de las mo­cio­nes en los ple­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.