Es­pa­ña se vis­te de ne­gro.

El res­ca­te ban­ca­rio y el even­tual acuer­do pa­ra que el BCE com­pre deu­da re­for­za­rán la pre­sen­cia en Es­pa­ña de vi­gi­lan­tes in­ter­na­cio­na­les.

Tiempo - - SUMARIO - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La cri­sis eco­nó­mi­ca fuer­za la pre­sen­cia de vi­gi­lan­tes in­ter­na­cio­na­les.

En­tre 20 y 30 hom­bres y mu­je­res, ex­per­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea (CE), el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional (FMI), pre­pa­ran su lle­ga­da a Es­pa­ña en me­dio de un gran se­cre­tis­mo. Se­rán de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des y tam­bién habrá es­pa­ño­les, aun­que en nú­me­ro li­mi­ta­do. Una nor­ma no es­cri­ta de la Co­mi­sión di­ce que pue­de ha­ber un na­cio­nal, pe­ro no más de uno, al que se po­drían su­mar es­pa­ño­les del FMI, que tam­po­co los ve­ta -de he­cho, uno de sus en­via­dos a la con­flic­ti­va Gre­cia es grie­go- y del BCE. Se­rán la nue­va re­me­sa de ex­per­tos en eco­no­mía, fi­nan­zas pú­bli­cas y ayu­das de Es­ta­do. Los “hom­bres de ne­gro”, se­gún el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cristóbal Mon­to­ro.

En reali­dad, el tra­sie­go de téc­ni­cos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha si­do cons­tan­te des­de el año pa­sa­do. La di­fe­ren­cia a par­tir de aho­ra se­rá una pre­sen­cia ma­yor, y más eje­cu­ti­va, de per­so­nal no so­lo de la Co­mi­sión, tam­bién del BCE y del FMI. Ex­per­tos lle­ga­dos des­de Bru­se­las, Frank­furt y Nue­va York su­per­vi­sa­rán las me­di­das pa­ra co­rre­gir el dé­fi­cit, la úni­ca lí­nea ro­ja que le que­da al Go­bierno y, a la pos­tre, con­di­ción úl­ti­ma pa­ra que el res­ca­te ban­ca­rio sea un éxi­to y pa­ra que el BCE com­pre deu­da.

A prin­ci­pios de ve­rano, la Co­mi­sión pi­dió vo­lun­ta­rios pa­ra via­jar en mi­sión a Es­pa­ña. Se­ma­nas an­tes, a prin­ci­pios de ju­nio, el Go­bierno ha­bía so­li­ci­ta­do el res­ca­te a la ban­ca y Bru­se­las ini­cia­ba así el pro­ce­so de vi­gi­lan­cia, con la se­lec­ción de sus ex­per­tos, que ve­la­rán por que se cum­plan las con­di­cio­nes pa­ra ob­te­ner un res­ca­te de has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros. Ven­drán fun­cio­na­rios de la di­rec­ción ge­ne­ral de Eco­no­mía y Fi­nan­zas de la Co­mi­sión, pe­ro tam­bién de la de Mer­ca­do In­te­rior y de la de Com­pe­ten­cia -que di­ri­ge el co­mi­sa­rio Joa­quín Al­mu­nia- pa­ra su­per­vi­sar que los fon­dos eu­ro­peos que se trans­fie­ran pa­ra sa­near los ba­lan­ces de los bancos no sean ayu­das es­ta­ta­les, prohi­bi­das por la UE. El BCE, que for­mal­men­te no for­ma­ría par­te del equi­po su­per­vi­sor, es­ta­rá pre­sen­te en ca­li­dad de “ob­ser­va­dor”, se­ña­lan des­de Frank­furt. En su ca­so, la se­lec­ción co­rres­pon­de a la di­vi­sión de paí­ses, que ele­gi­rá en­tre eco­no­mis­tas con dis­tin­to gra­do de es­pe­cia­li­za­ción, des­de fi­nan­zas pú­bli­cas a po­lí­ti­ca fis­cal.

La vi­gi­lan­cia de la Co­mi­sión lle­gó an­tes que el di­ne­ro a los bancos. An­tes de que el sis­te­ma ban­ca­rio ha­ya re­ci­bi­do un eu­ro, ya “hay un con­trol in­cre­men­ta­do so­bre la ayu­da fi­nan­cie­ra, co­mo la re­for­ma del Fon­do de Res­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria [FROB] o so­bre la crea­ción de un ban­co ma­lo, eso se con­sul­ta de ma­ne­ra muy es­tre­cha con la Co­mi­sión”. Ha­ce tiem­po se creó tam­bién un “co­mi­té de coor­di­na­ción es­tra­té­gi­ca” con au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, la CE, el FMI, el BCE y la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea (EBA, por sus si­glas en inglés) y una co­mi­sión de ex­per­tos pa­ra “vi­gi­lar de cer­ca las au­di­to­rías “a la ban­ca.

Ade­más, Es­pa­ña tie­ne en la guan­te­ra la po­si­bi­li­dad de so­me­ter­se a las con­di­cio­nes de los fon­dos de res­ca­te de la UE pa­ra que el BCE com­pre deu­da pú­bli­ca. Se­ría el se­gun­do res­ca­te sui ge­ne­ris, dis­tin­to a res­ca­tes clá­si­cos co­mo los de Por­tu­gal e Ir­lan­da, pe­ro igual­men­te su­pon­dría la lle­ga­da de más hom­bres de ne­gro. Ven­drían más ex­per­tos de la Co­mi­sión, a los que se su­ma­rían, no ya en ca­li­dad de ob­ser­va­do­res, sino con el mis­mo es­ta­tus, los del BCE y del FMI.

A la in­ver­sa.

De mo­men­to, el Go­bierno se ha des­mar­ca­do del pro­ce­di­mien­to que si­guie­ron Gre­cia, Ir­lan­da o Por­tu­gal. Tam­bién de lo que ha­ce es­tos días Chi­pre, que en ju­nio se con­vir­tió en el cuar­to país de la UE en pe­dir un res­ca­te. Se­gún el pro­ce­di­mien­to clá­si­co, Es­pa­ña ten­dría pri­me­ro que pe­dir asis­ten­cia fi­nan­cie­ra, en es­te ca­so, com­pra de deu­da. Una vez cur­sa­da la pe­ti­ción, una de­le­ga­ción de la Troi­ka via­ja­ría a Ma­drid pa­ra de­ter­mi­nar jun­to al Go­bierno las con­di­cio­nes que, una vez acor­da­das -en el me­mo­ran­do de en­ten­di­mien­to, en jer­ga eu­ro­pea-, de­ter­mi­na­rían ple­na­men­te la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la, so­me­ti­da a su cum­pli­mien­to. Si los in­for­mes de la Troi­ka al res­pec­to fue­ran ne­ga­ti­vos, la de­ci­sión pa­sa­ría al ni­vel po­lí­ti­co de los mi­nis­tros de Econo-

mía de la zo­na eu­ro, al Eu­ro­gru­po, que po­dría sus­pen­der la en­tre­ga de ayu­da o, en es­te ca­so, las com­pras de deu­da por el BCE. La Troi­ka sue­le ser im­pla­ca­ble: en Gre­cia aca­ba de re­cha­zar las me­di­das propuestas por el Go­bierno y, en su lu­gar, ha exi­gi­do que los grie­gos tra­ba­jen seis días a la se­ma­na en lu­gar de cin­co, 15.000 nue­vos des­pi­dos de fun­cio­na­rios y aba­ra­tar aún más el des­pi­do. Si no, Ate­nas no re­ci­bi­rá una nue­va in­yec­ción de 31.500 mi­llo­nes. En Por­tu­gal, las pro­tes­tas han lo­gra­do que el Go­bierno die­ra mar­cha atrás en la subida del im­pues­to al tra­ba­jo en un 7%, a pe­sar de lo cual Bru­se­las si­gue ins­tan­do a Lis­boa a que cum­pla sus com­pro­mi­sos.

En Es­pa­ña ni la Troi­ka se ha ins­ta­la­do de for­ma per­ma­nen­te co­mo en Gre­cia ni es­tá pre­vis­to un res­ca­te so­be­rano al uso. El Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy tra­ta de an­ti­ci­par­se a las con­di­cio­nes que se le exi­gi­rán pa­ra que el BCE com­pre deu­da in­clu­yén­do­las pre­via­men­te en el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos pa­ra 2013 que apro­bó es­ta se­ma­na el Con­se­jo de Mi­nis­tros y que en Bru­se­las ya co­no­cen. Es el pro­ce­so a la in­ver­sa: cum­plir las con­di­cio­nes an­tes de que nos las im­pon­gan. Sea en un sen­ti­do o en otro, en la CE y el BCE afir­man que de mo­men­to Es­pa­ña no ha pe­di­do na­da. “No hay nin­gu­na vi­si­ta de

hom­bres de ne­gro re­la­ti­va a un se­gun­do res­ca­te”, di­cen fuen­tes co­mu­ni­ta­rias.

Si así fue­ra fi­nal­men­te, Es­pa­ña se con­ver­ti­ría en el si­guien­te país tras Gre­cia, Ir­lan­da, Por­tu­gal y Chi­pre en re­ci­bir la vi­si­ta de la Troi­ka, va­rias de­ce­nas de ex­per­tos que se cru­za­rían en los pa­si­llos de los mi­nis­te­rios con otros ex­per­tos, vi­gi­lan­tes y ob­ser­va­do­res pen­dien­tes de la bue­na apli­ca­ción del res­ca­te ban­ca­rio.

Es­tos dos gru­pos se su­ma­rían a la ex­ten­sa lis­ta de fun­cio­na­rios eu­ro­peos que han vi­si­ta­do Es­pa­ña en el úl­ti­mo año. La Co­mi­sión rehú­sa dar una ci­fra, si­quie­ra apro­xi­ma­da, de los fun­cio­na­rios que han pi­sa­do los mi­nis­te­rios de Eco­no­mía, Ha­cien­da o Tra­ba­jo, pe­ro ad­mi­ten que ha si­do cons­tan­te des­de que el año pa­sa­do Bru­se­las pu­sie­ra a Es­pa­ña vi­gi

lan­cia pa­ra con­tro­lar el des­equi­li­brio de sus cuen­tas pú­bli­cas. Des­de en­ton­ces, la pre­sen­cia eu­ro­pea en Ma­drid se ha he­cho más in­ten­sa en mo­men­tos pun­tua­les, por ejem­plo, cuan­do en ma­yo se des­ve­ló una des­via­ción del dé­fi­cit de 2011, des­de un ya muy ele­va­do 8,5% al 8,9%. Al día si­guien­te, una de­le­ga­ción de la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­ca de la Co­mi­sión (Eu­ros­tat) ate­rri­zó de ur­gen­cia en Ma­drid pa­ra re­pa­sar las cuen­tas. Fue un via­je ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro en mo­do al­guno el úni­co de Eu­ros­tat. Tam­po­co de

La Co­mi­sión se­lec­cio­na ya a los ex­per­tos que vi­gi­la­rán el res­ca­te ban­ca­rio. El BCE en­via­rá ob­ser­va­do­res

otras di­vi­sio­nes, co­mo la que ha vi­si­ta­do Ma­drid a lo lar­go de la pri­me­ra mi­tad del año pa­ra pre­pa­rar jun­to a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las el plan es­ta­bi­li­dad que en ju­nio apro­bó la Co­mi­sión. En fe­bre­ro vi­si­ta­ron Ma­drid ex­per­tos de Eco­no­mía y Fi­nan­zas, Em­pleo y Asun­tos So­cia­les y Edu­ca­ción y Cul­tu­ra pa­ra de­ter­mi­nar có­mo re­du­cir el pa­ro ju­ve­nil. En­ton­ces que­dó cla­ro que las ma­ne­ras de tra­ba­jar en Ma­drid y en Bru­se­las no son del to­do igua­les. En una ma­ra­to­nia­na jor­na­da, los fun­cio­na­rios -una es­pa­ño­la, una ale­ma­na y un ita­liano- se reunie­ron con téc­ni­cos de los mi­nis­te­rios de Em­pleo y Edu­ca­ción, en­via­dos de Mon­cloa, sin­di­ca­tos y pa­tro­nal en tandas de ape­nas 30 mi­nu­tos en un for­ma­to de­ma­sia­do “me­cá­ni­co”, se­gún uno de los asis­ten­tes.

Se­cre­tis­mo.

De las fre­cuen­tes mi­sio­nes a Es­pa­ña no se sa­be mu­cho por ex­pre­so de­seo de la CE, don­de im­pe­ra la nor­ma de que los téc­ni­cos no ha­blan con na­die de su tra­ba­jo. “No hay que in­sis­tir en ex­ce­so so­bre las vi­si­tas”, afir­man, más cuan­do las du­ras me­di­das que im­po­ne la Troi­ka en Gre­cia o Por­tu­gal han pues­to a es­tos téc­ni­cos en el pun­to de mi­ra de las pro­tes­tas ciu­da­da­nas. Bru­se­las guar­da con ce­lo la iden­ti­dad de sus en­via­dos, ale­gan­do que son téc­ni­cos a los que so­lo co­rres­pon­de ana­li­zar la si­tua­ción pe­ro no to­mar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas.

La vi­da de los hom­bres de ne­gro es ca­da vez más di­fí­cil. Los in­ci­den­tes más gra­ves se han da­do en Gre­cia, don­de el se­gun­do res­ca­te dio lu­gar a la crea­ción de una mi­sión per­ma­nen­te de la CE, el BCE y el FMI que de­ter­mi­nan fé­rrea­men­te la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca des­de uno de los pi­sos del mis­mo Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía en Ate­nas. Un sin­di­ca­to de po­li­cía lle­gó a de­nun­ciar­les por “ex­tor­sión, pro­mo­ción de la eli­mi­na­ción de la de­mo­cra­cia grie­ga y de la so­be­ra­nía po­pu­lar e in­sul­tar al país”. Ade­más, sus nom­bres y fotos se pu­bli­ca­ron en pren­sa y han su­fri­do pro­tes­tas a la puer­ta del mi­nis­te­rio o del ho­tel don­de se alo­jan en la ca­pi­tal grie­ga y sus coches han si­do in­clu­so ape­drea­dos. En Por­tu­gal el pa­sa­do fin de se­ma­na hu­bo ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra las me­di­das de aus­te­ri­dad y con­tra la Troi­ka -al gri­to de “Fuck you, troi­ka” (“Troi­ka, que te jo­dan”)-, que aca­ba de im­po­ner una nue­va ba­ja­da de suel­dos en el país.

A pe­sar de ello, la CE y el BCE man­tie­nen que sus ex­per­tos son me­ras co­rreas de trans­mi­sión y que el des­con­ten­to ciu­da­dano no tie­ne que ver con ellos. “Lo que de­tec­ta el BCE es que hay más ani­mad­ver­sión ha­cia sus go­ber­nan­tes na­cio­na­les que a los en­via­dos, que, al fin y al ca­bo, son téc­ni­cos que so­lo ana­li­zan la si­tua­ción”, di­cen des­de Frank­furt.

Con­tra la Troi­ka. Pro­tes­ta en Por­to (Por­tu­gal) con­tra los en­via­dos de la UE el 15 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.