La úl­ti­ma in­va­sión de In­gla­te­rra.

PEVENSEY, CON­DA­DO DE SUS­SEX, 28 DE SEP­TIEM­BRE DE 1066 · Gui­ller­mo de Nor­man­día des­em­bar­ca al fren­te de un ejér­ci­to con el que con­quis­ta In­gla­te­rra y se pro­cla­ma rey.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS REYES

Gui­ller­mo de Nor­man­día con­quis­ta In­gla­te­rra y se pro­cla­ma rey.

Des­de la con­quis­ta nor­man­da de 1066, to­dos los in­ten­tos de in­va­sión de In­gla­te­rra se frus­tra­ron

Fe­li­pe II en­vió la Gran Ar­ma­da pa­ra dar­le una lec­ción a su cu­ña­da, la Rei­na vir­gen de In­gla­te­rra, pe­ro las tor­men­tas frus­tra­ron el plan de in­va­sión es­pa­ñol. Na­po­león, cuan­do es­ta­ba en la cum­bre de su po­de­río, reunió en Bou­log­ne una flo­ta y un ejér­ci­to pa­ra sal­tar so­bre In­gla­te­rra co­mo es­ta­ba acos­tum­bra­do a ha­cer con cual­quier país de Eu­ro­pa, pe­ro la vic­to­ria na­val bri­tá­ni­ca en Tra­fal­gar im­pi­dió una con­quis­ta que ha­bría cam­bia­do la His­to­ria. Hitler di­se­ñó la ope­ra­ción See­lö­we (León Ma­rino), un des­em­bar­co de 28 di­vi­sio­nes en la cos­ta in­gle­sa del Ca­nal de la Man­cha, pa­ra aca­bar por la vía rá­pi­da con la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro la fal­ta de en­tu­sias­mo de los al­tos man­dos del Ejér­ci­to, la Luft­waf­fe y, so­bre to­do, la Ma­ri­na de Gue­rra, le hi­cie­ron apla­zar­la el 17 de sep­tiem­bre de 1940. Ya nun­ca ten­dría oca­sión de re­to­mar su plan.

Fe­liz In­gla­te­rra en su ais­la­mien­to geo­grá­fi­co, que la ha pro­te­gi­do de enemi­gos ex­ter­nos du­ran­te nue­ve si­glos. Por­que el úl­ti­mo in­va­sor triun­fan­te de la is­la pu­so pie en Gran Bre­ta­ña 874 años -me­nos 11 días- an­tes de que Hitler de­ja­se pa­ra más tar­de la ope­ra­ción See­lö­we. Fue el du­que de Nor­man­día, que se con­ver­ti­ría en rey de In­gla­te­rra y gra­cias a ello se­ría más co­no­ci­do co­mo Gui­ller­mo el Con­quis­ta­dor que por su an­ti­guo mo­te, el Bas­tar­do.

Gui­ller­mo era, en efec­to, hi­jo ile­gí­ti­mo del du­que Ro­ber­to I de Nor­man­día, que pe­re­gri­nó a Tie­rra San­ta y mu­rió en el via­je sin de­jar nin­gún otro vás­ta­go; por eso he­re­dó el du­ca­do, con el be­ne­plá­ci­to del rey de Fran­cia, de quien los du­ques nor­man­dos eran va­sa­llos. Los da­tos an­te­rio­res –de­vo­ción cris­tia­na, va­sa­lla­je ba­jo el rey fran­cés- in­di­can que los nor­man­dos del si­glo XI es­ta­ban ple­na­men­te in­te­gra­dos en la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea, pe­ro du­ran­te dos si­glos y has­ta ha­cía re­la­ti­va­men­te po­co ha­bían si­do per­ci­bi­dos co­mo una ame­na­za tan dia­bó­li­ca co­mo pue­da ser­lo Al-Qae­da pa­ra no­so­tros.

La fu­ria nor­man­da.

A fu­ro­re nor­man­no­rum li­be­ra nos do­mi­ne (“De la fu­ria de los hom­bres del Nor­te lí­bra­nos, Se­ñor”) era una ora­ción re­za­da con su­mo fer­vor en los mo­nas­te­rios de me­dia Eu­ro­pa des­de que en el año 793 el con­ven­to inglés de Lin­dis­far­ne fue­ra arra­sa­do y sa­quea­do por unos fe­ro­ces pi­ra­tas pro­ce­den­tes del Nor­te, los nor­se­men (hom­bres del nor­te en len­gua ger­má­ni­ca) o vi­kin­gos. Ahí em­pe­zó la lla­ma­da era de las in­cur­sio­nes vi­kin­gas.

Has­ta el si­glo X esa úl­ti­ma in­va­sión de los bár­ba­ros del Nor­te tu­vo en ja­que a la ci­vi­li­za­ción. Su pre­sa fa­vo­ri­ta eran pre­ci­sa­men­te los lu­ga­res don­de se ha­bía re­fu­gia­do la ci­vi­li­za­ción en los os­cu­ros tiem­pos de la Al­ta Edad Me­dia, es de­cir, los mo­nas­te­rios, en los que no ha­bía hom­bres de ar­mas pe­ro sí ri­que­zas. Las co­rre­rías vi­kin­gas da­rían lu­gar a una tí­pi­ca ar­qui­tec­tu­ra mo­nás­ti­ca en Ir­lan­da, las to­rres sin puer­ta, don­de la en­tra­da es­tá a la al­tu­ra de un se­gun­do o ter­cer pi­so. Se ac­ce­día por una es­ca­le­ra de mano, y a la se­ñal de alar­ma los mon­jes la re­co­gían des­de arri­ba. Si los me­ro­dea­do­res no te­nían ga­nas de to­mar­se tra­ba­jo y cons­truir una es­ca­le­ra, se iban en bus­ca de otra víc­ti­ma más fá­cil. Si no, a re­zar.

Sin em­bar­go, al con­tac­to con la ci­vi­li­za­ción los sal­va­jes vi­kin­gos em­pe­za­ron a am­bi­cio­nar al­go más que un sa­queo pun­tual: que­rían ser co­mo aque­llos que tan­to mie­do les te­nían, ci­vi­li­za­dos y cris­tia­nos. En el año 911 un cau­di­llo vikingo lla­ma­do Hrolf Gan­ger for­zó al rey de Fran­cia Car­los el Sim­ple a cederle, en for­ma le­gi­ti­ma­da, la re­gión fran­ce­sa que hoy co­no­ce­mos por Nor­man­día. A cam­bio, Hrolf se con­vir­tió al cris­tia­nis­mo, aban­do­nó la pi­ra­te­ría y ju­ró va­sa­lla­je al rey de Fran­cia co­mo du­que de

Nor­man­día. Los te­mi­bles nor­se­men se con­vir­tie­ron en nor­man­dos.

Su ím­pe­tu gue­rre­ro no des­apa­re­ció, pe­ro la en­tra­da en la ci­vi­li­za­ción cam­bió su pa­pel his­tó­ri­co. Sus ob­je­ti­vos ya no se­rían mo­nas­te­rios, sino reinos; sus pro­pó­si­tos, no el sa­queo, sino la con­quis­ta, una prác­ti­ca le­gí­ti­ma en la épo­ca me­die­val. Los nor­man­dos se adue­ña­ron de Si­ci­lia, de In­gla­te­rra y to­ma­ron par­te prin­ci­pal en la Pri­me­ra Cru­za­da. Es­ta­ban den­tro del con­tex­to de las na­cio­nes. La con­quis­ta de In­gla­te­rra por el Bas

tar­do de Nor­man­día, por ejem­plo, no fue una gue­rra in­jus­ta de las que con­de­na­ba la Igle­sia, sino que es­ta­ba le­gi­ti­ma­da por el de­re­cho de su­ce­sión a la co­ro­na in­gle­sa de Gui­ller­mo, pues­to que el úl­ti­mo rey an­glo­sa­jón, Eduardo el Con­fe­sor, que no te­nía hi­jos, de­sig­nó su he­re­de­ro al du­que nor­man­do. Eso man­tie­nen, al me­nos, las cró­ni­cas nor­man­das, y un do­cu­men­to his­tó­ri­co que a la vez es una de las obras de arte más no­ta­bles de la edad Me­dia: la ta­pi­ce­ría de Bayeux.

En reali­dad no es un ta­piz, sino una gran pie­za de lino de 70 me­tros de lar­ga y me­dio me­tro de an­cha, bor­da­da con la­na de co­lo­res. Se tra­ta de una au­tén­ti­ca cró­ni­ca pic­to­grá­fi­ca, acom­pa­ña­da de tex­tos en la­tín, de la con­quis­ta nor­man­da de In­gla­te­rra, un asom­bro­so pre­ce­den­te de esa for­ma de ex­pre­sión ac­tual que es el có­mic. La his­to­ria es­tá lle­na de ac­ción y de co­lo­ri­do, es un re­la­to que en­gan­cha y obli­ga al es­pec­ta­dor a re­co­rrer los 70 me­tros de su lon­gi­tud co­mo quien pa­sa las pá­gi­nas de un li­bro o con­tem­pla una pe­lí­cu­la.

El ta­piz tie­ne más va­lor his­tó­ri­co por­que es con­tem­po­rá­neo de los acon­te­ci­mien­tos. Tra­di­cio­nal­men­te se de­cía que lo bor­dó la es­po­sa de Gui­ller­mo, por lo que tam­bién se le lla­ma ta­piz de la rei­na

Ma­til­de, pe­ro en reali­dad pa­re­ce que fue en­car­ga­do por Odón de Con­te­vi­lle pa­ra ador­nar la ca­te­dral de Bayeux cuan­do fue con­sa­gra­do obis­po de es­ta ciu­dad nor­man­da.

Odón era her­mano de ma­dre de Gui­ller­mo y su re­gen­te en la con­quis­ta­da In­gla­te­rra, pues Gui­ller­mo pa­sa­ba la ma­yor par­te del tiem­po en Nor­man­día, y se con­vir­tió en uno de los hom­bres más ri­cos de In­gla­te­rra cuan­do su her­mano re­par­tió el país, co­mo si fue­ra un bo­tín, en­tre sus no­bles y gue­rre­ros, es­ta­ble­cien­do el feu­da­lis­mo en el reino inglés. Cu­rio­sa­men­te los ar­te­sa­nos que rea­li­za­ron el be­llo ta­piz can­tan­do la vic­to­ria de Gui­ller­mo eran del ban­do per­de­dor, de un ta­ller an­glo­sa­jón de Kent.

His­to­ria en imá­ge­nes.

El ta­piz de Bayeux nos cuen­ta los an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos de la con­quis­ta nor­man­da, los pre­pa­ra­ti­vos de la in­va­sión, la no­ta­ble ope­ra­ción com­bi­na­da de tra­ve­sía del Ca­nal y des­em­bar­co en la cos­ta in­gle­sa de to­do un ejér­ci­to, in­clui­da ca­ba­lle­ría, y cul­mi­na en la ba­ta­lla de Has­tings en­tre los nor­man­dos y los an­glo­sa­jo­nes, que pre­fe­rían un can­di­da­to lo­cal al trono, con la vic­to­ria to- tal de Gui­ller­mo so­bre el inglés Ha­rold. Su in­ten­ción po­lí­ti­ca le­gi­ti­ma­do­ra es­tá muy cla­ra, pues la pri­me­ra es­ce­na re­pre­sen­ta al rey de In­gla­te­rra, Eduardo

el Con­fe­sor, en­vian­do un embajador a Nor­man­día pa­ra co­mu­ni­car­le a Gui­ller­mo que le ha de­sig­na­do su­ce­sor. Las 73 es­ce­nas, en las que apa­re­cen 626 per­so­na­jes, es­tán apo­ya­das por tex­tos en un co­rrec­to la­tín, que apun­tan qui­zá a la in­ter­ven­ción de un clé­ri­go ilus­tra­do en la ela­bo­ra­ción del men­sa­je.

Ade­más, el ta­piz de Bayeux es una mag­ní­fi­ca fuen­te de re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca por el de­ta­lle y va­rie­dad de in­du­men­ta­rias, ar­mas, arreos, mue­bles, ar­te­fac­tos, edi­fi­cios, bar­cos, es­ce­nas de cor­te, de ca­za, de gue­rra, fu­ne­ra­rias, na­va­les, de ar­tes y ofi­cios, ani­ma­les co­no­ci­dos en la épo­ca, in­clu­so ca­me­llos, y ti­pos so­cia­les, in­clui­do un enano, Tu­rold, que se­ría el pre­sun­to au­tor de la Chanson

de Ro­land.

In­clu­so hay una es­ce­na en que va­rias per­so­nas se­ña­lan a una es­tre­lla en mo­vi­mien­to, co­mo la de los Reyes Ma­gos – Is­ti

mi­rant ste­lla, “Es­tos con­tem­plan la es­tre­lla”, di­ce la le­yen­da en la­tín-. Se tra­ta na­da me­nos que del re­gis­tro del pa­so del co­me­ta Ha­lley, que se con­tem­pló des­de In­gla­te­rra en 1066, el año de la in­va­sión, re­for­zan­do la su­pers­ti­ción de que un co­me­ta anun­cia­ba gran­des cam­bios.

El des­em­bar­co. La flo­ta de Gui­ller­mo lle­ga a la cos­ta in­gle­sa y su ejér­ci­to des­em­bar­ca, en una de las 73 es­ce­nas del ta­piz de Bayeux.

El ta­piz de Bayeux. Es­ce­na del em­bar­que de la ca­ba­lle­ría de Gui­ller­mo de Nor­man­día pa­ra atra­ve­sar el Ca­nal de la Man­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.