La his­to­ria des­co­no­ci­da de Ar­tur Mas.

De­trás del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y de su ac­tual gi­ro ha­cia el in­de­pen­den­tis­mo hay una his­to­ria no con­ta­da de vi­da per­so­nal y po­lí­ti­ca que ex­pli­ca al­gu­nas de las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do en los úl­ti­mos me­ses.

Tiempo - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO FER­NÁN­DEZ

Qué hay de­trás de su gi­ro in­de­pen­den­tis­ta.

Hé­roe o vi­llano. Ángel o de­mo­nio. Lí­der o ilu­mi­na­do. Hay opi­nio­nes pa­ra to­dos los gus­tos. De­pen­de de quien ha­ble, el pre­si­den­te ca­ta­lán, Ar­tur Mas, des­pier­ta sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios. En las úl­ti­mas se­ma­nas se ha con­ver­ti­do en la diana de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca al eri­gir­se en el hom­bre que se ha em­pe­ña­do en crear un Es­ta­do pro­pio en Ca­ta­lu­ña. A Ar­tur Mas le pa­só co­mo a Sau­lo, que tras caer­se del ca­ba­llo se cam­bió el nom­bre por el de Pablo y se con­vir­tió al cris­tia­nis­mo. La his­to­ria del po­lí­ti­co ca­ta­lán, no obs­tan­te, le ga­na en eta­pas: al caer­se del pri­mer ca­ba­llo, se afi­lió a Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya a co­mien­zos de los no­ven­ta; al caer­se del se­gun­do, se cam­bió el nom­bre de Ar­tu­ro por Ar­tur en el 2000; y al caer­se del ter­ce­ro, li­qui­dó el prag­ma­tis­mo del que ha­bía he­cho ga­la du­ran­te dos dé­ca­das y abra­zó la fe in­de­pen­den­tis­ta, con­ven­ci­do de que esa es la úni­ca so­lu­ción pa­ra que su par­ti­do si­ga sien­do he­ge­mó­ni­co en Ca­ta­lu­ña.

Ese con­ven­ci­mien­to es el que le ha lle­va­do a plan­tear un ór­da­go al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy al re­cla­mar pa­ra Ca­ta­lu­ña es­truc­tu­ras de Es­ta­do cu­yo pri­mer pa­so es la crea­ción de una Ha­cien­da ca­ta­la­na in­de­pen­dien­te de Ma­drid, “quie­ra o no quie­ra el Go­bierno cen­tral”. El se­gun­do pa­so es re­cla­mar el de­re­cho a de­ci­dir y, si ca­be, plan­tear un re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta, a pe­sar de que las le­yes so­lo pre­vén es­ta po­si­bi­li­dad con el per­mi­so del Go­bierno de Ma­drid. Un desafío que ha he­cho sal­tar in­clu­so a al­gu­nos mi­li­ta­res, que ven con re­ce­lo los can­tos de si­re­na in­de­pen­den­tis­tas que lle­gan des­de el es­te del Ebro. Ar­tur Mas, en reali­dad, siem­pre fue un tec­nó­cra­ta y un prag­má­ti­co. Cuan­do ha­ce al­go más de una dé­ca­da fue es­co­gi­do por Jor­di Pu­jol pa­ra ser su su­ce­sor na­die ima­gi­na­ba el cam­bio ideo­ló­gi­co que iba a ex­pe­ri­men­tar. Ex­ce-

si­va­men­te tí­mi­do, su dis­cur­so ca­re­cía de la pasión que im­pri­mía a sus dis­cur­sos su an­te­ce­sor. Po­co a po­co, fue pu­lien­do su es­ti­lo. Du­ran­te años, vi­sio­nó ví­deos de Jor­di Pu­jol y re­ci­bió cla­ses de com­por­ta­mien­to an­te cá­ma­ras y mi­cró­fo­nos, apren­dió las téc­ni­cas del len­gua­je ges­tual y cor­po­ral y fi­nal­men­te se des­ta­pó co­mo un ora­dor efi­caz y con­vin­cen­te, con mu­chas po­ses co­pia­das de Pu­jol y con al­gu­nos tics pro­pios.

Por re­co­men­da­ción.

El hom­bre que ha pues­to en ja­que al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy na­ció en enero de 1956 de una fa­mi­lia bur­gue­sa y ca­tó­li­ca, de mi­sa do­mi­ni­cal y ve­ra­neo en For­nells (Me­nor­ca) y Vi­las­sar de Mar. Por eso es­tu­dió en el Li­ceo Fran­cés y en Au­la Es­co­la Eu­ro­pea, pa­ra des­pués li­cen­ciar­se en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les. Tam­bién cur­só es­tu­dios de De­re­cho, pe­ro aban­do­nó a mi­tad de ca­rre­ra. El que con el tiem­po se­ría pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no sin­tió nin­gu­na vo­ca­ción po­lí­ti­ca tem­pra­na, aun­que su pa­dre, bien co­nec­ta­do con los círcu­los de Con­ver­gèn­cia, lo su­po en­chu­far en el pri­mer Go­bierno de Jor­di Pu­jol: ha­bló con su ami­go Francesc Sa­nuy, con­se­je­ro de Tu­ris­mo con el que coin­ci­día de ve­ra­neo en For­nells, y pu­so a su hi­jo a tra­ba­jar pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción en 1982.

Sa­nuy con­fió en él y en dos años le nom­bró je­fe del Ser­vi­cio de Fe­rias, don­de tu­vo oca­sión de co­no­cer a Mar­ta Fe­rru­so­la, es­po­sa del en­ton­ces pre­si­den­te Jor­di Pu­jol. Por su la­bor en la con­se­je­ría, tam­bién tra­bó amis­tad con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Pre­si­den­cia, Lluís Pre­na­fe­ta. Cuan­do en 1986 Sa­nuy de­jó el car­go, el nue­vo con­se­je­ro le as­cen­dió a di­rec­tor ge­ne­ral de Pro­mo­ción Co­mer­cial, en sus­ti­tu­ción de Francesc Gra­nell, que fue lla­ma­do por Er­nest Lluch pa­ra for­mar par­te de la éli­te po­lí­ti­ca es­pa­ño­la en la en­ton­ces Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea. Y así, con 29 años, tu­vo el ho­nor de ser el di­rec­tor ge­ne­ral más jo­ven del Go­bierno au­to­nó­mi­co en aque­lla épo­ca. ¡Y en­ci­ma ni si­quie­ra te­nía el car­né del par­ti­do!

Ello no fue óbi­ce co­mo pa­ra que Jo­sep Ma­ria Cu­llell, can­di­da­to a al­cal­de de Bar­ce­lo­na, le in­clu­ye­se en las lis­tas mu­ni­ci­pa­les de la ca­pi­tal ca­ta­la­na con el nú­me­ro 9, de­jan­do su la­bor en el Go­bierno. Pron­to le en­car­ga­ron la ges­tión del área eco­nó­mi­ca del gru­po con­ver­gen­te y él, fiel a su es­ti­lo, bor­dó la la­bor. Es­for­za­do y cum­pli­dor, te­nía tam­bién una gran ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y le re­cuer­dan co­mo ex­tra­or­di­na­ria­men­te se­rio y rec­to.

En la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal es­tu­vo nue­ve años. En 1991 se afi­lió al par­ti­do y en 1995 Pu­jol le lla­mó pa­ra ofre­cer­le el car­go de con­se­je­ro de Po­lí­ti­ca Te­rri­to­rial y Obras Pú­bli­cas, de don­de los dos úl­ti­mos ti­tu­la­res, Jo­sep Ma­ria Cu­llell y Jau­me Ro­ma, ha­bían te­ni­do que sa­lir tras sen­dos es­cán­da­los. No tu­vo que es­pe­rar mu­cho pa­ra as­cen­der en el es­ca­la­fón: en 1997 Macià Ala­ve­dra ce­só co­mo con­se­je­ro de Eco­no­mía y Pu­jol pen­só en él pa­ra sus­ti­tuir­le. A par­tir de ahí, su nom­bre ad­qui­rió un pe­so es­pe­cí­fi­co. Tan­to que en el año 2000 fue el ele­gi­do pa­ra ser se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Con­ver­gèn­cia. Por fin se ha­bía sen­ta­do a la de­re­cha del Pa­dre. Y po­co des­pués se crea­ba el car­go de con­se­ller en cap (con­se­je­ro je­fe), por lo que pa­só a ser una es­pe­cie de je­fe de Go­bierno o pri­mer mi­nis­tro, si­tuán­do­se por en­ci­ma del res­to de con­se­je­ros. La suer­te es­ta­ba echa­da. Fue en esa épo­ca cun­do cam­bió su nom­bre de Ar­tu­ro por el más ca­ta­lán de Ar­tur.

Los fra­ca­sos em­pre­sa­ria­les.

Es­ta tra­yec­to­ria es, apro­xi­ma­da­men­te, la que re­co­ge su bio­gra­fía ofi­cial. Pe­ro se ca­lla otros mu­chos da­tos, por los que pa­sa de pun­ti­llas. A fi­na­les de los 70, el en­ton­ces re­cién li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les co­men­zó a tra­ba­jar en el gru­po Di­plo­mat, del que for­ma­ba par­te la com­pa­ñía Ma­go­mo, fun­da­da por su abue­lo y de­di­ca­da a la me­ta­lur­gia y a la fa­bri­ca­ción de as­cen­so­res. Cuan­do la di­vi­sión de la que for-

ma­ba par­te se tras­la­dó a Ma­drid, de­jó la com­pa­ñía, que aca­bó en­vuel­ta en una gra­ve cri­sis en el año 1979.

Tras su pa­so por la Ge­ne­ra­li­tat, vol­vió a pro­bar en la em­pre­sa pri­va­da. Era con­ce­jal en Bar­ce­lo­na y su ac­ti­vi­dad pú­bli­ca era com­pa­ti­ble con tra­ba­jar en la em­pre­sa pri­va­da. Fue en­ton­ces cuan­do lo re­clu­tó Pre­na­fe­ta, en 1987, pa­ra in­cor­po­rar­lo co­mo ge­ren­te de Vi­las­sar Internacional, la so­cie­dad hol­ding del gru­po pe­le­te­ro Ti­pel. Él se­ría el en­car­ga­do de di­ver­si­fi­car la pro­duc­ción del gru­po ha­cia otros sec­to­res. Es­tu­vo has­ta 1992 y la ges­tión fue un ro­tun­do fra­ca­so. Pocos me­ses des­pués de de­jar la com­pa­ñía pe­le­te­ra, es­ta pre­sen­tó sus­pen­sión de pa­gos con unas mo­nu­men­ta­les deu­das de 8.400 mi­llo­nes de pe­se­tas, cuan­do tres años an­tes te­nía be­ne­fi­cios de 850 mi­llo­nes. Él siem­pre di­jo que su co­me­ti­do se cir­cuns­cri­bía a Vi­las­sar Internacional, pe­ro en reali­dad el gru­po se com­por­ta­ba co­mo si fue­se una so­la em­pre­sa con va­rias di­vi­sio­nes.

El di­se­ño de la es­tra­te­gia de Mas fue cier­ta­men­te muy ambicioso: Ti­pel y sus re­pre­sen­tan­tes -en mu­chas oca­sio­nes el pro­pio Ar­tur Mas- to­ma­ron con­tac­to con el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio a tra­vés de In­ver­sio­nes C; en el sec­tor del ocio, con la en­tra­da en la em­pre­sa ex­plo­ta­do­ra del re­cin­to del Pue­blo Es­pa­ñol de Mont­juïc y en otra del Port Vell de Bar­ce­lo­na; en el sec­tor de la dis­tri­bu­ción, con la aso­cia­ción en la ca­de­na Oran­gu­tán; en el sec­tor vi­ní­co­la, con la en­tra­da en una em­pre­sa de ca­va; y en el sec­tor ase­gu­ra­dor, con la en­tra­da en Ibe­ria Se­gu­ros.

La amis­tad con Pre­na­fe­ta y con Macià Ala­ve­dra, su an­te­ce­sor en Eco­no­mía, per­du­ró en el tiem­po. Tras des­ta­par­se el es­cán­da­lo del ca­so Pre­to­ria, en el que los dos prohom­bres de CDC fue­ron de­te­ni­dos por su­pues­to trá­fi­co de in­fluen­cias, se des­cu­brió que am­bos man­te­nían con­tac­to con la cú­pu­la de CDC y, con­cre­ta­men­te, con Ar­tur Mas, a quien Pre­na­fe­ta con­cer­tó una cita con el em­pre­sa­rio de má­qui­nas tra­ga­pe­rras Manuel Lao por­que “quie­re al­mor­zar con­ti­go por­que quie­re fa­ci­li­tar co­sas, ¿me ex­pli­co?”. Pre­na­fe­ta ha­bía acu­di­do a Mas en otras oca­sio­nes pa­ra que le pu­sie­ra en con­tac­to con po­lí­ti­cos lo­ca­les, ya que es­ta­ba ha­cien­do ne­go­cios en las co­mar­cas bar­ce­lo­ne­sas. E in­clu­so am­bos man­tu­vie­ron al­gu­na co­mi­da con el em­pre­sa­rio Lluís Ca­sa­mit­ja­na, pro­pie­ta­rio de la com­pa­ñía Es­pais y tam­bién de­te­ni­do en la ope­ra­ción. De las con­ver­sa­cio­nes en­tre Pre­na­fe­ta y Ala­ve­dra se des­pren­de que am­bos es­ta­ban do­li­dos con Jo­sé Mon­ti­lla por­que les ha­bía ce­rra­do las puer­tas de la Ge­ne­ra­li­tat, pe­ro es­pe­ra­ban que, si Mas era ele­gi­do, las co­sas iban a cam­biar y

Ar­tur Mas pa­só en los años 90 por la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal y la ges­tión de un gru­po de em­pre­sas pri­va­das

ten­drían más fa­ci­li­da­des pa­ra ha­cer ne­go­cios. Al sa­lir en li­ber­tad pro­vi­sio­nal (tras abo­nar una fian­za de un mi­llón de eu­ros), Pre­na­fe­ta lla­mó a Mas y le agra­de­ció el apo­yo que tan­to él co­mo el par­ti­do ha­bían dis­pen­sa­do a los im­pli­ca­dos de Con­ver­gèn­cia en la tra­ma.

En­tre ami­gos.

En Ti­pel, Ar­tur Mas coin­ci­dió con otro jo­ven eco­no­mis­ta tam­bién re­clu­ta­do por Pre­na­fe­ta y al que ha­bía co­no­ci­do años an­tes: Jor­di Pu­jol Fe­rru­so­la, hi­jo del en­ton­ces pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

Una fuen­te con­ver­gen­te ex­pli­ca a Tiem­po que “hay una ge­ne­ra­ción de hom­bres de Con­ver­gèn­cia que han cre­ci­do po­lí­ti­ca­men­te jun­tos y que hi­cie­ron pi­ña den­tro de Con­ver­gèn­cia. Los Pu­jol, Fe­lip Puig y Ar­tur Mas for­ma­ron el nú­cleo du­ro de ese gru­po, aun­que sus po­si­cio­na­mien­tos en la ac­tua­li­dad es­tén más dis­tan­cia­dos”. Y tan­to es así que, po­co an­tes de las úl­ti­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, Mas re­ci­bió fuer­tes pre­sio­nes pa­ra que las con­se­je­rías eco­nó­mi­cas no ca­ye­sen en ma­nos de ese gru­po de in­con­di­cio­na­les. El lí­der de CDC su­cum­bió fi­nal­men­te a esos con­se­jos y ello es­tu­vo a pun­to de cos­tar­le un se­rio dis­gus­to po­lí­ti­co, por­que Fe­lip Puig, que am­bi­cio­na­ba la Con­se­je­ría de Po­lí­ti­ca Te­rri­to­rial y Obras Pú­bli­cas o la pre­si­den­cia del Puer­to de Bar­ce­lo­na, ame­na­zó con aban­do­nar el par­ti­do dan­do un por­ta­zo. De ahí que le ofre­cie­se lue­go la Con­se­je­ría de In­te­rior.

Pe­ro mer­ced a sus re­la­cio­nes ha­ce vein­te años no es de ex­tra­ñar que lue­go, en 1993, Mas ate­rri­za­se en otra em­pre­sa pri­va­da, La Se­da de Bar­ce­lo­na, un ce­men­te­rio po­lí­ti­co don­de Jor­di Pu­jol co­lo­có a al­gu­nos de sus pu­pi­los. El pre­si­den­te de La Se­da era en­ton­ces Ra­fael Es­pa­ñol, gran ami­go de los Pu­jol y, se­ña­lan fuen­tes em­pre­sa­ria­les, muy bien vis­to por Mar­ta Fe­rru­so­la. Es de­cir, con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que el pro­pio Ar­tur Mas. La es­po­sa de Pu­jol, a pe­sar de que no se en­tro­me­tía di­rec­ta­men­te en la la­bor de su ma­ri­do, no se es­con­día a la ho­ra de mos­trar sus pre­fe­ren­cias. Y es­tas iban en con­so­nan­cia con la va­lía y el ca­ta­la­nis­mo de la per­so­na en cues­tión. Gran par­te de los jó­ve­nes va­lo­res que apo­ya­ba eran, ade­más, ami­gos de sus hi­jos.

Su pri­me­ra no­via...

En el te­rreno per­so­nal, su vi­da fue plá­ci­da. Aficionado a los deportes, cuan­do era ado­les­cen­te ju­gó de de­lan­te­ro en el Ju­nior de Ru­bí, don­de le co­lo­ca­ron el apo­do de Fle­cha ne­gra por su ve­lo­ci­dad. Pe­ro tam­bién prac­ti­ca­ba mon­ta­ñis­mo, pes­ca y, más tar­de, na­ve­ga­ción. Montse No­vell, en su li­bro Ar­tur Mas. Bio­gra­fía de un del­fín, re­la­ta que, tras aca­bar el ser­vi­cio mi­li­tar (hi­zo mi­li­cias, que aca­bó el 31 de di­ciem­bre de 1979 en el cuar­tel del Bruc, en Bar­ce­lo­na), asis­tió a la bo­da de un ami­go y le sen­ta­ron en la mis­ma me­sa que una jo­ven pri­ma de la no­via, He­le­na Ra­kos­nik. Los dos es- ta­ban sol­te­ros y sin com­pro­mi­so. Has­ta aquel mo­men­to, Ar­tur ha­bía te­ni­do una no­via for­mal, Margarita Gar­cía-Val­de­ca­sas, hi­ja del ex­rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y her­ma­na de la que, años más tar­de, se­ría de­le­ga­da del Go­bierno en Ca­ta­lu­ña y mi­nis­tra de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas con Jo­sé Ma­ría Az­nar, Ju­lia Gar­cía-Val­de­ca­sas, ya fa­lle­ci­da. Si la re­la­ción hu­bie­se se­gui­do ade­lan­te, pro­ba­ble­men­te la his­to­ria se hu­bie­se es­cri­to di­fe­ren­te y el jo­ven eco­no­mis­ta no se hu­bie­se afi­lia­do nun­ca a CDC.

El en­cuen­tro con Ele­na Ra­kos­nik, pues, fue cru­cial. Los dos jó­ve­nes es­tu­vie­ron to­da la no­che ha­blan­do... de pes­ca, de­por­te que a los dos les fas­ci­na­ba. De he­cho, en los 90, Ar­tur Mas era un asi­duo del Club Náu­ti­co de Plat­ja d’Aro, a don­de acu­día los fi­nes de se­ma­na con su fa­mi­lia. “Le lla­má­ba­mos el Posturi­tas, por las po­ses de ga­lán que ha­cía. En reali­dad, su fí­si­co era más de un ar­tis­ta que de un po­lí­ti­co y él le sa­ca­ba par­ti­do”, ex­pli­ca a es­te se­ma­na­rio un em­pre­sa­rio con bar­co en Plat­ja d’Aro. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, su es­po­sa , a quien sus ami­gas co­no­cían co­mo Ma-

Mas ha te­ni­do siem­pre a su al­re­de­dor un gru­po de ami­gos in­con­di­cio­na­les con los que ha pro­gre­sa­do

ri­lén, se cam­bió el nom­bre de He­le­na por el más cas­ti­zo Ele­na y lue­go vol­vió a re­to­mar el ori­gi­nal. Ella tam­bién aca­bó afi­lián­do­se a Con­ver­gèn­cia en 1996. Ya en­ton­ces tra­ba­ja­ba co­mo maes­tra en la es­cue­la que Trans­por­tes Me­tro­po­li­ta­nos de Bar­ce­lo­na (TMB) te­nía pa­ra los hi­jos de sus em­plea­dos. Cuan­do des­apa­re­ció la es­cue­la, fue re­co­lo­ca­da en el de­par­ta­men­to de Pre­si­den­cia, en la ges­tión de mar­ke­ting de la com­pa­ñía.

El ma­tri­mo­nio (que ha cria­do a tres hi­jos y vi­ve dis­cre­ta­men­te en la cén­tri­ca ca­lle Tu­set de Bar­ce­lo­na) tie­ne fie­les ami­gos, ca­si to­dos de la ór­bi­ta con­ver­gen­te. Xa­vier Trias, al­cal­de de Bar­ce­lo­na, es uno de ellos. El se­na­dor Jor­di Vi­la­joa­na es otro. El ex­se­na­dor Six­te Cam­bra, ac­tual pre­si­den­te del Puer­to de Bar­ce­lo­na, otro. El ac­tual vi­ce­pre­si­den­te del FC Bar­ce­lo­na, Car­les Vi­la­rru­bí, otro. To­dos lle­van años ve­ra­nean­do en For­nells, don­de ade­más coin­ci­dían con un de­nos­ta­do personaje: Fè­lix Mi­llet, el sa­quea­dor del Palau de la Mú­si­ca. Las re­la­cio­nes de Ar­tur Mas y Mi­llet, sin em­bar­go, no eran es­tre­chas (con quien man­te­nía más la­zos el me­ce­nas era con Trias) e iban po­co más allá de un sa­lu­do y un even­tual pis­co­la­bis.

… y la as­cen­sión de su es­po­sa.

A ni­vel per­so­nal, sin em­bar­go, hay dos epi­so­dios que, di­cen en círcu­los po­lí­ti­cos, mo­les­tan pro­fun­da­men­te al pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat. Uno es la im­pli-

ca­ción de su pa­dre, Ar­tu­ro Mas Bar­net, muer­to el mes de mar­zo pa­sa­do, en un es­cán­da­lo fi­nan­cie­ro: en 2008, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria des­cu­brió que en los años 90 ha­bía he­cho un de­pó­si­to de 500.000 eu­ros en una cuen­ta del pa­raí­so fis­cal de Liech­tens­tein. La in­for­ma­ción lle­gó a Ha­cien­da gra­cias a un dis­que­te ro­ba­do por un em­plea­do del ban­co LGT. En 2010, no obs­tan­te, el juez Santiago Pe­draz ar­chi­vó el ca­so por­que el frau­de se ha­bía rea­li­za­do en­tre los años 1997 y 2002 y, por con­si­guien­te, es­ta­ba pres­cri­to el de­li­to. Cu­rio­sa­men­te, mien­tras Ar­tur Mas era con­se­je­ro de Eco­no­mía y

con­se­ller en cap, tam­bién era el be­ne­fi­cia­rio de ese fon­do.

Otro asun­to que ha pro­vo­ca­do ma­les­tar al pre­si­dent han si­do al­gu­nas de las in­for­ma­cio­nes que cir­cu­lan so­bre su es­po­sa, He­le­na Ra­kos­nik. La prin­ci­pal se­ñal de alar­ma apa­re­ció ha­ce un año, cuan­do la ex­mo­de­lo Ju­dith Mas­có fue re­le­va­da co­mo pre­si­den­ta del Fes­ti­val de la In­fan­cia por la es­po­sa de Mas. De he­cho, du­ran­te la eta­pa de Jor­di Pu­jol, la pre­si­den­ta de es­te sa­lón fe­rial de gran pre­di­ca­men­to era Mar­ta Fe­rru­so­la. Has­ta que lle­gó el Go­bierno tri­par­ti­to y fue nom­bra­da Mas­có. Con el cam­bio de Go­bierno, Con­ver­gèn­cia no per­dió la oca­sión de re­cu­pe­rar la pla­za a las pri­me­ras de cam­bio. En círcu­los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­ria­les se cri­ti­có áci­da­men­te la ma­ne­ra de echar fue­ra a la ex­mo­de­lo pa­ra po­ner en su lu­gar a la es­po­sa del nue­vo pre­si­dent y ello oca­sio­nó un se­rio dis­gus­to a Mas.

He­le­na Ra­kos­nik es tam­bién vi­ce­pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Ro­sa Sen­sat, que pre­si­de la em­pre­sa­ria Ro­sa Tous. En ella es­tá tam­bién, co­mo miem­bro del pa­tro­na­to, Vi­ce­nç Mau­ri, ami­go de Mas y nom­bra­do ase­sor del pre­si­dent en ma­te­ria em­pre­sa­rial en ju­nio de 2011. Ade­más de fi­gu­rar en el Ban­co de Ali­men­tos de Man­re­sa, Ra­kos­nik per­te­ne­ce al pa­tro­na­to de la Or­ques­tra Sim­fò­ni­ca del Va­llès, jun­to a emi­nen­tes mú­si­cos co­mo Jo­sep Ca­rre­ras, An­to­ni Ros Mar­bà y Lluís Cla­ret, y em­pre­sa­rios de la ta­lla del far­ma­céu­ti­co Joan Uriach o el con­se­je­ro de Cul­tu­ra, Fe­rran Mas­ca­rell. Y per­te­ne­ce, asi­mis­mo, a la Fun­da­ción Ins­ti­tu­to de Tras­tor­nos Ali­men­ta­rios, don­de coin­ci­de con la or­fe­bre Pi­lar Ga­rri­go­sa, cu­ña­da de Pas­qual Ma­ra­gall. Es­ta fun­da­ción, que no ha­bía te­ni­do ayu­das es­pe­cia­les, re­ci­bió a prin­ci­pios de es­te año más de 400.000 eu­ros de fon­dos pú­bli­cos en for­ma de sub­ven­cio­nes, aun­que du­ran­te la eta­pa del an­te­rior Go­bierno tri­par­ti­to no ha­bía te­ni­do ayu­das ofi­cia­les. Una cir­cuns­tan­cia que ha da­do que ha­blar en al­gu­nos círcu­los po­lí­ti­cos.

que se eje­cu­ten can­ti­da­des me­no­res a las pre­su­pues­ta­das, a di­fe­ren­cia de otras re­gio­nes co­mo Ma­drid don­de, por el con­tra­rio, se ter­mi­na eje­cu­tan­do más de lo que se ha­bía pre­su­pues­ta­do. Pa­ra au­to­res co­mo Tre­mo­sa, si el dé­fi­cit fis­cal ca­ta­lán se re­du­je­ra al 5% de su PIB, en lu­gar del 9% ac­tual, la ri­que­za por ha­bi­tan­te en Ca­ta­lu­ña su­biría has­ta co­lo­car­se en­tre un 35% y un 59% por en­ci­ma de la me­dia de la Eu­ro­pa del eu­ro.

Fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca.

Quie­nes no es­tán de acuer­do con es­ta in­ter­pre­ta­ción re­cuer­dan que los im­pues­tos los pa­gan las per­so­nas, y no los te­rri­to­rios. De es­ta ma­ne­ra, co­mo el ni­vel de ri­que­za en Ca­ta­lu­ña es su­pe­rior, se re­cau­dan más im­pues­tos. Ángel de la Fuen­te, del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) y uno de los ex­per­tos con­tra­rios a la idea del ex­po­lio fis­cal, ex­pli­ca en uno de sus es­tu­dios que los sal­dos fis­ca­les regionales “no son más que una con­se­cuen­cia na­tu­ral de la ne­ce­sa­ria re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta a ni­vel in­di­vi­dual”. Nin­gún país, des­ta­ca De la Fuen­te, tie­ne un lí­mi­te le­gal so­bre los sal­dos fis­ca­les regionales.

Otros, co­mo el ex­mi­nis­tro Jor­di Se­vi­lla, re­cuer­dan que los es­tu­dios prue­ban que las di­fe­ren­cias en cuan­to a ri­que­za en­tre las co­mu­ni­da­des más ri­cas y las más po­bres se han man­te­ni­do du­ran­te años, por lo que du­da de que real­men­te es­té so­bre­fi­nan­cia­da la so­li­da­ri­dad.

El ar­gu­men­to del dé­fi­cit fis­cal ha si­do usa­do en la re­for­ma del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca y aho­ra en la pro­pues­ta de pac­to fis­cal que pre­sen­ta el Go­bierno de Ar­tur Mas. Du­ran­te la ne­go­cia­ción del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción en la re­for­ma del Es­ta­tut ca­ta­lán se en­car­gó al Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fis­ca­les que pu­bli­ca­ra las ba­lan­zas fis­ca­les, en las que se cal­cu­lan los dé­fi­cits o su­pe­rá­vits fis­ca­les. Un gru­po de ex­per­tos ofre­ció cálcu­los pre­ci­sos so­bre ellas, pe­ro tam­bién sub­ra­yó que no tie­nen que ver con la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. An­te la pe­ti­ción de Mas a Ra­joy de acor­dar el lla­ma­do pac­to fis­cal, el PP ama­gó con es­tu­diar una re­for­ma del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca en su to­ta­li­dad, aun­que lue­go rec­ti­fi­có y lo des­car­tó por com­ple­to.

Aun­que en los go­bier­nos de la Ge­ne­ra­li­tat se sue­len usar co­mo ar­gu­men­to de agra­vio los re­cur­sos con los que cuen­tan re­gio­nes co­mo Ex­tre­ma­du­ra, lo cier­to es que con­fie­san que con­si­de­ran que el ver­da­de­ro efec­to dis­cri­mi­na­to­rio se pro­du­ce res­pec­to al sis­te­ma del que dis­fru­ta el País Vas­co. Por eso se ha ma­ne­ja­do a me­nu­do en las ne­go­cia­cio­nes que, al me­nos, el sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca ofre­cie­ra a Ca­ta­lu­ña unos re­sul­ta­dos se­me­jan­tes a la fi­nan­cia­ción por ha­bi­tan­te en el País Vas­co.

Pac­to fis­cal y con­cier­to eco­nó­mi­co.

El pac­to fis­cal que pi­de el ac­tual Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat de CiU es prác­ti­ca­men­te igual al Con­cier­to Eco­nó­mi­co Vas­co. No to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas tie­nen el mis­mo sis­te­ma de fi­nan­cia­ción. El País Vas­co y Na­va­rra no se ri­gen por el ré­gi­men co­mún de fi­nan­cia­ción ya que, se­gún la Cons­ti­tu­ción, tie­nen un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción apar­te y di­fe­ren­te. En el País Vas­co es­te ré­gi­men se lla­ma con­cier­to eco­nó­mi­co. Bá­si­ca­men­te, es­te sis­te­ma de con­cier­to con­sis­te en que las dipu­tacio­nes vas­cas re­cau­dan to­dos los im­pues­tos y lue­go pa­gan al Es­ta­do el cos­te de los ser­vi­cios que pres­ta es­te y que no son com­pe­ten­cia del País Vas­co. A es­ta can­ti­dad se le lla­ma cu­po. El cálcu­lo de es­te cu­po es mo­ti­vo de fre­cuen­tes dis­cre­pan­cias. El re­sul­ta­do es que es­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas dis­fru­tan de más re­cur­sos por ha­bi­tan­te, y con ello se co­lo­can a la ca­be­za de las cla­si­fi­ca­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo (OCDE), la or­ga­ni­za­ción de los paí­ses más desa­rro­lla­dos, en cuan­to a gas­to en edu­ca­ción o sa­ni­dad, por ejem­plo.

17

El con­tra­pe­so. El lí­der de Unió, Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da, es me­nos na­cio­na­lis­ta que Mas.

Ví­deo. El ‘con­se­ller’ de Eco­no­mía de la Ge­ne­ra­li­tat, An­dreu Mas-Co­lell, en su apa­ri­ción en la cam­pa­ña so­bre el ex­po­lio fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.