Có­mo lo­grar una Es­pa­ña fe­de­ral.

El ca­mino plan­tea­do por el PSOE y el PSC es tor­tuo­so y di­fí­cil­men­te con­ten­ta­ría a los na­cio­na­lis­tas: se ne­ce­si­ta­rían dos le­gis­la­tu­ras y dos con­sul­tas ciu­da­da­nas.

Tiempo - - SUMARIO - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

El tor­tuo­so ca­mino se­ña­la­do por el PSOE y el PSC.

De­cía Jo­sé Or­te­ga y Gas­set que el pro­ble­ma ca­ta­lán “no se pue­de re­sol­ver”, sino so­lo “con­lle­var”, y una de las con­se­cuen­cias de la aco­me­ti­da in­de­pen­den­tis­ta de CiU en las úl­ti­mas se­ma­nas es que se ha em­pe­za­do a ha­blar del fe­de­ra­lis­mo co­mo la so­lu­ción a los ma­les que aque­jan al país. Se­gún los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y es­tu­dio­sos de es­ta ma­te­ria, pa­ra pa­sar de la Es­pa­ña au­to­nó­mi­ca a la fe­de­ral hay dos op­cio­nes: o se ela­bo­ra una nue­va Car­ta Mag­na o se re­for­ma la vi­gen­te de 1978

Jo­sep Ma­ría Re­niu, pro­fe­sor ti­tu­lar de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, es par­ti­da­rio de la pri­me­ra op­ción por­que es­ta hi­po­té­ti­ca re­for­ma ten­dría mu­cho al­can­ce. “Creo que se ten­dría que abrir un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y ela­bo­rar una nue­va Cons­ti­tu­ción. Las cos­tu­ras de la ac­tual Car­ta Mag­na no dan pa­ra más”, afir­ma a es­ta re­vis­ta. Por el con­tra­rio, tan­to An­to­nio To­rres del Mo­ral, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal en la UNED, co­mo Héc­tor Ló­pez Bo­fill, pro­fe­sor de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fabra, ven po­si­ble la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal me­dian­te el pro­ce­di­mien­to agra­va­do del ar­tícu­lo 168, el pre­vis­to pa­ra las re­for­mas de ma­yor re­le­van­cia, ya que afec­ta al ar­tícu­lo 2 -el que ha­bla de re­gio­nes y na­cio­na­li­da­des- y a to­do el ar­tícu­lo 8, que desa­rro­lla el fun­cio­na­mien­to au­to­nó­mi­co.

Es­te ca­mino del ar­tícu­lo 168 es mu­cho más com­ple­jo que la re­for­ma or­di­na­ria pre­vis­ta en el 167 y que se ha uti­li­za­do so­lo en dos oca­sio­nes: en 1992 pa­ra per­mi­tir el de­re­cho de vo­to a los eu­ro­peos en las mu­ni­ci­pa­les y en 2011 pa­ra in­tro­du­cir el con­cep­to de “es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria”. Con la vía del 168, idea­da por los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción pa­ra evi­tar los ple­bis­ci­tos del fran­quis­mo, la re­for­ma fe­de­ral de­be­ría ser apro­ba­da en un pri­mer mo­men­to por la ma­yo­ría de dos ter­cios del Con­gre­so y del Se­na­do, lo que obli­ga­ría al PP y PSOE a po­ner­se de acuer­do. A con­ti­nua­ción se pro­ce­de­ría a la di­so­lu­ción in­me­dia­ta de am­bas cá­ma­ras y la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes.

Las nue­vas cá­ma­ras re­sul­tan­tes de­be­rían ra­ti­fi­car la re­for­ma -en es­te ca­so so­lo se exi­gi­ría la ma­yo­ría sim­ple- y pro­ce­der al es­tu­dio del pro­yec­to o pro­po­si­ción de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, que de­be­ría ser apro­ba­do nue­va­men­te por dos ter­cios del Con­gre­so y el Se­na­do. El úl­ti­mo pa­so se­ría so­me­ter la re­for­ma a re­fe­rén­dum pa­ra su de­fi­ni­ti­va ra­ti­fi­ca­ción. Se tra­ta­ría, por tan­to, de un pro­ce­so enor­me­men­te tor­tuo­so, ya que se pro­lon­ga­ría du­ran­te dos le­gis­la­tu­ras dis­tin­tas y obli­ga­ría a rea­li­zar dos con­sul­tas a los ciu­da­da­nos. En to­do ca­so, si así fue­ra, la trans­for­ma­ción de Es­pa­ña en un país fe­de­ral no se­ría un ca­mino de ro­sas.

Fin de la uni­dad in­di­so­lu­ble.

Pa­ra em­pe­zar, se ne­ce­si­ta­ría el pac­to “ex­plí­ci­to y li­bre” de las par­tes que van a for­mar es­te Es­ta­do fe­de­ral, se­gún Re­niu. Así las 17 au­to­no­mías pa­sa­rían a ser en­ti­da­des federativas que de­be­rían de­cla­rar que es­tán dis­pues­tas a unir­se ba­jo el pa­ra­guas fe­de­ral. Pe­ro cla­ro, del mis­mo mo­do, una, dos o diez po­drían de­ci­dir no res­guar­dar­se ba­jo él.

Des­apa­re­ce­ría, ade­más, el con­cep­to de la uni­dad in­di­so­lu­ble de Es­pa­ña re­co­gi­do en 1978 por la fór­mu­la de la agre­ga­ción de Es­ta­dos que, so­be­ra­na­men­te, de­ci­den do­tar­se de una es­truc­tu­ra su­pra­es­ta­tal co­mo hi­cie­ron las co­lo­nias bri­tá­ni­cas de Amé­ri­ca en 1774 pa­ra for­mar los Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué en­tra­ría en di­cha es­truc­tu­ra? Las com­pe­ten­cias mí­ni­mas pa­ra po­ner en pie un Eje­cu­ti­vo y una Ha­cien­da fe­de­ral, así co­mo los me­ca­nis­mos de De­fen­sa y Po­lí­ti­ca Ex­te­rior.

“La so­lu­ción [fe­de­ral] pa­ra Es­pa­ña pa­sa­ría por una ver­sión des­ca­fei­na­da pa­ra in­ten­tar al­can­zar un con­cier­to eco­nó­mi­co” co­mo el que dis­fru­tan hoy en día el País Vas­co o Na­va­rra, es­ti­ma Re­niu. En Ale­ma­nia exis­te el me­ca­nis­mo de so­li­da­ri­dad in­ter­te­rri­to­rial por el que se fi­ja la cuan­tía del PIB de ca­da lan­der al desa­rro­llo del país. Su re­vi­sión es pe­rió­di­ca, se­gún fi­jó una sen­ten­cia del Cons­ti­tu­cio­nal, y no es­tá exen­ta de ro­ces, ya que en los úl­ti­mos vein­te años los lan­der oc­ci­den­ta­les han pa­ga­do el cos­te de la reuni­fi­ca­ción con los te­rri­to­rios del Es­te.

Pa­ra Ló­pez Bo­fill, el en­ca­je fe­de­ral im­pli­ca­ría una re­dis­tri­bu­ción del po­der pa­ra ha­cer un Es­ta­do “plu­ri­na­cio­nal, asi­mé­tri­co y con dis­tin­tos es­ta­tus” en fun­ción

de si una co­mu­ni­dad es his­tó­ri­ca o no. Es de­cir, se aca­ba­ría el ca­fé pa­ra to­dos. Ello obli­ga­ría, a su jui­cio, a co­lo­car las len­guas co­fi­cia­les al mis­mo ni­vel de ofi­cia­li­dad que el cas­te­llano, co­mo se ha­ce en Bél­gi­ca o Sui­za, y per­mi­ti­ría que el Se­na­do fe­de­ral fue­se una ver­da­de­ra cá­ma­ra de re­pre­sen­ta­ción te­rri­to­rial. Ade­más, se equi­pa­ra­rían en ofi­cia­li­dad y re­co­no­ci­mien­to los sím­bo­los de ca­da re­gión y se pon­dría un lí­mi­te a las trans­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas de so­li­da­ri­dad in­ter­te­rri­to­rial.

“No val­dría [pa­ra Es­pa­ña] el mo­de­lo uni­na­cio­nal de Ale­ma­nia, sino más bien el fe­de­ra­lis­mo plu­ri­na­cio­nal de Sui­za, Ca­na­dá o Bél­gi­ca, aun­que hay que re­co­no­cer que es­tos dos úl­ti­mos tie­nen pro­ble­mas de se­ce­sión”, re­co­no­ce. Los mo­de­los de EEUU o Mé­xi­co se­rían más di­fí­ci­les de apli­car al ca­so es­pa­ñol, ya que exis­te una uni­for­mi­dad e igual­dad en­tre Es­ta­dos que, en el ca­so de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial, ha­ce que ca­da uno de ellos ten­ga dos re­pre­sen­tan­tes en el Se­na­do, lo que igua­la en po­der a te­rri­to­rios po­co po­bla­dos co­mo Ha­wai o Alas­ka con los mo­to­res eco­nó­mi­cos del país, ca­so de Ohio, Ca­li­for­nia o Flo­ri­da.

¿Se acep­ta­ría que Mur­cia o La Rio­ja, por no ha­blar de Ceu­ta y Me­li­lla, tu­vie­sen la mis­ma re­pre­sen­ta­ción en la Cá­ma­ra Al­ta que Ma­drid o Ca­ta­lu­ña? Di­fí­cil­men­te en la Es­pa­ña ac­tual. Ade­más, EEUU y Mé­xi­co no con­tem­plan la se­ce­sión de una par­te de su te­rri­to­rio una vez que un Es­ta­do ha en­tra­do a for­mar par­te de la Unión, mien­tras que el ca­so de Ca­na­dá y su pro­vin­cia re­bel­de de Que­bec, don­de se han or­ga­ni­za­do dos re­fe­ren­dos de in­de­pen­den­cia en las úl­ti­mas dé­ca­das, no es ex­tra­po­la­ble a la Cons­ti­tu­ción de 1978.

Fe­de­ra­lis­mo asi­mé­tri­co.

Los socialistas ca­ta­la­nes han ha­bla­do es­tos úl­ti­mos años de for­ma di­fu­sa de un fe­de­ra­lis­mo asi­mé­tri­co que po­ten­cie a las au­to­no­mías his­tó­ri­cas. En es­te ca­so, las en­ti­da­des fe­de­ra­les ten­drían su pro­pia Cons­ti­tu­ción, aun­que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­ta­ría con­di­cio­na­da por un ór­gano fe­de­ral. El pro­ble­ma es que ni los di­ri­gen­tes del Par­ti­do de los Socialistas de Ca­ta­lu­ña (PSC) ni el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, han ha­bla­do con cla­ri­dad de sus ar­gu­men­tos. Es­te úl­ti­mo di­jo el Día de la Ro­sa que Ar­tur Mas ten­dría en­fren­te al PSOE si se­guía la sen­da so­be­ra­nis­ta, y al día si­guien­te apo­yó la mo­di­fi­ca­ción de la Cons­ti­tu­ción pa­ra que Es­pa­ña se do­ta­se de un ré­gi­men fe­de­ral. En con­cre­to, men­cio­nó el ejem­plo ale­mán. Sin em­bar­go, al día si­guien­te Ele­na Va­len­ciano re­ba­jó las ilu­sio­nes de sus com­pa­ñe­ros ca­ta­la­nes al pun­tua­li­zar que el PSOE no pe­día una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal “aho­ra”, lo que lle­vó a al­gu­nas vo­ces crí­ti­cas del PSC, ca­so de Er­nest Ma­ra­gall, a es­cri­bir en Twit­ter el si­guien­te men­sa­je en for­ma de epi­ta­fio: “Adeu Ru­bal­ca­baG­ri­ñán-Va­len­ciano, adeu!”.

Por su par­te, Ma­riano Ra­joy ha se­gui­do fiel a su cos­tum­bre de no ter­ciar en los de­ba­tes más ás­pe­ros y ha pre­fe­ri­do evi­tar una res­pues­ta con­tun­den­te al re­to de CiU. Ni ha­bló el 11 de sep­tiem­bre, día de la mar­cha in­de­pen­den­tis­ta de la Dia­da -lo hi­zo en nom­bre del PP la pre­si­den­ta po­pu­lar en Ca­ta­lu­ña, Ali­cia Sán­chez-Ca­ma­cho-, ni lue­go el día 20, tras re­ci­bir a Mas en La Mon­cloa y re­cha­zar la re­cla­ma­ción ca­ta­la­na del pac­to fis­cal.

“Se echan en fal­ta ar­gu­men­tos po­si­ti­vos de por qué no se pue­de se­guir la sen­da so­be­ra­nis­ta. Una di­fe­ren­cia con otros mo­men­tos de nues­tra his­to­ria es que es­te desafío no se plan­tea co­mo un

ata­que con­tra Es­pa­ña, sal­vo ra­ras ex­cep­cio­nes, sino co­mo una au­to­afir­ma­ción. So­lo hay re­cha­zo fron­tal de la otra par­te”, di­ce Re­niu re­fi­rién­do­se a Ma­drid. “Es­toy que­dan­do muy de­silu­sio­na­do con el Go­bierno cen­tral y las éli­tes es­pa­ño­las”, con­clu­ye.

A jui­cio de To­rres del Mo­ral, el ca­mino ha­cia la Es­pa­ña fe­de­ral no con­lle­va­ría be­ne­fi­cios a cor­to o lar­go pla­zo. “Las pre­ten­sio­nes in­de­pen­den­tis­tas no tie­nen va­ria­ción al­gu­na con un Es­ta­do uni­ta­rio, au­to­nó­mi­co o fe­de­ral”, se la­men­ta el pro­fe­sor de la UNED. “Es­pa­ña ha te­ni­do ten­sio­nes se­pa­ra­tis­tas cuan­do era un Es­ta­do uni­ta­rio, cuan­do es au­to­nó­mi­co y lo se­ría cuan­do fue­se fe­de­ral por­que el na­cio­na­lis­mo, siem­pre que hay cri­sis, bus­ca un cul­pa­ble fue­ra pa­ra aglu­ti­nar­se den­tro. En es­te sen­ti­do, su­po­ner que el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y vas­co se van a tran­qui­li­zar con una es­truc­tu­ra fe­de­ral... eso sí que es una qui­me­ra”, aña­de.

A es­te res­pec­to, con un Es­ta­do fe­de­ral “se vol­ve­ría a aguan­tar 10, 15 o 20 años, pe­ro aca­ba­ría apa­re­cien­do el mis­mo pro­ble­ma”. De ahí que la cues­tión no sea si una for­ma po­lí­ti­ca es me­jor o peor que otra, sino si hay vo­lun­tad de con­vi­ven­cia en­tre las po­bla­cio­nes de los te­rri­to­rios que for­man el país, al­go en lo que ha­ce mu­cho hin­ca­pié An­der Gurrutxaga, ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co.

“El pro­ble­ma es de ba­se, pues Es­pa­ña es una cir­cuns­tan­cia tre­men­da­men­te com­ple­ja pa­ra que el Es­ta­do fe­de­ral triun­fe. Aho­ra el Es­ta­do au­to­nó­mi­co se tra­ta de un jue­go de com­pe­ten­cias y so­be­ra­nías di­fu­sas, pe­ro el pro­ble­ma de ver­dad es que ca­da vez hay más ciu­da­da­nos que no se sien­ten es­pa­ño­les”, ex­pli­ca a Tiem­po. Es­te “di­vor­cio pro­fun­do” ha­ce po­co via­ble la vía fe­de­ral, un ca­mino que, en to­do ca­so, se ten­dría que ha­cer “con cal­ma y so­sie­go”, sin es­tar al bor­de “de un ata­que de ner­vios” por el con­tex­to so­cio­eco­nó­mi­co ac­tual. “La res­pues­ta an­te el di­le­ma ca­ta­lán no pue­de ser con el Es­ta­do fe­de­ral”, sen­ten­cia Gurrutxaga.

¿17 Es­ta­dos fe­de­ra­les? La trans­for­ma­ción fe­de­ral ele­va­ría aún más el es­ta­tus po­lí­ti­co de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y del Se­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.