Enemi­gos ín­ti­mos.

Tiempo - - SUMARIO - CE­LIA LO­REN­TE

Ce­le­bri­ties que no pue­den asis­tir a la mis­ma fies­ta sin que se ar­me.

Com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión que se lle­van a ma­tar,

ce­le­bri­ties

que no pue­den asis­tir a la mis­ma fies­ta sin que se ar­me... Ya lo di­ce el refrán, no hay per­so­na que se pre­cie sin enemi­gos.

Las ri­va­li­da­des exis­ten des­de que el mun­do es mun­do, Caín y Abel; Pla­tón y Aris­tó­te­les; Gón­go­ra y Que­ve­do; el Co­rre­ca­mi­nos y el Co­yo­te... y aho­ra Ma­ri­ló Mon­te­ro y An­ne Igar­ti­bu­ru. El mun­do cam­bia pe­ro es­te sen­ti­mien­to hu­mano tan arrai­ga­do se re­pro­du­ce in­va­ria­ble­men­te con el pa­so del tiem­po. A pe­sar de que las dos pre­sen­ta­do­ras han he­cho pú­bli­ca­men­te las pa­ces, ha que­da­do pa­ten­te que los ce­los pro­fe­sio­na­les es­ta­ban de­trás de la ten­sa en­tre­vis­ta que Mon­te­ro le hi­zo a su com­pa­ñe­ra de ca­de­na pa­ra pro­mo­cio­nar su pro­gra­ma, +Co­ra­zón. Pe­ro las ri­va­li­da­des no so­lo se pro­du­cen en te­le­vi­sión, tam­bién el ci­ne, la mú­si­ca, la li­te­ra­tu­ra o el de­por­te tie­nen en­tre sus fi­las com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión que se lle­van a ma­tar y que, ade­más, no se es­fuer­zan en di­si­mu­lar­lo.

El mun­do del es­pec­tácu­lo es un au­tén­ti­co cal­do de cul­ti­vo pa­ra que sur­jan pi­ques que aca­ban sien­do ene­mis­ta­des de por vi­da. Es el ca­so del di­rec­tor man­che­go Pe­dro Al­mo­dó­var y una de sus mu­sas, Car­men Mau­ra, que pu­sie­ron fin a una lar­guí­si­ma re­la­ción pro­fe­sio­nal y de amis­tad. Un dis­tan­cia­mien­to con al­gu­nos co­na­tos de arre­glo: “Si un mu­ro tan es­pan­to­so e irra­cio­nal co­mo el de Ber­lín ha caí­do, es­te que nos se­pa­ra a ti y a mí tam­bién pue­de caer”, le de­cía Al­mo­dó­var a Car­men Mau­ra en los pre­mios Go­ya del año 89. Pe­ro no fue has­ta el año 2006 cuan­do vol­vie­ron a re­unir­se y ro­da­ron jun­tos Vol­ver, lo que fue un éxi­to pa­ra am­bos y les re­por­tó un Go­ya a ca­da uno. Tras es­te bre­ve pa­rén­te­sis, las ren­ci­llas renacen. Mau­ra le acu­sa de ser un di­rec­tor “ten­so”, di­ce que no quie­re vol­ver a ro­dar con él y que pre­fie­re ha­cer­lo con cual­quier

otro. Des­de la pro­duc­to­ra de Al­mo­dó­var, El De­seo, le res­pon­den: “Tran­qui­la, que no te va­mos a lla­mar”.

El ci­ne con lar­gos ro­da­jes da pa­ra mu­chos ro­ces. Así, las bue­nas ami­gas de Se­xo en Nue­va York Sa­rah Jes­si­ca Par­ker y Kim Cat­trall lo son so­lo en la pan­ta­lla. Su ene­mis­tad se ha ido acen­tuan­do con los años y du­ran­te la gra­ba­ción de la pe­lí­cu­la ba­sa­da en la exi­to­sa se­rie ni se ha­bla­ban. Al­go que hi­zo que el ro­da­je fue­ra es­pe­cial­men­te du­ro y que afec­ta­ra a sus otras com­pa­ñe­ras de re­par­to. Cat­trall se que­ja­ba a la pro­duc­to­ra de que Par­ker se lle­va­ra to­do el cré­di­to, cuan­do te­nía el mis­mo pe­so que ella en la tra­ma. Por ser el ros­tro de la se­rie, Sa­rah Jes­si­ca Par­ker ga­na más que las de­más ac­tri­ces, lo que ge­ne­ra la mo­les­tia de Cat­trall, cu­yo personaje, Samantha Jo­nes, es uno de los fa­vo­ri­tos de la au­dien­cia.

Y dos asi­duas a to­do ti­po de sa­raos, Car­men Lo­ma­na y Na­ti Abascal, pre­gun­tan an­tes de acu­dir a una fies­ta si va a es­tar la otra. Las dos no ca­ben en el mis­mo even­to y los pro­pios or­ga­ni­za­do­res evi­tan in­vi­tar­las a las dos por no crear ma­los ro­llos. Pe­ro si por al­gún mo­ti­vo lle­gan a coin­ci­dir, ellas ni se sa­lu­dan. Es to­do un es­pec­tácu­lo ver­las com­pe­tir a bra­zo par­ti­do por ser la más gla­mou­ro­sa y ele­gan­te del pho­to­call. La ri­va­li­dad les vie­ne de le­jos, se­gún re­pi­te la cró­ni­ca ro­sa, por­que Lo­ma­na le qui­tó un no­vio a Abascal. Al­go que la pri­me­ra des­mien­te: “Era so­lo un co­no­ci­do con el que que­dé a co­mer una vez y na­da más, a mí ni me gus­ta­ba”, ha con­ta­do a Tiem­po. Y aña­de con su sen­ti­do del hu­mor: “Pe­ro eso pa­só en el pleis­to­ceno y des­de en­ton­ces, has­ta aho­ra”.

Que te in­ten­ten le­van­tar el no­vio no lo per­do­nan ni las ce­le­bri­ties. La mul­ti­mi­llo­na­ria Paris Hil­ton de­jó de ha­blar a su ín­ti­ma ami­ga Lindsay Lohan, com­pa­ñe­ra de fies­tas y co­rre­rías has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da, por­que ton­teó con su no­vio, el mul­ti­mi­llo­na­rio grie­go Sta­vros Niar­chos. Las ín­ti­mas ami­gas no han vuel­to a sa­lir jun­tas des­de en­ton­ces. Aho­ra no se pue­den ni ver y cuan­do coin­ci­den en al­gu­na fies­ta sal­tan chispas y sue­len pro­ta­go­ni­zar al­gún que otro en­con­tro­na­zo. Has­ta tal pun­to lle­ga su ene­mis­tad que Lohan ha acu­sa­do a Hil­ton de ha­ber uti­li­za­do ar­ti­ma­ñas in­for­má­ti­cas pa­ra ma­ni­pu­lar su mó­vil y man­dar men­sa­jes ofen­si­vos a to­dos sus ami­gos, ha­cien­do creer que era Lohan la que los man­da­ba.

Pe­ro la ene­mis­tad más fa­mo­sa del mun­do del ce­lu­loi­de por un hom­bre tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta al gua­po Brad Pitt. Angelina Jo­lie le co­no­ció en el ro­da­je de la pe­lí­cu­la Sr. y Sra. Smith, cuan­do es­te aún es­ta­ba ca­sa­do con Anis­ton y le qui­tó el ma­ri­do sin con­tem­pla­cio­nes. La des­con­so­la­da Anis­ton lo pa­só real­men­te mal y no se lo ha per­do­na­do.

Due­lo de can­tau­to­res.

“Joa­quín es co­mo una no­via bo­rra­cha”. Es­ta perla le de­di­ca­ba el can­tan­te ar­gen­tino Fito Páez a Joa­quín Sa­bi­na, tras gra­bar un dis­co jun­tos lla­ma­do cu­rio­sa­men­te Enemi­gos ín­ti­mos. Los can­tan­tes tu­vie­ron que se­pa­rar­se des­pués de es­te tra­ba­jo y ni si­quie­ra qui­sie­ron ha­cer la pro­mo­ción por no te­ner que apa­re­cer jun­tos. Tam­po­co hu­bo gi­ra. Pe­ro las pu­llas que se en­via­ron mu­tua­men­te son dig­nas de re­cor­dar, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra al sa­lir de la plu­ma de dos de los me­jo­res compositores y le­tris­tas. Así, Sa­bi­na le de­di­ca­ba es­tos ver­sos a Páez: “Cor­te­mos es­te am­bi­dies­tro / nu­do gor­diano de un ta­jo no soy tan ton­to, ca­ra­jo / ni tan lis­to, maes­tro”. Y el ar­gen­tino con­tra­ta­ca­ba, tam­bién en ver­so: “Yo so­ñé con un buen dis­co, / pen­sé cues­te lo que cues­te / vos se­ríais mi Ni­to Mes­tre / mi Art Gar­fun­kel, mi Du­rietz. / Y no fun­cio­nó, ya ves / pues su­frí to­dos tus ma­les. / Mi pro­pio dis­co a dúo / se­rá con Jo­sé Luis Pe­ra­les”.

Otras enemi­gas ín­ti­mas des­de ha­ce años son las can­tan­tes Tha­lia y Pau­li­na Ru­bio. Am­bas latinas y de ar­mas to­mar, sien­do unas ado­les­cen­tes for­ma­ban par­te del gru­po de pop me­xi­cano Tim­bi­ri­che. La ri­va­li­dad en­tre am­bas por el pro­ta­go­nis­mo era tal que lle­ga­ron a ti­rar­se de los pe­los en ple­na ac­tua­ción. “Nos ja­lea­mos los mi­cró­fo­nos y tu­vi­mos

una aga­rra­da por los pe­los”, ex­pli­ca­ba Ru­bio tras el in­ci­den­te con su acen­to me­xi­cano. Tras em­pren­der sus ca­rre­ras en so­li­ta­rio el pi­que en­tre las dos ha se­gui­do has­ta la ac­tua­li­dad.

Y dos ri­va­les más en los es­ce­na­rios son Cris­ti­na Aguilera y Brit­ney Spears. Las dos son de­ma­sia­do rubias y pa­re­ci­das en su es­ti­lo co­mo pa­ra que no sur­jan las odio­sas com­pa­ra­cio­nes. Lo mis­mo le pa­só a las mo­de­los Nao­mi Camp­bell y Ty­ra Banks. Una ten­sión ge­ne­ra­da en par­te por la pren­sa, que las en­fren­tó in­clu­so an­tes de co­no­cer­se. La com­pe­ten­cia en­ci­ma de la pa­sa­re­la es tan fuer­te que a más de una le gus­ta­ría po­ner­le la zan­ca­di­lla a otra en la pa­sa­re­la.

Ce­los pro­fe­sio­na­les en la pa­re­ja.

Y la co­sa se com­pli­ca to­da­vía más cuan­do los ce­los pro­fe­sio­na­les se dan den­tro de la pa­re­ja. Es­te ha si­do uno de los mo­ti­vos de la rup­tu­ra de una de las más so­li­das del mun­do del es­pec­tácu­lo, Johnny Depp y Va­nes­sa Pa­ra­dis. La can­tan­te y ac­triz fran­ce­sa es­ta­ba re­sen­ti­da con el ac­tor, ya que ella tu­vo que de­jar de la­do su ca­rre­ra por él. El ful­gu­ran­te éxi­to co­se­cha­do por Depp con Pi­ra­tas del Ca­ri­be mien­tras ella le es­pe­ra­ba en ca­sa les ha lle­va­do a la rup­tu­ra de­fi­ni­ti­va. Tam­bién Et­han Haw­ke, ca­sa­do con Uma Thur­man des­de 1998 a 2004, con­tó en su mo­men­to que una de las cau­sas de que fra­ca­sa­ra su ma­tri­mo­nio fue­ron los ce­los, ya que ser la par­te in­vi­si­ble en la pa­re­ja con un fa­mo­so pue­de re­sul­tar al­go muy du­ro pa­ra el ego.

Al fin y al ca­bo los ce­los son un pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad. Se­gún los psi­có­lo­gos, afec­tan con fre­cuen­cia a per­so­nas y pro­fe­sio­na­les muy com­pe­ti­ti­vos. La vi­da y va­lía per­so­nal de es­tos ce­lo­sos gi­ra en torno a su es­ta­tus pro­fe­sio­nal y man­tie­nen una ba­ja au­to­es­ti­ma (dis­fra­za­da fre­cuen­te­men­te de au­to­su­fi­cien­cia). Con esa ac­ti­tud, evi­den­cian un dé­fi­cit de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, al no res­pon­der po­si­ti­va y equi­li­bra­da­men­te a los es­tí­mu­los que vie­nen del ex­te­rior, en es­te ca­so, a la com­pe­ten­cia de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo.

62

En­vi­dias en NY Kim Cat­trall y Sa­rah Jes­si­ca Par­ker Los ro­da­jes eran muy in­có­mo­dos pa­ra el res­to de sus com­pa­ñe­ras de Se­xo en Nue­va York por el mal ro­llo que ha­bía en­tre ellas, lo que ca­si im­pi­de ro­dar la ver­sión pa­ra el ci­ne.

‘Gla­mour’ en­fren­ta­do Na­ti Abascal y Car­men Lo­ma­na Ri­va­li­zan por ser la más ele­gan­te, gla­mou­ro­sa y con más pre­sen­cia en la vi­da so­cial. Un pi­que que les vie­ne de muy le­jos por cul­pa de un no­vio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.