Po­lí­ti­cos li­bres de im­pues­tos.

Par­la­men­ta­rios na­cio­na­les y regionales se be­ne­fi­cian de exenciones fis­ca­les que en al­gu­nos ca­sos les per­mi­ten no de­cla­rar ca­si la mi­tad de sus suel­dos pú­bli­cos.

Tiempo - - SUMARIO - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Exenciones fis­ca­les pa­ra par­la­men­ta­rios.

Los dipu­tados y los se­na­do­res se be­ne­fi­cian de exenciones fis­ca­les que tie­nen co­mo efec­to que bue­na par­te de sus suel­dos no tri­bu­ten el IRPF. Un re­pa­so por los suel­dos y re­tri­bu­cio­nes exen­tos de im­pues­tos a lo lar­go y an­cho de los par­la­men­tos es­pa­ño­les mues­tra có­mo, por ejem­plo, la úl­ti­ma subida del IRPF les afec­ta, pe­ro me­nos, pues­to que la subida so­lo se acu­sa en par­te de sus in­gre­sos.

Los 3.000 eu­ros que los dipu­tados pue­den gas­tar­se en ta­xis, los via­jes de tra­ba­jo pa­ga­dos por el Con­gre­so o la ba­rra li­bre en te­le­fo­nía y sus­crip­cio­nes va­rias que fi­gu­ran en los pre­su­pues­tos del Con­gre­so que des­ve­ló es­ta se­ma­na el­dia­rio.es, son so­lo par­te de los pri­vi­le­gios de sus se­ño­rías en for­ma de re­tri­bu­cio­nes.

Hay otro, fi­ja­do por ley, en vir­tud del cual las die­tas, in­dem­ni­za­cio­nes y otros com­ple­men­tos no es­tán su­je­tos al IRPF, co­mo ocu­rre con el co­mún de los tra­ba­ja­do­res. Se­gún la ley del IRPF de 2006, pe­ro que en es­te pun­to man­te­nía in­va­ria­ble lo que dis­po­nían ver­sio­nes an­te­rio­res, es­tán su­je­tas al pa­go de es­te im­pues­to las die­tas y asig­na­cio­nes pa­ra via­jes y ma­nu­ten­ción que so­bre­pa­san de­ter­mi­na­do im­por­te -53 eu­ros por alo­ja­mien­to y 91 por ma­nu­ten­ción-, pe­ro no pa­ra los car­gos pú­bli­cos. Los dipu­tados del Par­la­men­to Eu­ro­peo, de las Cortes Ge­ne­ra­les, de asam­bleas le­gis­la­ti­vas au­to­nó­mi­cas, con­ce­ja­les y miem­bros de las dipu­tacio­nes, ca­bil­dos in­su­la­res u otras en­ti­da­des lo­ca­les es­tán exi­mi­dos de es­tos lí­mi­tes.

Así, un dipu­tado na­cio­nal de una cir­cuns­crip­ción dis­tin­ta a la de Ma­drid -in­de­pen­dien­te­men­te de que vi­va en la ca­pi­tal- su­ma al suel­do ba­se de 39.394 eu­ros otros 21.886 en con­cep­to de in­dem­ni­za­ción. Sus in­gre­sos to­ta­les son 61.280 eu­ros, con una re­ten­ción me­dia del 30%. Pe­ro no so­bre to­da la can­ti­dad, en cu­yo ca­so el suel­do ne­to se­ría de 42.896 eu­ros. De­bi­do a que, en reali­dad, el 35% de esa can­ti­dad no tri­bu­ta IRPF, el in­gre­so anual de sus se­ño­rías es de 49.461 eu­ros.

El 20% del suel­do de los dipu­tados de Ma­drid no tri­bu­ta IRPF. En Ca­na­rias, hay die­tas por vi­deo­con­fe­ren­cia

El Con­gre­so aca­ba de apro­bar su presupuesto pa­ra el año que vie­ne, que con­ge­la suel­dos, die­tas e in­dem­ni­za­cio­nes. Sin em­bar­go, na­da se ha­bla de re­du­cir o so­me­ter al ta­miz del IRPF bue­na par­te de lo que ter­mi­nan em­bol­sán­do­se los dipu­tados. Coin­ci­dien­do con el re­vue­lo que ge­ne­ró es­ta se­ma­na el co­no­ci­mien­to de los gas­tos pa­ga­dos de los que dis­fru­tan los dipu­tados, UPD pu­bli­có en Twit­ter los suel­dos ofi­cia­les de car­gos pú­bli­cos, in­clui­dos los miem­bros del Go­bierno. Pe­ro en el ca­so de los dipu­tados y se­na­do­res no en­tró en de­ta­lles so­bre la par­te del suel­do que no es­tá su­je­ta al pa­go de im­pues­tos.

En reali­dad, las die­tas, que ha­bía que jus­ti­fi­car de­bi­da­men­te pa­ra co­brar, “ya no exis­ten”, ex­pli­ca la ase­so­ra fis­cal Lui­sa Ló­pez. Exis­te una can­ti­dad fi­ja li­bre de im­pues­tos que, lla­ma­da in­dem­ni­za­ción o die­ta, co­bran los car­gos pú­bli­cos en la ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes.

Im­por­tan­cia de las die­tas.

Se­gún al­gu­nos dipu­tados, los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les no es­tán de­bi­da­men­te pa­ga­dos. El sis­te­ma hoy vi­gen­te fi­ja un suel­do y lo com­ple­men­ta con to­do ti­po de in­dem­ni­za­cio­nes y die­tas que, ade­más de po­co co­no­ci­das, no tri­bu­tan. Es­te sis­te­ma es ge­ne­ral. Así, por ejem­plo, es­ta se­ma­na fue no­ti­cia en La Rio­ja que los cin­co con­ce­ja­les del PP en Fuen­ma­yor, con una po­bla­ción de 3.200 ha­bi­tan­tes, han su­ma­do ca­si 1.500 eu­ros en die­tas del pri­mer se­mes­tre, que han do­na­do a Cá­ri­tas.

Pe­ro es en los par­la­men­tos regionales don­de se ven con más cla­ri­dad los so­bre­suel­dos que en mu­chos ca­sos re­pre­sen­tan es­tos in­gre­sos. Es la Me­sa de ca­da par­la­men­to -es de­cir, los pro­pios dipu­tados- la que fi­ja el mon­tan­te de die­tas e in­dem­ni­za­cio­nes. Uno de los ca­sos don­de más evi­den­te se ha­ce la im­por­tan­cia de es­tas die­tas es en la Asam­blea de Ma­drid. A fi­na­les de los años 90 el Pleno de­ci­dió cam­biar el sis­te­ma de re­tri­bu­ción de las die­tas por asis­ten­cia a un suel­do fi­jo, pe­ro se acor­dó que el 20% del suel­do no es­ta­ría su­je­to al IRPF pa­ra evi­tar que el nue­vo sis­te­ma fue­ra una pe­na­li­za­ción con res­pec­to a los im­pues­tos que no se pa­ga­ban con el an­te­rior.

Las die­tas e in­dem­ni­za­cio­nes es­tán muy im­plan­ta­das en los dis­tin­tos par­la­men­tos au­to­nó­mi­cos, a ex­cep­ción del vas­co, don­de ase­gu­ran a Tiem­po que in­clu­so las die­tas por des­pla­za­mien­to -en­tre 4.440 y 7.152 eu­ros anua­les, de­pen­dien­do de la dis­tan­cia- se in­clu­yen en la nó­mi­na co­mo con­cep­to al que tam­bién se le apli­ca el IRPF. En Ga­li­cia, los dipu­tados com­ple­men­tan su suel­do men­sual con una me­dia de 2.400 eu­ros “pa­ra afron­tar

gas­tos de alo­ja­mien­to y ma­nu­ten­ción que ori­gi­ne la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria”; en As­tu­rias dis­po­nen de 933 eu­ros al mes; en Can­ta­bria, de una can­ti­dad anual de 6.797 eu­ros que, en el ca­so de los dipu­tados que so­lo co­bran die­tas, sig­ni­fi­ca que no tri­bu­tan por lo que ga­nan en el Par­la­men­to. En Cas­ti­lla y León, 70 de los 84 pro­cu­ra­do­res co­bra 180 eu­ros por asis­ten­cia que tam­po­co tri­bu­tan.

Es co­mún tam­bién que las die­tas em­pie­cen a pa­gar­se des­de el ki­ló­me­tro ce­ro de dis­tan­cia de la se­de par­la­men­ta­ria, es de­cir, a dipu­tados que no tie­nen que des­pla­zar­se. Es el ca­so, por ejem­plo, del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña, don­de un dipu­tado re­si­den­te en Bar­ce­lo­na com­ple­ta su suel­do ba­se de 37.327 eu­ros con la in­dem­ni­za­ción mí­ni­ma de 20.060 eu­ros, li­bres de im­pues­tos. En las Cortes Va­len­cia­nas, la ma­yo­ría de los dipu­tados su­ma a su suel­do más de 10.000 eu­ros anua­les por de­di­ca­ción ple­na, ade­más de otra die­ta por ki­lo­me­tra­je de en­tre 3.500 y 10.500 eu­ros al año.

En el Par­la­men­to de Ba­lea­res hay una ca­te­go­ría de dipu­tados que co­bran un fi­jo men­sual que al ca­bo del año as­cien­de a 18.300 eu­ros que no tri­bu­tan, co­mo tam­po­co lo ha­cen las die­tas que co­bran por asis­ten­cia a los Ple­nos y otras reunio­nes (en­tre 117 y 223 eu­ros). En Ca­na­rias, los dipu­tados com­ple­tan su suel­do fi­jo -su­je­to a IRPF- con un co­ro­la­rio de die­tas de des­pla­za­mien­to -ex­cep­to en avión y bar­co, que pa­ga di­rec­ta­men­te el Par­la- men­to-, asis­ten­cia a reunio­nes o in­clu­so la die­ta de 83 eu­ros que es­tá es­ti­pu­la­da por par­ti­ci­par en vi­deo­con­fe­ren­cias. Así, un dipu­tado ra­so de una is­la dis­tin­ta a Tenerife o Gran Canaria pue­de su­mar a su suel­do men­sual de 3.829 eu­ros otros 113 por de­di­ca­ción ple­na por ca­da se­sión con­vo­ca­da, 60 por reunión fue­ra del Par­la­men­to, 225 por asis­tir a un Pleno o 205 por ir a otra reunión.

La ten­den­cia ha con­sis­ti­do en pa­sar de un sis­te­ma de die­tas por com­pa­re­cen­cia, “que pri­ma­ba la asis­ten­cia”, a otro en el que las die­tas o in­dem­ni­za­cio­nes son can­ti­da­des fi­jas que en al­gu­nos ca­sos com­ple­tan los suel­dos tri­bu­ta­bles de los par­la­men­ta­rios y en otros son su úni­co in­gre­so por es­te car­go pú­bli­co.

Es­to su­po­ne, ade­más, una con­tra­dic­ción con res­pec­to al men­sa­je que los gran­des par­ti­dos han tra­ta­do de di­fun­dir en los úl­ti­mos tiem­pos, a me­di­da que la po­lí­ti­ca se des­acre­di­ta­ba y los po­lí­ti­cos iban en­tran­do en la lis­ta de co­lec­ti­vos me­nos va­lo­ra­dos por los es­pa­ño­les.

Co­brar una die­ta co­mo úni­ca re­tri­bu­ción par­la­men­ta­ria no con­tra­di­ce la prohi­bi­ción que exis­te en el PSOE de que los car­gos pú­bli­cos so­lo co­bren un suel­do pú­bli­co, ad­mi­te un dipu­tado so­cia­lis­ta. En el ca­so del PP, es­ta exen­ción se su­ma a la que ya dis­fru­tan sus car­gos pú­bli­cos que tam­bién son di­ri­gen­tes del par­ti­do: gas­tos de re­pre­sen­ta­ción y die­tas pa­ra los días que hay reunión en el PP pe­ro no tie­nen que ir al Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.