Cró­ni­ca de Je­sús Mariñas.

To­dos ha­blan e in­si­núan, des­cu­brien­do se­cre­tos ca­se­ros y echan­do ne­bu­lo­sa so­bre la me­mo­ria de la can­tan­te. Unos y otros sa­can lo peor de sí.

Tiempo - - SUMARIO -

La fa­mi­lia de Ro­cío Ju­ra­do des­tro­za su mi­to.

In­dig­na es­te en­sa­ña­mien­to con la fi­gu­ra des­apa­re­ci­da: to­dos ha­blan, in­si­núan, de­jan ver cla­ros­cu­ros de quien lla­ma­ron “la más gran­de” –y lo fue en lo su­yo- que en vi­da los man­tu­vo fir­mes, im­pa­si­bles y tie­sos por al­go más que res­pe­to. Ro­cío los con­ser­vó fin­gien­do com­pos­tu­ra, de ahí que aho­ra se des­pen­do­len de pla­tó en pla­tó, ven­ga a po­ner la mano, des­cu­bren se­cre­tos ca­se­ros y echan ne­bu­lo­sas so­bre su me­mo­ria. La úni­ca in­co­rrup­ti­ble en su hi­ja Ro­cío Ca­rras­co que man­tie­ne dis­tan­cia an­te el des­pres­ti­gio ma­ni­pu­la­dor -en el fon­do no es más que acu­mu­la­do re­sen­ti­mien­to familiar- so­bre tan ve­ne­ra­da me­mo­ria. Lo que nun­ca con­ta­ron en vi­da de la ar­tis­ta lo ai­rean des­ca­ra­da­men­te, sin pu­dor, sin re­ca­to. Y so­lo es­tán em­pe­zan­do. Pa­re­ce tar­dío y des­ver­gon­za­do ajus­te de cuen­tas con la Chi­pio­ne­ra po­la­ri­zan­do aten­ción y mor­bo por las pre­sun­tas desave­nen­cias ma­tri­mo­nia­les de su her­mano y la cu­ñá lar­go­na, esa Ro­sa Be­ni­to im­pa­si­ble, azu­za­do­ra, de me­dia son­ri­sa com­pla­ci­da y pe­tri­fi­ca­da an­te el des­ca­la­bro de per­so­na y ar­tis­ta.

Cuen­tan y no aca­ban ren­ta­bi­li­zan­do una pro­xi­mi­dad in­ne­ga­ble, Ama­dor fue más re­pre­sen­tan­te que má­na­ger y el estrellato se man­tu­vo por­que era mu­cha Ro­cío pa­ra quien no sa­bía cui­dar a una di­va de la can­ción es­pa­ño­la. En eso la Pan­to­ja tu­vo y tie­ne, me­jor en­torno pro­tec­tor. El her­ma­ní­si­mo era el oji­to de­re­cho de la can­tan­te a quien to­do se le per­do­nó: des­de el su­pues­to abor­to lon­di­nen­se pa­ga­do por Ro­cío a una re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial, te­ma de ha­ce 30 años aho­ra ex­hu­ma­do opor­tu­na­men­te en es­ta ope­ra­ción de­rri­bo, a sus deu­das con la Se­gu­ri­dad So­cial, im­pa­gos y tro­pe­lías de to­do ti­po man­te­ni­dos y au­men­ta­dos por­que Ro­cío es­ta­ba allí co­mo fian­za apa­ci­gua­do­ra. Unos y otros sa­can lo peor de sí, Or­te­ga Cano nun­ca ha in­ter­ve­ni­do de­fen­dien­do a quien ven­día co­mo su pa­re­ce que ama­da es­po­sa, al­go tam­bién aho­ra cues­tio­na­do, años atrás fui el pri­me­ro en de­cir que can­tao­ra y to­re­ro es­ta­ban a pun­to de se­pa­rar­se y la muer­te lo im­pi­dió.

Cam­pa­ña de des­pres­ti­gio.

Me di­je­ron de to­do y aho­ra lo ex­hu­man den­tro de lo que pa­re­ce cam­pa­ña des-pres­ti­gia­do­ra don­de el car­ta­ge­ne­ro no ter­cia ni de­fien­de. Aca­so an­da su­pe­ra­do por con­ten­cio­sos más ac­tua­les co­mo la po­lé­mi­ca he­ren­cia de su prohi­ja­do Jo­sé Fernando, la pró­xi­ma pa­ter­ni­dad que en fe­bre­ro le trae­rá un hi­jo pro­pio, los es­tu­dios de Glo­ria Ca­mi­la o el acon­di­cio­na­mien­to de su cha­lé ma­dri­le­ño, que pien­sa ha­bi­tar con la cues­tio­na­da Ana Ma­ría Al­dón en un ré­cord amo­ro­so digno de Gui­ness. Pa­re­cen quin­cea­ñe­ros y no se pa­ran en ba­rras ni ba­rre­ras, los her­ma­nos del ma­ta­dor no aca­ban de en­ten­der que la ha­bi­li­do­sa fru­te­ra -ya ele­va­da a la ca­te­go­ría de em­pre­sa­ria cuan­do en reali­dad so­lo tie­ne un pues-te­ci­llo- es una es­pe­cie de em­bru­ja­do­ra que le ha qui­ta­do er sen­tío dán­do­le una com­pa­ñía, ca­li­dez y fuer­za pa­ra esas pe­nas del al­ma que no le ma­ta el li­cor. Es otro hom­bre y la ines­pe­ra­da pa­ter­ni­dad lo re­ju­ve­ne­ce pe­se al jui­cio por pre­sun­to ho­mi­ci­dio que le es­pe­ra en fe­bre­ro.

Ya an­ti­ci­pé que de­ja Yer­ba­bue­na y sus re­cuer­dos ma­tri­mo­nia­les hu­yen­do del mal am­bien­te se­rrano de la zo­na don­de ca­vi­la­ron de­sig­nar­lo “per­so­na non gra­ta”, así no hay ma­ne­ra de man­te­ner vi­vo ese par­que te­má­ti­co tan hor­te­ra co­mo el cor­ti­jo Am­bi­cio­nes de Je­su­lín. Op­ta por el ca­si ano­ni­ma­to ma­dri­le­ño sin pa­pa­raz­zis ha­cién­do­le guar­da ni cá­ma­ras per­se­gui­do­ras. Un sin­vi­vir per­ma­nen­te. Evi­ta en­ca­rar­los igual que su pa­ren­te­la, aun­que al­gún pa­rien­te ren­co­ro­so es cau­san­te de es­ta de­ba­cle ali­men­ta­do­ra de des­cré­di­to y has­ta des­ho­nor con ro­pa su­cia ai­rea­da por sus pro­ta­go­nis­tas en plan ven­ga­ti­vo. Su­pi­mos du­ran­te años que Ro­cío con­tra­tó a su cu­ña­da co­mo peluquera pa­ra evi­tar­le a Ama­dor oca­sio­nes de pe­ca­do. Ro­sa acep­tó con­tra­to con­te­ne­dor de ex­ce­sos se­xua­les, era un tío que las en­can­di­la­ba con su bue­na plan­ta y len­gua lar­ga, na­da que ver con la des­ma­ña­da ima­gen ac­tual de su­pues­to con­tro­la­dor del Mu­seo Ro­cío de Chi­pio­na, que unos di­cen que es­tá pa­ra­do por fal­ta de presupuesto pe­ro sir­ve de bue­na ex­cu­sa pa­ra ale­jar­se.

Es­toi­ca y sa­cri­fi­ca­da, Ro­sa aguan­tó años chufo en mano y aho­ra re­pi­te en ¡Sál­va­me!. O en el que me­jor pa­gue bus­can­do clo­nar­se con la des­apa­re­ci­da. Es mi­sión im­po­si­ble por­que ca­re­ce de aque­lla dul­zu­ra y del ge­nio ar­tís­ti­co. Tu­te­lan­do a la cu­ñá, Ro­cío eli­mi­nó -y así le fue ba­jo pe­lu­cón de­for­ma­dor- a Fernando To­rrent, uno de los gran­des de la pe­lu­que­ría ac­tual, que la de­jó re­bo­san­do hu­mi­lla­cio­nes, mal­tra­to y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.