Af­fai­res en fe­me­nino.

Sa­lir de la ru­ti­na o de una cri­sis con­yu­gal, sol­ven­tar ten­sio­nes se­xua­les no re­suel­tas, ven­gar­se del ma­ri­do... Una mu­jer tie­ne mil y un mo­ti­vos pa­ra ser in­fiel.

Tiempo - - SUMARIO - POR CA­RO­LI­NA VAL­DEHÍ­TA

Los mil y un mo­ti­vos pa­ra la in­fi­de­li­dad.

Acual­quier mu­jer le gus­ta­ría ser fiel, lo di­fí­cil es ha­llar al hom­bre al que ser­le fiel”, di­jo una vez Mar­le­ne Die­trich. De­jan­do apar­te la su­pues­ta bi­se­xua­li­dad de la su­bli­me ac­triz ale­ma­na, su cita es to­da una re­ve­la­ción: las mu­je­res sa­len del to­ca­dor y re­co­no­cen que de vez en cuan­do tie­nen un es­car­ceo fue­ra de la pa­re­ja, na­da que los hom­bres no ha­yan he­cho to­da la vi­da. El pro­ble­ma de ad­mi­tir­lo es que la in­fi­de­li­dad fe­me­ni­na es­tá aún me­nos acep­ta­da so­cial­men­te que la mas­cu­li­na, ya que el pre­tex­to de que ellos son in­fie­les por na­tu­ra­le­za no ser­vía, has­ta aho­ra, pa­ra ellas. Des­de un pun­to de vis­ta ani­mal, se ha ex­pli­ca­do que los hom­bres tie­nen la ne­ce­si­dad de te­ner múl­ti­ples re­la­cio­nes se­xua­les pa­ra per­pe­tuar la es­pe­cie, omi­tien­do que las hem­bras tam­bién op­tan por te­ner va­rias pa­re­jas se­xua­les pa­ra así ele­gir el me­jor es­per­ma pa­ra pro­crear. El ins­tin­to man­da por igual y el pre­tex­to de que la mu­jer ne­ce­si­ta un ali­cien­te sen­ti­men­tal pa­ra prac­ti­car se­xo ya no sir­ve, el de­seo es el de­seo pa­ra am­bos, y eso lo ex­pli­ca Ali­cia Ga­llo­ti en Soy in­fiel, ¿Y tú? Te quie­ro... pe­ro me acues­to con otros.

“En el me­die­vo a las mu­je­res les po­nían un cin­tu­rón de cas­ti­dad, pe­ro aho­ra las co­sas han cam­bia­do”, bro­mea la es­pe­cia­lis­ta en se­xua­li­dad. Ga­llo­ti re­co­ge en su li­bro to­das las aven­tu­ras ex­tra­con­yu­ga­les ima­gi­na­bles a tra­vés de los tes­ti- mo­nios de di­fe­ren­tes fé­mi­nas, y apor­ta un da­to con­tun­den­te: el 58% con­fie­sa ha­ber si­do in­fiel al­gu­na vez. La reali­dad es que la so­cie­dad no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ha­blar de in­fi­de­li­da­des abier­ta­men­te, aun­que las co­me­ta de puer­tas aden­tro, y mu­cho me­nos de ai­rear­las con or­gu­llo. Una bur­da hi­po­cre­sía más que otra co­sa, ya que la mo­ral so­cial ha des­vir­tua­do el con­cep­to de fi­de­li­dad has­ta con­fun­dir­lo con la no­ción de pro­pie­dad: “He­mos con­fun­di­do el amor con la per­te­nen­cia, y ahí es­tá el pro­ble­ma”, cri­ti­ca Ga­llo­ti.

¿Por qué ser in­fiel?

No hay un pa­trón cla­ve pa­ra la in­fi­de­li­dad fe­me­ni­na, ni tam­po­co una du­ra­ción es­ta­ble­ci­da de las aven­tu­ras. En un 65% de los ca­sos se tra­ta de líos de una so­la no­che, aun­que cer­ca del 10% re­co­no­ce que man­tie­nen a sus aman­tes du­ran­te me­ses, y a ve­ces has­ta años. Otras en­cues­tas se­ña­lan que un 10,7% de las mu­je­res re­co­no­ce ha­ber si­do in­fiel al­gu­na vez, fren­te a un 30,5% de hom­bres. Aun­que Ga­llo­ti cree que “hay que du­pli­car es­tos por­cen­ta­jes, ya que mu­chos en­cues­ta­dos tien­den a ne­gar y no ad­mi­tir es­te ti­po de con­duc­tas”.

En cual­quier ca­so, la in­sa­tis­fac­ción se­xual es un fac­tor de­ter­mi­nan­te se­gún al­gu­nos es­tu­dios, que con­clu­yen que el 37% de las mu­je­res en­tre 27 y 55 años re­co­no­ce fin­gir los or­gas­mos, y un 17% asu­mía que esa in­sa­tis­fac­ción era la cau­sa prin­ci­pal de bus­car fue­ra lo que su pa- re­ja no les da­ba. La di­fe­ren­cia prin­ci­pal con los hom­bres es que ellas sue­len ser más dis­cre­tas y no se jac­tan de sus con­quis­tas, por lo que pa­san más des­aper­ci­bi­das. Una vez más, el te­mor a la crí­ti­ca y el in­cum­pli­mien­to de las nor­mas de con­duc­ta es de­ter­mi­nan­te pa­ra que no cuen­ten sus aven­tu­ras. De he­cho, el no ha­cer­lo es tam­bién una mues­tra de que pa­ra mu­chas es so­lo un com­ple­men­to a su re­la­ción de pa­re­ja. No sig­ni­fi­ca que no quie­ran a sus ma­ri­dos o no­vios, sino que han apro­ve­cha­do opor­tu­ni­da­des que se han pre­sen­ta­do. Al­gu­nas echan una ca­ni­ta al ai­re pa­ra rom­per con la ru­ti­na “sim­ple­men­te por­que les ape­te­ce en ese mo­men­to”, y des­pués con­ti­núan con su vi­da sin dar­le más im­por­tan­cia.

Soy in­fiel, ¿Y tú?... ha­bla de lo es­ti­mu­lan­te que re­sul­ta pa­ra una mu­jer el arte de la se­duc­ción: pre­gun­tar­se có­mo se­rá el en­cuen­tro se­xual, có­mo ac­tua­rá su aman­te y qué ten­drá es­te de di­fe­ren­te res­pec­to a su ha­bi­tual pa­re­ja. Los mo­men­tos de cri­sis con­yu­gal sue­len ser de­ter­mi­nan­tes pa­ra que la mu­jer con­si­ga sen­tir­se más rea­li­za­da sin te­ner que rom­per su re­la­ción. Ga­llo­ti cree que es­tos af­fai­res, le­jos de rom­per re­la­cio­nes, pro­por­cio­nan más se­gu­ri­dad a las mu­je­res ca­sa­das: “El sen­tir­se sexy con al­guien fue­ra de la pa­re­ja ha­ce que la mu­jer ten­ga más con­fian­za en sí mis­ma y que eso se mues­tre con su cón­yu­ge”, cuen­ta Ga­llo­ti. Otros tes­ti­mo­nios en el li­bro ex­pli­can que son in­fie­les por ven­gan­za ha­cia sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.