La dis­co­te­ca de Dios.

Can­cio­nes que re­mez­clan pa­sa­jes bí­bli­cos con rit­mos dan­ce, imá­ge­nes re­li­gio­sas y un ejér­ci­to de pin­cha­dis­cos cris­tia­nos tras los pla­tos. Cris­to en la pis­ta de bai­le.

Tiempo - - SUMARIO - POR JO­SÉ CA­SA­DO

Las cris­to­te­cas se po­nen de mo­da.

Un sa­cer­do­te bra­si­le­ño ha da­do la úl­ti­ma vuel­ta de tuer­ca en cuan­to a téc­ni­cas de evan­ge­li­za­ción cris­tia­na se re­fie­re: la cris­to­te­ca. El pa­dre João Hen­ri­que par­ti­ci­pa­ba en un re­ti­ro es­pi­ri­tual en Ita­lia cuan­do, en un mo­men­to de ora­ción, una de las mu­je­res que es­ta­ban pre­sen­tes co­men­zó a gri­tar en ale­mán, la­tín e inglés: “Vo­so­tros los sa­cer­do­tes se­guís a ese (re­fi­rién­do­se a Dios), pe­ro yo os di­go, se­guid­me, la ma­yo­ría de la gen­te me si­gue, to­dos los jó­ve­nes me si­guen y yo les llevo al in­fierno a tra­vés de las dis­co­te­cas”. Unas pa­la­bras que el pa­dre João En­ri­que atri­bu­ye al dia­blo y que re­cor­da­ría pa­ra siem­pre: “Es­ta ex­pe­rien­cia me hi­zo pen­sar en que mu­chos jó­ve­nes que an­dan me­ti­dos en drogas, al­cohol y pros­ti­tu­ción tie­nen su pri­mer con­tac­to con esos mun­dos cuan­do van a las dis­co­te­cas. Hoy en día no exis­ten al­ter­na­ti­vas a es­tos lo­ca­les en los que mu­chas ve­ces los jó­ve­nes pue­den en­con­trar la muer­te. Em­pe­cé a so­ñar con lu­ga­res en los que la gen­te jo­ven pu­die­ra en­con­trar­se con la vi­da y tu­vie­ra un en­tre­te­ni­mien­to sano, sa­gra­do y cris­tiano”.

Prohi­bi­dos los vi­cios.

Así na­ce en Bra­sil, en el año 2003, la pri­me­ra cris­to­te­ca, una ma­cro­fies­ta que si bien com­par­te for­ma con las ra­ves más sal­va­jes que se ce­le­bran a dia­rio por to­do el mun­do, pre­ten­de apor­tar un fon­do de es­pi­ri­tua­li­dad y evan­ge­li­za­ción has­ta aho­ra des­co­no­ci­do en las pis­tas de bai­le. Aquí el éx­ta­sis se con­si­gue a tra­vés de la ora­ción, la mú­si­ca y las pro­yec­cio- nes vi­sua­les, por lo que los vi­cios es­tán prohi­bi­dos. No se pue­de fu­mar, be­ber o con­su­mir drogas.

Los fie­les acom­pa­ñan sus bai­les con snacks, zu­mos de fru­ta y be­bi­das ener­gé­ti­cas. La ve­la­da co­mien­za con una mi­sa a la que, en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, si­guen con­cier­tos de ban­das ca­tó­li­cas que van ca­len­tan­do el am­bien­te y los áni­mos has­ta la lle­ga­da de los DJ. Ra­yos lá­ser fluo­res­cen­tes ilu­mi­nan una gran ce­le­bra­ción en la que la mú­si­ca elec­tró­ni­ca se mez­cla con sal­mos y ci­tas del Nue­vo Tes­ta­men­to. Los res­pon­sa­bles son to­do un ejér­ci­to de pin­cha­dis­cos dis­pues­tos a evan­ge­li­zar a 128 beats por mi­nu­to. Son los DJ cris­tia­nos, que desa­rro­llan sus pro­pios gé­ne­ros mu­si­ca­les, co­mo el Ch­ris­tian Tran­ce o el Gos­pel Re­mix y que, al igual que los pin­cha­dis­cos tra­di­cio­na­les, son ve­ne­ra­dos tras su me­sa de mez­clas ca­da fin de se­ma­na. El pa­dre Jo­seph Ant­hony se trans­for­ma ca­da vier­nes en DJ Ze­ton, uno de los DJ cris­tia­nos de más éxi­to en Bra­sil. En los años no­ven­ta, Ze­ton era el pin­cha­dis­cos re­si­den­te de una dis­co­te­ca bra­si­le­ña y su in­te­rés por la re­li­gión em­pe­zó a no­tar­se en sus se­sio­nes. Fue el pre­cur­sor de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca cris­tia­na, al pinchar re­mez­clas de te­mas gos­pel de ar­tis­tas co­mo Aret­ha Fran­klin o Dion­ne War­wick, o clá­si­cos adap­ta­dos a los rit­mos techno co­mo el Ale­lu­ya de Haen­del o Je­sús, ale­gría de los hom­bres de Bach. Su éxi­to desem­bo­có en la pri­me­ra fies­ta cris­tia­na en un club noc­turno, a la que bau­ti­zó co­mo Gos­pel Dan­ce. Mu­chos otros si­guie­ron sus pa­sos, dan­do lu­gar a una es­ce­na de mú­si­cos es­pe­cia­li­za­dos en te­mas dan­ce de tras­fon­do cris­tiano. Unos años más tar­de, si­guien­do su vo­ca­ción re­li­gio­sa, in­gre­só en el se­mi­na­rio y hoy en día es ha­bi­tual ver­le pinchar éxi­tos co­mo el Sal­mo 23 en ver­sión tran­ce acom­pa­ña­do de su in­se­pa­ra­ble al­za­cue­llos. “Co­no­cí la mú­si­ca elec­tró­ni­ca de ni­ño y me gus­ta­ba mu­cho. Tam­bién te­nía una gran in­cli­na­ción re­li­gio­sa y vi que era po­si­ble desa­rro­llar es­tas dos pa­sio­nes a la vez”, afir­ma Ze­ton, que tam­bién im­par­te cla­ses a apren­di­ces de DJ cris­tia­nos en São Paulo.

Co­mo el pa­dre Jo­seph Ant­hony, Vi­ni­cious Gó­mez, más co­no­ci­do co­mo DJ Vi­ni, pre­ten­de re­ga­lar con su mú­si­ca “ale­gría, paz, amor y es­pe­ran­za, so­lo men­sa­jes po­si­ti­vo, a di­fe­ren­cia de la mú­si­ca se­cu­lar, que ani­ma en mu­chas oca­sio­nes a ex­pe­ri­men­tar con las drogas, el al­cohol o la se­xua­li­dad de­sen­fre­na­da”. Vi­ni des­cu­brió la mú­si­ca elec­tró­ni­ca cris­tia­na en la pri­me­ra cris­to­te­ca a la que fue. Des­de el pri­mer mo­men­to co­mul­gó con lo que allí vio, sin­tió y vi­vió. “Pa­ra mí, ser DJ cris­tiano es sim­ple­men­te la ma­ne­ra de ex­pre­sar lo que vi­vo y en lo que creo. Uso la mis­ma téc­ni­ca y tec­no­lo­gía que los DJ tra­di­cio­na­les, pe­ro lo que nos di­fe­ren­cia de ellos es nues­tra fe y nues­tra mi­sión, que es lle­var la pa­la­bra de Dios a to­do el mun­do. A mí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.