Ra­joy, el res­ca­te o la his­to­ria in­ter­mi­na­ble

El pre­si­den­te del Go­bierno elu­di­rá mien­tras pue­da la pe­ti­ción de res­ca­te. No tie­ne pri­sa y, co­mo buen ga­lle­go, sa­be es­pe­rar, mien­tras au­men­ta el gui­ri­gay al­re­de­dor del ór­da­go re­pe­ti­do de Ar­tur Mas.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Al­gu­nos ban­que­ros y em­pre­sa­rios quie­ren un res­ca­te cuan­to an­tes por­que les in­tere­sa

mi­chael en­de (1929-1995), es­cri­tor ale­mán, pu­bli­có en 1979 su no­ve­la de ma­yor éxi­to, La his­to­ria in­ter­mi­na­ble, una obra fan­tás­ti­ca, di­ri­gi­da en teo­ría a un pú­bli­co ju­ve­nil, pe­ro tam­bién con una car­ga sim­bó­li­ca con­si­de­ra­ble. Al­go pa­re­ci­do qui­zá a Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas, el li­bro fa­vo­ri­to del ex­pre­si­den­te del BBV, Jo­sé Ángel Sán­chez Asiaín, que aho­ra aca­ba de pu­bli­car otra obra tan mo­nu­men­tal co­mo de­fi­ni­ti­va: La fi­nan­cia­ción de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, re­ple­ta, por cier­to, de re­ve­la­cio­nes y no­ve­da­des. La his­to­ria in­ter­mi­na­ble trans­cu­rre en­tre el mun­do de la fan­ta­sía, con un gue­rre­ro lla­ma­do Atre­yu de pro­ta­go­nis­ta, y el mun­do real, con otro pro­ta­go­nis­ta, el ni­ño Bas­tián Bal­ta­sar Bux (BBB), cu­yo acró­ni­mo coin­ci­de con la ca­li­fi­ca­ción de bono ba­su­ra de al­gu­na de esas agen­cias de ra­ting que aho­ra re­vi­san has­ta las co­mas de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do que aca­ba de pre­sen­tar el mi­nis­tro Cristóbal Mon­to­ro y que cri­ti­ca ca­si to­do el mun­do me­nos el Go­bierno, pe­ro sí -di­gan lo que di­gan una vez que han si­do lla­ma­dos al or­den- va­rios pre­si­den­tes de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que go­bier­na el PP. Al fon­do, co­mo una me­lo­día tan can­si­na co­mo re­pe­ti­ti­va, ru­mo­res y más ru­mo­res so­bre el res­ca­te de la eco­no­mía es­pa­ño­la, avi­va­dos tras la vi­si­ta a Ma­drid de Olli Rehn, el vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Com­ple­tan el es­ce­na­rio, con Ar­tur Mas de ar­tis­ta au­to­in­vi­ta­do, los mil y un y muy com­ple­jos líos de los socialistas ca­ta­la­nes. Tie­nen lí­der y can­di­da­to, Pe­re Na­va­rro, pe­ro tam­bién de­ma­sia­das in­cóg­ni­tas y ma­las pers­pec­ti­vas elec­to­ra­les. El gra­ne­ro ca­ta­lán de vo­tos y es­ca­ños -has­ta 25 en 2008, en tiem­pos de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro- de los socialistas es­tá en tran­ce de con­ver­tir­se tam­bién en un agu­je­ro tre­men­do.

Ma­riano Ra­joy, ha­ya leí­do o no a Mi­chael En­de, tam­bién vi­ve su par­ti­cu­lar his­to­ria in­ter­mi­na­ble, a mi­tad de ca­mino en­tre la fan­ta­sía y la reali­dad, con el res­ca­te de la eco­no­mía es­pa­ño­la co­mo can­ti­ne­la re­cu­rren­te. El pre­si­den­te y su equi­po quie­ren elu­dir otra pe­ti­ción ofi­cial de ayu­da, des­pués de ha­ber­se vis­to obli­ga­do a ha­cer­lo pa­ra sa­near la ban­ca con pro­ble­mas. Ra­joy cree que Es­pa­ña pue­de sa­lir ade­lan­te, con di­fi­cul­ta­des pe­ro por sus pro­pios me­dios. Sin em­bar­go, el in­qui­lino de La Mon­cloa, ga­lle­go des­con­fia­do, sa­be que tie­ne que ha­cer fren­te a nu­me­ro­sos ad­ver­sa­rios e in­tere­ses que abo­gan por un res­ca­te ofi­cial cuan­to an­tes. Vo­ces que, de for­ma un tan­to pa­ra­dó­ji­ca, lle­gan aho­ra más de den­tro de Es­pa­ña que de fue­ra, más allá de los anun­cios apo­ca­líp­ti­cos de gu­rús an­glo­sa­jo­nes co­mo John Maul­din, que va­ti­ci­na la sus­pen­sión de pa­gos de Es­pa­ña.

Fran­cis­co Gon­zá­lez, pre­si­den­te del BBVA, y Do­lo­res Dan­cau­sa, con­se­je­ra de­le­ga­da de Ban­kin­ter, han re­cla­ma­do pú­bli­ca­men­te que Es­pa­ña pi­da el res­ca­te cuan­to an­tes. Otros ban­que­ros/ban­ca­rios han he­cho la mis­ma pe­ti­ción, aun­que de una for­ma más dis­cre­ta. Tam­bién hay em­pre­sa­rios que abo­gan por esa pe­ti­ción de ár­ni­ca del Go­bierno a la Unión Eu­ro­pea. Ra­joy es­tá mo­les­to con ca­si to­dos ellos. Has­ta aho­ra es qui­zá el pre­si­den­te me­nos in­fluen­cia­ble a las su­ge­ren­cias, pe­ti­cio­nes y ha­la­gos de ban­que­ros y em­pre­sa­rios. Fran­cis­co Gon­zá­lez nun­ca se lle­vó bien con Za­pa­te­ro, pe­ro pro­cu­ró ser cor­tés y al fi­nal las re­la­cio­nes fue­ron más que cor­dia­les. Emi­lio Bo­tín te­nía sub­yu­ga­do al an­te­rior lí­der so­cia­lis­ta. Un his­tó­ri­co so­cia­lis­ta re­cuer­da có­mo con­tem­pló una es­ce­na, en una re­cep­ción en el Pa­la­cio Real, en la que Bo­tín le de­cía a Za­pa­te­ro lo úti­les que eran pa­ra ellos –pa­ra los ban­que­ros– las su­ge­ren­cias y co­men­ta­rios que les ha­cía el pre­si­den­te so­bre la eco­no­mía y los ne­go­cios. Has­ta ahí, el ob­ser­va­dor no se ex­tra­ñó. Exis­te una lar­ga tra­di­ción de pe­lo­teo de los ban­que­ros al Go­bierno de turno. Más sor­pren­di­do se que­dó con la res­pues­ta de Za­pa­te­ro quien, tras son­reír al ban­que­ro, en lu­gar de de­cir que era muy ama­ble pe­ro que exa­ge­ra­ba, le dio la ra­zón y le di­jo que pre­ci­sa­men­te en esos días es­ta­ba ocu­pa­do en di­se­ñar cier­ta es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca. Ra­joy, al me­nos en eso, es muy di­fe­ren­te y aun­que los ase­so­res de ban­que­ros y em­pre­sa­rios re­co­mien­den la es­tra­te­gia de la adu­la­ción, aho­ra tie­ne me­nos éxi­to.

Ban­que­ros y al­gu­nos em­pre­sa­rios re­cla­man un res­ca­te cuan­to an­tes por­que eso es lo que más con­vie­ne a sus res­pec­ti­vos ne­go­cios. Pre­sio­nan pa­ra que ocu­rra y tam­bién por eso Ra­joy y su equi­po es­tán con­ven­ci­dos de que la fil­tra­ción a la agen­cia Reuters de que Es­pa­ña pe­di­ría el res­ca­te es­te fin de se­ma­na, pro­ce­dió de al­gún ban­co

in­tere­sa­do. Sin em­bar­go, no es­tá cla­ro, co­mo apun­tan al­gu­nos ana­lis­tas, que sea lo que más le con­ven­ga al país y a los ciu­da­da­nos. Un res­ca­te ofi­cial son, di­gan lo que di­gan, más con­di­cio­nes, en­tre ellas re­ba­jas sa­la­ria­les adi­cio­na­les y drás­ti­ca re­duc­ción in­me­dia­ta de las pen­sio­nes. La re­for­ma de las pen­sio­nes es inevi­ta­ble, pe­ro siem­pre se abor­da­rá me­jor -y de for­ma me­nos do­lo­ro­sa- sin que el ca­len­da­rio y los de­ta­lles lle­guen im­pues­tos des­de fue­ra.

Los par­ti­da­rios del res­ca­te no so­lo es­tán en la ban­ca y en al­gu­nas em­pre­sas. Tam­bién en el PP hay quie­nes es­tán a fa­vor de la in­ter­ven­ción, con el ob­je­ti­vo per­ver­so de, al día si­guien­te, exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra for­zar cam­bios en el Go­bierno y ajus­tar cuen­tas. Por úl­ti­mo, la opo­si­ción re­cha­za en pú­bli­co el res­ca­te, pe­ro sa­be que si es­te lle­ga ten­drá una ba­za aña­di­da con­tra el pre­si­den­te que no ha con­se­gui­do evi­tar­lo. Y la uti­li­za­ría. Son las co­sas de la po­lí­ti­ca. Ma­riano Ra­joy, mien­tras, tie­ne que ape­chu­gar al mis­mo tiem­po con el ór­da­go re­pe­ti­do de Ar­tur Mas, es­tá de­ci­di­do a re­sis­tir mien­tras pue­da, sin que le im­por­te que sea o no la his­to­ria in­ter­mi­na­ble.

Ru­mo­res. La vi­si­ta del vi­ce­pre­si­den­te

eco­nó­mi­co de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Olli Rehn, ha avi­va­do los ru­mo­res so­bre

el res­ca­te de la eco­no­mía es­pa­ño­la, que Ra­joy va

to­rean­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.