El res­ca­te ya ha co­men­za­do

Tiempo - - ZOOM - POR CLA­RA PI­NAR Y JO­SÉ MA­RÍA VALS tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Los ru­mo­res que es­ta úl­ti­ma se­ma­na vol­vie­ron a po­ner en pri­me­ra lí­nea de fue­go la pe­ti­ción es­pa­ño­la del res­ca­te no eran ca­sua­les. Una vez ini­cia­da la úl­ti­ma fa­se de la res­truc­tu­ra­ción fi­nan­cie­ra, que tam­bién cuen­ta con una ayu­da eu­ro­pea de has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros, los mer­ca­dos vie­ron mu­cho más cer­ca, ca­si lo ro­za­ban ya con la pun­ta de los de­dos, la pe­ti­ción for­mal del res­ca­te pa­ra que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad (MEDE) com­pren deu­da pú­bli­ca de Es­pa­ña, que es en lo que en de­fi­ni­ti­va con­sis­te el fa­mo­so res­ca­te. Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de la fe­cha ele­gi­da por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy pa­ra en­viar la car­ta a Bru­se­las con la pe­ti­ción for­mal, lo cier­to es que Es­pa­ña lle­va ya me­ses cum­plien­do por an­ti­ci­pa­do las con­di­cio­nes im­pues­tas por la Unión Eu­ro­pea. Es­tá fun­cio­nan­do en la prác­ti­ca co­mo un país res­ca­ta­do, pe­ro sin ha­ber pe­di­do for­mal­men­te la in­ter­ven­ción. Se po­dría de­cir que el pro­ce­so se es­tá ha­cien­do a la in­ver­sa. En lu­gar de pe­dir­lo y aca­tar des­pués las con­di­cio­nes que se im­pon­gan, el Eje­cu­ti­vo lle­va me­ses anun­cian­do y po­nien­do en mar­cha me­di­das que es­pe­ra que sir­van pa­ra no te­ner que ha­cer fren­te a nin­gu­na con­di­ción adi­cio­nal más.

Es­te es el ca­so del plan de re­for­mas es­truc­tu­ra­les que el Go­bierno apro­ba­ba en el mis­mo Con­se­jo de Mi­nis­tros del que sa­lie­ron los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra 2013 y que se ha com­pro­me­ti­do a lle­var a ca­bo has­ta fi­nal de año o, co­mo mu­cho, has­ta no más tar­de de la pri­me­ra mi­tad del año que vie­ne. El con­jun­to de me­di­das anun­cia­das pa­ra los pró­xi­mos me­ses res­pon­den, ca­si una a una, a las pe­ti­cio­nes que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha for­mu­la­do a Es­pa­ña a tra­vés de las re­co­men­da­cio­nes eco­nó­mi­cas que Bru­se­las ha­ce a los Es­ta­dos miem­bros, así co­mo a las pre­vis­tas en el Me­mo­ran­do de En­ten­di­mien­to que ha acom­pa­ña­do al acuer­do pa­ra in­yec­tar di­ne­ro eu­ro­peo en los bancos con pro­ble­mas (ver re­cua­dro en pá­gi­na 23).

De es­ta for­ma, la subida del IVA y otros im­pues­tos, la eli­mi­na­ción de la exen­ción por com­pra de vi­vien­da, la li­be­ra­li­za­ción pro­me­ti­da de los trans­por­tes fe­rro­via­rios y aé­reos y de la pres­ta­ción de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les, la re­for­ma ener­gé­ti­ca o has­ta la li­be­ra­li­za­ción de los ho­ra­rios co­mer­cia­les, no son más que me­di­das que res­pon­den di­rec­ta­men­te a las re­for­mas que la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional vie­nen pi­dien­do a Es­pa--

ña. En es­te ca­so, el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy ha echa­do el res­to y ha de­ci­di­do cum­plir ca­si una a una las pe­ti­cio­nes que ve­nían de Bru­se­las. Ex­cep­tuan­do, de mo­men­to, la crea­ción de un im­pues­to me­dioam­bien­tal, ha en­tra­do de lleno en as­pec­tos más com­pro­me­ti­dos co­mo la re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes -pa­ra ace­le­rar la en­tra­da en vi­gor del re­tra­so en la edad de ju­bi­la­ción a los 67 años, por ejem­plo-, que es un as­pec­to al que la Co­mi­sión da mu­cha im­por­tan­cia.

Es­pa­ña ha es­cu­cha­do tam­bién las pe­ti­cio­nes he­chas por la Unión Eu­ro­pea y el FMI y crea­rá un or­ga­nis­mo in­de­pen­dien­te to­tal­men­te ca­pa­ci­ta­do pa­ra con­tro­lar las cuen­tas pú­bli­cas, no so­lo del Go­bierno cen­tral, sino tam­bién de uno de los ma­yo­res que­bra­de­ros de ca­be­za pa­ra Bru­se­las, las de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. A pe­sar de que en Es­pa­ña pa­só sin pe­na ni glo­ria y que se re­du­jo a un anun­cio en la tar­de-no­che de un vier­nes, hay un epi­so­dio que que­dó mar­ca­do a san­gre y fue­go en la con­fian­za de la UE en Es­pa­ña. El pa­sa­do mes de ma­yo, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, An­to­nio Beteta, anun­cia­ba una co­rrec­ción al al­za del dé­fi­cit con que ce­rró 2011, que no se­ría un ya de por sí ele­va­do 8,5, sino un 8,9% del PIB. La mo­di­fi­ca­ción se de­bía a que co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas co­mo Ma­drid, Valencia o Cas­ti­lla y León no ha­bían co­mu­ni­ca­do co­rrec­ta­men­te sus da­tos y en Bru­se­las sal­ta­ron to­das las alar­mas por si pu­die­ra re­pe­tir­se un ca­so co­mo el de Gre­cia, que du­ran­te años trans­mi­tió in­for­ma­ción fal­sea­da so­bre el es­ta­do real de sus ca­la­mi­to­sas cuen­tas pú­bli­cas.

El ca­so grie­go ha si­do el mo­ti­vo por el que, co­mo si de un man­tra se tra­ta­ra, el co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, Olli Rehn, no se ha­ya can­sa­do de re­pe­tir an­te los mi­nis­tros de Eco­no­mía y Fi­nan­zas de la UE que to­dos los paí­ses te­nían que crear un con­tro­la­dor in­de­pen­dien­te de sus fi­nan­zas pú­bli­cas. Vol­vien­do a Es­pa­ña, el FMI -una de las ins­ti­tu­cio­nes que jun­to con la CE y el BCE in­ter­ven­drían en el res­ca­te a Es­pa­ña a tra­vés de la apor­ta­ción de fon­dos al MEDE- pi­dió en ju­lio pa­sa­do “un aten­to con­trol” de las fi­nan­zas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, a las que Ra­joy de­be­ría im­po­ner “las re­co­men­da­cio­nes de una co­mi­sión de ex­per­tos”.

El ejem­plo ale­mán.

Pa­ra lle­var­lo a ca­bo, el Go­bierno se fi­ja­rá en Ale­ma­nia pa­ra la crea­ción de es­te or­ga­nis­mo, que na­ce­rá a ima­gen y se­me­jan­za del Con­se­jo de Ex­per­tos Eco­nó­mi­cos, tam­bién lla­ma­do de los cin­co sa­bios, que des­de 1963 ana­li­za el desa­rro­llo de la eco­no­mía ale­ma­na. Son cin­co pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios es­pe­cia­li­za­dos en eco­no­mía apli­ca­da y fi­nan­zas pú­bli­cas que rea­li­zan unos in­for­mes que a lo lar­go de los años han pro­ba­do te­ner una gran in­fluen­cia en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Ale­ma­nia. A di­fe­ren­cia del mo­de­lo ale­mán, el Con­se­jo Fis­cal es­pa­ñol in­for­ma­rá al Go­bierno y a ins­ti­tu­cio­nes y pú­bli­co es­pa­ñol, pe­ro tam­bién a Bru­se­las y otras ins­tan­cias eu­ro­peas.

De mo­men­to, el Go­bierno man­tie­ne la in­cóg­ni­ta so­bre cuán­do es­ta­rá ope­ra­ti­vo y cuá­les se­rán sus miem­bros, aun­que sí ade­lan­tan que se tra­ta­rá de per­so­nas “sol­ven­tes y de re­co­no­ci­do pres­ti­gio”, se­gún apun­tan fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Otro as­pec­to im­por­tan­te es

que mien­tras los cin­co sa­bios ger­ma­nos son de na­cio­na­li­dad ale­ma­na, en el ca­so es­pa­ñol se des­co­no­ce si po­dría dar­se la po­si­bi­li­dad de que el ór­gano de con­trol es­tu­vie­ra in­te­gra­do por al­gún ex­per­to de otra na­cio­na­li­dad, al­go que nun­ca se ha da­do en nin­gún ór­gano de con­trol eco­nó­mi­co es­pa­ñol.

Lo que sí se sa­be ya es que el Con­se­jo Fis­cal no de­pen­de­rá de nin­gún mi­nis­te­rio ni del Go­bierno y ten­drá el man­da­to de “ve­lar por la in­de­pen­den­cia y la trans­pa­ren­cia de las cuen­tas pú­bli­cas” en to­dos los ni­ve­les de la Ad­mi­nis­tra­ción (Es­ta­do, co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y ad­mi­nis­tra­ción lo­cal), que es­ta­rán obli­ga­dos a fa­ci­li­tar cuan­tos da­tos so­li­ci­te. Es­ta es una no­ve­dad, pues­to que a día de hoy el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da lo­gra a du­ras pe­nas que las co­mu­ni­da­des fa­ci­li­ten da­tos, y so­lo gra­cias al con­trol que les ha im­pues­to la Ley de Es­ta­bi­li­dad Pre­su­pues­ta­ria pa­ra ve­ri­fi­car que su dé­fi­cit no ex­ce­de­rá el 1,5% a fi­nal de año. En la ac­tua­li­dad, Ha­cien­da pu­bli­ca los da­tos de eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ca­da tres me­ses y el ob­je­ti­vo es que con es­te Con­se­jo Fis­cal, tal y co­mo pi­de la Unión Eu­ro­pea, el se­gui­mien­to de las ci­fras sea men­sual.

En el Go­bierno se com­pa­ra es­te nue­vo or­ga­nis­mo con otros en­tes in­de­pen­dien­tes co­mo el Con­se­jo de Es­ta­do o el Co­mi­té Eco­nó­mi­co y So­cial. Pe­ro, en reali­dad, el Con­se­jo Fis­cal, tal y co­mo ha si­do su­ge­ri­do des­de Bru­se­las, irá mu­cho más allá, por­que exis­ti­rá la obli­ga­ción de fa­ci­li­tar­le da­tos y por­que se con­ver­ti­rá en el prin­ci­pal in­ter­lo­cu­tor que ten­drá la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra co­no­cer el es­ta­do real de las cuen­tas pú­bli­cas es­pa­ño­las. Has­ta aho­ra la trans­fe­ren­cia de da­tos de las co­mu­ni­da­des al Es­ta­do se ha­ce me­dian­te dis­tin­tos mo­de­los con­ta­bles que tie­nen en co­mún que no son la mo­da­li­dad de con­ta­bi­li­dad na­cio­nal que ma­ne­ja Bru­se­las. Así pues, el ob­je­ti­vo se­rá ha­cer la pre­sen­ta­ción de las cuen­tas “lo más ho­mo­gé­neas po­si­bles”, ex­pli­can en Ha­cien­da. Y, de pa­so, fá­cil­men­te le­gi­bles por la Co­mi­sión.

Úl­ti­mos pa­sos.

An­tes de to­do es­to, el Eje­cu­ti­vo de Ra­joy ha lle­va­do a ca­bo la ma­yor re­for­ma del sis­te­ma fi­nan­cie­ro que se ha he­cho nun­ca en Es­pa­ña. An­te la pre­sión de los mer­ca­dos y de la Unión Eu­ro­pea, el Go­bierno so­li­ci­tó for­mal­men­te el 12 de ju-

nio pa­sa­do a la Co­mi­sión una in­yec­ción de di­ne­ro de has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros con los que sa­near a los bancos y ca­jas con pro­ble­mas. La di­fi­cul­tad por la que atra­ve­sa­ban es­tas en­ti­da­des era que los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les han ce­rra­do el gri­fo y, an­te la des­con­fian­za en el sis­te­ma es­pa­ñol, era ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil y muy ca­ro con­se­guir el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra ta­par los bo­que­tes que ha de­ja­do la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra en las cuen­tas de al­gu­nas en­ti­da­des.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea obli­gó en­ton­ces a Es­pa­ña a fir­mar un Me­mo­ran­do de En­ten­di­mien­to, que no es otra co­sa que un ca­tá­lo­go de con­di­cio­nes pa­ra que el di­ne­ro eu­ro­peo lle­gue. En­tre sus pun­tos, ade­más de pe­dir au­di­to­rías in­de­pen­dien­tes del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol y la crea­ción de un ban­co ma­lo en el que de­jar los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios con peor ca­li­fi­ca­ción, el do­cu­men­to re­mi­tía asi­mis­mo al cum­pli­mien­to es­tric­to de los ca­len­da­rios y las re­for­mas es­truc­tu­ra­les pe­di­dos an­te­rior­men­te a Es­pa­ña pa­ra los pró­xi­mos años.

De­be­res he­chos.

La sen­sa­ción del Go­bierno es que con las re­for­mas que ya ha lle­va­do a ca­bo y las anun­cia­das tras el Con­se­jo de Mi­nis­tros de los Pre­su­pues­tos, cum­ple so­bra­da­men­te con los re­qui­si­tos de la UE y que por ese mo­ti­vo pue­de aco­ger­se sin más con­di­cio­nes de pe­so al res­ca­te que pro­pu­so el BCE pa­ra com­prar deu­da pú­bli­ca. A es­ta opinión con­tri­bu­yen de­cla­ra­cio- nes co­mo la que ha he­cho el co­mi­sa­rio de Com­pe­ten­cia, el es­pa­ñol Joa­quín Al­mu­nia, que cree que las con­di­cio­nes de un res­ca­te pa­ra Es­pa­ña no se­rían di­fe­ren­tes “a las que ya se co­no­cen”, es de­cir, a las que que­da­ron plas­ma­das en las re­co­men­da­cio­nes de la Co­mi­sión y en el Me­mo­ran­do de En­ten­di­mien­to del res­ca­te ban­ca­rio, que el Go­bierno ya da por cum­pli­das o com­pro­me­ti­das.

Por otra par­te, los Pre­su­pues­tos pa­ra 2013 y, so­bre to­do, el plan de re­for­mas no han po­di­do te­ner un me­jor re­ci­bi­mien­to des­de fue­ra. Aún no ha­bía ter­mi­na­do la rue­da de pren­sa de los mi­nis­tros de Ha­cien­da, Cristóbal Mon­to­ro, y de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, en Mon­cloa, el pa­sa­do jue­ves día 27, cuan­do Olli Rehn, co­mi­sa­rio eu­ro­peo pa­ra Asun­tos Eco­nó­mi­cos, emi­tía un co­mu­ni­ca­do pa­ra mos­trar su sa­tis­fac­ción con unos com­pro­mi­sos que res­pon­den a sus re­co­men­da­cio­nes e, in­clu­so, “van más allá”. Rehn des­ta­có la crea­ción del Con­se­jo

Fis­cal, la li­be­ra­li­za­ción de los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les y las me­di­das ten­den­tes a uni­fi­car las dis­tin­tas re­gu­la­cio­nes en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Por su par­te, la di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, des­ta­có que el Go­bierno es­tá sien­do “muy, muy va­lien­te” en su to­ma de de­ci­sio­nes. El ve­re­dic­to, pues, es que tras es­te úl­ti­mo anun­cio del plan de re­for­mas, la Co­mi­sión Eu­ro­pea es­tá ple­na­men­te pre­pa­ra­da pa­ra asis­tir a Es­pa­ña.

Sin em­bar­go, lo que los mer­ca­dos han vis­to co­mo re­tra­sos en la pe­ti­ción for­mal por par­te del Go­bierno es­pa­ñol, que ha ido dan­do lar­gas al te­ma com­pa­re­cen­cia tras com­pa­re­cen­cia, es fiel re­fle­jo de que en Eu­ro­pa no es to­do tan fá­cil co­mo pa­re­ce y es­tos días el Go­bierno se en­cuen­tra con que le es­tán cam­bian­do la ho­ja de ru­ta. Es­pa­ña ha­rá las re­for­mas que se le han pe­di­do y por las que ha si­do aplau­di­da, pe­ro dos más dos no siem­pre son cua­tro den­tro del pe­sa­do apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co eu­ro­peo, y mu­cho me­nos cuan­do el Es­ta­do he­ge­mó­ni­co, Ale­ma­nia, no de­ja de mo­ver­se.

A Ber­lín nun­ca le gus­tó la so­lu­ción pro­pues­ta por el BCE -com­prar deu­da pú­bli­ca de ma­ne­ra ili­mi­ta­da de los paí­ses con di­fi­cul­ta­des, siem­pre que es­tos pi­die­ran un res­ca­te- y en las úl­ti­mas se­ma­nas, jun­to a otros so­cios du­ros co­mo Fin­lan­dia y Ho­lan­da, ha es­ta­do tra­tan­do de que se ha­ble de un res­ca­te clá­si­co que com­por­ta­ría nue­vas con­di­cio­nes, a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de los res­ca­tes que han su­fri­do Gre­cia, Por­tu­gal o Ir­lan­da: re­duc­ción in­me­dia­ta del gas­to me­dian­te el des­pi­do de fun­cio­na­rios o la re­ba­ja de las pen­sio­nes.

De mo­men­to, lo que si­gue en mar­cha y se­gui­rá du­ran­te to­do es­te tri­mes­tre es la ma­qui­na­ria le­gis­la­ti­va que pro­mo­ve­rá cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en al­gu­nas ma­te­rias sen­si­bles tan­to des­de el pun­to de vis­ta so­cial co­mo po­lí­ti­co. El Go­bierno ha pro­me­ti­do apro­bar una ley de uni­dad

Los mo­vi­mien­tos de Ale­ma­nia han pro­vo­ca­do cier­to des­con­cier­to en el Go­bierno es­pa­ñol

de mer­ca­do que va a le­van­tar am­po­llas en­tre los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, jus­to en un mo­men­to de má­xi­ma ten­sión con el Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán. La nue­va nor­ma, com­pro­me­ti­da con Bru­se­las, pre­ten­de crear una se­rie de con­di­cio­nes mí­ni­mas de re­gu­la­ción co­mer­cial y de pres­ta­ción de ser­vi­cios que ten­ga ca­rác­ter bá­si­co, es de­cir, que sea igual pa­ra cual­quier mu­ni­ci­pio de cual­quier au­to­no­mía de Es­pa­ña. Es­ta es, ade­más de una pe­ti­ción eu­ro­pea, una vie­ja as­pi­ra­ción de los em­pre­sa­rios es­pa­ño­les (ver reportaje en pá­gi­na 48), que creen que las me­di­das de li­be­ra­li­za­ción lle­va­das a ca­bo has­ta aho­ra son in­su­fi­cien­tes pa­ra ga­ran­ti­zar esa uni­dad.

El otro gran pi­lar de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les va a ser la re­for­ma de la Ley de Se­gu­ri­dad So­cial, que se­rá en­men­da­da me­dian­te una ley de pen­sio­nes. La pre­sen­ta­ción a ana­lis­tas del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía in­clu­ye ya la pues­ta en mar­cha de un me­ca­nis­mo co­rrec­tor que im­pi­da que las pen­sio­nes ge­ne­ren dé­fi­cit pú­bli­co cuan­do la es­pe­ran­za de vi­da y el nú­me­ro de pen­sio­nis­tas pon­ga en pe­li­gro la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma si no hay co­ti­zan­tes su­fi­cien­tes (ver re­cua­dro

más ba­jo es­tas lí­neas).

Cum­bre. Ma­riano Ra­joy con sus co­le­gas de Ita­lia,

Ale­ma­nia y Fran­cia.

Jun­tos. Fernando Jiménez y Fernando Res­toy, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía y sub­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, res­pec­ti­va­men­te.

Ala­ban­zas. Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI, ha alabado es­ta se­ma­na las me­di­das to­ma­das por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.