GUÍA PRÁC­TI­CA PA­RA SE­GUIR LOS EFEC­TOS DEL RES­CA­TE

Tiempo - - PORTADA -

Tal y co­mo se han desa­rro­lla­do los acon­te­ci­mien­tos, la pe­ti­ción for­mal del res­ca­te no ten­drá mu­chos más efec­tos prác­ti­cos so­bre los ciu­da­da­nos de los que ya han te­ni­do las re­for­mas lle­va­das a ca­bo por el Go­bierno, aun­que al­gu­nos sí que se van a de­jar no­tar. Los más evi­den­tes se­rán, por el la­do ne­ga­ti­vo, una nue­va vuel­ta de tuer­ca en las pen­sio­nes y la con­so­li­da­ción de los re­cor­tes en ser­vi­cios bá­si­cos has­ta que se cum­plan los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co. Por el po­si­ti­vo, que tam­bién lo tie­ne, la caí­da de los ti­pos de in­te­rés de la deu­da pú­bli­ca ali­via­rá la pre­sión de los mer­ca­dos y ca­be la po­si­bi­li­dad de que vuel­va a reac­ti­var­se len­ta­men­te la con­ce­sión de cré­di­tos por par­te de la ban­ca. En sín­te­sis, así se ar­ti­cu­la la ayu­da y es­tos son los efec­tos: fi­nan­ciar su deu­da pú­bli­ca, la Unión Eu­ro­pea apro­bó la in­yec­ción di­rec­ta de di­ne­ro pa­ra que los go­bier­nos no tu­vie­ran que acu­dir a los mer­ca­dos en bus­ca de fon­dos. Es­te sis­te­ma no ha fun­cio­na­do co­mo se que­ría y, ade­más, el ta­ma­ño de Es­pa­ña e Ita­lia, los paí­ses que aho­ra tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra co­lo­car deu­da pú­bli­ca a pre­cios ra­zo­na­bles, es con­si­de­ra­ble­men­te ma­yor, cues­tión por la que se ha di­se­ña­do un nue­vo mé­to­do. di­se­ña­do un res­ca­te en dos fa­ses. La pri­me­ra, me­dian­te la in­yec­ción de di­ne­ro en los bancos con di­fi­cul­ta­des pa­ra, una vez sa­nea­dos, ga­ran­ti­zar su via­bi­li­dad. La se­gun­da con­sis­te en la com­pra de deu­da pú­bli­ca di­rec­ta­men­te por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad (MEDE). Es­te me­ca­nis­mo ga­ran­ti­za­ría la fi­nan­cia­ción del Es­ta­do a pre­cios ra­zo­na­bles. Ló­gi­ca­men­te, es­ta ayu­da es­tá su­je­ta a unas con­di­cio­nes que han si­do im­pues­tas por la UE y que el Go­bierno de­be cum­plir es­cru­pu­lo­sa­men­te.

Pen­sio­nes a la ba­ja

Una de las me­di­das en las que más in­sis­te la Unión Eu­ro­pea a la ho­ra de dar fa­ci­li­da­des fi­nan­cie­ras o apo­yar res­ca­tes a paí­ses de la Eu­ro­zo­na es la re­for­ma en pro­fun­di­dad del sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial pa­ra ase­gu­rar su via­bi­li­dad fu­tu­ra sin que el pa­go de las pres­ta­cio­nes a los pen­sio­nis­tas ge­ne­re dé­fi­cit pú­bli­co. Es de­cir, que el sis­te­ma de­be ser au­to­su­fi­cien­te. Pa­ra ello, el Go­bierno tie­ne pre­vis­to in­tro­du­cir el de­no­mi­na­do fac­tor

¿Có­mo fun­cio­na?

En el ca­so de Es­pa­ña, la Unión Eu­ro­pea ha

Erro­res an­te­rio­res

El fa­mo­so res­ca­te del que tan­to se ha­bla en los úl­ti­mos me­ses es­tá di­se­ña­do de ma­ne­ra dis­tin­ta a los que se han lle­va­do a ca­bo en Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal. En es­tos tres paí­ses, los Es­ta­dos res­ca­ta­ron a sus pro­pios bancos y, an­te las di­fi­cul­ta­des pa­ra

de sos­te­ni­bi­li­dad en la Ley de Se­gu­ri­dad So­cial me­dian­te una re­for­ma le­gis­la­ti­va que pre­sen­ta­rá, pro­ba­ble­men­te, a fi­na­les de es­te mis­mo mes de oc­tu­bre. Es­to sig­ni­fi­ca en la prác­ti­ca que las pen­sio­nes de­ja­rán de te­ner la ga­ran­tía de re­va­lo­ri­za­ción anual en fun­ción de lo que ha­ya subido el IPC y que la edad de ju­bi­la­ción se re­tra­sa­rá se­gún las ex­pec­ta­ti­vas del nú­me­ro de co­ti­zan­tes so­bre el nú­me­ro de pen­sio­nis­tas pa­ra los años si­guien­tes. Eso pue­de lle­var a una ace­le­ra­ción del ca­len­da­rio de apli­ca­ción de la ju­bi­la­ción a los 67 años.

Ti­pos de in­te­rés

Tal y co­mo es­tá plan­tea­do el res­ca­te, cons­ta de dos vías: la com­pra de deu­da a cor­to pla­zo por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y la ad­qui­si­ción de deu­da a lar­go por par­te del Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad. La irrup­ción del BCE es in­me­dia­ta en cuan­to se re­ci­be la so­li­ci­tud de ayu­da, pe­ro la en­tra­da en jue­go del MEDE re­quie­re la apro­ba­ción del res­to de los so­cios, uno a uno. Aun en el ca­so de que es­te trá­mi­te se re­tra­sa­ra me­ses, la ac­tua­ción del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ti­ra­ría los pre­cios de la deu­da a cor­to (le­tras del Te­so­ro, bo­nos a dos y tres años), que ac­tual­men­te su­po­ne ya el 25% de la deu­da pú­bli­ca to­tal es­pa­ño­la, lo que aba­ra­ta­ría de for­ma ca­si in­me­dia­ta la fi­nan­cia­ción del dé­fi­cit del Es­ta­do.

Más re­cor­tes

La ayu­da fi­nan­cie­ra (o

res­ca­te blan­do, co­mo le gus­ta lla­mar­lo a Ra­joy) lle­va apa­re­ja­da tam­bién una más es­tric­ta vi­gi­lan­cia de las cuen­tas pú­bli­cas de Es­pa­ña, así co­mo la exi­gen­cia de un es­tric­to cum­pli­mien­to del ca­len­da­rio pac­ta­do pa­ra no so­bre­pa­sar el 4,5% del PIB en dé­fi­cit pú­bli­co en 2013, el 2,8% en 2014 y el 1,9% en 2015. Si los ob­je­ti­vos pe­li­gran, el Go­bierno es­tá obli­ga­do a ha­cer los re­cor­tes ne­ce­sa­rios pa­ra re­con­du­cir las ci­fras. En ese su­pues­to, los gas­tos en sa­ni­dad, edu­ca­ción y suel­dos del sec­tor pú­bli­co se­gui­rían es­tan­do en el fren­te de ba­ta­lla.

¿Más cré­di­to?

La re­duc­ción de los ti­pos de in­te­rés de la deu­da pú­bli­ca arras­tra­ría tras de sí una caí­da en pa­ra­le­lo de los in­tere­ses de los cré­di­tos. Ade­más, el ali­vio de las ten­sio­nes de los mer­ca­dos so­bre la deu­da so­be­ra­na es­pa­ño­la per­mi­ti­ría a los bancos te­ner un ac­ce­so más fá­cil a los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les, lo cual a su vez re­dun­da­ría en una ma­yor po­si­bi­li­dad de dar prés­ta­mos a las fa­mi­lias y las em­pre­sas en nues­tro país. Es­to re­quie­re, ade­más, que ter­mi­ne el pro­ce­so de res­truc­tu­ra­ción del sec­tor, cu­ya úl­ti­ma fa­se ha si­do pues­ta en mar­cha ya por el Ban­co de Es­pa­ña y por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Com­pe­ti­ti­vi­dad y que de­be fi­na­li­zar an­tes de ju­lio de 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.