La gran cri­sis: se­ce­sión en ple­na re­ce­sión

Lo que em­pe­zó el pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre con una ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria exi­gien­do la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña ha ter­mi­na­do con unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

es lo que le fal­ta­ba al pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy: una se­ce­sión en ple­na re­ce­sión. Una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal, e ins­ti­tu­cio­nal, con un país en es­tan­fla­ción (es­tan­ca­mien­to con in­fla­ción) y con un res­ca­te de los bancos y otro del Es­ta­do, si el pre­si­den­te del Go­bierno se de­ci­de, por fin, a dar el pa­so pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma del cos­te de la deu­da, un re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir el fu­tu­ro de Ca­ta­lu­ña fue­ra de Es­pa­ña y co­mo un Es­ta­do más de la Unión Eu­ro­pea.

La ame­na­za en­cu­bier­ta que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Ar­tur Mas, ha­bía plan­tea­do en Ma­drid cuan­do le exi­gió a Ma­riano Ra­joy el pac­to fis­cal, igual que el País Vas­co tie­ne su con­cier­to eco­nó­mi­co, la ha lle­va­do a ca­bo y, en un debate en el Par­la­men­to ca­ta­lán, ha con­se­gui­do que los par­la­men­ta­rios de Con­ver­gèn­cia i Unió, Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya, Ini­cia­ti­va Per Ca­ta­lun­ya, So­li­da­ri­tat, el dipu­tado no ads­cri­to Joan La­por­ta y el dís­co­lo par­la­men­ta­rio so­cia­lis­ta Er­nest Ma­ra­gall, her­mano del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Pas­qual Ma­ra­gall, apo­yen una re­so­lu­ción en la que se cons­ta­ta la ne­ce­si­dad de que “el pue­blo de Ca­ta­lu­ña de­ci­da su fu­tu­ro a tra­vés de una con­sul­ta la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra”.

Lo que em­pe­zó el pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre con una ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria exi­gien­do na­da más y na­da me­nos que la in­de­pen­den­cia, y pi­dien­do, co­mo nue­vo Es­ta­do, el in­gre­so de Ca­ta­lu­ña en la Unión Eu­ro­pea, ha ter­mi­na­do, por el mo­men­to, con unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, convocadas pa­ra el pró­xi­mo 25 de no­viem­bre.

Unas elec­cio­nes en las que Ar­tur Mas y su par­ti­do, Con­ver­gèn­cia i Unió, pre­ten­den ob­te­ner una am­plia ma­yo­ría ab­so­lu­ta (has­ta aho­ra to­dos los son­deos le dan un au­men­to de los ac­tua­les es­ca­ños, a cos­ta de los socialistas del PSC, pe­ro no esa ma­yo­ría que Ar­tur Mas ne­ce­si­ta pa­ra sus pla­nes) y car­ta blanca pa­ra po­ner en mar­cha un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción que ha­ga de Ca­ta­lu­ña un Es­ta­do más de Eu­ro­pa, co­mo si eso fue­se tan fá­cil y co­mo si Es­pa­ña no pu­die­se ejer­cer su ca­pa­ci­dad de ve­to en una aven­tu­ra que su­po­ne la ruina de Ca­ta­lu­ña y el de­bi­li­ta­mien­to de Es­pa­ña co­mo cuar­ta eco­no­mía de la Eu­ro­zo­na.

Con­ven­ci­do de que Es­pa­ña les es­quil­ma y de que apor­tan más a Es­pa­ña de lo que Es­pa­ña les da a ellos, Ar­tur Mas, apo­ya­do por el his­tó­ri­co ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Jor­di Pu­jol y por su hi­jo, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya (CDC), Oriol Pu­jol Fe­rru­so­la, ha ini­cia­do un au­tén­ti­co desafío al Es­ta­do, ase­gu­ran­do que lle­va­ran a ca­bo el pro­me­ti­do re­fe­rén­dum, con la au­to­ri­za­ción o sin ella del Go­bierno cen­tral, con el ar­gu­men­to de que el 80% de la po­bla­ción de Ca­ta­lu­ña lo quie­re, lo ha pe­di­do en la ca­lle y, ade­más, tie­ne el de­re­cho a ex­pre­sar su opinión so­bre su fu­tu­ro co­mo país.

De po­co han ser­vi­do las pre­sio­nes de mu­chos em­pre­sa­rios que, pu­dien­do es­tar de acuer­do con la reivin­di­ca­ción del pac­to fis­cal, se han ma­ni­fes­ta­do en con­tra de la aven­tu­ra de la in­de­pen­den­cia, co­mo el pre­si­den­te de Aber­tis, Sal­va­dor Ale­many;

el pre­si­den­te de Vue­ling, Jo­sep Pi­qué; o el po­de­ro­so pre­si­den­te de la editorial Pla­ne­ta, y pa­trón de An­te­na-3 Te­le­vi­sión y On­da Ce­ro Ra­dio, Jo­sé

Manuel La­ra, dis­pues­to a tras­la­dar­se a Za­ra­go­za o Cuen­ca si se lle­ga a la se­ce­sión. O las de­cla­ra­cio­nes ofi­cia­les de la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya

Sáenz de San­ta­ma­ría, anun­cian­do la in­ter­ven­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal an­te la con­vo­ca­to­ria de una con­sul­ta pa­ra la que las au­to­ri­da­des de la au­to­no­mía no tie­nen com­pe­ten­cias.

“Los ca­ta­la­nes, que con ra­zón se sien­ten or­gu­llo­sos de su pro­pia len­gua, cul­tu­ra y tra­di­ción po­lí­ti­ca li­be­ral -se­ña­la un in­for­me ela­bo­ra­do por el pres­ti­gio­so se­ma­na­rio The Eco­no­mist– siem­pre han co­que­tea­do con la idea de un Es­ta­do pro­pio. Lo cier­to es que ha­ce si­glos que no te­nían tan­ta li­ber­tad co­mo en las cua­tro dé­ca­das de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la mo­der­na. Y, eco­nó­mi­ca­men­te, es­tán tan li­ga­dos al res­to de Es­pa­ña que in­clu­so un di­vor­cio amis­to­so no tar­da­ría en re­sul­tar un desas­tre. Aun­que so­lo sea por eso, los em­pre­sa­rios del No­res­te se opo­nen a una di­vi­sión y los pro­duc­to­res de ca­va ya te­men un boi­cot na­vi­de­ño”.

Pe­ro es­ta vez, el con­flic­to pa­re­ce ir más allá de las ha­bi­tua­les exi­gen­cias es­tra­té­gi­cas de más di­ne­ro y de­re­chos de au­to­no­mía, y pa­re­ce ex­ten­der­se a una zo­na in­cal­cu­la­ble tam­bién pa­ra sus au­to­res. Es cier­to que en el mar­co de la com­pen­sa­ción fi­nan­cie­ra Ca­ta­lu­ña pa­ga más a Es­pa­ña de lo que re­ci­be. Pe­ro ese tam­bién es el ca­so en otros Es­ta­dos con es­truc­tu­ra fe­de­ral, véa­se Ba­vie­ra y Ba­den-Wur­tem­berg. Pe­ro allí no sue­le ha­ber par­ti­dos na­cio­na­lis­tas, cu­yo fun­da­men­to exis­ten­cial con­sis­te en exi­gir más y más has­ta que ya so­lo que­da por pe­dir la in­de­pen­den­cia. Y eso que la re­gión, que si­gue sien­do de las más ri­cas de Es­pa­ña, ya es­tá en­gan­cha­da al go­ta a go­ta de Ma­drid.

“Pues­to que Ca­ta­lu­ña es­tá tan en­deu­da­da que ya no pue­de pa­gar sus fac­tu­ras sin ayu­da, Mas ha pe­di­do a Ra­joy, que se los ha con­ce­di­do, va­rios mi­les de mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro que en es­ta si­tua­ción -se asom­bra el se­ma­na­rio bri­tá­ni­co- un na­cio­na­lis­ta de la pe­ri­fe­ria pi­da con una mano, y con la otra ha­ga ges­tos de au­to­de­ter­mi­na­ción es una nue­va for­ma de des­ca­ro”.

De des­ca­ro y de opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co, al­go a lo que se ha ido acos­tum­bran­do el país que, 34 años des­pués de apro­ba­da la Cons­ti­tu­ción, ha vis­to asom­bra­do, en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, que han em­pe­za­do a rom­per­se las cos­tu­ras y que tar­de o tem­prano habrá que bus­car una so­lu­ción tan­to a la Cons­ti­tu­ción co­mo al en­gar­ce de las au­to­no­mías den­tro del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.