Acre­cen­tar

El na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán ha des­ple­ga­do una ha­bi­li­do­sa te­la de ara­ña en la que en­re­dar a mu­chos ciu­da­da­nos, con el con­cur­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Ca­ta­lu­ña y con la ren­di­ción de la iz­quier­da ca­ta­la­na, en­tre­ga­da al pro­yec­to de la de­re­cha.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

AL­FON­SO GUE­RRA

el sig­ni­fi­ca­do que el dic­cio­na­rio atri­bu­ye al tér­mino acre­cen­tar se pue­de iden­ti­fi­car con la téc­ni­ca que du­ran­te trein­ta años ha se­gui­do el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán: me­jo­rar, en­ri­que­cer, enal­te­cer. Lo han he­cho me­dian­te el pro­ce­di­mien­to que lla­mo del sal­chi­chón. Ca­da se­ma­na, en el Con­gre­so de los Dipu­tados, han pre­sen­ta­do propuestas que ara­ña­ban al­gu­na com­pe­ten­cia con dis­cur­sos tran­qui­li­za­do­res pa­ra la so­be­ra­nía es­pa­ño­la allí re­pre­sen­ta­da. Tal o cual com­pe­ten­cia no su­po­nía gran­des cam­bios en el re­par­to com­pe­ten­cial, ar­gu­men­ta­ban.

Se­ma­na tras se­ma­na, du­ran­te trein­ta años, han ido cor­tan­do pe­que­ñas ro­da­jas has­ta que al Es­ta­do so­lo le que­dó la cuer­de­ci­ta del em­bu­ti­do. Es en ese mo­men­to cuan­do han de­ci­di­do dar el sal­to ha­cia la in­de­pen­den­cia.

No pue­de ne­gar­se que el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán ha he­cho un tra­ba­jo es­tra­té­gi­ca­men­te con­ce­bi­do y desa­rro­lla­do con éxi­to. Des­de el mo­men­to cons­ti­tu­yen­te, en 1978, pa­re­ce que te­nían cla­ro có­mo con­fun­dir a to­dos con sus pro­pó­si­tos. Cuan­do pug­na­ron con éxi­to por dis­tin­guir en la Cons­ti­tu­ción “na­cio­na­li­dad” de re­gión, se cui­da­ron de re­pe­tir que no sig­ni­fi­ca­ba otra co­sa que re­co­no­cer una cul­tu­ra y una len­gua pe­ro sin te­ner nin­gu­na as­pi­ra­ción na­cio­nal. Cuan­do se re­for­mó el Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía es­ta­ble­cie­ron que Ca­ta­lu­ña era una na­ción, pe­ro ex­pli­can­do que lo era so­lo en la in­ter­pre­ta­ción cul­tu­ral y re­cha­zan­do los ar­gu­men­tos de los que ad­ver­tían: si hoy el Par­la­men­to acep­ta “na­ción”, ma­ña­na que­rrán el Es­ta­do pro­pio.

Po­co des­pués re­cla­man el Es­ta­do, pe­ro de nue­vo con pro­ce­di­mien­tos em­bau­ca­do­res: el má­xi­mo di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta no ha uti­li­za­do ni una so­la vez la pa­la­bra in­de­pen­den­cia en sus mu­chas de­cla­ra­cio­nes de pro­vo­ca­ción de la le­ga­li­dad vi­gen­te. ¿A quién pre­ten­de en­ga­ñar? Tras la tra­yec­to­ria des­cri­ta es muy di­fí­cil, ca­si im­po­si­ble, con­fiar en las pa­la­bras del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán.

Pa­ra lle­gar al pun­to en el que es­ta­mos aho­ra el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán ha des­ple­ga­do una ha­bi­li­do­sa te­la de ara­ña en la que en­re­dar a mu­chos ca­ta­la­nes, con el con­cur­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Ca­ta­lu­ña (es­pe­cial­men­te el dia­rio La Van­guar­dia, eri­gi­do en De­par­ta­men­to de Pro­pa­gan­da de la más reac­cio­na­ria bur­gue­sía del lu­gar) y con la ren­di­ción de la iz­quier­da ca­ta­la­na, en­tre­ga­da al pro­yec­to de la de­re­cha. Los que an­tes eran socialistas, co­mu­nis­tas, eco­lo­gis­tas y di­ri­gen­tes sin­di­ca­les ren­di­dos a los pies de las 400 fa­mi­lias ca­ta­la­nas que his­tó­ri­ca­men­te han do­mi­na­do en reali­dad la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma.

Pa­ra re­ma­tar la fae­na tu­vie­ron que re­cu­rrir al ar­gu­men­to más za­fio: Es­pa­ña nos ro­ba. Es­te fal­so y xe­nó­fo­bo le­ma ha te­ni­do sus va­rian­tes ver­gon­zo­sas: el Nor­te se ha har­ta­do del Sur. Ya sa­be el lec­tor, los va­gos del Sur vi­vien­do de los es­for­za­dos del Nor­te. Aun­que so­lo fue­ra por res­pe­to a los al me­nos dos mi­llo­nes de ca­ta­la­nes que lle­ga­ron del Sur, el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán de­be­ría ser más edu­ca­do y no se­guir las di­rec­tri­ces de los reac­cio­na­rios di­ri­gen­tes de La Pa­da­nia en Ita­lia. ¿qué quie­ren de­cir los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas cuan­do acu­san a los es­pa­ño­les de ro­bar­les? Se­gún sus pa­la­bras, en Ca­ta­lu­ña se rea­li­za un so­bres­fuer­zo fis­cal res­pec­to a otros lu­ga­res de Es­pa­ña. Pe­ro, ¿aca­so quien in­gre­sa 100 en Bar­ce­lo­na pa­ga­rá más a la ha­cien­da pú­bli­ca que quien in­gre­sa 100 en Cá­ce­res, Vi­go o Má­la­ga? No, sa­ben bien que pa­ga­rá lo mis­mo, ¿cuál es el so­bres­fuer­zo fis­cal?

De tal fa­la­cia de­ri­va que Ca­ta­lu­ña es so­li­da­ria con otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y que eso tie­ne que cam­biar. La so­li­da­ri­dad no se pro­du­ce en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, sino en­tre con­tri­bu­yen­tes. Lo que se re­cau­da de los ri­cos en Ca­ta­lu­ña y Ex­tre­ma­du­ra sir­ve pa­ra sub­ve­nir las ne­ce­si­da­des de los po­bres de Ex­tre­ma­du­ra y de Ca­ta­lu­ña. Si en­ten­dié­ra­mos el prin­ci­pio na­cio­na­lis­ta de que lo re­cau­da­do en un te­rri­to­rio de­be que­dar­se en el te­rri­to­rio ha­bría que apli­car­lo a to­das las pro­vin­cias de Ca­ta­lu­ña en­tre sí, y a las ciu­da­des, y has­ta a los ba­rrios de ca­da ciu­dad, lo que su­pon­dría una asig­na­ción de los tri­bu­tos en pro­por­ción di­rec­ta

a la ri­que­za, jus­ta­men­te el efec­to con­tra­rio pa­ra el que se crea­ron los sis­te­mas im­po­si­ti­vos. Una le­yen­da más que cer­ti­fi­ca la fal­si­fi­ca­ción del na­cio­na­lis­mo. Sin em­bar­go, es­te ra­zo­na­mien­to que pa­re­ce sencillo de com­pren­der no ca­la fá­cil­men­te en la po­bla­ción ca­ta­la­na, por­que no hay nin­gún par­ti­do dis­pues­to a com­ba­tir­lo. Al Par­ti­do Po­pu­lar no le re­pug­na ese sis­te­ma in­so­li­da­rio, por eso se abs­tu­vo en la vo­ta­ción del en­gen­dro lla­ma­do pac­to fis­cal, pe­ro que no cuen­te con la opo­si­ción com­ba­ti­va de la iz­quier­da es una re­nun­cia a sus prin­ci­pios. Lo ex­pli­ca bien en un va­lien­te e in­te­li­gen­te ar­tícu­lo An­dreu Jau­me, cuan­do sen­ten­cia que el so­cia­lis­mo ca­ta­lán “ha­ce mu­cho que ven­dió su al­ma so­cial­de­mó­cra­ta al dios del na­cio­na­lis­mo”.

En­ton­ces, ¿quién lu­cha­rá por la li­ber­tad de los ca­ta­la­nes? ¿Quién im­pe­di­rá que un re­du­ci­do nú­me­ro de fa­mi­lias de la bur­gue­sía con­so­li­de su po­der pa­ra siem­pre, con­tro­le la ha­cien­da y el pen­sa­mien­to en Ca­ta­lu­ña? fren­te al es­pec­tácu­lo enar­de­ce­dor de las ma­sas de los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas, los lí­de­res na­cio­na­les mues­tran una pa­si­vi­dad he­la­do­ra. No ha ha­bi­do ni si­guie­ra una de­cla­ra­ción so­lem­ne del pre­si­den­te del Go­bierno de Es­pa­ña que de­ten­ga la lo­cu­ra or­ga­ni­za­da, que ase­gu­re que la Cons­ti­tu­ción es, cla­ro es­tá, mo­di­fi­ca­ble, pe­ro que an­tes hay que cum­plir­la, que las aven­tu­ras de rom­per la le­ga­li­dad tie­nen una res­pues­ta inequí­vo­ca y ro­tun­da.

Por otra par­te son mu­chos los que bus­can y en­cuen­tran una so­lu­ción en la mo­di­fi­ca­ción del Es­ta­do has­ta con­ver­tir­lo en un Es­ta­do fe­de­ral. Aten­ción a lo que es­to sig­ni­fi­ca, no va­ya­mos a em­bar­car­nos en un cam­bio tras­cen­den­tal sin sa­ber cuál es el puer­to de lle­ga­da.

De en­tra­da hay que re­cha­zar las fór­mu­las de al­qui­mis­tas li­te­ra­rios que ha­blan de fe­de­ra­lis­mo asi­mé­tri­co, una con­tra­dic­ción in­ter­na. Fe­de­ra­lis­mo sig­ni­fi­ca, en­tre otras co­sas, dis­tri­bu­ción igua­li­ta­ria del po­der, por lo que, ¡aten­ción!, el con­cier­to eco­nó­mi­co vas­co y la ley de ame­jo­ra­mien­to na­va­rra en­tra­rían en con­flic­to.

En de­mo­cra­cia to­do se pue­de plan­tear con la cla­ra exi­gen­cia de res­pe­tar las nor­mas vi­gen­tes. Y to­do lo que no res­pon­da al res­pe­to de las le­yes de­be te­ner una res­pues­ta pro­por­cio­na­da a la vio­la­ción de la le­ga­li­dad.

Vuel­ta al prin­ci­pio. Acre­cen­tar, me­jo­rar, en­ri­que­cer, enal­te­cer. Sí, enal­te­cer al pue­blo ca­ta­lán con la re­cu­pe­ra­ción de una so­be­ra­nía que nun­ca exis­tió, con un es­lo­gan in­mo­ral de “nos es­tán ro­ban­do”; me­jo­rar, en­ri­que­cer ¿a quién? Des­de lue­go no a aque­llos ca­ta­la­nes a los que los na­cio­na­lis­tas es­tán re­du­cien­do o eli­mi­nan­do los de­re­chos so­cia­les con­quis­ta­dos du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das. Ca­ta­lu­ña ne­ce­si­ta que al­gún par­ti­do ha­ble con la ver­dad y se en­fren­te a las men­ti­ras del na­cio­na­lis­mo. Si no, mal nos irá a to­dos, en es­pe­cial al pue­blo ca­ta­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.