Dos ca­mi­nos pa­ra la re­ti­ra­da es­pa­ño­la de Af­ga­nis­tán

De­fen­sa es­tu­dia va­rios pla­nes pa­ra la re­ti­ra­da es­ca­lo­na­da que se va a ini­ciar en no­viem­bre: la dis­yun­ti­va es re­pa­triar el ma­te­rial por el Nor­te, vía Turk­me­nis­tán, o cru­zar los san­tua­rios ta­li­ba­nes del Sur has­ta el puer­to de Ka­ra­chi (Pa­kis­tán).

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La ope­ra­ción de lo­gís­ti­ca más com­ple­ja pa­ra el Ejér­ci­to es­pa­ñol des­de la pre­ci­pi­ta­da re­ti­ra­da de Irak en 2004 es­tá a pun­to de ser pues­ta ne­gro so­bre blan­co. El Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa lle­va va­rias se­ma­nas ela­bo­ran­do pla­nes pa­ra la sa­li­da es­ca­lo­na­da de Af­ga­nis­tán, con­cre­ta­men­te de la pro­vin­cia de Badg­his. Un pro­ce­so que se ini­cia­rá en el mes de no­viem­bre con el re­gre­so, has­ta fi­na­les de año, del 10% de los 1.500 efec­ti­vos que el con­tin­gen­te es­pa­ñol tie­ne des­ple­ga­dos allí en la ac­tua­li­dad. Otro 40% lo ha­rá en 2013 y el 50% res­tan­te, en 2014, se­gún el ca­len­da­rio de Ma­riano Ra­joy y su mi­nis­tro de De­fen­sa, Pe­dro Mo­re­nés, ela­bo­ra­do con los so­cios alia­dos, aun­que hay pre­sio­nes in­ter­nas pa­ra que el re­plie­gue se com­ple­te el pró­xi­mo año de una ta­ca­da, si­guien­do el ejem­plo de Fran­cia y otros paí­ses eu­ro­peos.

¿Por dón­de se re­pa­tria­rá el grue­so del ma­te­rial es­pa­ñol? Es la pre­gun­ta del mi­llón y la ten­drá que res­pon­der en úl­ti­ma ins­tan­cia el Go­bierno al ser una de­ci­sión po­lí­ti­ca. El pri­mer in­con­ve­nien­te es que por ai­re no se pue­de trans­por­tar to­do de vuel­ta a Es­pa­ña por el al­to cos­te de la fac­tu­ra fi­nal. Nues­tro país aca­ba de fir­mar un acuer­do con Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos pa­ra “fa­ci­li­tar” el re­plie­gue y que los avio­nes pue­dan re­pos­tar en es­te país del Gol­fo Pér­si­co, pe­ro el pri­mer pro­ble­ma es que el al­qui­ler de los An­to­nov ru­sos es­tá muy dispu­tado en­tre los alia­dos y su uso dis­pa­ra­ría el cos­te de una re­ti­ra­da pa­ra la que ya se ba­ra­ja un des­em­bol­so de en­tre 60 y 70 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún las ci­fras que apor­tó el ge­ne­ral en la re­ser­va Luis Alejandre en un re­cien­te ar­tícu­lo en La Ra­zón.

Bél­gi­ca, por ejem­plo, re­ple­ga­rá la mi­tad de su con­tin­gen­te en la pri­me­ra quin­ce­na de oc­tu­bre con la ayu­da de 10

An­to­nov, en los que se me­te­rán 60 vehícu­los y 50 con­te­ne­do­res de ma­te­rial. Los avio­nes de trans­por­te irán has­ta Tur­quía y des­de allí se ha­rá la vuel­ta por mar. Sin em­bar­go, mu­cho ma­te­rial se que­da­rá en te­rri­to­rio af­gano, se­gún ad­vir­tió el te­nien­te ge­ne­ral re­ti­ra­do Pe­dro Pi­tarch en su blog, y par­te de él que­da­rá a dis­po­si­ción de los fran­ce­ses. En con­tra­par­ti­da, los bel­gas apo­ya­rán con C-130 el re­plie­gue ga­lo a tra­vés de Dus­han­be (Ta­yi­kis­tán) el pró­xi­mo ve­rano.

Por su par­te, los C-5 Ga­laxy es­ta­dou­ni­den­ses es­tán des­car­ta­dos ya que la Ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma ya los es­tá uti­li­zan­do pa­ra el mis­mo co­me­ti­do. Así las co­sas, la úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra Es­pa­ña es trans­por­tar por tie­rra to­do el ma­te­rial que sea de pro­ve­cho, so­bre to­do los blin­da­dos RG-31, que tan­tas vi­das han sal­va­do es­tos dos úl­ti­mos años.

El pa­so por el ve­cino Irán es­tá prohi­bi­do ya que Teherán no au­to­ri­za que los paí­ses de la ISAF -la fuer­za internacional en Af­ga­nis­tán- uti­li­cen su te­rri­to­rio o su es­pa­cio aé­reo. De ahí que la dis­yun­ti­va en Ma­drid se cen­tre en sa­lir de He­rat ha­cia el Nor­te, vía Turk­me­nis­tán, y de ahí rea­li­zar un lar­go ca­mino en tren por Asia cen­tral o otro más cor­to has­ta el ae­ró­dro­mo de Dus­han­be; o bien to­mar el ca­mino del Sur pa­ra em­bar­car el ma­te­rial en el puer­to de Ka­ra­chi (Pa­kis­tán).

Las dos op­cio­nes de re­plie­gue tie­nen pros y con­tras. La sa­li­da del con­voy es­pa­ñol por el Nor­te has­ta el pues­to fron­te­ri­zo de Turg­hun­di es el tra­yec­to más cor­to y el que ha uti­li­za­do el Ejér­ci­to ita­liano pa­ra eva­cuar en sep­tiem­bre a su con­tin­gen­te de la pro­vin­cia de Badg­his, pe­ro el ca­mino no es­tá as­fal­ta­do, exis­te pre­sen­cia ta­li­bán y el ope­ra­ti­vo es cos­to­so al te­ner lue­go que atra­ve­sar va­rios paí­ses de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca y de­pen­der de los An­to­nov.

Exis­te una va­rian­te que se­ría uti­li­zar la ru­ta Lit­hium, que va de Qa­la-i-Naw has­ta Ba­la Murg­hab y de ahí a Turk­me­nis­tán, pe­ro la con­fluen­cia de ca­mi­nos que desem­bo­can en Ba­la Murg­hab es uno de los pun­tos más pe­li­gro­sos de Af­ga­nis­tán. Los ta­li­ba­nes ri­va­li­zan en fuer­za en es­te va­lle con los tra­fi­can­tes de dro­ga y el cri­men or­ga­ni­za­do, y los pro­pios ita­lia­nos su­frie­ron allí en 2009 la “ba­ta­lla más cruen­ta de to­da la gue­rra ita­lia­na en es­te país”, se­gún la web www.ana­li­si­di­fe­sa.it, “en la que mu­rie­ron cien­tos de in­sur­gen­tes”. Por ello, no ha ex­tra­ña­do que Ro­ma de­ci­die­se re­ple­gar ha­cia He­rat a su con­tin­gen­te de 450 efec­ti­vos de Ba­la Murg­hab, en vez de ha­cer el tra­yec­to más cor­to has­ta Turk­me­nis­tán.

Es­pa­ña ha­rá lo mis­mo con sus des­ta­ca­men­tos más ex­pues­tos al ata­que ta­li­bán, ya que el de­par­ta­men­to de Pe­dro Mo­re­nés tie­ne pre­vis­to des­man­te­lar los pues­tos avan­za­dos de Lu­di­na y Mo­qur

(ver ma­pa so­bre es­tas lí­neas) en los pri­me­ros me­ses de 2013. El si­guien­te pa­so se­ría en­tre­gar a las fuer­zas de se­gu­ri­dad af­ga­nas las ins­ta­la­cio­nes de Qa­la-i-Naw y pro­ce­der al re­plie­gue has­ta He­rat.

La sa­li­da ha­cia Pa­kis­tán.

La otra op­ción de re­plie­gue des­de la ca­pi­tal de Badg­his es por el Sur, di­ri­gién­do­se ha­cia Kan­dahar, la fron­te­ra pa­quis­ta­ní y el puer­to de Ka­ra­chi, don­de se em­bar­ca­ría ha­cia Es­pa­ña to­do el car­ga­men­to em­ba­la­do. Una ru­ta de 1.500 ki­ló­me­tros que es la op­ción más eco­nó­mi­ca y rá­pi­da en cuan­to a tiem­po, pe­ro que con­lle­va ries­gos im­por­tan­tes.

La ma­yor par­te del tra­yec­to se ha­ría por el lla­ma­do Ring Road, la ca­rre­te­ra as­fal­ta­da que cir­cun­va­la ca­si to­do Af­ga­nis­tán, pe­ro tan­to las pro­vin­cias de Hel­mand y Kan­dahar co­mo el nor­te de Pa­kis­tán son san­tua­rios ta­li­ba­nes, y el ries­go de su­frir un ata­que de la in­sur-

Badg­his. Blin­da­dos es­pa­ño­les atra­vie­san un po­bla­do en la re­gión de Badg­his.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.