Le­tra­dos a de­do en el Cons­ti­tu­cio­nal

El Cons­ti­tu­cio­nal, el Su­pre­mo y el CGPJ asien­tan su tra­ba­jo en la la­bor de 185 ex­per­tos, mu­chos de los cua­les no son jue­ces o fis­ca­les ni son se­lec­cio­na­dos por opo­si­ción.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

En la tras­tien­da de la no­ble­za de las ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les es­ca­sean los jue­ces y son nu­me­ro­sos los pues­tos de con­fian­za. El cuer­po téc­ni­co, los le­tra­dos, que asis­ten en sus fun­cio­nes a los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y del Tri­bu­nal Su­pre­mo y a los vo­ca­les del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), es­tá for­ma­do en mu­chos ca­sos por ex­per­tos ju­rí­di­cos co­mo ca­te­drá­ti­cos de uni­ver­si­dad o abogados, so­bre cu­yos in­for­mes y opi­nio­nes des­can­san de­ci­sio­nes ju­di­cia­les y que no son exac­ta­men­te le­tra­dos de ca­rre­ra. Por el con­tra­rio, y se­gún el tri­bu­nal del que se tra­te, exis­ten mu­chos de es­tos ex­per­tos que lle­gan co­mo per­so­nal de con­fian­za de un de­ter­mi­na­do ma­gis­tra­do. Fuen­tes del Cons­ti­tu­cio­nal con­si­de­ran nor­mal que los ma­gis­tra­dos quie­ran ro­dear­se de per­so­nas cu­ya va­lía co­no­cen de otros ám­bi­tos -es­pe­cial­men­te de la uni­ver­si­dad- por me­dio, ade­más, de un sis­te­ma de elec­ción que fa­vo­re­ce la dis­cre­cio­na­li­dad en la con­tra­ta­ción que la ley re­co­no­ce a los ma­gis­tra­dos. Son ellos mis­mos quie­nes, en el ca­so del Cons­ti­tu­cio­nal, pue­den pro­po­ner una de­ter­mi­na­da can­di­da­tu- ra al Pleno del que for­man par­te, o, en el ca­so del CGPJ, ela­bo­rar la ter­na so­bre la que pos­te­rior­men­te se pro­nun­cia­rá el Pleno de es­te ór­gano.

Los ma­gis­tra­dos y vo­ca­les apo­yan su tra­ba­jo en los in­for­mes y opi­nio­nes que emi­te el cuer­po de le­tra­dos de ca­da ins­ti­tu­ción -100 pa­ra cin­co vo­ca­les del CGPJ, 40 pa­ra 12 ma­gis­tra­dos en el Cons­ti­tu­cio­nal y 35 pa­ra los 80 ma­gis­tra­dos del Su­pre­mo- que, con un suel­do equi­pa­ra­do al de un ma­gis­tra­do -47.494 eu­ros bru­tos anua­les, se­gún un in­for­me de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra la Efi­ca­cia de la Jus­ti­cia- son cla­ve pa­ra la or­ga­ni­za­ción de los tra­ba­jos de tri­bu­na­les co­mo el Cons­ti­tu­cio­nal, don­de ca­da año en­tran al­re­de­dor de 9.000 nue­vos ca­sos.

Sin em­bar­go, no to­dos son igua­les en cuan­to a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y, so­bre to­do, por la for­ma en la que ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en ele­men­to in­dis­pen- sa­ble. Así, mien­tras que los 100 le­tra­dos que asis­ten los tra­ba­jos de los 20 vo­ca­les del CGPJ lo son de ca­rre­ra, los 80 ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo -en­tre ellos el pre­si­den­te y los pre­si­den­tes de las cin­co sa­las- tie­nen cier­ta “dis­cre­cio­na­li­dad” a la ho­ra de ele­gir a par­te de los 35 le­tra­dos que tra­ba­jan con ellos. Fuen­tes ju­di­cia­les in­di­can que no to­dos es­tán ads­cri­tos por opo­si­ción al Su­pre­mo, sino que hay otros que han ac­ce­di­do a él por un con­cur­so de mé­ri­tos y me­dian­te de­ci­sión del Pleno del Su­pre­mo.

“Per­so­nal de con­fian­za”.

Don­de más ca­pa­ci­dad de se­lec­ción tie­nen los ma­gis­tra­dos es en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, don­de la ley les per­mi­te de­sig­nar le­tra­dos “li­bre­men­te en ré­gi­men de ads­crip­ción tem­po­ral” en­tre fun­cio­na­rios abogados, pro­fe­so­res de uni­ver­si­dad, ma­gis­tra­dos o fis­ca­les. Se­gún la Me­mo­ria de 2011, a día de hoy la ma­yo­ría de le­tra­dos del Cons­ti­tu­cio­nal son “co­yun­tu­ra­les” o “per­so­nal de con­fian­za”, tal y co­mo se re­fie­re a ellos una fuen­te del tri­bu­nal. Son ele­gi­dos por el Pleno “a pe­ti­ción” de un ma­gis­tra­do en par­ti­cu­lar y, co­mo ocu­rre pa­ra los otros le­tra­dos en los de­más tri­bu­na­les, su tra-

ba­jo es exa­mi­na­do ca­da tres años por el Pleno -pa­sa­do “por la ITV”-. No es na­da ha­bi­tual que nin­guno pier­da su pues­to de for­ma in­vo­lun­ta­ria. Igual­men­te, tam­bién es fre­cuen­te que no ago­ten los nue­ve años de man­da­to, pues­to que lo nor­mal es que an­tes sean lla­ma­dos a otro des­tino más re­la­cio­na­do con su per­fil -bien a una uni­ver­si­dad en el ca­so de los ca­te­drá­ti­cos bien a un juz­ga­do, en el ca­so de se­cre­ta­rios ju­di­cia­les o jue­ces-.

El tra­ba­jo en el Cons­ti­tu­cio­nal de es­tos ex­per­tos, que no tie­nen por qué ser jue­ces, es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te y con im­pli­ca­cio­nes im­por­tan­tes en los fa­llos ju­di­cia­les, pues­to que son cla­ve pa­ra ali­ge­rar el tra­ba­jo de un tri­bu­nal en el que en­tran to­dos los años al­re­de­dor de 9.000 nue­vos ca­sos. La se­cre­ta­ría ge­ne­ral se en­car­ga de re­par­tir­los en dos sen­ti­dos: por un la­do, se en­car­ga de asig­nar un po­nen­te del asun­to en­tre los dis­tin­tos ma­gis­tra­dos, pe­ro pre­via­men­te asig­na el te­ma en­tre los le­tra­dos, que son los en­car­ga­dos de in­for­mar de­ta­lla­da­men­te so­bre el ca­so al ma­gis­tra­do pa­ra que es­te de­ci­da si lo ad­mi­te o no o si lo trans­fie­re a otro com­pa­ñe­ro.

La nor­ma ge­ne­ral es que to­dos los le­tra­dos, de ca­rre­ra o tem­po­ra­les, son ele­gi­dos por un pe­rio­do que va des­de los 10 años del CGPJ a los 9 del Cons­ti­tu­cio­nal, a lo lar­go de los cua­les pa­san por eva­lua­cio­nes ca­da tres años. En el Cons­ti­tu­cio­nal se con­si­de­ra nor­mal que con la lle­ga­da de los nue­vos ma­gis­tra­dos es­tos lle­ven con­si­go a per­so­nal de con­fian­za, que, tal y co­mo ocu­rre en la ac­tua­li­dad, pro­vie­ne muy a me­nu­do de la uni­ver­si­dad, pues­to que son pro­fe­so­res y ca­te­drá­ti­cos. La nor­ma, en to­do ca­so, es que tie­nen que ser fun­cio­na­rios.

“Le­tra­dos per­so­na­les”.

Un ex­vo­cal del CGPJ ex­pli­ca a Tiem­po que en el ca­so del ór­gano de go­bierno de los jue­ces, el ac­ce­so de los le­tra­dos se pro­du­ce si­guien­do el mis­mo mé­to­do que en cual­quier otro nom­bra­mien­to: se abre una con­vo­ca­to­ria a la que pue­de con­cu­rrir to­do aquel que cum­pla los re­qui­si­tos y de ahí se se­lec­cio­na una ter­na que se ele­va al Pleno -a los 20 vo­ca­les- que a la pos­tre son los en­car­ga­dos de de­ci­dir qué cen­te­nar de per­so­nas se con­ver­ti­rá en le­tra­do del Con­se­jo. A pe­sar de que son los mis­mos vo­ca­les quie­nes se­lec­cio­nan a los le­tra­dos, es­te ex­vo­cal nie­ga que el pro­ce­so en es­te ór­gano ten­ga las do­sis de dis­cre­cio­na­li­dad -de elec­ción per­so­nal­que exis­ten en el Cons­ti­tu­cio­nal, con sus “le­tra­dos per­so­na­les”. Ocu­rre los mis­mo en el Su­pre­mo, don­de se des­ta­ca que ni si­quie­ra hay un le­tra­do por ca­da uno de sus 80 ma­gis­tra­dos. To­dos ellos tra­ba­jan pa­ra las dis­tin­tas sa­las, sin ads­crip­ción a nin­gu­na per­so­na en par­ti­cu­lar.

Ce­re­mo­nia. El Rey pre­si­dió la aper­tu­ra del año ju­di­cial en la se­de del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.