Contracrónica de una de­ci­sión

El ade­lan­to de las elec­cio­nes ca­ta­la­nas obe­de­ce en bue­na me­di­da a in­tere­ses es­tric­ta­men­te par­ti­dis­tas.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Us­te­des per­do­na­rán la re­in­ci­den­cia, pe­ro es que lo de Ca­ta­lu­ña se me an­to­ja cues­tión de una gra­ve­dad na­da co­yun­tu­ral. El im­pac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca lo con­ta­mi­na to­do, más no de­ja de ser una he­ri­da, pro­fun­da pe­ro tran­si­to­ria, que de un mo­do u otro aca­ba­re­mos su­tu­ran­do. La se­ce­sión de una par­te de Es­pa­ña, en cam­bio, re­pre­sen­ta­ría el fra­ca­so de un pro­yec­to co­mún. Trau­má­ti­co e irre­ver­si­ble. In­sis­to por tan­to en la ma­te­ria no so­lo por­que no con­ci­bo una Es­pa­ña sin Ca­ta­lu­ña, que tan­to da mi opinión, sino ma­yor­men­te por es­tar cons­ta­tan­do día tras día la abu­lia de quie­nes así pien­san y no se atre­ven a de­fen­der, des­de po­si­cio­nes tan le­gí­ti­mas co­mo las con­tra­rias, la idea de una Es­pa­ña plu­ral y so­li­da­ria. No me re­fie­ro so­lo a la cla­se po­lí­ti­ca. Asis­ti­mos im­pá­vi­dos al si­len­cio atro­na­dor de quie­nes se re­be­lan (con ra­zón) con­tra la subida del IVA cul­tu­ral ( en de­fen­sa de sus len­te­jas), pe­ro ol­vi­dan su in­ter­na­cio­na­lis­mo pa­ra no po­ner en pe­li­gro las sub­ven­cio­nes que con­ce­de el na­cio­na­lis­mo. Me re­fie­ro a los que acep­tan sin re­chis­tar la bur­da ma­ni­pu­la­ción de he­chos y sen­ti­mien­tos. Me re­fie­ro a los que se pres­tan a ser vehícu­lo de esa ma­ni­pu­la­ción.

Ma­ña­na de do­min­go en La Ram­bla; quios­co de pren­sa a la al­tu­ra de La Bo­que­ría. Pri­me­ra pá­gi­na: una en­cues­ta. Emo­ti­cono co­lor ver­de es­pe­ran­za, ca­ra re­don­da y son­rien­te que re­pre­sen­ta el apo­yo so­cial a la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Emo­ti­cono co­lor na­za­reno de Se­ma­na San­ta cas­te­lla­na, tris­te y an­ti­pá­ti­co, que re­fle­ja el res­pal­do, más bien ra­quí­ti­co, de los que quie­ren se­guir den­tro de Es­pa­ña. Jus­to de­ba­jo del de­mos­có­pi­co ar­coí­ris mul­ti­co­lor, sub­ven­cio­na­do, que anun­cia la bue­na nue­va, el par­te de gue­rra eco­nó­mi­co que des­gra­na las ma­las no­ti­cias de ca­da día y apun­ta al cul­pa­ble de siem­pre, el “Go­bierno de Ma­drid”. To­do un ejer­ci­cio de ex­qui­si­ta pres­ti­di­gi­ta­ción pe­rio­dís­ti­ca que na­die se atre­ve a de­nun­ciar. To­do mi res­pal­do al de­re­cho a de­ci­dir; pe­ro tam­bién con­vie­ne reivin­di­car el de­re­cho a de­ci­dir sin ser im­pu­ne­men­te ma­ni­pu­la­do.

La ma­ni­pu­la­ción no so­lo con­sis­te en re­tor­cer la reali­dad. Tam­bién se ma­ni­pu­la cuan­do so­lo se cuen­ta una par­te de es­ta. Es cier­to, co­mo ase­gu­ra el molt ho­no­ra­ble Ar­tur Mas, que las ame­na­zas lo úni­co que pro­vo­can es más sen­ti­mien­to so­be­ra­nis­ta. Pe­ro tam­bién se fa­bri­can in­de­pen­den­tis­tas bie­nin­ten­cio­na­dos ocul­tan­do la ver­dad. O exa­cer­ban­do unas ver­da­des y mi­nus­va­lo­ran­do otras. Un ejem­plo, que po­dría­mos ti­tu­lar “La contracrónica de una de­ci­sión arries­ga­da”: Mas, con el ade­lan­to elec­to­ral, se aho­rra una me­di­da que iba a des­gas­tar co­mo po­cas al Go­vern (re­cor­te de un 15% en el presupuesto de 2013) y la “hu­mi­lla­ción” de pe­dir fon­dos de for­ma reite­ra­da a la ca­ja del Es­ta­do (la deu­da ca­ta­la­na, no lo ol­vi­de­mos, es­tá ca­li­fi­ca­da por Stan­dard and Poors co­mo “bono ba­su­ra”) pa­ra pa­gar los gas­tos co­rrien­tes de la Ge­ne­ra­li­tat; que­dan sus­pen­di­das las dos co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción pre­vis­tas en el Par­la­ment (irre­gu­la­ri­da­des en la ges­tión de la sa­ni­dad y ca­jas) y anu­la­dos sus efec­tos elec­to­ra­les; se eli­mi­na de la agen­da po­lí­ti­ca el ca­so Pa­lle­rols (fi­nan­cia­ción irre­gu­lar de CiU), cu­yo jui­cio es­tá pre­vis­to que se ce­le­bre en enero. A sa­ber, nun­ca de­jes que los es­cán­da­los te arrui­nen una es­plén­di­da ex­pec­ta­ti­va elec­to­ral.

Pe­ro no, de to­do es­to se ha­bla po­co. Tam­po­co de que los ver­da­de­ros ga­na­do­res de es­te pul­so, pa­se lo que pa­se, son los Pu­jol. Si Mas triun­fa se irá, co­mo él mis­mo ha anun­cia­do, y se­rá sus­ti­tui­do por Oriol Pu­jol. Si Mas fra­ca­sa, to­ma­rá el re­le­vo Oriol Pu­jol. Hay in­tere­ses po­lí­ti­cos y de otras ín­do­les en que es­to sea así, pe­ro na­die abre la bo­ca. Si los ca­ta­la­nes, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, quie­ren ser in­de­pen­dien­tes, lo aca­ba­rán sien­do. Pe­ro an­tes, tie­nen el de­re­cho, y la obli­ga­ción, de exi­gir to­da la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.