Víc­ti­mas de What­sapp y Fa­ce­book sin sa­ber­lo

Las re­des so­cia­les y las apli­ca­cio­nes in­te­li­gen­tes que in­cor­po­ran los te­lé­fo­nos mó­vi­les po­nen en pe­li­gro la in­ti­mi­dad de sus usua­rios.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FERNANDO RUE­DA

Siem­pre he con­si­de­ra­do Fa­ce­book al­ta­men­te pe­li­gro­so. Si a ello le aña­di­mos el re­co­no­ci­mien­to fa­cial, peor aún, da­das las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad de Fa­ce­book. ¿Por qué? Por­que aun­que Fa­ce­book per­mi­te res­trin­gir la in­for­ma­ción que com­par­ti­mos en la Red, lo ha­ce de for­ma com­pli­ca­da, di­fí­cil de con­fi­gu­rar pa­ra cual­quier usua­rio me­dio y con una to­le­ran­cia muy al­ta de for­ma pre­de­ter­mi­na­da. Los pro­gra­mas de re­co­no­ci­mien­to fa­cial no son nue­vos, pe­ro quien los usa­ba lo ha­cía ex­pre­sa­men­te y, por tan­to, era cons­cien­te de lo que ha­cía. El pe­li­gro de aña­dir es­ta he­rra­mien­ta a Fa­ce­book es que mi­llo­nes de usua­rios pue­den ser víc­ti­mas de ella sin sa­ber­lo”.

Fé­lix Itur­bi­de, pres­ti­gio­so es­pe­cia­lis­ta en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­cio­nes, es así de ro­tun­do fren­te a una de las ma­yo­res in­no­va­cio­nes que ac­tual­men­te es­tá re­vo­lu­cio­nan­do el mun­do de los or­de­na­do­res. Se tra­ta de iden­ti­fi­car en las fotos per­so­na­les que se cuel­gan en la Red a las per­so­nas que se co­no­ce, pa­ra que a par­tir de ese mo­men­to el sis­te­ma iden­ti­fi­que au­to­má­ti­ca­men­te a nues­tro ami­go ca­da vez que apa­rez­ca en cual­quier otra ima­gen.

Una fic­ción he­cha reali­dad.

La con­se­cuen­cia cla­ra es que gra­cias a esa tec­no­lo­gía bio­mé­tri­ca, que ca­da vez se es­tá desa­rro­llan­do más y más, me­tien­do la fo­to de una per­so­na se la pue­de iden­ti­fi­car y ob­te­ner to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble en la Red. Ha­ce años pa­re­cía una cues­tión im­po­si­ble, pro­duc­to de guio­nis­tas fu­tu­ris­tas del ci­ne, pe­ro ya es una reali­dad. Y más tras co­no­cer­se ha­ce unos me­ses que la com­pa­ñía de Mark Zuc­ker­berg ha­bía com­pra­do la com­pa­ñía is­rae­lí Fa­ce.com, que se ha­bía es­pe­cia­li­za­do en el desa­rro­llo de la iden­ti­fi­ca­ción por imá­ge­nes y ha­bía da­do un pa­so más: ya su­gie­re al usua­rio el nom­bre de per­so­nas que apa­re­cen en su fo­to y que es­tán en su ba­se de da­tos.

En Es­pa­ña na­die ha mos­tra­do la su­fi­cien­te in­quie­tud co­mo pa­ra mo­vi­li­zar a cual­quier au­to­ri­dad po­lí­ti­ca o ju­di­cial pa­ra que pon­ga lí­mi­te a lo que po­dría ter­mi­nar sien­do el ma­yor con­trol nun­ca vis­to so­bre los ciu­da­da­nos. Pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos ya se ha en­cen­di­do la luz de alar­ma por el te­ma de la pri­va­ci­dad, pi­san­do la lí­nea que se­ña­la­ba Fé­lix Itur­bi­de re­la­ti­va a que Fa­ce­book pue­de no pro­te­ger su­fi­cien­te­men­te la vi­da pri­va­da de sus usua­rios, es­pe­cial­men­te por­que al­ma­ce­na mi­llo­nes de fotos con in­for­ma­ción de­ta­lla­da adosada, que no siem­pre les ha si­do en­tre­ga­da de una for­ma ple­na­men­te cons­cien­te.

Es­ta mis­ma in­ves­ti­ga­ción la es­tán lle­van­do a ca­bo las au­to­ri­da­des de No­rue­ga, que denuncian que el re­co­no­ci­mien­to fa­cial de Fa­ce­book es una he­rra­mien­ta muy po­de­ro­sa que no tie­nen cla­ro có­mo fun­cio­na en el día a día. La Unión Eu­ro­pea tam­bién es­tá in­ves­ti­gan­do los me­ca­nis­mos de la to­do­po­de­ro­sa em­pre­sa, po­nien­do én­fa­sis en el que per­mi­te su­ge­rir nom­bres de usua­rios que el sis­te­ma re­co­no­ce fa­cial­men­te.

Luis En­ri­que Co­rre­de­ra de Col­sa, in­ge­nie­ro en In­for­má­ti­ca y so­cio fun­da­dor de FLAG So­lu­tions, afir­ma que el re­co­no­ci­mien­to fa­cial “es un bom­ba­zo, por­que has­ta ha­ce po­co la bús­que­da ba­sa­da en imá­ge­nes era muy di­fí­cil; es­to ha­ce ya unos años que es­tá su­pe­ra­do e in­clu­so pue­des bus­car fotos en Goo­gle su­bien­do otra fo­to, lo he pro­ba­do con ca­ras de famosos y fun­cio­na per­fec­ta­men­te”. Des­de un pun­to de vis­ta per­so­nal, Co­rre­de­ra de Col­sa cree que “el he­cho de que Fa­ce­book eti­que­ta­ra au­to­má­ti­ca­men­te las ca­ras en las fo­to­gra­fías era una prác­ti­ca que afec­ta­ba a la pri­va­ci­dad, pe­ro, por otro la­do, ayu­da­ba al con­trol de tu ima­gen: ¿en cuán­tas fotos es­toy aun­que no soy cons­cien­te de ello?”.

Co­rre­de­ra no tie­ne la más mí­ni­ma du­da de que “Fa­ce­book ha­ce el eti­que­ta­do de to­das las fotos, aun­que no lo mues­tre a los usua­rios”. “Des­de un pun­to de vis­ta de ex­plo­ta­ción de da­tos y re­la­cio­nes

“Son da­tos que van por la Red y to­do lo que va por la Red pue­de ser ro­ba­do”, ad­vier­te un ex­per­to Las au­to­ri­da­des no­rue­gas es­tán in­ves­ti­gan­do la nue­va he­rra­mien­ta de Fa­ce­book, que con­si­de­ran pe­li­gro­sa

en­tre per­so­nas y afi­cio­nes, pue­de ser de gran uti­li­dad, al me­nos pa­ra fi­nes pu­bli­ci­ta­rios”, aña­de. Es­te ex­per­to se aven­tu­ra más allá, ba­sán­do­se en sus pro­pios da­tos: “Pien­so que Fa­ce­book ex­plo­ta ese ni­vel de re­la­ción ba­sa­do en apa­ri­cio­nes en fo­to­gra­fías y lo po­ne a dis­po­si­ción de los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad de los Es­ta­dos, en tér­mi­nos si­mi­la­res a los que les per­mi­te el ac­ce­so al res­to de la in­for­ma­ción”.

Fé­lix Itur­bi­de, por su par­te, afir­ma: “Son da­tos que van por la Red, y to­do lo que va por la Red pue­de ser ro­ba­do. Si ata­can con éxi­to ser­vi­do­res de la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, por qué no lo van a lo­grar con Fa­ce­book... y más aún si el ata­que es de paí­ses pro­pia­men­te di­chos, co­mo pue­den ser Chi­na o Es­ta­dos Uni­dos, es­con­di­dos ba­jo otra iden­ti­dad”.

¿Es se­gu­ro What­sApp?

El What­sApp, un ser­vi­cio de men­sa­je­ría gra­tui­ta, es usa­do por mi­llo­nes de per­so­nas por­que es una de las apli­ca­cio­nes ins­ta­la­das en cual­quier smartp­ho­ne. El mó­vil es ca­ro, pe­ro esa apli­ca­ción aho­rra mu­cho di­ne­ro. Du­ran­te mu­cho tiem­po, las de­nun­cias apa­re­cían con­ti­nua­men­te en las pá­gi­nas es­pe­cia­li­za­das en in­for­má­ti­ca. Los que sa­bían se reían del ni­vel de se­gu­ri­dad de los What­sApp, que po­dían ser es­pia­dos por en­ten­di­dos en in­for­má­ti­ca sin de­ma­sia­da es­pe­cia­li­za­ción. Ha­ce unos me­ses se ha anun­cia­do que es­to ha co­men­za­do a cam­biar, pe­ro los dos es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por Tiem­po avi­san de que no hay que fiar­se. “Es­te pro­gra­ma –afir­ma Co­rre­de­ra de Col­sa- ha si­do una fuen­te de di­ver­sión pa­ra mu­chos, unos por­que en­vían can­ti­dad de men­sa­jes gra­tui­tos y otros por­que han ju­ga­do a des­tri­par­lo me­dian­te in­ge­nie­ría in­ver­sa del pro­gra­ma y de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Pa­ra em­pe­zar, en­vía to­da tu agen­da a un ser­vi­dor ex­terno, que es quien con­so­li­da cuá­les de tus con­tac­tos usan What­sApp. Es­to an­tes lo ha­cía sin ci­frar, y es­ta bar­ba­ri­dad su­po­nía que la gen­te en­via­ba sus agen­das com­ple­tas por las re­des wi­fi de

cual­quier lu­gar pú­bli­co. Igual pa­sa­ba con los men­sa­jes que se en­via­ban y re­ci­bían. Aho­ra han em­pe­za­do a ci­frar las co­mu­ni­ca­cio­nes, aun­que la cla­ve es co­no­ci­da. Van me­jo­ran­do la se­gu­ri­dad, pe­ro to­da­vía que­dan mu­chos pun­tos pen­dien­tes”. Fé­lix Itur­bi­de coin­ci­de en el análisis de que has­ta ha­ce muy po­co es­te sis­te­ma de men­sa­je­ría gra­tui­ta era al­ta­men­te in­se­gu­ro y que las úl­ti­mas ac­tua­li­za­cio­nes han arre­gla­do el agu­je­ro de se­gu­ri­dad, pe­ro “si­gue te­nien­do la­gu­nas, co­mo el he­cho de que no re­quie­ra un usua­rio y una con­tra­se­ña y ti­re di­rec­ta­men­te de la Mac o Imei del te­lé­fono”.

Lo en­crip­ta­do se des­en­crip­ta.

Co­rre­de­ra de Col­sa coin­ci­de ple­na­men­te con Itur­bi­de: “Las úl­ti­mas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción ata­can a la for­ma en que What­sApp au­ten­ti­fi­ca a los usua­rios, aun­que sin pe­dir cla­ve. El nom­bre del usua­rio es tu nú­me­ro de te­lé­fono y re­cien­te­men­te se ha des­cu­bier­to que en los te­lé­fo­nos An­droid la pass­word pa­ra co­nec­tar al pro­gra­ma es el có­di­go Imei del te­lé­fono (que es po­si­ble con­se­guir de di­ver­sas for­mas) y en los iPho­ne es la di­rec­ción Mac del te­lé­fono (es un nú­me­ro úni­co, que se cal­cu­la a par­tir de la di­rec­ción de Blue­tooth de los te­lé­fo­nos y da­do que to­do el mun­do los lle­va en­cen­di­dos siem­pre, sin sa­ber­lo es­tán pu­bli­can­do su

pass­word en What­sApp)”. Itur­bi­de con­clu­ye que las ac­tua­les la­gu­nas del What­sApp “per­mi­ten que se in­ten­ten ata­ques a nues­tros usua­rios, pu­dien­do su­plan­tar­nos o mo­di­fi­can­do nues­tro es­ta­tus por par­te de los hac­ker”. Res­pec­to a la se­gu­ri­dad de los men­sa­jes, se mues­tra más bien pe­si­mis­ta: “Al igual que en la in­for­má­ti­ca en ge­ne­ral, por mu­cho que aho­ra es­té en­crip­ta­do, to­do lo en­crip­ta­do es sus­cep­ti­ble de des­en­crip­tar­se. No obs­tan­te, nin­gún hac­ker va a uti­li­zar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra leer los men­sa­jes de un ado­les­cen­te. Otra co­sa es que el ob­je­ti­vo sea el con­se­je­ro de­le­ga­do de una gran mul­ti­na­cio­nal. Pa­ra mí la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca de­be­ría ser una asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria en la es­cue­la se­cun­da­ria, pa­ra que los alum­nos apren­dan a con­fi­gu­rar la se­gu­ri­dad de las prin­ci­pa­les re­des so­cia­les y có­mo cui­dar nues­tra in­ti­mi­dad y pro­te­ger­nos”.

Luis En­ri­que Co­rre­de­ra ha­bla bien de What­sApp: “Se tra­ta de una apli­ca­ción que se ha com­por­ta­do de for­ma se­ria, o al me­nos si­len­cio­sa, en lo re­la­ti­vo a tra­fi­car con in­for­ma­ción. Al pa­re­cer se ha fi­nan­cia­do con la ayu­da de los di­fe­ren­tes fa­bri­can­tes de te­lé­fo­nos, que pa­ga­ban pa­ra que exis­tie­ra en su pla­ta­for­ma, ya que mu­cha gen­te se pa­só del te­lé­fono tra­di­cio­nal al smartp­ho­ne por­que ‘tie­ne What­sApp”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.