Con­tra los re­cor­tes sa­ni­ta­rios

Las ci­fras y los de­cre­tos son in­di­cios elo­cuen­tes de que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud es­tá sien­do des­man­te­la­do.

Tiempo - - ESPAÑA TTALL CC OMO SS OMOSS - NATIIVEL PRECIIADO

lle­gan con­ti­nuas de­nun­cias de afec­ta­dos por los re­cor­tes en la sa­ni­dad pú­bli­ca. Pen­sio­nis­tas que no pue­den ha­cer fren­te al co­pa­go de los me­di­ca­men­tos, in­mi­gran­tes cu­yos tra­ta­mien­tos pue­den que­dar in­te­rrum­pi­dos, per­so­nal sa­ni­ta­rio so­bre­car­ga­do de tra­ba­jo por la re­duc­ción de per­so­nal en sus ser­vi­cios, es­pe­cia­lis­tas de ur­gen­cias des­bor­da­dos... En los Pre­su­pues­tos pa­ra 2013 la sa­ni­dad apa­re­ce co­mo la ma­yor dam­ni­fi­ca­da. Habrá me­nos di­ne­ro que en 2012 y, aun­que in­ci­de en to­dos los usua­rios, lo su­fri­rán de ma­ne­ra es­pe­cial las per­so­nas de­pen­dien­tes y los in­mi­gran­tes. A pe­sar de que el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad di­ce que des­ti­na el 75% de su presupuesto to­tal a con­so­li­dar la ley de de­pen­den­cia, el de­par­ta­men­to tie­ne deu­das con­traí­das por el im­pa­go a la Se­gu­ri­dad So­cial de los cui­da­do­res no pro­fe­sio­na­les de per­so­nas en si­tua­ción de de­pen­den­cia. El he­cho es que, se­gún cal­cu­lan los ex­per­tos, se ne­ce­si­ta­rían más de 300 mi­llo­nes pa­ra cu­brir las pre­vi­sio­nes del pró­xi­mo año. La con­tes­ta­da ex­clu­sión de los in­mi­gran­tes irre­gu­la­res ha si­do con­si­de­ra­da un des­pro­pó­si­to por el per­so­nal sa­ni­ta­rio, que pro­mue­ve la ob­je­ción de con­cien­cia y ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña reivin­di­can­do su “de­re­cho a cu­rar” por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias.

Por otra par­te, ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ha apli­ca­do la con­fu­sa me­di­da del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad de un mo­do di­fe­ren­te. Va­rias han de­ci­di­do no re­ti­rar­les la tar­je­ta sa­ni­ta­ria y se­guir pres­tan­do asis­ten­cia por un pe­rio­do de tiem­po li­mi­ta­do. La ma­yo­ría de las go­ber­na­das por el PP han de­ci­di­do fac­tu­rar los ser­vi­cios que pres­tan a unos pa­cien­tes que, en su ma­yo­ría, no pue­den pa­gar­los. Ase­gu­ran que se tra­ta so­lo de un ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo y no pre­ten­den co­brar las fac­tu­ras, pe­ro el im­pa­go se pue­de con­ver­tir pa­ra el in­mi­gran­te en un im­pe­di­men­to pa­ra re­no­var o so­li­ci­tar un per­mi­so de re­si­den­cia. Lo peor del am­bi­guo de­cre­to gu­ber­na­men­tal es que, le­jos de su­po­ner un aho­rro, pue­de im­pli­car ma­yor gas­to sa­ni­ta­rio, no so­lo por el co­lap­so de las ur­gen­cias, sino por­que al li­mi­tar el ac­ce­so a la sa­ni­dad pú­bli­ca (ex­cep­to a em­ba­ra­za­das y me­no­res) los pa­cien­tes acu­den cuan­do no tie­nen más re­me­dio, es de­cir, en fa­ses avan­za­das de en­fer­me­da­des que re­quie­ren tra­ta­mien­tos más cos­to­sos.

Las ci­fras y los de­cre­tos son in­di­cios elo­cuen­tes de que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud es­tá sien­do des­man­te­la­do. Se re­pi­ten los dis­cur­sos so­bre la im­po­si­bi­li­dad de man­te­ner un sis­te­ma que ha acu­mu­la­do una deu­da de 15.000 mi­llo­nes, al tiem­po que se fo­men­ta la sus­crip­ción de se­gu­ros pri­va­dos, se ex­ter­na­li­zan los ser­vi­cios más ren­ta­bles, co­mo los la­bo­ra­to­rios, en be­ne­fi­cio de ne­go­cios pri­va­dos y es po­si­ble que ter­mi­ne por im­plan­tar­se al­gu­na va­rie­dad de co­pa­go. He­mos vi­vi­do du­ran­te ca­si tres dé­ca­das con uno de los me­jo­res sis­te­mas de sa­ni­dad pú­bli­ca del mun­do y aho­ra con­tem­pla­mos ató­ni­tos có­mo se des­mo­ro­na sin que ha­ga­mos lo su­fi­cien­te por evi­tar­lo. No so­lo su­ce­de en Es­pa­ña, tam­bién en el res­to de Eu­ro­pa es­tán alar­ma­dos y el 6 de oc­tu­bre han con­vo­ca­do una jor­na­da de pro­tes­ta pa­ra im­pe­dir que se pri­va­ti­cen los ser­vi­cios pú­bli­cos de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.