El so­cial­de­mó­cra­ta Stein­brück de­sa­fia­rá a An­ge­la Mer­kel

Tres can­di­da­tos so­na­ban en los ce­nácu­los po­lí­ti­cos y pe­rio­dís­ti­cos pa­ra en­fren­tar­se a An­ge­la Mer­kel. De ellos, el que me­jor pa­ra­do sa­lía en los son­deos era Peer Stein­brück, que fue re­ci­bi­do con di­vi­sión de opi­nio­nes en­tre las ba­ses so­cial­de­mó­cra­tas.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Cuan­do se acer­can las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos sue­le de­cir­se que los ciu­da­da­nos de mu­chos paí­ses, por su­pues­to los eu­ro­peos, de­be­ría­mos par­ti­ci­par de al­gún mo­do en esos co­mi­cios, con me­dio vo­to, un cuar­to de vo­to o el por­cen­ta­je que sea. La ba­se en la que se apo­ya ese de­seo de par­ti­ci­pa­ción es que mu­chas de las de­ci­sio­nes del in­qui­lino de la Ca­sa Blanca nos afec­tan y con­di­cio­nan nues­tras vi­das. Si eso es así, ¡qué di­re­mos de la se­ño­ra Mer­kel o de quien ocu­pe la Can­ci­lle­ría ale­ma­na el año que vie­ne!

No se tra­ta de que las de­ci­sio­nes de la se­ño­ra Mer­kel nos con­di­cio­nen, la co­sa va mu­cho más le­jos, ya que la ma­yo­ría de nues­tras de­ci­sio­nes, es­pe­cial­men­te las eco­nó­mi­cas, nos las dic­ta ella y las que no nos dic­ta, las su­per­vi­sa. Es la gran guio­nis­ta de nues­tra normativa eco­nó­mi­ca. El año que vie­ne tie­ne elec­cio­nes y eso la con­di­cio­na tam­bién a ella, ya que de­be man­te­ner una po­lí­ti­ca de du­re­za con­tra los so­cios del Sur pa­ra que los ale­ma­nes la vo­ten. Es la con­se­cuen­cia de la ima­gen de va­gos que, en­tre otros, ella, nos han ido crean­do. Por eso, tan­to ita­lia­nos y por­tu­gue­ses co­mo grie­gos y es­pa­ño­les, así co­mo los ciu­da­da­nos de otros paí­ses eu­ro­peos, de­be­ría­mos te­ner voz en la cam­pa­ña y vo­to en las ur­nas ale­ma­nas. Ya que no va a ser así, nos con­for­ma­re­mos con opi­nar y ser es­pec­ta­do­res de lo que pa­se den­tro de un año. El ex pri­mer mi­nis­tro grie­go Pa­pan­dreu, que fue arro­lla­do por la as­fi­xia eco­nó­mi­ca del país, aca­ba de afir­mar que Mer­kel tie­ne una so­la me­lo­día pa­ra los paí­ses en di­fi­cul­ta­des: cor­tar, cor­tar, cor­tar. La gui­llo­ti­na.

Los so­cial­de­mó­cra­tas, en un anun­cio im­pre­vis­to, han de­sig­na­do a Peer Stein­brück co­mo can­di­da­to a la Can­ci­lle­ría pa­ra des­alo­jar a Mer­kel del po­der, una mi­sión di­fí­cil, aun­que no im­po­si­ble, co­mo afir­man al­gu­nos me­dios ale­ma­nes. Las po­si­bi­li­da­des son po­cas, pe­ro en una alian­za con Los Ver­des les pue­de cua­drar el nú­me­ro de dipu­tados. Es­cri­bí que el anun­cio fue im­pre­vis­to por­que pen­sa­ban ha­cer­lo el pró­xi­mo enero, lo han ade­lan­ta­do por la pre­sión de las ba­ses. Sin em­bar­go, la de­ci­sión se to­mó en los má­xi­mos ór­ga­nos del par­ti­do sin que tras­cen­die­ran los de­ba­tes in­ter­nos.

Los tres can­di­da­tos.

En prin­ci­pio, los can­di­da­tos que so­na­ban en los ce­nácu­los po­lí­ti­cos y pe­rio­dís­ti­cos eran tres: Wal­ter Stein­meier, Sig­mar Ga­briel y Peer Stein­brück. Por lo me­nos en el re­ci­tal ha­cia el ex­te­rior los dos pri­me­ros re­cha­za­ron me­dir­se en una cru­da pe­lea con Mer­kel. Wal­ter Stein­meier, pre­si­den­te del gru­po par­la­men­ta­rio so­cial­de­mó­cra­ta en el Bun­des­tag, fue vi­ce­can­ci­ller y mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res con Mer­kel du­ran­te cua­tro años, de 2005 a 2009. En 2009 fue el can­di­da­to del SPD fren­te a ella, per­dien­do de for­ma es­tre­pi­to­sa con el por­cen­ta­je más ba­jo ob­te­ni­do por los so­cial­de­mó­cra­tas des­de la gue­rra mun­dial. So­lo lo­gró el 23% de los vo­tos. Una ca­tás­tro­fe. Es ló­gi­co que no quie­ra re­pe­tir la ex­pe­rien­cia y que sus co­rre­li­gio­na­rios tam­po­co lo deseen.

El pre­si­den­te del SPD, Sig­mar Ga­briel, da­ba mal en las en­cues­tas y adu­jo una ra­zón sen­ti­men­tal pa­ra no as­pi­rar a la can­di­da­tu­ra: se ha ca­sa­do ha­ce po­co, tie­ne una ni­ña pe­que­ña y desea de­di­car­le más tiem­po a la fa­mi­lia. So­lo que­da­ba Peer Stein­brück. De los tres, era el que me­jor sa­lía en los son­deos. En­tre las ba­ses del par­ti­do fue re­ci­bi­do con di­vi­sión de opi­nio­nes: el ala iz­quier­da le con­si­de­ra de­ma­sia­do mo­de­ra­do, de una mo­de­ra­ción que de­jó se­ña­les du­ran­te los años en los que fue mi­nis­tro de Fi­nan­zas con An­ge­la Mer­kel en el Go­bierno de la gran coa­li­ción. Se en­ten­die­ron muy bien y ha com­pren­di­do de­ma­sia­do bien las po­lí­ti­cas de ri­gor y aus­te­ri­dad que es­tá im­po­nien­do Mer­kel, aun­que co­mo can­di­da­to ten­drá que bus­car no­tas di­fe­ren­cia­les pa­ra ir ela­bo­ran­do un per­fil de iz­quier­das.

Tie­ne 65 años y gran ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca. Li­cen­cia­do en Eco­no­mía y en Cien­cias So­cia­les, se en­ro­ló muy jo­ven en las fi­las so­cial­de­mó­cra­tas. Tra­ba­jó en va­rios mi­nis­te­rios y en la ofi­ci­na del can­ci­ller Hel­mut Sch­midt. En 2002, con unos bue­nos re­sul­ta­dos en Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia, for­mó un só­li­do Go­bierno en coa­li­ción con Los Ver­des. De allí pa­só a Ber­lín co­mo mi­nis­tro de Fi­nan­zas en el Go­bierno de coa­li­ción con Mer­kel. Es un hom­bre de ca­rác­ter abier­to, más sar­cás­ti­co que di­plo­má­ti­co. En­tre los apo­yos más fir­mes pa­ra con­se­guir la can­di­da­tu­ra se cita el de Hel­mut Sch­midt, el po­lí­ti­co más que­ri­do y res­pe­ta­do de Ale­ma­nia. Lo di­jo Sig­mar Ga­briel, a mo­do de bro­ma, al anun­ciar su de­sig­na­ción con es­tas pa­la­bras: “En el SPD na­da ha cam­bia­do. Al fi­nal Hel­mut Sch­midt tie­ne siem­pre ra­zón y su apues­ta pa­ra es­te co­me­ti­do era la de Peer”.

He leí­do en al­gu­nos me­dios fran­ce­ses, en­tre ellos Le Mon­de, que Stein­brück te­nía un per­fil pa­re­ci­do al de Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, se re­fe­rían por su­pues­to a su ver­tien­te de eco­no­mis­ta, no a la de de­pre­da­dor se­xual. Sin em­bar­go, le­yen­do la in­ter­ven­ción de Strauss-Kahn

en la Uni­ver­si­dad Geor­ge Washington, cuan­do era di­rec­tor ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional y el can­di­da­to más fir­me de los socialistas pa­ra las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, ve­mos que de­fen­dió con la má­xi­ma fir­me­za la ne­ce­si­dad de que la po­lí­ti­ca so­me­tie­ra al sis­te­ma fi­nan­cie­ro a su con­trol y lo re­gu­la­ri­za­ra des­de la vi­sión de la so­li­da­ri­dad. Des­pués pa­só lo que pa­só y aquel dis­cur­so se di­fu­mi­nó, aun­que cier­tos lí­de­res de la iz­quier­da lo si­gan re­ci­tan­do.

Stein­brück acep­tó en­can­ta­do su no­mi­na­ción, di­cien­do que lu­cha­ría al 200% pa­ra des­ban­car a An­ge­la Mer­kel y a su coa­li­ción de cen­tro­de­re­cha del po­der, y que lo ha­ría en coa­li­ción con Los Ver­des, al­go en lo que ya tie­ne ex­pe­rien­cia, pues go­ber­nó con ellos en Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia. Tam­bién de­jó cla­ro que no acep­ta­ría una gran coa­li­ción con los de­mo­cris­tia­nos de Mer­kel. Lo di­jo con fir­me­za pa­ra ata­jar las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre esa po­si­bi­li­dad, al ma­ni­fes­tar que ja­más vol­ve­ría a go­ber­nar con ella. En el año que que­da pa­ra las elec­cio­nes, los so­cial­de­mó­cra­tas, y de una ma­ne­ra muy vi­si­ble el can­di­da­to, tie­nen que ela­bo­rar un pro­yec­to cla­ra­men­te al­ter­na­ti­vo al de la can­ci­ller, ya que has­ta aho­ra han he­cho una opo­si­ción blan­da y con­for­mis­ta. De mo­men­to ha di­cho que ha­rá ban­de­ra de la jus­ti­cia so­cial y que re­gu­la­rá los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros li­mi­tan­do las pri­mas a los di­rec­ti­vos, sa­nean­do los bancos pú­bli­cos regionales y se­pa­ran­do la ban­ca de in­ver­sión de la ban­ca co­mer­cial. Plan­tea­mien­tos de­ma­sia­do ge­né­ri­cos que ten­drá que ir con­cre­tan­do mu­cho más, así co­mo ha­cer nue­vas propuestas que sin­to­ni­cen con el pen­sa­mien­to clá­si­co de la so­cial­de­mo­cra­cia ac­tua­li­zán­do­la a las pre­sen­tes cir­cuns­tan­cias.

El ca­mino so­cial­de­mó­cra­ta.

En el con­gre­so de los socialistas eu­ro­peos ce­le­bra­do en Bru­se­las la se­ma­na pa­sa­da lla­mó la aten­ción el dis­cur­so del pre­si­den­te del Eu­ro­par­la­men­to, el ale­mán Mar­tin Schulz, cuan­do di­jo: “Los socialistas quie­ren una Eu­ro­pa so­li­da­ria don­de el hom­bre sea el cen­tro. Esa es la Eu­ro­pa so­cial­de­mó­cra­ta. So­lo la so­cial­de­mo­cra­cia pue­de lle­var a Eu­ro­pa en la di­rec­ción jus­ta, le­jos de los dog­mas neo­li­be­ra­les y la des­re­gu­la­ción en que vi­vi­mos. Yo no quie­ro una de­mo­cra­cia con­for­me a los mer­ca­dos, sino unos mer­ca­dos con­for­mes a la so­cial­de­mo­cra­cia. Si no im­po­ne­mos la pri­ma­cía de la po­lí­ti­ca so­bre los mer­ca­dos, la de­mo­cra­cia es­tá en pe­li­gro”.

Son prin­ci­pios bá­si­cos pa­ra que Stein­brück y su equi­po ela­bo­ren un pro­gra­ma al­ter­na­ti­vo al ab­so­lu­tis­mo ri­go­ris­ta de Mer­kel que sin­to­ni­ce con el so­cia­lis­mo de otros paí­ses, que se sien­ten as­fi­xia­dos por unas po­lí­ti­cas de im­pa­si­bles re­cor­tes sin es­tí­mu­los que nos lle­va­rán a re­ce­sio­nes y nos de­ja­rán sin oxí­geno pa­ra res­pi­rar. Apun­tan que las pa­la­bras de or­den pa­ra ver­te­brar ese pro­gra­ma, son: jus­ti­cia so­cial, so­li­da­ri­dad, de­mo­cra­cia, par­la­men­tos fuer­tes, par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos, es­tí­mu­los pa­ra el cre­ci­mien­to y la crea­ción de em­pleo, apo­yos a la in­ves­ti­ga­ción y a la cien­cia, do­ta­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra la edu­ca­ción y la sa­ni­dad, que se dis­tri­bu­yan los cos­tes de la cri­sis en­tre los que más tie­nen; res­pe­to por la di­ver­si­dad y por las mi­no­rías.

¿Se­rá ca­paz Stein­brück de ar­ti­cu­lar un pro­gra­ma y un dis­cur­so creí­bles y via­bles con esos con­cep­tos? ¿Y de con­ven­cer des­pués a una ma­yo­ría de vo­tan­tes?

Ahí es­tá el pro­ble­ma. Ve­re­mos si lo re­suel­ve en los pró­xi­mos me­ses.

Alia­dos. Peer Stein­brück (iz­quier­da) fue mi­nis­tro de Fi­nan­zas de An­ge­la Mer­kel du­ran­te el Go­bierno de coa­li­ción en­tre la CDU y el SPD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.