Sie­te mi­ra­das al pur­ga­to­rio

Va­rios ci­neas­tas de pres­ti­gio di­ri­gen 7 días en la pe­lí­cu­la La Ha­ba­na. Sie­te per­cep­cio­nes del día a día cu­bano y sus con­tras­tes: lu­ces y som­bras, el pa­raí­so y el in­fierno.

Tiempo - - CULTURA - POR AN­TO­NIO DÍAZ

Be­ni­cio del To­ro afir­ma que lo que más le gus­ta de Cu­ba es su gen­te. La de­cla­ra­ción pue­de so­nar a ru­ti­na­ria fór­mu­la de cortesía ex­pre­sa­da en una en­tre­vis­ta en res­pues­ta a una pre­gun­ta po­co ori­gi­nal. Pe­ro en reali­dad con­tie­ne un va­lor aña­di­do. So­bre Cu­ba se han es­cri­to mi­les de pá­gi­nas y se han fil­ma­do cien­tos de pe­lí­cu­las y la ma­yo­ría de ellas os­ci­lan en­tre la con­de­na y el pan­fle­to, de la so­fla­ma re­vo­lu­cio­na­ria a la de­nun­cia del ré­gi­men. Pe­ro ca­si siem­pre coin­ci­den en el re­tra­to de un pue­blo pe­cu­liar. La gen­te, los cu­ba­nos, tie­ne un ca­rác­ter par­ti­cu­lar, gra­cias o a pe­sar de la Re­vo­lu­ción. Y eso es pro­ba­ble­men­te lo que los ha­ce tan atrac­ti­vos a los ojos del ex­tran­je­ro.

Qui­zá por esa ra­zón sur­ge es­te pro­yec­to co­lec­ti­vo, le­van­ta­do por el pro­duc­tor es­pa­ñol Ál­va­ro Longoria, de re­tra­tar en sie­te cor­to­me­tra­jes una se­ma­na en la ca­pi­tal de la is­la des­de la mi­ra­da de seis di­rec­to­res in­ter­na­cio­na­les (Be­ni­cio del To­ro, Ju­lio Me­dem, Lau­rent Can­tet, Pa- blo Tra­pe­ro, Gas­par Noè y Elia Su­lei­man) y uno cu­bano (Juan Car­los Ta­bío). 7 días en La Ha­ba­na no es una pe­lí­cu­la po­lí­ti­ca, tam­po­co un pu­bli­rre­por­ta­je tu­rís­ti­co de la ciu­dad: es un ho­me­na­je a su gen­te.

El pe­rio­dis­ta y no­ve­lis­ta cu­bano Leonardo Padura es el au­tor de los guio­nes de tres de esos seg­men­tos (y la idea de un cuar­to). Su pre­sen­cia, ex­pli­ca, era ne­ce­sa­ria. “La reali­dad de un país tan pe­cu­liar es muy di­fí­cil que la asi­mi­len es­tas per­so­nas, que lle­gan a Cu­ba con to­do el in­te­rés del mun­do, to­da la simpatía y to­da la in­te­li­gen­cia, pe­ro es inevi­ta­ble que se les es­ca­pen ma­ti­ces. Era im­por­tan­te nues­tra pre­sen­cia pa­ra ten­der ese ca­ble a tie­rra. Por­que la vi­sión ex­te­rior no de­bía trai­cio­nar la esen­cia de lo que es la reali­dad cu­ba­na”. Y esa reali­dad a la que se re­fie­re, tan com­ple­ja, la de­fi­ne en una res­pues­ta de al­to va­lor me­ta­fó­ri­co: “Cuan­do es­toy pre­sen­tan­do mis li­bros fue­ra de Cu­ba me en­cuen­tro con que los pe­rio­dis­tas me pre­gun­tan so­bre dos vi­sio­nes: el pa­raí­so cu­bano o el in­fierno cu­bano. Y no en­tien­den es­ta reali­dad tan pe­cu­liar de Cu­ba de que no es ni una co­sa ni la otra: es un pur­ga­to­rio”.

Su com­pa­trio­ta, el ci­neas­ta Juan Car­los Ta­bío (Fre­sa y cho­co­la­te, Guan­ta­na­me­ra), po­ne un ejem­plo prác­ti­co. “La eco­no­mía cu­ba­na es un po­co es­qui­zo­fré­ni­ca por­que la ma­yo­ría de los tra­ba­jos son es­ta­ta­les, aun­que aho­ra co­mien­za, di­cen, una nue­va po­si­bi­li­dad de tra­ba­jos por cuen­ta pro­pia. El Go­bierno te pa­ga en pe­sos cu­ba­nos, pe­ro en los co­mer­cios se usan los pe­sos cu­ba­nos con­ver­ti­bles. Ca­da uno de ellos equi­va­le a 24 pe­sos cu­ba­nos. Pe­ro los sa­la­rios no dan pa­ra sub­sis­tir y eso ge­ne­ra una se­rie de con­flic­tos dia­rios de su­per­vi­ven­cia, co­mo el ca­so de la pro­ta­go­nis­ta de mi cor­to [Mir­ta Iba­rra]: es una pro­fe­sio­nal, una

psi­có­lo­ga, que tie­ne que ha­cer mag­da­le­nas no pa­ra com­prar­se un Ma­se­ra­ti, sino pa­ra lle­gar fin de mes”.

Cu­ba idea­li­za­da.

La con­fu­sión que pro­du­ce la du­pli­ci­dad de di­vi­sas que­da per­fec­ta­men­te re­tra­ta­da en el cor­to de aper­tu­ra, El Yu­ma, que su­po­ne el de­but de Be­ni­cio del To­ro co­mo di­rec­tor. El pro­ta­go­nis­ta, un jo­ven es­ta­dou­ni­den­se que vi­si­ta la ciu­dad (Josh Hut­cher­son), que no ha­bla una pa­la­bra de cas­te­llano, no en­tien­de, en­tre otras mu­chas otras co­sas, por qué de­be cam­biar de mo­ne­da. Pe­ro a lo lar­go de ese lu­nes en el que trans­cu­rre su aven­tu­ra aca­ba­rá com­pren­dien­do mu­chas co­sas del país. Su evo­lu­ción po­dría en­ten­der­se co­mo un ne­ce­sa­rio acer­ca­mien­to en­tre es­tos dos paí­ses, en­fren­ta­dos des­de ha­ce dé­ca­das. “Es ne­ce­sa­rio que se en­tien­dan”, ha di­cho Del To­ro en una en­tre­vis­ta con­jun­ta ce­le­bra­da en San Se­bas­tián, y es muy op­ti­mis­ta a es­te res­pec­to. “Llevo va­rias dé­ca­das via­jan­do a Cu­ba. Re­cuer­do que du­ran­te la era Bush en el ae­ro- puer­to era co­mo si fué­ra­mos a la gue­rra: ha­bía to­do ti­po de con­tro­les pa­ra su­bir al avión. La úl­ti­ma vez, en cam­bio, fue co­mo si vo­la­ra a Dallas, Te­xas, muy tran­qui­lo, co­mo de­be ser. Ten­go la es­pe­ran­za de que si Oba­ma sa­le re­le­gi­do se da­rán nue­vos pa­sos ha­cia de­lan­te”. Padura se su­ma a es­te ar­gu­men­to: “La se­pa­ra­ción en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos es una de las co­sas más ab­sur­das que se pue­den ima­gi­nar, por­que hay una re­la­ción cul­tu­ral en­tre los dos paí­ses que es mu­cho más pro­fun­da que cual­quier ad­ver­si­dad y cual­quier an­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co”.

El im­pac­to so­bre el tu­ris­ta lo des­cri­be per­fec­ta­men­te el ac­tor Da­niel Brühl, que pro­ta­go­ni­za el seg­men­to di­ri­gi­do por Ju­lio Me­dem: “Co­mo ale­mán que vi­ve en Ber­lín te­nía ga­nas de ir a Cu­ba. Fui con la idea ro­mán­ti­ca de que me iba a en­con­trar con un país lleno de mú­si­ca y luz, y lo en­con­tré, pe­ro tam­bién hay un cli­ché que ellos tam­bién han sa­bi­do ex­plo­tar y que aca­bas por no creér­te­lo. Ese fue un con­tras­te in­tere­san­te”.

So­bre ese tu­ris­mo de pos­tal fi­ja su mi­ra­da áci­da el ci­neas­ta pa­les­tino Elia Su­lei­man (ga­na­dor del pre­mio del Ju­ra­do en el fes­ti­val de Can­nes de 2002 por In­ter

ven­ción di­vi­na), en la pie­za que él mis­mo pro­ta­go­ni­za, una suer­te de Es­pe­ran­do a

Go­dot en el Ca­ri­be. Su personaje ha­ce tiem­po por la ciu­dad pa­ra en­tre­vis­tar­se con Fi­del Cas­tro mien­tras es­te pro­nun­cia uno de sus in­ter­mi­na­bles dis­cur­sos. En el in­ter­va­lo, des­cu­bre via­je­ros frí­vo­los po­san­do jun­to los mí­ti­cos Ca­di­llac que re­co­rren la ciu­dad, un tu­ris­ta (¿se­xual?) que se fotografía con una mu­la­ta po­co en­tu­sias­ma­da an­te la fa­mo­sa es­ta­tua de Er­nest He­ming­way aco­da­do so­bre la ba­rra del res­tau­ran­te La Flo­ri­di­ta. “Es una es­tra­te­gia de ser ab­so­lu­ta­men­te sin­ce­ro con lo que ves y no es ne­ce­sa­ria­men­te una crí­ti­ca -ex­pli­ca Su­lei­man–. In­clu­so con to­da la au­sen­cia de co­no­ci­mien­to so­bre Cu­ba, creo que hay al­go his­tó­ri­ca­men­te im­plí­ci­to que pa­ra mí no era ajeno por­que es al­go que com­par­ten to­dos los paí­ses que su­fren un es­ta­do de ex­cep­ción. Creo que ba­jo la pre­sión de ex­pre­sar­te a ti mis­mo en es­tas con­di­cio­nes lo más di­fí­cil es po­ner la cá­ma­ra en un lu­gar don­de hay dis­tan­cia. En vez de ha­cer un en­sa­yo etno-so­cio­po­lí­ti­co so­bre Cu­ba, lo que ha­bría si­do muy pre­ten­cio­so por mi par­te, tra­té de plas­mar có­mo la ex­pe­rien­cia me afec­ta­ba a mí mis­mo”.

Lu­gar de en­cuen­tro.

El ar­gen­tino Pablo Tra­pe­ro ( Ele­fan­te

blan­co, Ca­ran­cho) sí co­no­cía bien La Ha­ba­na. To­das sus pe­lí­cu­las han si­do pro­yec­ta­das en el fes­ti­val de ci­ne de esa ciu­dad y por eso pre­ci­sa­men­te su cor­to trans­cu­rre en un día de ese cer­ta­men, aun­que sea acom­pa­ñan­do a un ho­me­na­jea­do tan ilustre co­mo es­tra­fa­la­rio: el ci­neas­ta ser­bio Emir Kus­tu­ri­ca. Es­te di­rec­tor acep­ta in­ter­pre­tar una ca­ri­ca­tu­ra de sí mis­mo re­ci­bien­do com­ple­ta­men­te ebrio un pre­mio a su tra­yec­to­ria. Su etí­li­ca jor­na­da le sir­ve pa­ra su­mer­gir­se en la ver­da­de­ra no­che ha­ba­ne­ra de la mano de un con­duc­tor ge­nial que tie­ne el arte en la san­gre. “To­mé la re­fe­ren­cia de uno de los cortos de Padura que se lla­ma­ba Jam Ses

sion y man­ten­go el lu­gar de en­cuen­tro, que es la mú­si­ca, pa­ra ha­cer un ho­me­na­je al fes­ti­val de ci­ne de La Ha­ba­na, que es muy im­por­tan­te pa­ra la ciu­dad”. Co­mo co­no­ce­dor del fes­ti­val, sa­be la im­por­tan­cia que tie­ne el ci­ne pa­ra los cu­ba­nos: “Es muy cu­rio­sa la re­la­ción de la gen­te con las pe­lí­cu­las: ha­blan con los per­so­na­jes en la pan­ta­lla”. Es­ta pe­lí­cu­la, de he­cho, se pro­yec­ta­rá en la pró­xi­ma edi­ción del cer­ta­men y to­dos es­pe­ran que los cu­ba­nos se vean re­tra­ta­dos. Por­que ellos, la gen­te, son los au­tén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas.

Uni­dos. Gas­par Noe, Pablo Tra­pe­ro, Be­ni­cio del To­ro, Ju­lio Me­dem, Elia Su­lei­man y Juan Car­los Ta­bio en San Se­bas­tián.

El ma­le­cón. Un de­ta­lle del ro­da­je del úl­ti­mo seg­men­to de la pe­lí­cu­la, ti­tu­la­do ‘La fuen­te’, fir­ma­do por el di­rec­tor fran­cés Lau­rent Can­tet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.