Va­rón dan­di

El ver­da­de­ro dan­di es una cria­tu­ra su­ma­men­te abu­rri­da, ani­qui­la­da por el es­fuer­zo en pa­re­cer más que en ser.

Tiempo - - VISIONES - VI­CEN­TE MO­LI­NA FOIX

to­dos los se­lec­cio­na­dos son hom­bres en Pro­di­gio­sos mir­mi­do­nes. An­to­lo­gía y apo­lo­gía del dan­dis­mo, elu­dien­do así el li­bro, que aca­ba de apa­re­cer, el asun­to del dan­dis­mo fe­me­nino, en el que yo creo fir­me­men­te. Pu­bli­ca­do por la editorial Ca­pi­tán Swing, con­sis­te en una am­plia se­lec­ción de tex­tos co­men­ta­dos por sus coor­di­na­do­res, Le­ti­cia Gar­cía y Car­los Pri­mo, que lo in­tro­du­cen, des­pués del muy ade­cua­do pró­lo­go de Luis An­to­nio de Vi­lle­na. La obra se lee con gus­to, aun­que re­sul­ten su­per­fluas, a mi jui­cio, las ilus­tra­cio­nes, a me­dias en­tre la ca­ri­ca­tu­ra y el te­beo, las co­sas me­nos dandis del mun­do.

El es­pec­tácu­lo del dan­dis­mo siem­pre in­tere­sa y en­tre­tie­ne, si bien yo sos­pe­cho que el ver­da­de­ro dan­di es una cria­tu­ra su­ma­men­te abu­rri­da, ani­qui­la­da por el es­fuer­zo en pa­re­cer más que en ser; Lord By­ron, que es­ta­ba muy ce­lo­so de que la gen­te ala­ba­ra por en­ci­ma de la su­ya la ele­gan­cia de Beau Brum­mell, di­jo en cier­ta oca­sión con as­tu­ta ma­li­cia que la le­vi­ta de Brum­mell te­nía más pen­sa­mien­to que su ca­be­za. Cla­ro que en es­te li­bro, más na­rra­ti­vo que en­sa­yís­ti­co, se tra­ta so­bre to­do de li­te­ra­tu­ra, y no to­da re­sul­ta igual de cau­ti­va­do­ra. Los en­sa­yos ca­nó­ni­cos de Balzac, Bar­bey d’Au­re­villy y Bau­de­lai­re (re­co­gi­dos en los tem­pra­nos es­tu­dios an­to­ló­gi­cos de Sal­va­dor Clo­tas y el ya ci­ta­do Vi­lle­na, de cu­ya pu­bli­ca­ción se cum­pli­rán pron­to cua­ren­ta años) apa­re­cen aquí abre­via­dos, pe­ro se agra­de­cen, den­tro de la par­te teó­ri­ca, las pá­gi­nas de Al­bert Ca­mus; las de Ro­bert de Mon­tes­quiou so­bre el es­no­bis­mo re­sul­tan de una te­dio­sa su­per­fi­cia­li­dad, ha­bien­do si­do el con­de, sin em­bar­go, uno de los dandis más pu­ros del tiem­po de Proust. Y hay que des­ta­car el res­ca­te co­mo pro­sis­ta, en su her­mo­sa sem­blan­za de Eze­quiel Gar­cía, del es­tu­pen­do poe­ta mo­der­nis­ta cu­bano Ju­lián del Ca­sal.

He leí­do con par­ti­cu­lar pla­cer los ca­pí­tu­los de Ál­va­ro Re­ta­na y An­to­nio de Ho­yos y Vi­nent, los ma­yo- res de­ca­den­tis­tas y por­nó­gra­fos de nues­tra be­lle époque. El pe­que­ño apun­te de De Ho­yos sa­be a po­co, pe­ro se pue­de dis­fru­tar en to­do su es­plen­dor me­fí­ti­co el ex­ten­so re­la­to de Re­ta­na El en­can­to fa­tal, de 1927. No es­pe­re el lec­tor en­con­trar en sus pá­gi­nas mu­cho dan­dis­mo, aun­que tan­to Ho­yos co­mo Re­ta­na sin du­da lo en­car­na­ron en sus vi­das, y uno ha­bría da­do cual­quier co­sa por co­no­cer­les y acom­pa­ñar­les de fa­rra en aquel Ma­drid de la preguerra. El en­can­to fa­tal es una de­li­ran­te fan­ta­sía gó­ti­ca so­bre un re­tra­to en­can­ta­do, un mar­qués las­ci­vo, un inglés dra­cu­lino y una pe­ri­pe­cia en­tre Fe­li­pe II y la prin­ce­sa de Ébo­li que ex­pli­ca au­daz­men­te el por­qué se que­dó tuer­ta. El es­ti­lo de Re­ta­na, de un re­ca­ma­do pre­cio­sis­mo sim­bo­lis­ta, bri­lla en pa­sa­jes co­mo es­te: “Las bai­la­ri­nas pro­di­ga­ban ade­ma­nes co­mo so­lo los pu­do ha­cer la re­fi­na­da Cleo­pa­tra; son­ri­sas que úni­ca­men­te han flo­ta­do en el ros­tro de la pér­fi­da Da­li­la; mi­ra­das co­di­cio­sas co­mo las que alum­bra­ron en pre­té­ri­tos tiem­pos los ojos mal­di­tos de la enamo­ra­da del Bautista; tem­blo­res de se­nos co­mo los que an­tes con­mo­vie­ron los re­ga­zos in­ces­tuo­sos de las hi­jas de Loth, y cris­pa­du­ras de ma­nos co­mo las de Ma­ría de Mag­da­la im­plo­ran­do al Na­za­reno”. Una li­te­ra­tu­ra sin com­ple­jos, amo­ral y sar­cás­ti­ca, que cons­tan­te­men­te bor­dea los lí­mi­tes en­tre el de­sen­freno y la ex­qui­si­tez. Y eso sí que es muy dan­di.

Lord By­ron es­ta­ba ce­lo­so de que la gen­te ala­ba­ra por en­ci­ma de la su­ya la ele­gan­cia de Beau Brum­mell

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.