La có­le­ra is­lá­mi­ca

MA­LA­KAND, NO­ROES­TE DE LA IN­DIA, VE­RANO DE 1897 · Un mu­lá fa­ná­ti­co ha­ce creer a las tri­bus que los in­gle­ses han per­di­do el ca­nal de Suez y pro­vo­ca la gue­rra san­ta.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

No hay na­da nue­vo ba­jo las es­tre­llas, la his­to­ria nos mues­tra pre­ce­den­tes de cual­quier acon­te­ci­mien­to. La có­le­ra con que sec­to­res del mun­do is­lá­mi­co reac­cio­nan an­te las pre­sun­tas ofen­sas de Oc­ci­den­te no es co­sa de aho­ra. Cam­bian las for­mas, an­tes era el bo­ca a bo­ca o la pré­di­ca de un mu­lá lo que en­cen­día la me­cha, aho­ra es la Red. Y cam­bia la re­per­cu­sión, hoy se ex­tien­de a la ve­lo­ci­dad de un e-mail de In­do­ne­sia a Ma­rrue­cos, an­tes se con­cen­tra­ba en un pun­to, aun­que po­día ser un lu­gar tan apar­ta­do del mun­do, teó­ri­ca­men­te ais­la­do e ig­no­ran­te de lo que pa­sa­ba fue­ra, co­mo un re­cón­di­to va­lle de la fron­te­ra del no­roes­te de la In­dia.

Un con­flic­to en el Me­di­te­rrá­neo pro­vo­có en 1897 la ex­plo­sión del va­lle del Swat en 1897, dis­tri­to de la fa­mo­sa fron­te­ra que nin­gún po­der ex­terno ha con­se­gui­do do­mi­nar, ni los in­gle­ses en el apo­geo de su im­pe­rio, ni el ac­tual Go­bierno de Pa­quis­tán, al que teó­ri­ca­men­te per­te­ne­ce. Aho­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos, que no quie­ren arries­gar a su ejér­ci­to en una zo­na mal­di­ta pa­ra cual­quier in­va­sor, em­plean a des­ta­jo en la fron­te­ra del no- roes­te (Áreas Tri­ba­les, di­ce el ma­pa de Pa­quis­tán) sus dro­nes, avio­nes sin pi­lo­to, pa­ra ata­car la re­ta­guar­dia ta­li­bán.

El río Swat tie­ne una vie­ja his­to­ria, ya es ci­ta­do en el Rig­ve­da, un li­bro re­li­gio­so in­dio es­cri­to en sáns­cri­to ha­ce 3.500 años. Ale­jan­dro Magno si­guió su cur­so pa­ra con­quis­tar la In­dia, por­que el Swat se es­cu­rre ha­cia el Sur por el pa­so de Ma­la­kand, una de las puer­tas del sub­con­ti­nen­te in­dio. El río na­ce en las so­bre­co­ge­do­ras al­tu­ras del Hin­du­kush, y es­ta to­po­ni­mia nos da una cla­ve his­tó­ri­ca. Hin­du­kush quie­re de­cir “ase­sino de hin­dúes”, na­da bueno pa­ra la In­dia pue­de ve­nir de allí. Los in­gle­ses, cons­cien­tes de ello, man­te­nían en el pa­so de Ma­la­kand una guar­ni­ción. Una más del cin­tu­rón sa­ni­ta­rio a lo lar­go de la fron­te­ra del No­roes­te con el que pro­te­gían de las fe­ro­ces tri­bus nor­te­ñas a la jo­ya de la co­ro­na, la In­dia.

Siem­pre en pie de gue­rra.

Los con­flic­tos en la fron­te­ra del No­roes­te es­ta­lla­ban en­dé­mi­ca­men­te. Sus po­bla­do­res eran de raza pas­tún, tri­bus mar­cia­les na­tas, “los me­jo­res sol­da­dos in­di­vi­dua­les del mun­do”, de­cían los ge­ne­ra­les in­gle­ses, y de vez en cuan­do sen­tían ne­ce­si­dad de me­dir­se con el for­mi­da­ble ejér­ci­to co­lo­nial bri­tá­ni­co, com­pues­to por sol­da­dos in­dí­ge­nas de cas­tas igual­men­te gue­rre­ras ba­jo man­do de ofi­cia­les in­gle­ses pletóricos de áni­mo y au­to­con­fian­za. Una tri­bu ata­ca­ba un des­ta­ca­men­to mi­li­tar pa­ra ro­bar las ar­mas, o sim­ple­men­te pa­ra ha­cer ti­ro al blan­co, por shi­kar (“de­por­te”, en su len­gua). Los in­gle­ses res­pon­dían con una ope­ra­ción de cas­ti­go: que­ma­ban co­se­chas, des­truían ca­sas, ma­ta­ban el ga­na­do y a unos cuan­tos gue­rre­ros fron­te­ri­zos, y lue­go se ne­go­cia­ba una mul­ta y una paz. Has­ta la pró­xi­ma.

Otro fac­tor aña­día pe­li­gro a las tri­bus de la fron­te­ra, su fa­na­tis­mo re­li­gio­so. Se­guían un is­lam fun­da­men­ta­lis­ta que les ha­cía con­si­de­rar enemi­gos a to­dos los no mu­sul­ma­nes, fue­sen cris­tia­nos, hin­dúes o sijs –los cas­tra­ban y de­ca­pi­ta­ban si caían pri­sio­ne­ros- y sa­crí­le­go to­do in­ten­to del Im­pe­rio bri­tá­ni­co de in­tro­du­cir cual­quier sím­bo­lo de mo­der­ni­dad en sus tie­rras. Aun­que so­lo fue­ran unos mo­jo­nes fron­te­ri­zos.

En 1893, In­gla­te­rra y el emir de Af­ga­nis­tán ne­go­cia­ron la fron­te­ra en­tre Af­ga­nis­tán y la In­dia, la Lí­nea Du­rand, to­da­vía vi­gen­te. La Lí­nea Du­rand par­tía en dos la am­plia re­gión de et­nia pas­tún y en reali­dad es una fron­te­ra inexis­ten­te: ni Ka­bul man­da al nor­te de ella ni Islamabad al sur. Pe­ro el Im­pe­rio bri­tá­ni­co co­men­zó a mar­car­la con mo­jo­nes de pie­dra.

Di­cen las cró­ni­cas que las tri­bus se sin­tie­ron tan ame­na­za­das en su mo­do de vi­da is­lá­mi­co que los pre­di­ca­do­res re­cor­da­ban el pre­ce­den­te de Bagdad, la ca­pi­tal del califato, cuan­do lle­ga­ron los mon­go­les en 1258 (ver re­cua­dro).

El sí­mil era ab­sur­do, los mon­go­les ter­mi­na­ron con el úl­ti­mo gran califato ára­be en me­dio de una ma­tan­za, in­clui­do el cruel ase­si­na­to del des­cen­dien­te de Maho­ma. No te­nía sen­ti­do com­pa­rar con ello la co­lo­ca­ción de unas mar­cas en las tie­rras de los pas­tu­nes, pe­ro la de­ma­go­gia no co­no­ce los lí­mi­tes de la sen­sa­tez, y un pre­di­ca­dor fa­ná­ti­co y há­bil en el ma­ne­jo de ma­sas des­en­ca­de­nó una gue­rra san­ta con es­te pre­tex­to.

Sai­du­llah Khan, co­no­ci­do por Said Ak­bar o mu­lá Mas­tum, era un fa­quir, un as­ce­ta men­di­can­te de re­co­no­ci­da san­ti­dad. Su nom­bre en pas­tún que­ría de­cir “em­bria­ga­do de Dios”, en alu­sión a su fe exal­ta­da y ca­pa­ci­dad de obrar mi­la­gros, aun­que es­tas cua­li­da­des tam­bién le va­lie­ron que los in­gle­ses le apo­da­sen el

mu­lá lo­co. Su ima­gi­na­ción era real­men­te ca­paz de in­ven­tar lo­cas ideas, pe­ro las locuras en­con­tra­ban te­rreno abo­na­do en la fron­te­ra del No­roes­te.

El mu­lá Mas­tum era uno de los que veían la co­lo­ca­ción de mo­jo­nes in­gle­ses co­mo el fin del mun­do, y en 1897 en­con­tró los ele­men­tos ex­ter­nos pa­ra pro­vo­car una re­be­lión en­tre los pas­tu­nes: un ata­que al is­lam y una vic­to­ria mu­sul­ma­na, la bue­na mez­cla de in­dig­na­ción y enar­de­ci­mien­to pa­ra con­vo­car a una yihad. El ata­que era la in­va­sión an­glo­egip­cia de Su­dán, que de­rro­ca­ría al ré­gi­men is­lá­mi­co allí im­pues­to. La vic­to­ria, la de Tur­quía fren­te a Gre­cia en la dispu­ta por Cre­ta.

Fa­bu­la­ción geo­po­lí­ti­ca.

En reali­dad la vic­to­ria tur­ca fue más que pí­rri­ca. El ejér­ci­to oto­mano de­rro­tó al grie­go en el cam­po de ba­ta­lla, pe­ro las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les obli­ga­ron al sul­tán a re­ti­rar­se de Cre­ta, que ter­mi­na­ría fi­nal­men­te in­te­grán­do­se en Gre­cia. Pe­ro esas su­ti­le­zas no iban a aguar los pla­nes del mu­lá Mas­tum, al con­tra­rio, lo que hi­zo fue de­for­mar y am­pliar la vic­to­ria tur­ca has­ta al­can­zar el ab­sur­do. De­cía que Tur­quía se ha­bía apo­de­ra­do del ca­nal de Suez y se ha­bía alia­do con Ru­sia, Ale­ma­nia y Fran­cia pa­ra ha­cer la gue­rra a In­gla­te­rra.

Los pas­tu­nes no sa­bían mu­cho de geo­gra­fía fue­ra de sus ris­cos, pe­ro en- ten­die­ron per­fec­ta­men­te el men­sa­je. Los in­gle­ses no po­drían re­ci­bir re­fuer­zos por­que ha­bían per­di­do el ca­nal de Suez, y ade­más el Im­pe­rio Bri­tá­ni­co es­ta­ba en las úl­ti­mas. Era el me­jor mo­men­to pa­ra la yihad. El lu­gar se­ría Ma­la­kand.

Na­da ha­cía pre­ver la tor­men­ta que es­ta­ba a pun­to de es­ta­llar en el tran­qui­lo va­lle de Swat, en cal­ma des­de ha­cía dos años. El 26 de ju­lio unos ofi­cia­les de la guar­ni­ción se fue­ron con­fia­da­men­te a ju­gar al po­lo a un pue­blo a 15 ki­ló­me­tros. Los in­gle­ses ha­bían des­cu­bier­to el po­lo en la In­dia y les en­tu­sias­ma­ba, un en­cuen­tro con un equi­po lo­cal era una ten­ta­ción irre­sis­ti­ble. Fue una de­por­ti­va com­pe­ti­ción de in­gle­ses y pas­tu­nes, que se lo pa­sa­ron bien, pe­ro tras el par­ti­do co­rrió el ru­mor de que el mu­lá Mas­tum ha­bía pro­cla­ma­do la yihad y avan­za­ba so­bre Ma­la­kand al fren­te de mi­les de gue­rre­ros. Los ofi­cia­les ya se ha­bían ido, pe­ro sus cria­dos, que re­co­gían los tras­tos del po­lo, tu­vie­ron que sa­lir hu­yen­do pa­ra no ser lin­cha­dos.

Las no­ti­cias lle­ga­ron a Ma­la­kand, don­de ha­bía acan­to­na­da una bri­ga­da de tro­pas in­dias, unos 2.000 hom­bres. El co­ro­nel al man­do dis­pu­so que al día si­guien­te sa­lie­ra en cam­pa­ña par­te del con­tin­gen­te, pe­ro no hu­bo oca­sión de ello. Du­ran­te la ce­na, con mu­chos ofi­cia­les to­da­vía ves­ti­dos de po­lo, co­men­zó el ata­que. De la os­cu­ri­dad de la no­che y de to­das di­rec­cio­nes sur­gían mi­les de hom­bres ar­ma­dos con es­pa­das, que con va­lor sui­ci­da bus­ca­ban el cuer­po a cuer­po fren­te al dis­ci­pli­na­do fue­go de los sol­da­dos, con la con­vic­ción de dis­fru­tar del pa­raí­so si caían muer­tos en la yihad. Es­tu­vie­ron a pun­to de arro­llar a la bri­ga­da y su ma­yor éxi­to fue apo­de­rar­se del pol­vo­rín y lle­var­se la re­ser­va de mu­ni­cio­nes.

La in­fer­nal ve­la­da se re­pi­tió las no­ches si­guien­tes, pe­ro los in­gle­ses fue­ron re­ci­bien­do re­fuer­zos y re­sis­tie­ron ca­da vez con me­nos pro­ble­mas. El mu­lá Mas­tum re­sul­tó he­ri­do y sus se­gui­do­res se re­ti­ra­ron ha­cia las co­li­nas. Mien­tras el man­do bri­tá­ni­co pre­pa­ra­ba la con­sa­bi­da ex­pe­di­ción de cas­ti­go, se re­con­ta­ron las ba­jas. Ha­bía cua­tro ofi­cia­les in­gle­ses muer­tos y 10 he­ri­dos, y la tro­pa ha­bía su­fri­do 150 ba­jas en­tre unos y otros. Las pér­di­das del enemi­go no se po­dían eva­luar por­que se lle­va­ban a sus caí­dos, pe­ro al fi­nal de la cam­pa­ña, en la que par­ti­ci­pa­ron qui­zá 100.000 gue­rre­ros, sus ba­jas se con­ta­ban por mi­lla­res. Así ter­mi­nó la ex­plo­sión de có­le­ra is­lá­mi­ca del mu­lá Mas­tum.

Raza be­li­co­sa. Un gru­po de fe­ro­ces gue­rre­ros pas­tu­nes de la fron­te­ra del No­roes­te, ar­ma­dos de es­pin­gar­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.