El oca­so de la prin­ce­sa del pue­blo

Tras do­ce años ba­jo la in­qui­si­do­ra mi­ra­da de un pú­bli­co que la ado­ra y la de­tes­ta a par­tes igua­les, Be­lén Es­ta­ban ha de­ci­di­do de­jar la te­le­vi­sión. No ha po­di­do so­por­tar la exi­gen­te y cruel pre­sión me­diá­ti­ca.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR JO­SÉ CA­SA­DO

La te­le­vi­sión no es una adic­ción, pe­ro hay que es­tar en­fer­mo pa­ra tra­ba­jar en ella”. Así des­cri­bía en 2010 Pao­lo Va­si­le su tra­ba­jo co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de Mediaset Es­pa­ña. Y sa­bía de lo que ha­bla­ba. Te­le­cin­co, la ca­de­na prin­ci­pal del gru­po, se ha con­ver­ti­do or­gu­llo­sa­men­te en la ca­de­na de te­le­vi­sión más ren­ta­ble de Eu­ro­pa gra­cias a su pro­gra­ma­ción que, ba­sa­da en reality shows e in­for­ma­ción ro­sa, ha sa­bi­do ren­ta­bi­li­zar co­mo nin­gu­na otra los im­pul­sos más pri­ma­rios y ani­ma­les del ser hu­mano. Na­die en­car­na me­jor la ma­ne­ra de ha­cer te­le­vi­sión de la ca­de­na que ca­pi­ta­nea Va­si­le que Be­lén Es­te­ban, has­ta ha­ce po­co más de dos se­ma­nas su pri­me­ra fi­gu­ra, su más ren­ta­ble crea­ción. Du­ran­te cua­tro ho­ras dia­rias Be­lén opi­na, co­men­ta, in­sul­ta, ha­bla sin ta­pu­jos de su vi­da per­so­nal, co­me, se en­fa­da, ríe y llo­ra. To­do de­lan­te de más de dos mi­llo­nes de per­so­nas que ca­da tar­de si­guen con in­te­rés un nue­vo gi­ro de tuer­ca de la aza­ro­sa vi­da de la que ya es un miem­bro más de la fa­mi­lia.

No en vano Be­lén Es­te­ban lle­va más de do­ce años deam­bu­lan­do por los pla­tós de te­le­vi­sión. Su his­to­ria po­día ha­ber si­do con­ce­bi­da por un gru­po de guio­nis­tas que tra­ba­ja­ran en el ar­gu­men­to de una te­le­no­ve­la. Una jo­ven ma­dri­le­ña de cla­se tra­ba­ja­do­ra se enamo­ra de un fa­mo­so to­re­ro, del que se que­da em­ba­ra­za­da. Be­lén pa­sa de vi­vir en el mo­des­to pi­so de sus pa­dres del ba­rrio de San Blas de Ma­drid a ser la se­ño­ra de Am­bi­cio­nes, una fin­ca de 300 hec­tá­reas con un ti­gre co­mo ani­mal de com­pa­ñía. Pron­to, la con­vi­ven­cia con la fa­mi­lia po­lí­ti­ca se con­vier­te en un in­fierno y Be­lén de­ci­de ha­cer la ma­le­ta y vol­ver con su ca­si re­cién na­ci­da hi­ja a la ca­sa de su fa­mi­lia. Ya en Ma­drid, el te­lé­fono no de­ja de so­nar. Re­vis­tas y pro­gra­mas del co­ra­zón quie­ren sa­ber qué ha pa­sa­do. Y Be­lén Es­te­ban con­tes­ta.

Be­lén pri­va­da, Be­lén pú­bli­ca.

Sus apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión y sus en­tre­vis­tas en los se­ma­na­rios ro­sa de­jan de ser, po­co a po­co, al­go anec­dó­ti­co pa­ra con­ver­tir­se en lo ha­bi­tual. Ma­ga­zi­nes co­mo Sa­bor a ti o Co­mo la vi­da, de An­te­na 3, y Día a día o El pro­gra­ma de Ana Ro­sa, en Te­le­cin­co, la fi­chan co­mo con­ter­tu­lia. Su éxi­to se dis­pa­ra a la vez que la del­ga­da lí­nea que se­pa­ra la Be­lén pri­va­da de la Be­lén pú­bli­ca va des­apa­re­cien­do has­ta es­fu­mar­se.

Su pun­to fuer­te es re­la­ti­va­men­te sencillo: de­cir las co­sas a la ca­ra, sin ta­pu­jos, sin mie­do a las con­se­cuen­cias ni al qué di­rán. Sin mie­do a ex­pre­sar­se mal, a uti­li­zar ta­cos o in­sul­tos, o a llo­rar con la cá­ma­ra en­cen­di­da. Un dis­cur­so que le ha­ce ser vis­ta por la au­dien­cia co­mo una he­roí­na que de­mues­tra que no ha­ce fal­ta ha­ber es­tu­dia­do o te­ner di­ne­ro pa­ra sa­lir en te­le­vi­sión. Es la prue­ba de que una per­so­na hu­mil­de y nor­mal tam­bién pue­de triun­far. Pa­ra sus fie­les, Es­te­ban de­mo­cra­ti­za la te­le­vi­sión. Pe­ro al igual que to­do hé­roe ca­tó­di­co, Be­lén Es­te­ban tie­ne nu­me­ro­sos de­trac­to­res. Le acha­can la de­gra­da­ción del dis­cur­so te­le­vi­si­vo. Pa­ra Gé­rard Im­bert, ca­te­drá-

ti­co de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid, Be­lén Es­te­ban cum­ple un pa­pel “pé­si­mo” en la te­le­vi­sión ac­tual: “El de ha­ber con­sa­gra­do la in­vec­ti­va, el des­pre­cio ha­cia el otro, el len­gua­je más soez co­mo mo­do de co­mu­ni­ca­ción y he­rra­mien­ta pa­ra al­zar­se co­mo personaje pú­bli­co y ad­qui­rir no­to­rie­dad. Se ha cons­trui­do un personaje, ex­ce­si­vo, de ras­gos acen­tua­dos y de­cla­ra­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res. Ejer­ce fas­ci­na­ción, la que es­tá vin­cu­la­da con al­guien que no tie­ne lí­mi­tes, ‘no se cor­ta’, co­mo se di­ce, y pro­yec­ta en su dis­cur­so sus es­ta­dos de áni­mos más sub­je­ti­vos y sus sen­ti­mien­tos más agre­si­vos”.

En 2009 se in­cor­po­ra a Sál­va­me, una mez­cla en­tre pro­gra­ma del co­ra­zón y

reality show que su pre­sen­ta­dor, Jor­ge Javier Váz­quez, ca­li­fi­ca­ba co­mo “un circo en el que es­tá lo me­jor de lo peor”. El éxi­to del es­pa­cio es in­me­dia­to y muy pron­to pa­sa a ocu­par más de 25 ho­ras se­ma­na­les de te­le­vi­sión. Y el éxi­to de Be­lén si­gue su ten­den­cia as­cen­den­te a la vez que su dis­cur­so se ra­di­ca­li­za: más agre­si­vi­dad, más gri­tos y más lá­gri­mas. Los res­pon­sa­bles del pro­gra­ma, cons­cien­tes del in­te­rés que sus­ci­ta su co­la­bo­ra­do­ra es­tre­lla, con­fron­tan los estrenos de la com­pe­ten­cia con los mo­men­tos más ex­tre­mos de su vi­da: las in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do, sus rup­tu­ras sen­ti­men­ta­les o su úl­ti­ma ope­ra­ción de ci­ru­gía es­té­ti­ca. To­do ello ce­ba­do con maes­tría y con gran­des re­sul­ta­dos: su nue­vo ros­tro fue ré­cord de au­dien­cia con un sha­re del 26% y más de tres mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, con pi­cos de has­ta el 40%, una mar­ca que so­lo con­si­guen las com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas. El do­cu­men­tal so­bre su vi­da, una bio­gra­fía no au­to­ri­za­da y un ar­tícu­lo aca­dé­mi­co uni­ver­si­ta­rio so­bre su personaje no tar­da­rían en lle­gar.

Por­ta­da de Le Mon­de.

Su ha­za­ña más es­pec­ta­cu­lar ocu­rría es­te ve­rano cuan­do se con­vir­tió en por­ta­da de Le Mon­de. En el pe­rió­di­co fran­cés es­ta­ban pre­pa­ran­do una se­rie de re­por­ta­jes so­bre per­so­na­li­da­des de la te­le­vi­sión mun­dial y San­dri­ne Mo­rel, su corresponsal en Ma­drid, pro­pu­so a Be­lén Es­te­ban por­que “es la que me­jor re­pre­sen­ta lo que du­ran­te más ho­ras se ve en la te­le­vi­sión en Es­pa­ña”. Pa­ra San­dri­ne, que lle­va vi­vien­do seis años en nues­tro país, no ha si­do na­da fá­cil ha­cer­se con la gran can­ti­dad de ce­le­bri­da­des lo­ca­les

que pue­blan la pan­ta­lla: “Cuan­do pre­gun­ta­ba a mis ami­gos es­pa­ño­les quién era al­guien que yo ha­bía vis­to en te­le­vi­sión siem­pre me res­pon­dían al­go así co­mo el pri­mo de la her­ma­na de un fa­mo­so. La ma­yo­ría de ellos son gen­te que no ha he­cho na­da y aún así sus­ci­tan mu­chí­si­mo in­te­rés. Me lla­ma­ba mu­chí­si­mo la aten­ción”.

San­dri­ne es una de las úl­ti­mas pe­rio­dis­tas a las que Es­te­ban ha con­ce­di­do una en­tre­vis­ta an­tes de su ba­ja en te­le­vi­sión. Tras unas se­ma­nas es­pe­cial­men­te in­ten­sas en su tra­ba­jo, en el que fue pro­ta­go­nis­ta de fie­ras dis­cu­sio­nes con sus com­pa­ñe­ros y que tam­bién afec­ta­ron a su vi­da per­so­nal, Be­lén de­ci­dió des­apa­re­cer. El pa­sa­do 7 de sep­tiem­bre su re­pre­sen­tan­te, To­ño San­chís, se sen­ta­ba en la si­lla que ha­bi­tual­men­te ocu­pa su clien­te pa­ra ad­mi­tir: “Be­lén ha pe­ta­do”. Se­gún San­chís, Es­te­ban le pi­dió ayu­da por­que ne­ce­si­ta­ba asis­ten­cia mé­di­ca pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma, y ya ha­bría acu­di­do a una pri­me­ra cita con un psi­quia­tra. El oca­so me­diá­ti­co de quien re­pre­sen­ta la quin­tae­sen­cia de la fa­ma a cual­quier pre­cio se ha­bía pro­du­ci­do. El personaje ha­bía de­vo­ra­do, li­te­ral­men­te, a la per­so­na.

La pe­rio­dis­ta fran­ce­sa de­fi­ne a Be­lén Es­te­ban co­mo una per­so­na “sen­ci­lla, nor­mal y cam­pe­cha­na que no es cons­cien­te de que la te­le­vi­sión es un tra­ba­jo. Una de las ve­ces que nos en­con­tra­mos acu­dí al pla­tó de Sál­va­me y la vi muy tras­tor­na­da. Le ha­bían en­se­ña­do unas imá­ge­nes en las que apa­re­cía su ma­ri­do con otra mu­jer. No las ha­bía vis­to an­tes. No es­ta­ba pre­pa­ra­do. Coin­ci­di­mos en el ba­ño, don­de ella es­ta­ba llo­ran­do. No ha­bía cá­ma­ras. Real­men­te Be­lén vi­ve co­mo real to­do lo que su­ce­de en te­le­vi­sión. Es­tá de­ma­sia­do ex­pues­ta y no creo que to­do el di­ne­ro que ga­na pue­da jus­ti­fi­car el cos­te emo­cio­nal y familiar que su­po­ne su tra­ba­jo”.

Pa­ra la psi­có­lo­ga Ire­ne Ló­pez, co­la­bo­ra­do­ra ha­bi­tual de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Be­lén “tie­ne una per­so­na­li­dad vul­ne­ra­ble y ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble, y uti­li­za su for­ta­le­za co­mo un me­ca­nis­mo de de­fen­sa. Pa­ra una per­so­na así, el sen­tir­se que­ri­da es lo que le apor­ta gran se­gu­ri­dad, pe­ro pa­ra es­tar en te­le­vi­sión tie­nes que sa­ber sus có­di­gos, sus nor­mas y sus re­glas; su des­co­no­ci­mien­to ha­ce que pue­das caer en la creen­cia de un mun­do de fan­ta­sía que po­dría abar­car to­do, su mun­do per­so­nal y el pro­fe­sio­nal. Yo creo que Be­lén no su­po bien las re­glas del jue­go. Y el jue­go ga­nó”.

Ju­gue­tes ro­tos.

El co­lap­so de la prin­ce­sa del pue­blo re­abre el debate so­bre los lla­ma­dos ju­gue­tes ro­tos de la te­le­vi­sión. Tie­nen en co­mún ser gen­te co­rrien­te, la ma­yo­ría de las ve­ces sin es­tu­dios y que, de la no­che a la ma­ña­na, son sor­pren­di­dos por una fa­ma exi­gen­te y cruel. Es co­mún es­cu­char por los pa­si­llos de las ca­de­nas de te­le­vi­sión que el que no gri­ta lo su­fi­cien­te, el blan­do o el dis­cre­to no tie­nen ca­bi­da en un pla­tó. Y hoy en día las si­llas de los co­la­bo­ra­do­res es­tán muy so­li­ci­ta­das.

Los es­tu­dios es­cu­pen a dia­rio la lu­cha en­car­ni­za­da de un gru­po de famosos de pro­fe­sión por afe­rrar­se a la su­ya. Sa­ben que a la mí­ni­ma su te­lé­fono no so­na­rá ma­ña­na, y ha­rán cual­quier co­sa por per­ma­ne­cer sen­ta­dos. El di­ne­ro que ga­nan jus­ti­fi­ca la au­sen­cia de lí­mi­tes en sus ac­cio­nes, y la fa­ma se con­vier­te en una dro­ga que les im­pi­de de­jar el foro pú­bli­co. Esa incertidumbre cons­tan­te en la que vi­ven se re­fle­ja en el reality show que pro­ta­go­ni­zan, afir­ma Mi­guel Roig, au­tor del li­bro Be­lén Es­te­ban y la fá­bri­ca de por­ce­la­na: “Co­mien­za el pro­gra­ma y nos en­te­ra­mos de una nue­va si­tua­ción; se desa­rro­lla a lo lar­go de unas ho­ras, don­de se pro­du­cen acon­te­ci­mien­tos ines­pe­ra­dos que se su­po­ne que son reales y que no for­man par­te de un guion; y el fi­nal, la par­te que más mor­bo y ex­pec­ta­ti­va al­can­za, no exis­te, al con­tra­rio que en el cu­le­brón no se sa­be có­mo aca­ba­rá aque­llo. Be­lén Es­te­ban ha con­se­gui­do eri­gir­se en la rei­na del for­ma­to. El lu­gar que an­tes ocu­pa­ban las es­tre­llas del cu­le­brón aho­ra es­tá en ma­nos de Be­lén Es­te­ban, la rei­na del reality show”.

Siem­pre que ha si­do pre­gun­ta­da por si al­gún día de­ja­rá la te­le­vi­sión, Be­lén Es­te­ban ha res­pon­di­do que es al­go muy di­fí­cil, que su fa­mi­lia de­pen­de eco­nó­mi­ca­men­te de ella y que el in­te­rés que sus­ci­ta no la de­ja­ría vi­vir tran­qui­la. Una bue­na ex­cu­sa o una reali­dad es­ca­lo­frian­te. A la ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les del me­dio les cues­ta creer que la es­tre­lla me­diá­ti­ca de Es­te­ban se ha­ya apa­ga­do. Bea­triz Cor­tá­zar, pe­rio­dis­ta y ha­bi­tual de las ter­tu­lias del co­ra­zón, cree que tan­to la per­so­na co­mo el personaje ne­ce­si­ta­ban un des­can­so: “Be­lén ha es­ta­do gra­ban­do to­do el ve­rano un nue­vo pro­gra­ma, a la vez que se­guía en el pun­to de mi­ra. La gen­te que es­tá con Be­lén sa­be me­dir muy bien los tiem­pos y aho­ra to­ca­ba des­can­sar. Yo creo que Be­lén vol­ve­rá con más fuer­za, re­no­va­da por den­tro y por fue­ra”.

Qui­zá si vuel­ve dis­pa­ra­rá de nue­vo los au­dí­me­tros y el apo­yo de su pú­bli­co le ha­rá re­afir­mar­se por enési­ma vez en que su si­tio es­tá ba­jo los fo­cos. Ya ha da­do mues­tras en otras oca­sio­nes de que fuer­zas no le fal­tan. De nue­vo, la his­to­ria del ave Fé­nix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.