Las cien es­pe­cies ame­na­za­das

La Unión Internacional pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za ha pu­bli­ca­do una nue­va re­la­ción de es­pe­cies de ani­ma­les y plan­tas que se en­cuen­tran ac­tual­men­te en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LUCÍA REY

el ti­gre per­sa, el oso me­xi­cano o el pá­ja­ro do­do son so­lo tres es­pe­cies de una lar­ga lis­ta ne­gra de ani­ma­les ya ex­tin­tos. Pre­ci­sa­men­te pa­ra que esa lis­ta no si­ga en­gro­san­do más, la Zoo­lo­gi­cal So­ciety of Lon­don (ZSL) y la Unión Internacional pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN) han pu­bli­ca­do una nue­va re­la­ción com­pues­ta por las cien es­pe­cies más cer­ca­nas a la ex­tin­ción.

El in­for­me, ti­tu­la­do ¿Sin va­lor o de un va­lor in­cal­cu­la­ble?, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo dar un im­pul­so a la con­ser­va­ción de las es­pe­cies con­si­de­ra­das “sin va­lor” . Cuan­do se ha­bla de “sin va­lor” lo que se quie­re dar a en­ten­der es que, en pa­la­bras del pro­fe­sor Jo­nat­han Bai­llie, di­rec­tor de Con­ser­va­ción de la ZSL, en mu­chas oca­sio­nes las es­pe­cies y há­bi­tats sil­ves­tres se va­lo­ran y se prio­ri­zan con arre­glo a los ser­vi­cios que ofre­cen a las per­so­nas.

En to­tal se ha pues­to el fo­co en 100 es­pe­cies de 48 paí­ses di­fe­ren­tes. Los pri­me­ros pues­tos de la lis­ta ne­gra los ocu­pan el ca­ma­león de Tar­zán, el co­rre­li­mos cu­cha­re­ta y el pe­re­zo­so pigmeo. Es­te úl­ti­mo so­lo se en­cuen­tra en la is­la Es­cu­do, a 17 ki­ló­me­tros de la cos­ta

En lo que va de año los ca­za­do­res fur­ti­vos han aba­ti­do 339 ri­no­ce­ron­tes en Su­dá­fri­ca

de Pa­na­má. Con la mi­tad del ta­ma­ño de sus pa­rien­tes y un pe­so si­mi­lar al de un be­bé re­cién na­ci­do, los pe­re­zo­sos pig­meos son los más pe­que­ños y len­tos del mun­do, y apa­re­cen cla­si­fi­ca­dos en la lis­ta co­mo “en pe­li­gro crí­ti­co de ex­tin­ción”. En es­ta mis­ma lí­nea, el sao­la es uno de los ma­mí­fe­ros más ame­na­za­dos del sud­es­te asiá­ti­co. Es co­no­ci­do co­mo el uni­cor­nio asiá­ti­co de­bi­do a su ra­re­za, ya que es po­si­ble que tan so­lo que­den una de­ce­na de ellos.

No so­lo los ani­ma­les con­for­man es­ta lar­ga lis­ta. Un ejem­plo de ello es que en di­cha re­la­ción tam­bién se en­cuen­tra el hon­go Cry­ptomy­ces ma­xi­mus, una es­pe­cie que ya so­lo se en­cuen­tra en una pe­que­ña zo­na de Ga­les.

Se­gún los ex­per­tos, el de­cli­ve de to­das es­tas es­pe­cies se pue­de atri­buir a la ac­ción hu­ma­na. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos cree que su ex­tin­ción to­da­vía pue­de evi­tar­se si los es­fuer­zos de con­ser­va­ción se con­cen­tran es­pe­cí­fi­ca­men­te. Es­tas me­di­das han da­do bue­nos re­sul­ta­dos con mu­chas es­pe­cies co­mo el ca­ba­llo de Pr­ze­wals­ki y la ballena jo­ro­ba­da, am­bos sal­va­das de la ex­tin­ción.

Tra­fi­car con mar­fil.

Otro de los pe­li­gros es el trá­fi­co ile­gal de es­pe­cies. El mar­fil del ele­fan­te, el cuerno del ri­no­ce­ron­te y di­ver­sas par­tes del ti­gre son ob­je­tos muy pre­cia­dos en al­gu­nas par­tes del mer­ca­do asiá­ti­co, y es­tán lle­van­do a la ex­tin­ción a es­tas es­pe­cies. Pre­ci­sa­men­te pa­ra com­ba­tir­lo, la or­ga­ni­za­ción World Wi­de Fund for Na­tu­re (WWF) ha lan­za­do una cam­pa­ña internacional.

Se­gún de­nun­cia la or­ga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta, en lo que va de año los ca­za­do­res fur­ti­vos han ma­ta­do 339 ri­no­ce­ron­tes en Su­dá­fri­ca pa­ra pro­por­cio­nar el de­man­da­do cuerno al mer­ca­do ile­gal de Viet­nam. En el con­ti­nen­te afri­cano la ca­za fur­ti­va ha au­men­ta­do un 3.000% en los úl­ti­mos cin­co años. Lo mis­mo ha su­ce­di­do con los ele­fan­tes.

Pre­ci­sa­men­te, el pa­sa­do año se re­gis­tra­ron las ta­sas más al­tas de fur­ti­vis­mo en Áfri­ca pa­ra sur­tir de mar­fil a los mer­ca­dos de Chi­na y Tai­lan­dia. Por úl­ti­mo, en los úl­ti­mos 100 años el mun­do ha per­di­do el 97% de los ti­gres, in­clu­yen­do la ex­tin­ción de cua­tro sub­es­pe­cies. So­lo que­dan unos 3.200 en li­ber­tad y la ca­za ile­gal es ac­tual­men­te su ma­yor ame­na­za.

Pe­li­gro. El trá­fi­co ile­gal de es­pe­cies su­po­ne una se­ria ame­na­za pa­ra el ri­no­ce­ron­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.