Jo­sé Bono no de­ja tí­te­re con ca­be­za

Los dia­rios del ex­pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados no in­clu­yen, sin em­bar­go, na­da in­dis­cre­to re­la­ti­vo a su es­fe­ra familiar e ín­ti­ma.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Ha­ce es­ca­be­chi­na po­lí­ti­ca. En sus dia­rios, Bono no de­ja tí­te­re con ca­be­za. Su­po­nen nue­vos Epi­so­dios na­cio­na­les vi­vi­dos des­de el pro­ta­go­nis­mo, aquí no hay cien­cia-fic­ción: re­tra­ta, des­ca­li­fi­ca, cen­su­ra, evo­ca y plas­ma un agua­fuer­te na­cio­nal que ca­si re­sul­ta es­per­pen­to. Fe­li­pe Gon­zá­lez le pa­re­ce uno de los me­jo­res po­lí­ti­cos de los úl­ti­mos cien años; Gar­zón, un tre­pa car­ga­do de ego­la­tría y exi­gen­cias cre­yén­do­se el súmmum; y el PSOE, “un par­ti­do don­de úl­ti­ma­men­te so­lo jue­gan los su­plen­tes”. Ex­hu­ma ma­nio­bras, trapicheos, in­fluen­cias y des­ver­güen­zas co­mo las de Juan Gue­rra, que se­gún él ero­sio­nó los pi­la­res socialistas. Re­co­no­ce que siem­pre man­tu­vo pun­tual­men­te in­for­ma­do a Fe­li­pe en plan más Fou­ché que Ma­quia­ve­lo. No las con­si­de­ra me­mo­rias “por­que so­lo son no­tas que es­cri­bí en una li­bre­ta des­de que me lo re­co­men­dó Ra­món Ru­bial, me me­tía en los la­va­bos pa­ra ha­cer­lo”, des­cu­brió ba­tien­do ré­cords de ven­ta: en la pri­me­ra se­ma­na de lan­za­mien­to han al­can­za­do la ter­ce­ra edi­ción. Lo pro­cla­ma sa­tis­fe­cho, in­ce­san­te, en los me­dios, don­de co­mo un guion re­pi­te, pun­to por pun­to, pa­la­bra a pa­la­bra, lo que pa­re­ce mon­ta­do es­que­ma ar­gu­men­tal, al­go que es ha­bi­tual en el ex­pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados, co­mo pu­do cons­ta­tar­se cuan­do en­tre­ga­ron el pre­mio Pa­qui­ro a Mo­ran­te de la Pue­bla y Bono re­pi­tió un dis­cur­so ya co­no­ci­do. Lo mis­mo ha­cía Ce­la, otro gran­de de la acri­tud que en el man­che­go apa­re­ce es­con­di­da con for­mas sua­ves, me­dia son­ri­sa, im­pe­ca­ble ra­ya del pe­lo in­jer­ta­do y me­mo­ria a prue­ba de bom­bas. Con­fir­mó que La­ra le pa­gó 800.000 eu­ros, “o así se re­fle­ja en el con­tra­to, de­pen­dien­do de las ven­tas”, pre­ci­só, por tres vo­lú­me­nes de 646 pá­gi­nas don­de re­su­me 30 años de ca­rre­ra. El pri­me­ro abar­ca de 1992 a 1997, le se­gui­rán otros dos don­de com­pen­dia en 8.000 fo­lios los 17.000 ela­bo­ra­dos tras pa­sar por el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa y sus tres años pre­si­dien­do el Con­gre­so. Un tex­to que di­vier­te y alu­ci­na pe­ro no emo­cio­na. Me que­do con Gal­dós o Ri­car­do de la Cier­va. Son más ro­mán­ti­cos y ahí me pier­do.

Ru­mo­res y sos­pe­chas.

“Un dia­rio me pa­re­ce más no­ta­rial que las me­mo­rias. Sé que es­te li­bro no es un ejer­ci­cio de pru­den­cia pe­ro sí de jus­ti­cia. Tie­ne vo­ca­ción de tes­ti­mo­nio y no es na­da mor­bo­so. No es un dia­rio de al­mí­bar ni una cró­ni­ca de sa­lón. El buen dia­rio -doy fe de que es­te lo es y apa­sio­na en su lec­tu­ra- de­be ser un po­co in­dis­cre­to pe­ro no in­clu­ye na­da re­la­ti­vo a mi es­fe­ra familiar o ín­ti­ma”. Bono in­clu­so se re­bo­tó ca­si ira­cun­do cuan­do al­guien pre­gun­tó por su ex, Ana Ro­drí­guez, hoy fe­liz­men­te en­no­via­da con mag­na­te me­xi­cano ín­ti­mo de la fa­mi­lia. Cir­cu­lan ru­mo­res ca­si sos­pe­cha si­mi­la­res al que tiem­po atrás re­la­cio­nó a Bono con Ma­ri­na Dan­ko, la gua­pí­si­ma ex de Pa­lo­mo Li­na­res tras 30 años de ma­tri­mo­nio que hoy a ella le pa­re­cen ga­le­ras. Lo que hay que oír.

“Nues­tras fa­mi­lias son ami­gas, aque­llo fue un dis­pa­ra­te ma­li­cio­so. Ca­llo pa­ra pre­ser­var la in­ti­mi­dad de mis hi­jos y evi­tar­les un dis­gus­to”. A los cua­tro de­di­ca el vo­lu­men y su ex co­ru­ñe­sa so­lo se cita en un pie de fo­to de gru­po, ¡ y hay ca­si 700 pá­gi­nas! Cre­ce el mis­te­rio au­men­tan­do el mor­bo so­bre la pa­re­ja ro­ta, co­mo si fue­sen los pri­me­ros. “Soy cons­cien­te del in­te­rés que mi vi­da per­so­nal pue­de sus­ci­tar en ter­ce­ras per­so­nas cuan­do so­lo in­tere­sa mi di­men­sión pú­bli­ca o po­lí­ti­ca. No hay que echar ga­so­li­na a las emo­cio­nes” -y así ca­si re­cri­mi­na los po­sa­dos de la ma­dre de sus hi­jos-. An­te ta­ma­ña ro­tun­di­dad uno se pre­gun­ta si fue pa­ri­pé, es­pe­jis­mo, ilu­sio­nis­mo o tea­tro lo em­pa­la­go­so y for­mal que Bono y Ana nos ven­die­ron du­ran­te años co­mo ejem­plo de fe­li­ci­dad ma­tri­mo­nial com­par­ti­da con sus con­sue­gros Rap­hael y Natalia o la fa­mi­lia Tous. No los creo cóm­pli­ces. Mis­te­rios por des­cu­brir. Sin du­da con­mo­cio­na­rían.

Es lo que ha­cen mu­si­cal­men­te en Son­ri­sas y lá­gri­mas, nue­vo im­pac­to es­pec­ta­cu­lar de la tem­po­ra­da re­cién ini­cia­da. La con­cu­rren­cia des­pi­dió al ve­rano en­se­gui­da re­em­pla­za­do por agua­ce­ros que em­pe­za­ron la no­che es­tre­nis­ta. An­te un Jo­sé Luis Gar­ci que pre­pa­ra li­bro so­bre le noir ase­gu­ran­do que “en es­te país ya no in­tere­sa el ci­ne” tras el fra­ca­so de su úl­ti­mo es­treno, don­de ac­túa Ga­llar­dón ha­cien­do de Al­bé­niz. Mas­siel ca­si se re­mo­jó aún ufa­na con su re­su­rrec­ción pro­fe­sio­nal en Fo­llies, se­gún con­ta­ba al ve­te­rano Lo­ren­zo Val­ver­de, pa­dre de las her­ma­nas de la ri­sa lo­ca y un fí­si­co des­me­di­do. Acu­dió co­jean­te y Mas­siel anun­ció que va a ser abue­la, su hi­jo Ai­tor -na­ci­do del aris­tó­cra­ta so­cia­lis­ta Car­los Za­yas, el se­gun­do de sus tres ma­ri­dos, ade­más de Re­ca­te­ro y Liz­cano- es­pe­ra

su pri­mer re­to­ño. Ca­lló por­que le han im­pe­di­do lar­gar del ma­tri­mo­nio. Su ni­ño co­no­ce el per­cal ai­rea­dor de quien du­ran­te el fran­quis­mo fue tan­que­ta de Le­ga­ni­tos hoy trans­for­ma­da en ami­ga in­cons­tan­te en su fi­de­li­dad -es así de pa­ra­dó­ji­ca- pe­ro igual de con­tes­ta­ta­ria que en los 70. Con su ai­re lozano siem­pre pro­vo­ca­dor pa­re­cía una Hei­di ta­llu­di­ta. Ge­nio y fi­gu­rón esa no­che real­za­dos con ju­ve­ni­les ma­llas le­chu­ga ba­jo mo­chi­la mon­ta­ñe­ra, co­mo pa­ra gi­rar por el Ti­rol que evo­ca las pe­ri­pe­cias de la ex­ten­sa fa­mi­lia Trapp du­ran­te la ocu­pa­ción na­zi de Aus­tria.

Asom­bran las tres ho­ras de es­pec­tácu­lo con la ya clá­si­ca do, re, mi o el bu­có­li­co Edel­weis glo­ri­fi­ca­dos ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te por Julie An­drews y el alar­de de has­ta 22 de­co­ra­dos ju­ga­dos ma­gis­tral­men­te por Jai­me Az­pi­li­cue­ta. Hi­cie­ron re­cor­dar su Evi­ta de los 80 con Pa­lo­ma San Ba­si­lio que, tras el im­pac­to es­tre­nis­ta de My Fair Lady, se ve obli­ga­da a cor­tar una gi­ra pre­vis­ta has­ta ju­nio de 2013. Ya no in­tere­san las pe­ri­pe­cias de la flo­ris­ta del Co­vent Gar­den lon­di­nen­se con su la llu­via que cae en Se­vi­lla es una pu­ra ma­ra­vi­lla. Se des­pi­den en Valencia el 18, y eso que San Ba­si­lio lle­va­ba on­ce años sin ha­cer mu­si­ca­les co­mo aquel Hom­bre de la

Man­cha que la unió al Jo­sé Sa­cris­tán ele­gi­do me­jor ac­tor en el fes­ti­val de San Se­bas­tián y ja­lea­dor de Son­ri­sas y

lá­gri­mas. “Es un pre­mio que es­pe­ra­ba ha­ce tiem­po, nun­ca es tar­de”, ob­ser­vó ba­jo su qui­jo­tes­ca bar­ba blanca y cer­ca de su es­po­sa re­ves­ti­da ba­jo ter­cio­pe­lo ru­bí de cor­te ca­si hippy. No­che abun­dan­te en con­tras­tes o, más bien, des­pis­tes in­du­men­ta­rios.

Ma­drid se lle­na de mu­si­ca­les.

Co­sas del tiem­po ines­ta­ble que echó abri­go la­nu­do en la siem­pre cá­li­da

Ma­ría Jo­sé Al­fon­so, uni­da a Em­ma Ozo­res con ki­los de más mien­tras Ma­ría Pi­ne­da res­plan­de­cía op­ti­mis­ta tras ir su­peran­do un cán­cer. La con­tro­lan en Má­la­ga. Se unió a la aún bron­cea­da –pro­vo­có en­vi­dias– y del­ga­dí­si­ma La­ra

Di­bil­dos con­tan­do que su hi­jo Fran ya mi­de 1,90, lo hi­zo con cha­le­co ru­ti­lan­te, La­ra siem­pre es­tá a la mo­da igual que Paz Pa­di­lla, a quien aho­ra re­pre­sen­ta Ar­tu­ro Pi­ñal, du­ran­te mu­chos años má­na­ger del inefa­ble Chi­qui­to de

la Cal­za­da. Me cuen­ta que el hu­mo­ris­ta en­viu­dó: su es­po­sa Pepi -lu­mi­no­sa com­pa­ñe­ra, gua­pa, sim­pá­ti­ca y com­par­ti­do­ra don­de las ha­ya, la co­no­cí

Un con­cur­so de pe­lu­que­ría une a las guapas mo­de­los Eva Gon­zá­lez, Ariad­ne Ar­ti­les y He­len Lin­des

bien, lle­va­ban to­da una vi­da jun­tos­mu­rió ha­ce me­ses y Chi­qui­to no quie­re tra­ba­jar. Vi­ve so­lo en Má­la­ga por­que no quie­re ayu­das. Paz se alar­ga­ba más so­bre pi­ti­llos ati­gra­dos, bien ob­ser­va­dos por la ele­gan­cia de Ma­ría Cas­tro en blan­co, y ani­ma­dos con ca­de­na do­ra­da.

Ma­nue­la Ve­las­co es­ta­ba más mo­do­si­ta que su tía Con­cha, a la que Az­pi­li­cue­ta as­pi­ra a di­ri­gir en Gipsy aun­que no can­te co­mo exi­ge el personaje, y Lucía

Bo­sé, siem­pre rompe­dora, aho­ra tro­cea el pe­lo azul añil con un cho­rreo que sa­le del crá­neo. En­to­na­ba con pen­dien­tes de bo­las iri­sa­das, siem­pre fiel a la son­ri­sa y bue­nas ma­ne­ras per­ma­nen­tes que evi­ta su hi­jo Mi­guel.

No quie­re ha­blar del Mu­seo de los Ángeles, que la arrui­nó más que

Do­min­guín, aho­ra lo evo­can en el Ma­no­le­te de Brody-Pe­né­lo­pe que no sa­ben de qué va. In­da­gan si es pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca -quie­nes co­no­cie­ron al mí­ti­co ma­ta­dor afir­man que no es­ni­fa­ba co­ca co­mo aquí cuen­tan-, fo­lle­tín amo­ro­so o re­mo­za­da Es­pa­ña ca­ñí co­mo la Blan­ca­nie­ves de Ma­ca

re­na Gar­cía y Pablo Ber­ger que as­pi­ra al Os­car tras arra­sar en Do­nos­tia. Es un cuen­to mu­do y en blan­co y ne­gro, ca­si es­per­pen­to que re­con­ci­lia con el ci­ne na­cio­nal, don­de los enani­tos son del Bom­be­ro To­re­ro y Ma­no­le­te, oca­sión pa­ra que Con­cha Bui­ka rom­pa más su voz que en­tu­sias­ma en Orien­te.

Tur­quía es de sus me­jo­res mer­ca­dos, allí qui­zá no vean es­ta pe­lí­cu­la in­de­ter­mi­na­da, don­de Cayetano Ri­ve­ra apa­re­ce co­mo se­duc­tor ac­tor en­can­di­la­dor de la muy muy opu­len­ta Pe, que

en­can­ta­ría a Fe­lli­ni pa­ra al­guno de sus ti­pos gro­tes­cos. Da el ti­po, ob­ser­va­ron cer­ca de una aca­ne­la­da Mó­ni­ca Es­ta

rrea­do, una Nieves He­rre­ro con che­viot muy in­ver­nal que pre­su­mió de hi­ja -na­ci­da de Ángel Mo­reno, el pro­duc­tor

de Tóm­bo­la tan in­cons­tan­te sen­ti­men­tal­men­te- y una Ma­ría Cas­tro que des­ta­có por ele­gan­cia ex­qui­si­ta mien­tras

Asun­ción Balaguer con­ta­ba que can­ta en un ca­pí­tu­lo de La que se ave­ci­na, sai­ne­te te­le­vi­si­vo que pro­pi­ció el enamo­ra­mien­to de Va­ne­sa Romero y

Ca­ba­lle­ro, su guio­nis­ta. La re­lan­zan igual que Jo­sé Luis Mo­reno vuel­ve a la car­ga con Es­ce­nas

de ma­tri­mo­nio, don­de in­cor­po­ran a Cha­ro Rei­na más que en­tra­da en car­nes. In­sis­ten en com­pe­tir, co­men­ta­ron an­te un Santiago Se­gu­ra que “en

Ma­no­le­te se sa­le” co­mo mo­zo de es­pa­das. Iba de chu­lo que cas­ti­ga. Aquí lu­ció vi­se­ra mien­tras Lui­sa Mar­tí, di­ver­ti­da ba­jo cue­llo al­to, con­tó que sus­ti­tu­yó a uno de los ac­to­res tra­ves­ti­dos en

Or­ques­ta de se­ño­ri­tas, con­ver­ti­do en far­sa cu­ple­te­ra don­de has­ta can­tan

ban­de­ri­ta tú eres ro­ja... ata­via­dos con man­ti­lla. Es un pa­so­do­ble ya clá­si­co es­tre­na­do por Ra­quel Meller. Pa­vlovsky

Mas­siel se mues­tra to­da­vía ufa­na con su re­su­rrec­ción pro­fe­sio­nal, y anun­cia ade­más que va a ser abue­la

en tiem­pos lo hi­zo co­mo na­die, Juan

Ri­bó lo pro­ta­go­ni­za muy ma­chis­ta y en­tu­sias­mó a Pas­to­ra Ve­ga, un en­tu­sias­mo no com­par­ti­do por el res­to. Se ve que el amor es cie­go, ob­ser­va­ron a

Mar Re­gue­ras con cha­que­tón en fra­ne­la gris an­te la ati­gra­da bu­fan­da de An­gie, el en­cue­ra­do Fran Pe­rea y un Mo­des­to

Lom­ba ca­si cha­pli­nes­co ba­jo en­ta­lla­da cha­que­ta, tal si fue­se una de las mi­ni­tú­ni­cas que re­mar­ca­ron el due­lo en­tre tres be­lle­zo­nes de ca­be­llo fino e ideas lar­gas, hay que mo­di­fi­car el di­cho.

Me­le­na de anun­cio.

Pan­te­ne y un con­cur­so pe­lu­que­ril unie­ron a Eva Gon­zá­lez ba­jo es­pan­to­so tra­je ato­ma­ta­do na­da real­za­dor de es­ti­lo, la so­fis­ti­ca­ción canaria de

Ariad­ne Ar­ti­les -su tra­je gris tam­bién se las traía-, y la in­ve­ro­sí­mil cin­tu­ri­ta con azu­les a me­dio mus­lo de He­len

Lin­des, a quien fe­li­ci­té por los éxi­tos de Rudy Fer­nán­dez, so­por­te del Real Ma­drid de ba­lon­ces­to. “Eso lo con­si­go co­ci­nán­do­le la­sa­ña”, bro­meó alar­dean­do de ama de ca­sa mien­tras la se­vi­lla­na no­via de Cayetano evi­tó com­pro­me­ter­se en el es­pi­no­so con­ten­cio­so du­que­sa de Mon­to­ro-Fran

Ri­ve­ra y su hi­ja Ca­ye­ta­na. La lla­ma­ron así, no por la du­que­sa con más tí­tu­los, sino por­que su di­vi­na abue­la pa­ter­na se lla­ma­ba Car­men Ca­ye­ta­na, há­bil ma­ne­ra de ma­tar dos pá­ja­ros de un ti­ro co­mo otras la tu­vie­ron en el cum­ple -no se sa­be cuán­tos- del jo­ye­ri­to Emi

liano Suá­rez, cu­ya pro­pia aho­ra lo es de Luis Sar­to­rius, al que aca­ba de ha­cer pa­dre. Cary Go­ya­nes ex­hi­bió su be­lle­za re­bo­san­te de­mos­tran­do la in­efi­ca­cia del ré­gi­men Du­kan que pro­mo­cio­nó pre­vio pa­go. Con él per­dió –¡y re­cu­pe­ró!– 30 ki­los. Vicky Mar­tín Be­rro­cal pa­seó su gor­du­ra es­ti­val, Ca­ye­ta­na Gui

llén co­men­ta­ba: “Mi pa­dre es­tá me­jor”, con flo­rea­do tra­je en mal­vas. Mó­ni­ca

Mar­tín Lu­que era to­do li­ber­tad y ri­sas tras de­jar a Fernando Gó­mez Ace­bo

-un plas­ta, di­cen- y Oli­via de Bor­bón, opu­len­cia fí­si­ca aca­so imi­tan­do lo inimi­ta­ble de Ca­ri­ti­na, no ca­ben dos co­mo ella. Im­pac­ta­ron sus mus­los co­mo los

lu­na­res typical de Car­men Lo­ma­na, tan opues­tos en cla­si­cis­mo a la pro­vo­ca­do­ra ca­mi­se­ta eró­ti­ca de Vicky.

No nos fal­ta de ná: hay se­pa­ra­cio­nes can­ta­das co­mo la de la tre­pa­do­ra

Fio­na Fe­rrer y Po­lan­co, ade­más de otra en ebu­lli­ción. Te­ne­mos ki­los de más, son­ri­sas y lá­gri­mas co­mo ren­trée. La tem­po­ra­da ha co­men­za­do.

Eva Gon­zá­lez con Ariad­ne Ar­ti­les y He­len Lin­des

Emi­li­ano Suá­rez con su no­via

Vicky Mar­tín Be­rro­cal con Ángel Schles­ser

Mar Re­gue­ras

La­ra Di­bil­dos

Mas­siel

Mó­ni­caMMaa­rrin­tían DLuaq­nu­koe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.