AI­TA­NA SÁNCHEZGIJÓN AC­TRIZ

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

“Ca­da vez nos mi­ra­mos me­nos a los ojos” Ai­ta­na Sán­chez-Gi­jón (Ro­ma, Ita­lia, 1968), ac­triz de lar­ga tra­yec­to­ria y ex­pre­si­den­ta de la Aca­de­mia de Ci­ne, pa­sa­rá los pró­xi­mos me­ses de cri­sis eco­nó­mi­ca ‘re­fu­gia­da’ en el tea­tro, don­de for­ma par­te des­de ha­ce unos días del elen­co de la obra ‘Ba­bel’, un ‘th­ri­ller’ pa­ra gen­te in­te­li­gen­te so­bre in­co­mu­ni­ca­ción e in­fi­de­li­da­des.

Ba­bel sue­na a tí­tu­lo de pe­lí­cu­la. Sí, es nor­mal que la gen­te se acuer­de de la pe­lí­cu­la, pe­ro no son lo mis­mo aun­que ten­gan al­gún pun­to de coin­ci­den­cia: en la pe­lí­cu­la, co­mo en la fun­ción de tea­tro, hay di­fe­ren­tes per­so­na­jes que es­tán co­nec­ta­dos de al­gu­na ma­ne­ra. No es co­mo la pe­lí­cu­la, pe­ro la pues­ta en es­ce­na es muy ci­ne­ma­to­grá­fi­ca… Sí, es una es­pe­cie de th­ri­ller. Y muy mo­der­na en cuan­to a las for­mas… Sí, hay pro­yec­cio­nes y tie­ne una es­truc­tu­ra dra­má­ti­ca muy ori­gi­nal. ¿Te­me que la gen­te no la en­tien­da? Ob­via­men­te, es­ta no es una fun­ción de las de sen­tar­se, reír e ir­se a ca­sa. Re­quie­re una aten­ción muy gran­de por par­te del es­pec­ta­dor, pe­ro el tea­tro no so­lo es eva­sión y en­tre­te­ni­mien­to. Una de las no­ve­da­des es la re­pre­sen­ta­ción de dos es­ce­nas a la vez en­tre­la­zan­do las vo­ces. Des­de fue­ra pa­re­ce un ejer­ci­cio com­pli­ca­dí­si­mo pa­ra un ac­tor. Es al­go en­dia­bla­do. En los en­sa­yos nos sa­lía hu­mo por las ore­jas. Se tra­ta de una es­pe­cie de co­reo­gra­fía que me re­cuer­da mu­cho a la natación sin­cro­ni­za­da. Y ahí no se pue­den co­me­ter erro­res... Sí, el es­trés es muy al­to y se exi­ge un es­ta­do de con­cen­tra­ción al­tí­si­mo. Aho­ra bien, hay erro­res, lo que pa­sa es que so­lo los per­ci­bi­mos no­so­tros por­que al es­pec­ta­dor so­lo le lle­ga un gui­ri­gay tre­men­do. El te­ma fun­da­men­tal de la obra es la in­co­mu­ni­ca­ción. ¿Tan mal es­ta­mos? Sí, a ve­ces nos re­sul­ta más fá­cil co­mu­ni­car­nos con gen­te ex­tra­ña que con nues­tras pro­pias pa­re­jas. ¿Tie­nen la cul­pa las nue­vas tec­no­lo­gías? Yo creo que las nue­vas tec­no­lo­gías agra­van el pro­ble­ma. Y lo cier­to es que ca­da vez nos mi­ra­mos me­nos a los ojos. El otro te­ma que se abor­da en Ba­bel es la in­fi­de­li­dad. ¿Us­ted qué opi­na de ello? A mí me pa­re­ce ló­gi­co desear a otras per­so­nas a lo lar­go de una vi­da y no me pa­re­ce mo­ral­men­te re­pro­ba­ble, lo que pa­sa es que se ha­ce da­ño a la pa­re­ja. La in­fi­de­li­dad tie­ne mu­cho que ver con los có­di­gos morales, so­cia­les y cul­tu­ra­les que nos he­mos fa­bri­ca­do. ¿Por qué es tan fá­cil caer en la in­fi­de­li­dad? Por múl­ti­ples ra­zo­nes: in­sa­tis­fac­cio­nes per­so­na­les, in­ma­du­rez… Y to­das me pa­re­cen com­pren­si­bles. So­mos se­res com­ple­jos y no es­tá es­cri­to en nin­gún si­tio que el ser hu­mano sea mo­nó­ga­mo. Lle­ga­do el ca­so, ¿qué cree us­ted que es me­jor, con­tár­se­lo a la pa­re­ja o man­te­ner­lo ocul­to pa­ra aho­rrar­le el do­lor? No lo sé, de­pen­de. No pue­do dar con­se­jos. La obra ha coin­ci­di­do con la subida del IVA a la cul­tu­ra. ¿Có­mo lo es­tán lle­van­do? Por suer­te, el pú­bli­co es­tá res­pon­dien­do, pe­ro tu­vi­mos una cri­sis pro­fun­dí­si­ma an­tes de co­men­zar los en­sa­yos. Los pro­duc­to­res nos pro­pu­sie­ron una re­duc­ción de los suel­dos pa­ra no su­bir las en­tra­das y fi­nal­men­te acep­ta­mos. ¿Cree que esa subida tan drás­ti­ca del IVA de la cul­tu­ra se ha he­cho a pro­pó­si­to? Me gus­ta­ría pen­sar que ha si­do fru­to de la tor­pe­za, pe­ro no pue­do de­jar de pen­sar que de­trás hay un tras­fon­do ideo­ló­gi­co y una vo­lun­tad de em­po­bre­cer la ca­pa­ci­dad crí­ti­ca del ciu­da­dano. Un pue­blo sin cul­tu­ra es más ma­ni­pu­la­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.