Re­ci­cla y es­tre­na

To­ca cam­bio de ar­ma­rio y re­cu­pe­rar los looks abri­ga­dos. ¿Po­de­mos res­ca­tar pren­das de otros años o in­ver­ti­mos en un nue­vo ves­tua­rio? Apren­de y ¡re­ci­cla!

Tiempo - - SOCIEDAD - POR MAR YUS­TE

De pie, de­lan­te del ar­ma­rio. Ana­li­zan­do la ro­pa que cuel­ga de las per­chas, rea­li­za­mos un ejer­ci­cio de me­mo­ria pa­ra re­cor­dar qué man­da­tos de la mo­da se van a exi­gir es­te oto­ño-in­vierno. Al la­do, inevi­ta­ble, una tar­je­ta de cré­di­to gas­ta­da. Así que, afron­tan­do la si­tua­ción de la me­jor for­ma po­si­ble, ape­la­mos a una má­xi­ma uni­ver­sal y re­cor­da­mos el “to­do vuel­ve”. Y es que la mo­da tie­ne al­go de cí­cli­co y, aun­que con cier­tos to­ques de re­no­va­ción, exis­ten si­mi­li­tu­des en­tre unas tem­po­ra­das y otras. ¡Apro­ve­ché­mos­las! Se­me­jan­zas que per­mi­ten re­cu­pe­rar pren­das, ac­tua­li­zar­las y lo­grar con­ver­tir­las en must de tem­po­ra­da sin gas­tar de­ma­sia­do. Re­ci­clar, com­po­ner y dar un pe­que­ño gi­ro a al­go que ya te­ne­mos no es di­fí­cil. Los pa­sos son sen­ci­llos: co­no­cer lo que se lle­va­rá, de­di­car­le un po­co de tiem­po y acer­tar con la for­ma de ac­tua­li­zar­lo.

Las ten­den­cias dic­tan sen­ten­cia, pe­ro hay pren­das que nun­ca mue­ren. So­lo ne­ce­si­tan un la­va­do de ca­ra. Así que, an­tes de pa­sar por ca­ja con nue­vas ad­qui­si­cio­nes, se de­be ana­li­zar lo que nos pue­de va­ler pa­ra es­ta épo­ca en la que caen las ho­jas. In­clu­so del ve­rano. Es­te oto­ño dis­cu­rri­rá en­tre va­rias dé­ca­das. Pre­sen­ta un dé­jà vu de las dé­ca­das de los años 40, 50, 60 y 70. Com­bi­na­cio­nes que per­mi­ti­rán na­ve­gar en­tre un es­ti­lo lady, chic o roc­ke­ro. Am­pli­tud de for­mas que, al des­gra­nar­se, en­san­chan la fron­te­ra en­tre lo que es­tá de mo­da y lo que no. Op­cio­nes que per­mi­ten res­ca­tar y re­uti­li­zar aún más, ya que las po­si­bi­li­da­des de elec­ción se am­plían. No exis­te esa sen­sa­ción opre­si­va del “to­do a una”. Se ve­rá a una mu­jer ape­ga­da a los co­lo­res te­rre­na­les y a un áni­mo más folk. Los cá­no­nes exi­gen plu­mas y se­gun­das pie­les co­mo in­sig­nias pa­ra re­pre­sen­tar un es­pí­ri­tu li­bre. Com­bi­nan una cla­ra in­fluen­cia mi­li­tar en la que los de­ta­lles se van in­te­gran­do en lí­neas mi­ni­ma­lis­tas. Mu­cho ver­de, cha­que­tas ar­ma­das y to­ques do­ra­dos. Pa­ra con­se­guir­lo se de­ben re­cu­pe­rar al­gu­na de las par­kas aban­do­na­das en el ar­ma­rio y cha­que­tas en­ta­lla­das de co­lor ca­qui o ver­de y cam­biar­les los bo­to­nes. Pe­que­ños to­ques pa­ra re­no­var­las que se pue­den com­prar en una mer­ce­ría y com­bi­nar­los con apli­ques con sím­bo- los mi­li­ta­res. Es el mis­mo ca­so de dos de las ten­den­cias que re­gre­san con fuer­za, des­pués de ha­ber­las asu­mi­do en 2011: el en­ca­je y los apli­ques co­lor oro. Ha­cer­se con de­ta­lles do­ra­dos en for­ma de cor­don­ci­llo, bor­da­do o bro­ca­do y co­ser­los en el es­co­te de un ves­ti­do, en la pe­che­ra de una ca­mi­sa o en el ba­jo de una fal­da. Así, al­go que ya te­nía­mos se trans­for­ma en una pren­da ap­ta pa­ra cum­plir con la má­xi­ma de las co­lec­cio­nes sun­tuo­sas y ro­co­có del ba­rro­co rock.

El en­ca­je man­tie­ne su pre­do­mi­nio pro­ce­den­te del año pa­sa­do. Ador­na­rá de nue­vo ves­ti­dos, fal­das, ca­mi­sas e, in­clu­so, pue­de cu­brir la car­te­ra de mano. Pa­re­ce­rá nue­va. Rein­ven­tar pren­das que ya es­tán en el guar­da­rro­pa com­pran­do pie­zas de en­ca­je, que se co­lo­can fá­cil­men­te so­bre cue­llos, otor­ga­rá ese look aniña­do que for­ma par­te de los ex­tre­mos de es­te oto­ño. Customiza. Con ese en­ca­je y con te­las trans­lú­ci­das, ad­qui­ri­das en tien­das de re­ta­les, el ves­ti­do pi­chi de to­da la vi­da, o el LBD (Little Black Dress) de si­sa cor­ta, cum­pli­rán con esas trans­pa­ren­cias que vuel­ven con fuer­za. Se co­lo­can en for­ma de man­ga pa­ra cu­brir los bra­zos sin que re­sul­te un look ex­ce­si­va­men­te arries­ga­do. Las pren­das acol­cha­das son otro must. Res­cá­ta­las del ar­ma­rio y llé­va­las abier­tas o bien ce­ñi­das con un cin­tu­rón. Es­tos úl­ti­mos man­tie­nen ese pro­ta­go­nis­mo ad­qui­ri­do pa­ra real­zar una si­lue­ta de lo más fe­me­ni­na. Con uno de los cin­tu­ro­nes que se amon­to­nan en un ca­jón, bien ce­ñi­do al ta­lle, se al­can­za el ci­ta­do look años 50. Com­bi­na­dos con abri­gos, ves­ti­dos, fal­das lá­piz por de­ba­jo de la ro­di­lla y al­go de vue­lo. Es re­co­men­da­ble co­lo­car dos de esos cin­tos fi­nos, en­tre­la­za­dos en­tre sí, pa­ra real­zar la bus­ca­da fe­mi­ni­dad. Se su­man al res­ca­te de los pa­ñue­los, bien ata­dos al cue­llo o a la cin­tu­ra, real­zán­do­la. Úti­les pa­ra lo­grar el es­ti­lo lady.

Aho­ra que em­pie­zan a caer las ho­jas, se exi­ge mez­clar has­ta la sa­cie­dad. Com­bi­nar te­ji­dos, tex­tu­ras, es­ti­los y es­tam­pa- dos. Cua­dros, geo­me­tría, flo­res y ra­yas. La ma­ne­ra más sen­ci­lla de re­ci­clar, so­lo hay que ar­mo­ni­zar lo que se tie­ne de ma­ne­ra muy dis­tin­ta a la que se es­ta­ba ha­bi­tua­da. No hay lí­mi­tes. To­do va­le.

La la­na en for­ma de jer­séis ma­xi, de cár­di­gans y pie­zas de pun­to fres­co se­rán los ma­te­ria­les más usa­dos pa­ra re­in­ter­pre­tar ves­ti­dos. Más fá­cil im­po­si­ble, so­lo hay que com­bi­nar­los con tex­tu­ras lu­jo­sas, co­mo el sa­tén, o con ves­ti­dos de len­te­jue­las, pa­ra lo­grar el con­jun­to desea­do. Mix de es­truc­tu­ras no­bles con otras pro­pias de la no­che, que per­mi­ti­rán alar­gar la jor­na­da y op­tar por ese es­ti­lis­mo pa­ra sa­lir o acu­dir a una ce­na.

La rei­na de las pa­sa­re­las.

Esos jer­séis ma­xi -pres­ta­dos, in­clu­so, del ar­ma­rio de un hom­bre-, so­bre una de las fal­das lar­gas que tan­to se han lle­va­do el ve­rano pa­sa­do, per­mi­ten re­uti­li­zar pren­das ad­qui­ri­das re­cien­te­men­te. Con me­dias grue­sas o leo­tar­dos, se evi­ta la úni­ca in­con­ve­nien­cia: el frío. Aña­dir uno de los cin­tu­ro­nes fi­nos men­cio­na­dos, ce­ñir­lo bien y ¡lis­to!

De los out­fits ve­ra­nie­gos se pue­den re­cu­pe­rar los mi­ni­ves­ti­dos (so­bre to­do los es­tam­pa­dos con flo­res) y com­pen­sar­los con ca­za­do­ras de­nim o de cue­ro. Re­cu­pe­ra el fuc­sia. Un co­lor que, a prio­ri, no pa­re­ce muy pen­sa­do pa­ra el frío, pe­ro que –por el fu­ror que desató en los me­ses de es­tío- se ha de­ci­di­do man­te­ner una tem­po­ra­da más. Ale­gra­rá cual­quier look in­ver­nal. Con lo que so­lo hay que abri­gar­se un po­co más y se po­drán apro­ve­char ca­mi­sas, pan­ta­lo­nes y com­ple­men­tos flúor. Ade­más, se de­be con­tar con el ro­jo, el vino, el blan­co y el ne­gro. Pan­ta­lo­nes muy fá­ci­les y ha­bi­tua­les en el fon­do de ar­ma­rio. Se al­za co­mo rei­na de las pa­sa­re­las la com­bi­na­ción blan­co­ne­gro. Se ha con­ver­ti­do en esen­cial y es fá­cil de con­se­guir gra­cias a la com­bi­na­ción de dos bá­si­cos.

So­lo hay que re­cor­dar que gran par­te del guar­da­rro­pa es po­li­va­len­te y se pue­de lu­cir de día y de no­che, tras­cen­dien­do es­ta­cio­nes y tem­pe­ra­tu­ras. Con­si­guien­do así apro­ve­char los bá­si­cos de otras tem­po­ra­das. La me­jor for­ma de aho­rrar. Re­ci­clar y apren­der a sa­car el má­xi­mo par­ti­do a lo que ya se tie­ne. Pe­que­ños de­ta­lles que pue­den ser­vir pa­ra ir a la mo­da es­te oto­ño... sin gas­tar.

Fal­da con en­ca­je

Acol­cha­dos

Jer­sei ma­xi

Ves­ti­do de flo­res

Cue­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.