Líos de al­co­ba en Fran­cia

La in­con­te­ni­ble ver­bo­rrea de Va­lé­rie Trier­wei­ler, pri­me­ra da­ma de Fran­cia, ame­na­za con des­es­ta­bi­li­zar al pre­si­den­te del país en el mo­men­to más du­ro de la cri­sis.

Tiempo - - SUMARIO - POR TRACY MCNICOLL (News­week)

La pa­sa­da pri­ma­ve­ra, con la cam­pa­ña de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en las que re­sul­ta­ría ven­ce­dor Fra­nçois Ho­llan­de ya muy avan­za­da, se pu­do ver a Va­lé­rie Trier­wei­ler sa­lu­dan­do a una an­ti­gua com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, a una pe­rio­dis­ta, a la que dio dos be­sos en las me­ji­llas en mi­tad de un mul­ti­tu­di­na­rio ac­to po­lí­ti­co. La nue­va pri­me­ra da­ma fran­ce­sa to­da­vía tra­ba­ja pa­ra la re­vis­ta Paris Match, don­de aho­ra se en­car­ga de ha­cer re­se­ñas de li­bros. Y sin em­bar­go Trier­wei­ler desa­rro­lló la ma­yor par­te de su ca­rre­ra en el icó­ni­co se­ma­na­rio de pa­pel cu­ché en la sec­ción de po­lí­ti­ca, don­de se de­di­ca­ba a bus­car no­ti­cias por los pa­si­llos del Par­la­men­to y a cu­brir cam­pa­ñas elec­to­ra­les des­de el au­to­bús de los pe­rio­dis­tas.

Tras la lle­ga­da de Ho­llan­de al pa­la­cio del Eliseo en ma­yo, Trier­wei­ler in­ten­tó con­ci­liar su rol de es­po­sa del pre­si­den­te con el de pe­rio­dis­ta. Aque­llo fue, en el me­jor de los ca­sos, una apues­ta arries­ga­da y un mes des­pués, en ju­nio, que­dó de­mos­tra­do cuan­do Trier­wei­ler se pa­só de la ra­ya en Twit­ter.

Tres li­bros es­cri­tos por in­flu­yen­tes co­rres­pon­sa­les po­lí­ti­cos han si­do la rá­pi­da y mor­daz ré­pli­ca al ca­so co­no­ci­do co­mo Le tweet. En ellos se na­rran his­to­rias de se­xo, men­ti­ras... y elec­cio­nes. Se ha­bla de far­sas pa­la­cie­gas, de un trián­gu­lo amo­ro­so al­ta­men­te po­li­ti­za­do for­ma­do por Ho­llan­de y sus dos in­dó­mi­tas com­pa­ñe­ras: Trier­wei­ler, pe­rio­dis­ta y pri­me­ra da­ma con sed de ven­gan­za, y Sé­go­lè­ne Ro­yal, la ex de Ho­llan­de, la po­lí­ti­ca ca­ris­má­ti­ca que fue can­di­da­ta pre­si­den­cial en 2007... y per­dió.

Ni­co­las Sar­kozy – apo­da­do Sar­ko

l’Amé­ri­cain– fue el pri­mer pre­si­den­te de la his­to­ria mo­der­na de Fran­cia que ex­hi­bió abier­ta­men­te su vi­da pri­va­da. Su ab­so­lu­ta fal­ta de dis­cre­ción –en 2007, con su di­vor­cio aún muy re­cien­te, se de­jó fo­to­gra­fiar en un cru­ce­ro por el mar Ro­jo con fa­cha de play­boy, con sus ga­fas Ray Ban y en com­pa­ñía de la su­per­mo­de­lo Car­la Bru­ni– em­pe­zó a per­se­guir­le mu­cho an­tes de que em­pe­za­ra a ha­cer au­tén­ti­cos es­fuer­zos por con­ju­rar­la.

Dos ve­ces di­vor­cia­da.

Da­ba una ima­gen ex­ce­si­va­men­te ale­ja­da de los pro­ble­mas reales de los ciu­da­da­nos en épo­ca de cri­sis. Así, la des­con­cer­tan­te –pe­ro vic­to­rio­sa– cam­pa­ña de Ho­llan­de, que es­tu­vo muy en­fo­ca­da a pre­sen­tar­le co­mo un “pre­si­den­te nor­mal”, fue en par­te una reac­ción a to­do eso. Qui­zá fue­ra in­sí­pi­do, sí, pe­ro tam­bién era te­naz y sa­bía man­te­ner la cal­ma: una mano fir­me que guia­ría a Fran­cia a tra­vés de la gra­ví­si­ma cri­sis.

Pe­ro en­ton­ces Trier­wei­ler em­pe­zó a dar pro­ble­mas. Dos ve­ces di­vor­cia­da y ma­dre de tres hi­jos ado­les­cen­tes, Trier­wei­ler, de 47 años, es una mu­jer cier­ta­men­te atrac­ti­va. Sus bucles co­lor cao­ba pro­pios de otra épo­ca le dan un cier­to ai­re a Lauren Ba­call, y sus orí­ge­nes hu­mil­des de­be­rían ha­ber­le gran­jea­do la simpatía po­pu­lar. Na­ci­da con el nom­bre de Va­lé­rie Mas­son­neau, cre­ció en una fa­mi­lia de cin­co her­ma­nos ori­gi­na­ria del va­lle del Loi­ra. Su ma­dre era ta­qui­lle­ra en una pis­ta de pa­ti­na­je lo­cal, y su pa­dre, mu­ti­la­do de gue­rra, no tra­ba­ja­ba. Es­tu­dió Cien­cias Po­lí­ti­cas y en 1989 em­pe­zó a tra­ba­jar en Paris Match cu­brien­do las in­for­ma­cio­nes de los par- ti­dos de iz­quier­da. Trier­wei­ler co­no­ció a Ho­llan­de, que tie­ne on­ce años más que ella, cuan­do era una vein­tea­ñe­ra. En aque­lla épo­ca el hoy pre­si­den­te es­ta­ba ca­sa­do con Ro­yal, con la que ya te­nía tres hi­jos. Eran una pa­re­ja de jó­ve­nes muy pro­me­te­do­res que te­nían co­ne­xio­nes en el Eliseo y que ya en­ton­ces eran la co­mi­di­lla de to­do Pa­rís.

Vol­va­mos a 2012: Ho­llan­de lle­va un mes de pre­si­den­te y Trier­wei­ler es la pri­me­ra da­ma. Un úni­co tweet pro­vo­ca una ca­ta­ra­ta de crí­ti­cas. Son so­lo 137 ca­rac­te­res es­cri­tos el 12 de ju­nio a me­dio­día, pe­ro en ellos Trier­wei­ler mues­tra su apo­yo al opo­nen­te po­lí­ti­co de Ro­yal en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de la cir­cuns­crip­ción de La Ro­che­lle. Da la im­pre­sión de que se tra­ta de un ges­to de ra­bia, de un cas­ti­go pú­bli­co a Ho­llan­de de­bi­do a que es­te ha­bía te­ni­do que res­pal­dar a la que no so­lo es su an­ti­gua com­pa­ñe­ra y la ma­dre de sus cua­tro hi­jos, sino tam­bién su alia­da po­lí­ti­ca.

Cues­tión de Es­ta­do.

De re­pen­te una an­ti­gua ri­va­li­dad amo­ro­sa se con­vir­tió en una cues­tión de Es­ta­do. La opo­si­ción ca­li­fi­có la si­tua­ción co­mo “Dallas en el Elí­seo”, y has­ta el pri­mer mi­nis­tro, so­cia­lis­ta, pi­dió pú­bli­ca­men­te a la pri­me­ra da­ma una ma­yor dis­cre­ción. Ro­yal, ade­más, aca­bó per­dien­do aque­llas elec­cio­nes, lo que de­jó a Ho­llan­de en deu­da con ella, por­que al pa­re­cer es­te le ha­bría pro­me­ti­do que se­ría la pró­xi­ma pre­si­den­ta de la Asam­blea Na­cio­nal. Pe­ro an­tes ella ten­dría que ha­ber ga­na­do su es­ca­ño... En su li­bro En­tre deux feux (En­tre

dos fue­gos) An­na Ca­ba­na y An­ne Ro­sen­cher sos­tie­nen que el tweet del 12 de ju­nio “le cam­bió la ca­ra al man­da­to” de Ho­llan­de. Otro li­bro, L’ex, es­cri­to por Syl­vain Cou­ra­ge, do­cu­men­ta los vein­te años de du­ra­ción del trián­gu­lo amo­ro­so Ho­llan­de-Ro­yal-Trier­wei­ler. En los dos li­bros se su­gie­re na­da más y na­da me­nos que es­tos pro­ble­mas de al­co­ba han con­di­cio­na­do las dos úl­ti­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas.

Afir­man que en pri­me­ra ins­tan­cia Ro­yal qui­so ser la can­di­da­ta so­cia­lis­ta a la pre­si­den­cia en las elec­cio­nes de 2007 pa­ra im­pe­dír­se­lo a Ho­llan­de, pues al pa­re­cer es­te ha­bría co­men­za­do en 2005, en se­cre­to, una re­la­ción amo­ro­sa con Trier­wei­ler. En el li­bro de Ca­ba­na y Ro­ches­ter se cul­pa en par­te al ac­tual pre­si-

den­te de la de­rro­ta de Ro­yal an­te Sar­kozy, pues creen que Ho­llan­de, en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta, pres­tó un apo­yo de­ma­sia­do ti­bio a su can­di­da­ta. La se­pa­ra­ción de la pa­re­ja se hi­zo ofi­cial en ju­nio de 2007, des­pués de la de­rro­ta de Ro­yal, pe­ro has­ta en­ton­ces la ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien en­gra­sa­da ma­qui­na­ria de cam­pa­ña de Sar­kozy no de­jó de ex­ten­der el ru­mor; a News­week se lo hi­zo lle­gar en una fe­cha tan tem­pra­na co­mo oc­tu­bre de 2006. Se­gún las tres au­to­ras, Trier­wei­ler ya se ha­bía en­fren­ta­do a Ro­yal en 2003, en los pa­si­llos de la Asam­blea Na­cio­nal, cuan­do la fu­tu­ra can­di­da­ta so­cia­lis­ta le ad­vir­tió a la pe­rio­dis­ta que de­ja­ra de apo­yar a Ho­llan­de en sus cró­ni­cas. “Es­ta mu­jer no tie­ne nin­gún ti­po de éti­ca pro­fe­sio­nal”, le di­jo Ro­yal a Cou­ra­ge. “¡Es ho­rri­ble! Soy po­lí­ti­ca, tra­ba­jo du­ro, y me han re­du­ci­do a personaje de una te­le­no­ve­la”.

Ce­los de Ro­yal.

En la cam­pa­ña de 2012 las au­to­ras de En

tre deux feux ha­blan de una Trier­wei­ler in­se­gu­ra, tre­men­da­men­te po­se­si­va, aún ce­lo­sa de Ro­yal y que ten­día a des­es­ta­bi­li­zar a Ho­llan­de y a su equi­po. El ejem­plo más ab­sur­do de ello ha­bría ocu­rri­do en abril, cuan­do se de­ci­dió que la an­ti­gua pa­re­ja coin­ci­die­ra en un ac­to de cam­pa­ña. Tal co­sa re­qui­rió lar­gas ne­go­cia­cio­nes so­bre en qué mo­men­to se po­drían en­con­trar am­bos po­lí­ti­cos, pa­ra no he­rir la fi­ní­si­ma sen­si­bi­li­dad de Trier­wei­ler. Al fi­nal Ro­yal se sal­tó el pro­to­co­lo y pa­só 18 se­gun­dos no pre­vis­tos con Ho­llan­de so­bre el es­ce­na­rio. Un miem­bro del equi­po de Ro­yal re­ve­ló a Ca­ba­na y a Ro­ches­ter que Trier­wei­ler ca­si lle­gó a las ma­nos con Manuel Valls, el di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de Ho­llan­de, por per­mi­tir que la pren­sa fo­to­gra­fia­ra a la an­ti­gua pa­re­ja dán­do­se un abra­zo. Mi­nu­tos des­pués Trier­wei­ler ha­bría ob­te­ni­do su ven­gan­za –con ayu­da de Valls– al rom­per ella tam­bién el pro­to­co­lo, aco­rra­lar a Ro­yal y prác­ti­ca­men­te obli­gar­la a dar­le la mano an­te las cá­ma­ras, a las que pre­via­men­te ha­bía con­vo­ca­do. Hoy Valls es mi­nis­tro del In­te­rior, y se­gún el li­bro de Ca­ba­na y Ro­sen­cher, de­be su car­go a su ac­tua­ción de aquel día.

Pa­ra la pren­sa el pe­ca­do de la cri­ti­ca­dí­si­ma Trier­wei­ler no es que se ha­ya em­pa­re­ja­do con un po­lí­ti­co; lo que ha en­fa­da­do a sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros es su de­ci­sión de ju­gar a dos ban­das, de ne­gar­se a acep­tar que ya ha pa­sa­do el Rubicón. Así, en un tweet que en­vió pocos días des­pués de la vic­to­ria de Ho­llan­de le pi­dió a sus co­le­gas fo­tó­gra­fos que ha­cían guar­dia en su apar­ta­men­to de Pa­rís que se fue­ran. “¿Qué ti­po de pe­rio­dis­ta eres? –le res­pon­dió Lau­rent Greil­sa­mer, un pe­rio­dis­ta es­pe­cial­men­te crí­ti­co con ella–. Reac­cio­nas co­mo si no su­pie­ras na­da del ofi­cio que has prac­ti­ca­do du­ran­te dos dé­ca­das”. Por otro la­do, en sep­tiem­bre, Trier­wei­ler ga­nó una de­man­da a una re­vis­ta de pa­pel cu­ché –y man­tie­ne de­nun­cias con­tra tres más– por pu­bli­car fotos su­yas en bi­qui­ni de sus va­ca­cio­nes con Ho­llan­de. Ade­más, al­gu­nos an­ti­guos ar­tícu­los de Trier­wei­ler so­bre Ho­llan­de en Paris Match –es­cri­tos en la épo­ca en que se veían en se­cre­to– tam­po­co son un ejem­plo de pro­fe­sio­na­li­dad. Así, en las elec­cio­nes regionales de 2004, la ac­tual pri­me­ra da­ma es­cri­bió que “du­ran­te la cam­pa­ña, [Ho­llan­de] lle­gó a ca­sa más de una vez más tar­de de las dos de la ma­dru­ga­da tras par­ti­ci­par en un ac­to de cam­pa­ña al otro la­do de Fran­cia, y lue­go te­nía que vol­ver a ir­se an­tes de las sie­te. Lo ha­cía pa­ra te­ner al me­nos el con­sue­lo de que no es­ta­ba des­cui­dan­do a sus hi­jos”. En el mis­mo ar­tícu­lo des­ta­ca­ba que Ro­yal “a ve­ces se pa­sa­ba diez días sin pa­rar por ca­sa”.

Ima­gen de hom­bre nor­mal.

En su pa­pel de Mr. Nor­mal, du­ran­te la cam­pa­ña de las pre­si­den­cia­les Ho­llan­de se en­car­gó de sub­ra­yar dos ideas bá­si­cas so­bre su ca­rác­ter. La pri­me­ra, que su in­ten­ción de con­ver­tir­se en un for­ja­dor de con­sen­sos no ha­bía de in­ter­pre­tar­se co­mo fal­ta de li­de­raz­go. Y la se­gun­da, que se­ría to­do lo con­tra­rio a Sar­kozy, es­to es, una es­pe­cie de dis­cre­to so­cial­de­mó­cra­ta de cor­te es­can­di­na­vo. Pe­ro tras el fa­mo­so tweet de Trier­wei­ler, y con­for­me la re­ce­sión se agu­di­za y su po­pu­la­ri­dad se re­sien­te, am­bas ideas em­pie­zan a es­tar en te­la de jui­cio.

In­clu­so Car­la Bru­ni, que cuan­do Sar­kozy era pre­si­den­te tam­bién se con­vir­tió en un sub­gé­ne­ro li­te­ra­rio, se su­po rein­ven­tar. La ma­qui­na­ria de re­la­cio­nes pú­bli­cas del Eliseo su­po trans­for­mar a una aris­tó­cra­ta ex­tran­je­ra, iz­quier­dis­ta y li­ber­ti­na, en una pri­me­ra da­ma asu­mi­ble pa­ra el elec­to­ra­do con­ser­va­dor fiel a Sar­kozy, y con el tiem­po los ciu­da­da­nos lle­ga­ron in­clu­so a pen­sar que Bru­ni ejer­cía una in­fluen­cia tran­qui­li­za­do­ra en su tem­pe­ra­men­tal ma­ri­do.

Pe­ro des­de la lle­ga­da de Ho­llan­de a la pre­si­den­cia se es­cru­tan los tex­tos que si­gue pu­bli­can­do Trier­wei­ler con la es­pe­ran­za de en­con­trar en ellos al­gún ti­po de men­sa­je ocul­to. El más co­men­ta­do ha si­do su re­se­ña de Eléo­no­re Roo­se­velt: first lady et re­be­lle, una bio­gra­fía de la que fue pri­me­ra da­ma es­ta­dou­ni­den­se. Trier­wei­ler ala­ba­ba el he­cho de que di­cha mu­jer “re­cha­za­ra ser si­len­cia­da” y ha­cía hin­ca­pié en su con­di­ción de pe­rio­dis­ta. “La pren­sa es­ta­dou­ni­den­se de su tiem­po no so­lo no veía en ello un mo­ti­vo pa­ra la po­lé­mi­ca, sino que, gra­cias a que es­cri­bió co­lum­nas has­ta su muer­te, se con­vir­tió en una mu­jer enor­me­men­te po­pu­lar”.

¿Con­fun­de la es­po­sa del pre­si­den­te la reali­dad con los de­seos? ¿ O de­be­ría­mos em­pe­zar a lla­mar­la Trier­wei­ler

l’Amé­ri­cai­ne?

Pro­ble­mas. Va­lé­rie Trier­wei­ler, en la ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra de Ho­llan­de

co­mo pre­si­den­te el 15 de ma­yo.

Ex­pa­re­ja. Ro­yal y Ho­llan­de, el 6 de ma­yo en un ac­to de la cam­pa­ña de las pre­si­den­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.