Jo­sé Bono

Tiempo - - SUMARIO - POR SIL­VIA GA­MO FO­TO: BORJA SÁN­CHEZ-TRI­LLO

Ade­más de por di­ne­ro, ¿con qué fin es­cri­be Jo­sé Bono es­tos dia­rios, pa­ra la me­mo­ria, por ven­gan­za? Ja­más pen­sé en el di­ne­ro cuan­do es­cri­bía. He es­cri­to es­te dia­rio por la mis­ma mo­ti­va­ción, ima­gino, que mu­chas per­so­nas de­jan cons­tan­cia de lo que ha­cen in­clu­so cuan­do no se de­di­can a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. En mi ca­so, hu­bo una mo­ti­va­ción tes­ti­mo­nial: de­jar cons­tan­cia de aque­llo que vi­ví y que no po­dría sa­ber­se si yo no lo da­ba a co­no­cer. ¿No pa­ra to­mar ven­gan­za, ni si­quie­ra en el ca­so de Al­fon­so Gue­rra? En mo­do al­guno he es­cri­to pa­ra ajus­tar­le las cuen­tas a na­die. In­clu­so se po­drá ob­ser­var que no tra­to li­neal­men­te a nin­gún personaje, sino que ca­da día ten­go una opinión di­fe­ren­cia­da so­bre los asun­tos o las per­so­nas que tran­si­tan por la jor­na­da. Y co­mo la vi­da mis­ma, unas ve­ces mi opinión es elo­gio­sa y otras crí­ti­ca. En el ca­so de Gue­rra re­co­noz­co su va­lía en las ta­reas de opo­si­ción, en las vic­to­rias socialistas... Pe­ro sí que hay unos per­so­na­jes a los que tra­ta me­jor que a otros. Por ejem­plo, Al­fon­so Gue­rra fren­te al Rey. No soy un ar­cán­gel, ten­go pre­fe­ren­cias, mi vi­sión es sub­je­ti­va y, por su­pues­to, ade­más, ha­bré co­me­ti­do erro­res. Lo que in­ten­to es no ha­cer jui­cios morales des­ca­li­fi­ca­to­rios so­bre na­die y ca­si siem­pre lo con­si­go. Ca­si siem­pre... ¿me­nos en qué ca­so, en el del pe­rio­dis­ta Car­los Dávila? Ha­blo co­mo me­re­ce el pe­rio­dis­ta que co­bra por ha­blar bien de quien le pa­ga y mal de los que no le en­tre­gan el so­bre. Pe­ro al Rey sí le tra­ta bien. Lo que di­go so­bre el Rey es que ha he­cho más por la mo­nar­quía que to­dos sus an­te­pa­sa­dos, y tam­bién por la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia. Si el 23-F hu­bié­ra­mos te­ni­do un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca no nos ha­bría li­bra­do ni la Ma­ca­re­na. Pre­fie­ro que nues­tro Rey sea hu­mano a di­vino. Le ten­go afec­to y un gran res­pe­to. No soy un doc­tri­na­rio de­fen­sor de los plan­tea­mien­tos di­nás­ti­cos, pe­ro la ver­dad es que te­ne­mos suer­te por­que su hi­jo he­re­de­ro es el prín­ci­pe me­jor pre­pa­ra­do de nues­tra his­to­ria, no co­noz­co a na­die que se ha­ya ma­ni­fes­ta­do ra­zo­na­da­men­te en con­tra de sus cua­li­da­des hu­ma­nas. Pe­ro sí a fa­vor de la Re­pú­bli­ca. Sí, ese es otro asun­to. Es muy ra­zo­na­ble que se de­fien­dan las for­mas re­pu­bli­ca­nas de Go­bierno, pe­ro hoy el debate de Es­pa­ña no es ese. ¿Y cuál es el debate de Es­pa­ña aho­ra? La cri­sis eco­nó­mi­ca que ha lle­va­do la an­gus­tia a mi­llo­nes de ho­ga­res y la plan­tea­da se­ce­sión o in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña.

¿No le preo­cu­pa la mo­vi­li­za­ción so­cial? ¿Coin­ci­de con sus com­pa­ñe­ros so­cia­lis-

tas que di­cen que a Ma­riano Ra­joy se le va Es­pa­ña de las ma­nos? Hay mu­chos es­pa­ño­les con so­bra­dos mo­ti­vos pa­ra es­tar pro­tes­tan­do en la ca­lle, pe­ro tam­bién creo que no en­cau­zan bien su pro­tes­ta ne­gan­do la so­be­ra­nía de las Cortes Ge­ne­ra­les. Sien­do pre­si­den­te del Con­gre­so fui un día a la Puer­ta del Sol y me in­cre­pa­ron di­cien­do “¡Us­ted no nos re­pre­sen­ta!”. Yo les pre­gun­té si creían que en el Con­gre­so es­tá re­pre­sen­ta­da cons­ti­tu­cio­nal­men­te la na­ción y di­je­ron que no. En­ton­ces, les di­je: “Ni os re­pre­sen­to ni quie­ro re­pre­sen­ta­ros”. Si no res­pe­ta­mos la Cons­ti­tu­ción al­guien po­dría pen­sar en un sal­va­pa­trias o en un tec­nó­cra­ta de la Unión Eu­ro­pea. Ar­tur Mas ha con­vo­ca­do un re­fe­rén­dum si ga­na las elec­cio­nes. Es­te es un asun­to, por su enor­me gra­ve­dad, don­de ha­ce más fal­ta el tac­to que la ga­so­li­na. Cen­te­na­res de mi­les de ca­ta­la­nes en la Dia­da ma­ni­fes­ta­ron no sen­tir­se es­pa­ño­les y hay que ser res­pe­tuo­so con esos sen­ti­mien­tos. Pe­ro hay que de­cir tam­bién que hay mu­chos más ca­ta­la­nes que sien­do ca­ta­la­nes se sien­ten es­pa­ño­les y que a ve­ces no lo ex­pre­san por­que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos he­mos de­ja­do de de­fen­der la uni­dad na­cio­nal en al­gu­nos ám­bi­tos, he­mos creí­do que no era ne­ce­sa­rio o in­clu­so que se po­dían es­ta­ble­cer go­bier­nos de coa­li­ción con in­de­pen­den­tis­tas sin que hu­bie­ra con­se­cuen­cias gra­ves. He­mos per­mi­ti­do o fa­vo­re­ci­do que se iden­ti­fi­ca­ra lo pro­gre­sis­ta con lo

se­pa­ra­tis­ta. Lla­ma­ti­vo fue el Go­bierno tri­par­ti­to con los in­de­pen­den­tis­tas y no de­ja de ser­lo que el Es­ta­tu­to se pro­mo­vie­ra cuan­do los ca­ta­la­nes lo te­nían co­mo nú­me­ro 24 de sus prio­ri­da­des, so­lo in­tere­sa­ba a la cla­se po­lí­ti­ca. ¿Cuál es la so­lu­ción? Hay que tra­tar con de­li­ca­de­za la si­tua­ción de Ca­ta­lu­ña con Es­pa­ña, sin echar por la ca­lle de en me­dio, sino por el sen­de­ro cons­ti­tu­cio­nal. Quie­nes deseen la in­de­pen­den­cia de­ben ha­cer propuestas que que­pan en la Cons­ti­tu­ción o in­ten­tar su mo­di­fi­ca­ción por el pro­ce­di­mien­to que es­ta es­ta­ble­ce. Lo con­tra­rio se­ría un gol­pe an­ti­de­mo­crá­ti­co. Pe­ro el re­fe­rén­dum que plan­tea Mas no es cons­ti­tu­cio­nal. ¿Cuál es la ma­ne­ra le­gal o po­lí­ti­ca de pa­rar­lo? Mien­tras que no se pro­duz­ca una rup­tu­ra no pier­do la es­pe­ran­za de que el sen­ti­do co­mún se apo­de­re de no­so­tros y nos ha­ga ver que Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña no tie­nen fu­tu­ro prós­pe­ro por se­pa­ra­do. Nin­gu­na de las dos. Us­ted di­ce, “los afec­tos o son mu­tuos o no son”. ¿Si Ca­ta­lu­ña no quie­re ser Es­pa­ña, por qué obli­gar­la a ser­lo? No es un pro­ble­ma de afec­tos, sino cons­ti­tu­cio­nal. El úni­co im­pe­rio que exis­te en un Es­ta­do de De­re­cho es la ley. Ade­más, no se pue­de de­cir que Ca­ta­lu­ña no quie­ra a Es­pa­ña. Hay mu­chos más ca­ta­la­nes que se sien­ten ca­ta­la­nes y es­pa­ño­les que los que de­sean la in­de­pen­den­cia. Los que pen­sa­mos que la uni­dad es me­jor que la se­ce­sión de­be­mos de­cir­lo, por­que el si­len­cio pue­de ser muy ne­gli­gen­te. El si­len­cio, ¿de­be­rían los ca­ta­la­nes que se sien­ten es­pa­ño­les ha­cer otra ma­ni­fes­ta­ción co­mo la de la Dia­da? Lo que de­ben de­cir los par­ti­dos ca­ta­la­nes es si apo­yan la se­ce­sión o no; si es­tán con la ley o pien­san re­vol­ver­se re­vo­lu­cio­na­ria­men­te con­tra ella. De­ben de­jar­se de am­bi­güe­da­des y de­cir lo que pien­san. Lo que no se en­tien­de es que den­tro de un mis­mo par­ti­do ha­ya se­ce­sio­nis­tas y cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. Des­de mi po­si­ción de so­cia­lis­ta lo so­li­da­rio es que es­te­mos jun­tos y uni­dos. Me de­cía un ami­go de Al­ba­ce­te: “Quien quie­re co­mer apar­te, nor­mal­men­te es por­que quie­re co­mer más”. Jun­tos so­mos más igua­les y más so­li­da­rios. Ha­bla en su li­bro de los se­cun­da­rios. ¿Ru­bal­ca­ba es un se­cun­da­rio? Es el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de mi par­ti­do y cuen­ta con mi apo­yo y mi afec­to. ¿Es el fu­tu­ro del PSOE? Es el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, que no es po­co. Él nos de­be con­du­cir a la vic­to­ria. Ler­ma de­cía que “Ru­bal­ca­ba suel­to y en con­tac­to con los me­dios tie­ne su pe­li­gro”. ¿Lo com­par­te?

Es­to era otro mo­men­to. Ha­ce 20 años. So­bre Al­mu­nia di­ce: “He­mos he­cho lo que con­ve­nía a Fe­li­pe, pe­ro no al par­ti­do”. Con Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se eli­gió lo que qui­so el par­ti­do pe­ro, ¿era lo que más con­ve­nía? Lo obli­ga­do es aca­tar lo que de­ci­de la ma­yo­ría. Esa es la re­gla de la de­mo­cra­cia y no de­be cam­biar­se. Lo con­tra­rio ya no es de­mo­crá­ti­co. El juez Gar­zón es uno de los per­so­na­jes que apa­re­ce en su li­bro. ¿Ha te­ni­do el fi­nal que se me­re­cía? No, me ha do­li­do que a Gar­zón se le eche de la ca­rre­ra ju­di­cial, to­dos te­ne­mos acier­tos y co­me­te­mos erro­res, pe­ro ha co­la­bo­ra­do mu­cho con­tra el te­rro­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co y me­re­cía un re­co­no­ci­mien­to dis­tin­to al da­do. Us­ted le di­jo a Ma­riano Ra­joy bro­mean­do en 1997: “Aun­que pa­re­ces mo­de­ra­do eres más ma­lo que un do­lor”. Pe­ro era una bro­ma y así lo di­go tex­tual­men­te en la pá­gi­na 584 del li­bro. Al pre­si­den­te de mi país siem­pre le de­seo que le va­yan bien las co­sas, por­que así le irán bien a la na­ción. Pe­ro la ma­yo­ría ab­so­lu­ta so­lo es su­fi­cien­te pa­ra ga­nar vo­ta­cio­nes en el Con­gre­so, no pa­ra la bue­na go­ber­na­ción de Es­pa­ña. ¿Y el PSOE es­tá a la al­tu­ra? Quien tie­ne que to­mar la ini­cia­ti­va es siem­pre el ma­yo­ri­ta­rio. El PSOE es­tá ha­cien­do lo que le co­rres­pon­de en la opo­si­ción, con un com­por­ta­mien­to más res­pon­sa­ble que el que tu­vo el Par­ti­do Po­pu­lar con Za­pa­te­ro. En 1997 pen­sa­ba que cuan­do ETA se rin­die­ra ha­bía que ne­go­ciar con ellos. ¿Es el mo­men­to de ne­go­ciar? Con ETA siem­pre ha si­do pa­ra mí el mo­men­to de aca­bar con ellos. Cuan­do se rin­dan se­rá el mo­men­to de ne­go­ciar te­mas ac­ce­so­rios, nun­ca los esen­cia­les. Sus pre­ten­sio­nes han si­do de­rro­ta­das: el plan­tea­mien­to in­de­pen­den­tis­ta de con­se­guir la se­ce­sión del País Vas­co por las ar­mas. El li­bro aca­ba cuan­do us­ted con­cu­rre a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE. ¿Le trai­cio­nó Fe­li­pe Gon­zá­lez? No, ca­da uno apues­ta por la op­ción que con­si­de­ra más opor­tu­na. De aquel con­gre­so re­cuer­do mi de­rro­ta, pe­ro no ten­go nin­gún re­cuer­do que me ha­ga ma­la san­gre ni que me in­vi­te a mi­rar ha­cia atrás con ira. No so­lo he tra­ba­ja­do con Za­pa­te­ro, sino que soy de los ex­mi­nis­tros que más se ven con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.