El pa­raí­so se­gún Gau­guin. El Thys­se­nBor­ne­mis­za se rin­de a uno de los crea­do­res más enig­má­ti­cos.

El Thyssen-bor­ne­mis­za se rin­de a uno de los crea­do­res más enig­má­ti­cos de la his­to­ria. Sus via­jes en bus­ca de lo pri­mi­ti­vo y lo exótico pu­sie­ron pa­tas arri­ba el ca­non oc­ci­den­tal.

Tiempo - - SUMARIO - POR PE­DRO GAR­CÍA

Cie­rro mis ojos pa­ra ver”. Aga­za­pa­do en el pues­to de vi­gía que le­van­tó de­trás de sus pu­pi­las, Paul Gau­guin (Pa­rís, 1848 - Atuo­na, Is­las Mar­que­sas, 1903) desa­rro­lló su mé­to­do ar­tís­ti­co con los pár­pa­dos pe­ga­dos. Su ar­ma pic­tó­ri­ca era la mi­ra­da in­te­rior. Ce­rrar los ojos y de­jar que el es­pe­jo del al­ma se im­preg­na­se de co­lo­res, for­mas y ver­da­des pa­ra lue­go blan­dir el pin­cel y plas­mar esa vi­sión. No im­por­ta­ban las es­cue­las, ni las aca­de­mias, ni los cá­no­nes pre­vios; so­lo la me­tá­fo­ra, el em­ba­ra­zo vi­sual, el via­je. O más bien los via­jes: uno in­te­rior, en bus­ca de la vi­sión sub­je­ti­va y sin con­ta­mi­nar, y otro fí­si­co, con va­rias eta­pas y rum­bo a los con­fi­nes de la Tie­rra, ha­cia las An­ti­llas y ha­cia Tahi­tí, don­de se­gún su ol­fa­to des­can­sa­ba el pa­raí­so. Un pa­raí­so ilu­mi­na­do y re­cons­trui­do ba­jo la luz de su exó­ti­ca y primitiva pa­le­ta.

El pin­tor fran­cés y sus pe­ri­plos en bus­ca de la uto­pía te­rre­nal son uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos del oto­ño cul­tu­ral ma­dri­le­ño. El cul­pa­ble, el mu­seo Thyssen-Bor­ne­mis­za de Ma­drid, que a par­tir del 9 de oc­tu­bre abri­rá sus puer­tas a Gau­guin y el via­je a lo exótico, una mues­tra en la que el in­cla­si­fi­ca­ble maes­tro po­sim­pre­sio­nis­ta, pre­cur­sor del gru­po de Pont-Aven e ins­pi­ra­dor de los sim­bo­lis­tas Na­bis y del fo­vis­mo, des­ple­ga­rá su arre­ba­ta­dor en­can­to a lo lar­go de más de 111 obras que el pú­bli­co po­drá con­tem­plar ro­dea­das de crea­do­res con­tem­po­rá­neos e in­me­dia­ta­men­te pos­te­rio­res a los que ins­pi­ró, co­mo Ma­tis­se, Mac­ke, Rous­seau, Marc, Kirch­ner, Nol­de, Kan­dinsky o Klee. Una cita in­elu­di­ble que to­ma el tes­ti­go -den­tro del pro­gra­ma de ce­le­bra­cio­nes del 20º aniver­sa­rio del Thyssen-Bor­ne­mis­za– de otra de las ex­po­si­cio­nes más in­tere­san­tes del año, la mo­no­gra­fía so­bre Ed­ward Hop­per que re­ven­tó las ta­qui­llas es­te ve­rano.

Pe­ro vol­va­mos a Gau­guin, pa­ra­dig­ma del ar­tis­ta viajero de la mo­der­ni­dad. En 1890, unos me­ses an­tes de po­ner rum­bo a la Po­li­ne­sia tras su ex­pe­rien­cia en Pa­na­má, las An­ti­llas y Bre­ta­ña, le es­cri­be a su mu­jer: “Aca­so lle­gue el día, qui­zá muy pron­to, en que me per­de­ré en las es­pe­su­ras de al­gu­na is­la de Ocea­nía pa­ra vi­vir en el éx­ta­sis, la cal­ma y el arte. Con una nue­va fa­mi­lia, y le­jos de es­ta lu­cha eu­ro­pea por el di­ne­ro. Allí, en el si­len­cio de las her­mo­sas no­ches tro­pi­ca­les de Tahi­tí, po­dré es­cu­char la dulce, mur­mu­ra­do­ra mú­si­ca de los la­ti­dos de mi co­ra­zón, en armonía con los mis­te­rio­sos se­res que me ro­deen. Li­bre, al fin, sin pro­ble­mas de di­ne­ro, po­dré amar, can­tar y mo­rir”. Di­cho y he­cho.

El ar­tis­ta salvaje.

Co­mo Marlow en El co­ra­zón de las ti­nie­blas de Jo­seph Con­rad, Gau­guin se aden­tró en las pro­fun­di­da­des del pa­raí­so pa­ra des­cu­brir que al fi­nal de la uto­pía se le­van­tan las puer­tas del in­fierno. Lo ex­pli­ca Pa­lo­ma Alar­có, je­fa de Con­ser­va­ción de Pin­tu­ra Mo­der­na del Thyssen-Bor­ne­mis­za y co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción: “Él lle­ga­ba a lo que creía que era el pa­raí­so, y le sor­pren­dió ver lo que es­ta­ba ocu­rrien­do allí, pe­ro la di­fe­ren­cia es que Gau­guin se re­be­ló

con­tra el sis­te­ma es­ta­ble­ci­do”. Des­de su lle­ga­da, el pin­tor fran­cés se dio cuen­ta de que Tahi­tí no era pre­ci­sa­men­te un edén. “Cuan­do lle­ga -ex­pli­ca Alar­cóin­ten­ta que la co­lo­ni­za­ción fran­ce­sa no pro­vo­que la pér­di­da de las cos­tum­bres, el arte, el fol­clo­re o los bai­les lo­ca­les. De he­cho, lle­vó una po­lí­ti­ca bas­tan­te an­ti­sis­te­ma”.

Cua­dros que son es­tu­dios et­no­grá­fi­cos y an­tro­po­ló­gi­cos de la cul­tu­ra mao­rí con la na­tu­ra­le­za sun­tuo­sa co­mo pai­sa­je de fon­do. Gau­guin es­tu­dia las fuen­tes li­te­ra­rias y grá­fi­cas an­ti­guas de via­je­ros que ha­bían pa­sa­do por las is­las pa­ra re­in­ter­pre­tar­la a su gus­to. Se­gún Pa­lo­ma Alar­có, “Gau­guin lle­va a ca­bo una re­cu­pe­ra­ción ima­gi­na­ria de un mo­do de vi­da que es­tá en ex­tin­ción”. Un ca­tá­lo­go ima­gi­na­rio. El ini­cio de la vi­sión pos­co­lo­nia­lis­ta del pa­raí­so, una nue­va re­la­ción de po­der.

La his­to­ria es si­nuo­sa­men­te iró­ni­ca y pa­ra­dó­ji­ca. Si bien Gau­guin tra­tó de fre­nar los es­tra­gos de una co­lo­ni­za­ción, la fran­ce­sa, que arra­sa­ba si­glo a si­glo los ves­ti­gios de la cul­tu­ra que ama­ba, su vi­sión, su pro­duc­ción ar­tís­ti­ca y su le­ga­do vi­sual die­ron for­ma a la nue­va mi­ra­da de la mo­der­ni­dad ha­cia lo exótico, ha­cia lo pri­mi­ti­vo. Oc­ci­den­te y el pa­raí­so, le­jano, sim­ple, aus­te­ro. Un lu­gar don­de es­ca­par del au­ge de las gran­des ciu­da­des, del cien­ti­fis­mo, el ma­qui­nis­mo, la ra­pi­dez o el di­ne­ro. Un cli­ché, una mi­ra­da eu­ro­cen­tris­ta y cas­tra­do­ra.

Un lu­gar pa­ra huir.

“Re­sul­ta un po­co pa­ra­dó­ji­co -re­su­me Alar­có-, pe­ro a pe­sar de lo que hi­zo por lo mao­ríes, él mis­mo se apro­ve­chó de ese co­lo­nia­lis­mo fran­cés pa­ra via­jar, ya que iba con un bi­lle­te pa­ga­do por el Mi­nis­te­rio de las Co­lo­nias. Así que sí, es un personaje pa­ra­dó­ji­co y di­fí­cil de en­ten­der por­que, por otro la­do, los via­je­ros an­te­rio­res se mo­vían con un cien­tí­fi­co, con un afán cla­ra­men­te co­lo­ni­za­dor, y él es el pri­me­ro que se po­ne del la­do del otro. Otra co­sa es que lue­go to­da una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes de prin­ci­pios del si­glo XX, co­mo fue­ron los ex­pre­sio­nis­tas ale­ma­nes, lle­va­ran a ca­bo una re­crea­ción exó­ti­ca del mun­do na­ti­vo pri­mi­ti­vo en sus ta­lle­res de Dres­de o Ber­lín”. Li­te­ral­men­te, Gau­guin fue el ger­men de un ex­pe­ri­men­to co­lo­nia­lis­ta en to­da re­gla: “Qui­sie­ron traer­se lo exótico a la ciu­dad”, ma­ti­za Alar­có.

Otros de­ci­die­ron se­guir sus pa­sos, co­mo Hen­ri Ma­tis­se en 1930, que via­jó si­guien­do la es­te­la de Gau­guin su­mi­do en una cri­sis de crea­ti­vi­dad. Ob­je­ti­vo: im­preg­nar­se de la luz y la sen­ci­llez que ha­bían ba­ña­do la ca­ra de su ad­mi­ra­do Gau­guin unas dé­ca­das an­tes. “No en­cuen­tro fá­cil­men­te a Gau­guin aquí. Ha­ce fal­ta que bus­que más”, le es­cri­be a su mu­jer en abril de ese año.

Los via­jes y las en­fer­me­da­des -sí­fi­lis, pa­lu­dis­mo, di­sen­te­ría, co­je­ra, ce­gue­ra par­cial...- mar­ca­ron la vi­da de Gau­guin, pe­ro con­tra lo que se po­dría es­pe­rar -con­tra el mi­to del ge­nio ado­les­cen­te­fue un ar­tis­ta más bien tar­dío. Hi­jo del pe­rio­dis­ta anar­quis­ta Clo­vis Gau­guin y de Ali­ne Ma­rie Cha­zal, y nie­to de la pen­sa­do­ra fe­mi­nis­ta Flo­ra Tris­tán, el gol­pe de Es­ta­do de Na­po­león III en 1851 fue el co­mien­zo de su pri­mer via­je. Era ape­nas un be­bé cuan­do su fa­mi­lia, cer­ce­na­da por la muer­te de su pa­dre du­ran­te el tra­yec­to, lle­gó a Li­ma, en Pe­rú, exi­lia­da por los nue­vos vien­tos de la pa­trie.

A su vuel­ta, en 1855, el jo­ven Paul se ins­ta­la jun­to a su fa­mi­lia en ca­sa de un tío en Or­leans, des­de don­de rea­li­za­rá va­rios via­jes a bordo de bar­cos de la ma­ri­na mer­can­te fran­ce­sa. Así has­ta 1870, cuan­do de­ci­de vol­ver a Or­leans y tra­ba­jar en una ofi­ci­na de bol­sa con cier­to éxi­to. Y es

en­ton­ces, so­lo en­ton­ces, cuan­do re­ci­be la lla­ma­da de la pin­tu­ra. Ocu­rre al des­cu­brir la obra de Ca­mi­lle Pi­sa­rro en una de las ex­po­si­cio­nes im­pre­sio­nis­tas de 1874. Na­da más y na­da me­nos que con 26 años a sus es­pal­das. “An­tes de ese mo­men­to, du­ran­te su ju­ven­tud, ha­bía si­do un pin­tor de do­min­gos”, sen­ten­cia Alar­có.

Ha­cia los ma­res del Sur.

¿Qué tu­vo o tie­ne en co­mún Gau­guin con Ma­rio Var­gas Llosa, Her­man Mel­vi­lle, Hen­ri Ma­tis­se, Jo­seph Con­rad, Som­mer­set Maug­ham, Mar­cel Sch­wob, Jack Lon­don y Ro­bert Louis Ste­ven­son? Su des­tino: to­dos, es­cri­to­res la ma­yo­ría, pu­sie­ron rum­bo en al­gún mo­men­to de su vi­da a los ma­res del Sur, la fron­te­ra de la uto­pía, el pa­raí­so emo­cio­nal de Oc­ci­den­te. En la obra de Gau­guin, que mar­ca el pa­so fir­me de la abs­trac­ción abrién­do­se ca­mino en los al­bo­res del si­glo XX, las for­mas pla­nas, la des­apa­ri­ción de la pers­pec­ti­va, la uti­li­za­ción vi­sual de los co­lo­res y los cho­ques vi­sua­les con­for­man la ge­né­ti­ca de un au­tor que in­flu­yó a los ex­pre­sio­nis­tas, tan­to a los fo­vis­tas fran­ce­ses co­mo ale­ma­nes del gru­po El Puen­te. “Lí­neas si­nuo­sas, imá­ge­nes pla­nas, cuer­pos des­co­yun­ta­dos, se sa­lía com­ple­ta­men­te del ca­non oc­ci­den­tal an­te­rior”, ex­pli­ca Alar­có.

Gau­guin siem­pre bus­có las raí­ces de lo pri­mi­ti­vo. Las bus­có en las An­ti­llas y lue­go en Tahi­tí, pe­ro an­tes ya las ha­bía bus­ca­do en ca­sa, en Bre­ta­ña, don­de en­tre 1886 y 1891 se con­vir­tió, mien­tras es­car­ba­ba en los orí­ge­nes del pue­blo bre­tón, en el epi­cen­tro del in­flu­yen­te gru­po de sim­bo­lis­tas de Pont-Aven. Ac­to se­gui­do lle­ga­ron los dos tor­men­to­sos me­ses en Ar­lés jun­to a Vincent Van Gogh. So­bre aque­lla inol­vi­da­ble con­vi­ven­cia Gau­guin es­cri­bió: “Cuan­do es­tu­vi­mos jun­tos, los dos lo­cos, es­tá­ba­mos en una gue­rra cons­tan­te por los co­lo­res. A él le gus­ta­ba el ama­ri­llo, y ha­cía bien, yo ama­ba el ro­jo”.

Ma­ta Mua

(

Éra­se una vez),

1892

(

Pa­rahi te ma­rae

Ahí es­tá el tem­plo),

1892

(

Pa­rau Api

¿Qué hay de nue­vo?),

1892

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.