TRAS LOS PA­SOS DEL AR­TIS­TA

Tiempo - - CULTURA -

Du­ran­te los tres años que ha tar­da­do el mu­seo Thyssen-Bor­ne­mis­za de Ma­drid en le­van­tar los ci­mien­tos de la ex­po­si­ción Gau­guin y el via­je a lo exótico -en 2004 ya aus­pi­ció Gau­guin y los orí­ge­nes del sim­bo­lis­mo, pre­cur­so­ra de es­ta mues­tra- su co­mi­sa­ria, Pa­lo­ma Alar­có, je­fa de Con­ser­va­ción de Pin­tu­ra Mo­der­na, ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de se­guir los pa­sos del ar­tis­ta fran­cés. Su des­tino, Ocea­nía, Tahi­tí, las Is­las Mar­que­sas y Atuo­na -des­tino fi­nal del pin­tor, don­de mu­rió y an­tes con­vi­vió con su mu­sa, mo­de­lo y úl­ti­ma pa­re­ja, Tehu­ra-, un via­je que le ha per­mi­ti­do dar­se cuen­ta de que “mu­chas de las cues­tio­nes por las que él lu­chó si­guen vi­vas hoy en día”. Fue “un ade­lan­ta­do”. Alar­có, jun­to con el res­to del equi­po, lle­gó has­ta Pua­mau, uno de los te­so­ros ar­queo­ló­gi­cos de Po­li­ne­sia, el con­jun­to de pe­que­ños po­bla­dos don­de vi­ven los des­cen­dien­tes del pin­tor fran­cés. Su an­te­pa­sa­do más ilustre hi­zo tres via­jes a la re­gión, el pri­me­ro en­tre 1891 y 1893, el se­gun­do en­tre 1895 y 1901 y el ter­ce­ro po­co an­tes de mo­rir. Du­ran­te los dos pri­me­ros, en los que “la luz” le “des­lum­bra­ba y le ce­ga­ba”, se ins­ta­ló en Tahi­tí, y en el ter­ce­ro y de­fi­ni­ti­vo fue a pa­rar a Hi­va Oa, en con­cre­to a su ca­pi­tal, Atuo­na, es­co­gi­da por el pin­tor por la pre­sen­cia de un mé­di­co que aten­die­se sus eter­nos pro­ble­mas de sa­lud. Allí, a los 54 años de edad, jo­ven pe­ro cur­ti­do en mil ba­ta­llas, mo­ría Paul Gau­guin, arrui­na­do y le­jos del mun­do que le vio cre­cer. Por fin so­lo, en el pa­raí­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.