Dis­ci­pli­na e inocen­cia

Tiempo - - ZOOM - POR AL­BER­TO MAR­TÍN-ARA­GÓN

un des­fi­le de mo­da em­pie­za a re­sul­tar su­ges­ti­vo e in­tri­gan­te en la me­di­da en que sa­be pa­ro­diar la vi­da. To­da pa­ro­dia con­tie­ne al­go de ho­me­na­je y de sá­ti­ra. Marc Ja­cobs lle­va al ex­tre­mo esa fi­lo­so­fía con di­se­ños y mon­ta­jes don­de con­vi­ven el gus­to por el jue­go con la re­fle­xión so­cial. El di­se­ña­dor neo­yor­quino pre­sen­tó ha­ce unos días en Pa­rís su co­lec­ción Pri­ma­ve­ra­Ve­rano 2013 pa­ra la fir­ma Louis Vuit­ton. Po­cas ve­ces unas es­ca­le­ras me­cá­ni­cas han ad­qui­ri­do una apa­rien­cia tan ama­ble y tan lú­di­ca. Ja­cobs nos ofre­ce una am­bi­va­len­te ver­sión del fu­tu­ro: uni­for­me y si­mé­tri­co, pe­ro tam­bién nos­tál­gi­co y co­lo­ris­ta, pues se tra­ta de un fu­tu­ro que se nu­tre de una inocen­cia per­di­da. El ar­tis­ta re­cu­rre a las es­té­ti­cas psi­co­dé­li­cas de un pa­sa­do re­cien­te pa­ra hu­ma­ni­zar un mun­do que no de­ja de ra­cio­na­li­zar­se ni de ins­tru­men­ta­li­zar a las per­so­nas. Co­mo las mo­de­los de la ima­gen, ca­da ser hu­mano se ve obli­ga­do a ocu­par en la so­cie­dad un es­pa­cio es­tre­cho y re­du­ci­do. ¿Qué hue­co de li­ber­tad le que­da al yo? Úni­ca­men­te la po­si­bi­li­dad de mos­trar a los de­más los co­lo­res de nues­tros de­seos.

16

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.