El dispu­tado vo­to de unos pocos ga­lle­gos

Es­pa­ña, ade­más de ser un país in­ver­te­bra­do, tam­bién es un pue­blo con “es­ca­sez de in­di­vi­duos emi­nen­tes”, se­gún Or­te­ga, y en el que ocu­rren he­chos ex­tra­or­di­na­rios. Aho­ra tres elec­cio­nes en dos me­ses.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

la lec­tu­ra de los dia­rios de Jo­sé Bono abun­da en la idea del fi­ló­so­fo de la pe­nu­ria de per­so­na­jes de em­pa­que. La lar­ga su­ce­sión de anéc­do­tas ano­ta­das por el ex­pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados des­cri­be un país po­bla­do de no­ta­bles preo­cu­pa­dos so­bre to­do de sus asun­tos pro­pios, ya fue­ran per­so­na­les o po­lí­ti­cos. Un Es­ta­do, co­mo di­rían los na­cio­na­lis­tas, en­re­ve­sa­do. No es fá­cil en­con­trar un país en el que du­ran­te años y años el mi­nis­tro más po­pu­lar era el de In­te­rior, es de­cir, el res­pon­sa­ble de la Po­li­cía. La ame­na­za per­ma­nen­te de ETA lo jus­ti­fi­ca­ba en par­te, pe­ro era anómalo. El que el ac­tual ti­tu­lar de In­te­rior, Jor­ge Fer­nán­dez Díez, no lo sea, al me­nos por aho­ra, es una ex­cep­ción po­si­ti­va de nor­ma­li­dad. Tam­po­co es muy ha­bi­tual en­con­trar paí­ses en los que unos pocos vo­tos, in­clu­so va­rios cen­te­na­res, de­ci­dan elec­cio­nes co­mo ya ha ocu­rri­do en al­gu­na oca­sión en Ga­li­cia y pue­de re­pe­tir­se el pró­xi­mo 21 de oc­tu­bre. Me­nos fre­cuen­te -por muy de­mo­crá­ti­co que sea- es que go­bier­nen par­ti­dos que no ha­yan ga­na­do las elec­cio­nes, al­go en lo que hay una lar­ga lis­ta de ejem­plos, que van des­de el País Vas­co y Ca­ta­lu­ña a Ca­na­rias, sin ol­vi­dar a de­ce­nas de ayun­ta­mien­tos.

El do­min­go 21 de oc­tu­bre, Ma­riano Ra­joy se jue­ga en los co­mi­cios ga­lle­gos -a los que no con­cu­rre di­rec­ta­men­te- par­te del res­to de la le­gis­la­tu­ra na­cio­nal, y to­do por un muy pe­que­ño pu­ña­do de vo­tos. Las en­cues­tas del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS), con fa­ma de ser las más fia­bles, go­bier­ne quien go­bier­ne, son bas­tan­te con­tun­den­tes: el PP que allí li­de­ra Al­ber­to Nú­ñez Feijóo ob­ten­drá otra vic­to­ria am­plí­si­ma, con un 44% de los vo­tos y 37 o 38 es­ca­ños de los 75 del Par­la­men­to ga­lle­go. Los socialistas del PS­dG, en­ca­be­za­dos por Pa­chi Váz­quez, po­drían re­co­ger un 28% de vo­tos -16 pun­tos me­nos que el PP- y 23 o 24 es­ca­ños. To­da­vía más le­jos se que­da­rían los na­cio­na­lis­tas del Blo­que, con Fran­cis­co Jor­que­ra, que po­drían su­mar un 15% de vo­tos y 12 o 13 es­ca­ños. Ade­más, el his­tó­ri­co na­cio­na­lis­ta Xo­sé Manuel Bei­ras ob­ten­dría un úni­co es­ca­ño con su nue­va for­ma­ción po­lí­ti­ca.

La vic­to­ria del PP en Ga­li­cia, por lo tan­to, se­rá bas­tan­te in­ape­la­ble. No lo du­dan ni sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, en un país en­re­ve­sa­do co­mo es­te y con es­ca­sez de “in­di­vi­duos emi­nen­tes”, Al­ber­to Nú­ñez Feijóo y el PP no tie­nen ga­ran­ti­za­do go­ber­nar y to­do de­pen­de­rá de un pe­que­ño pu­ña­do de vo­tos, en­tre unos cen­te­na­res y me­nos de tres mil, en la cir­cuns­crip­ción de Pon­te­ve­dra y/o en la de La Co­ru­ña. Esos son los su­fra­gios que tra­za­rán la lí­nea ro­ja en­tre la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de 38 es­ca­ños y la ma­yo­ría -abru­ma­do­ra pe­ro no ab­so­lu­ta– de 37 es­ca­ños. En las úl­ti­mas elec­cio­nes el PP ob­tu­vo el es­ca­ño 38 por 2.960 vo­tos. Cua­tro años an­tes lo per­dió in­clu­so por me­nos di­fe­ren­cia. Aho­ra pue­de re­pe­tir­se la his­to­ria de las úl­ti­mas elec­cio­nes o la de las an­te­rio­res. Si ese pu­ña­do de dispu­tados vo­tos de unos pocos ga­lle­gos cae del la­do del PP se­rá un gran éxi­to de Feijóo y de Ra­joy. Si, por el con­tra­rio, van a pa­rar a las al­for­jas de socialistas o na­cio­na­lis­tas, ellos can­ta­rán vic­to­ria y Feijóo y el in­qui­lino de La Mon­cloa ten­drán que ape­chu­gar con una de­rro­ta -tan fal­sa co­mo real en la prác­ti­ca­que mar­ca­rá el res­to de la pre­si­den­cia de Ma­riano Ra­joy. Las dos op­cio­nes son tan de­mo­crá­ti­cas co­mo po­si­bles e in­ape­la­bles una vez que con­clu­ya el es­cru­ti­nio. Sin em­bar­go, las in­ter­pre­ta­cio­nes que ha­rán unos y otros, se­gún les va­ya en la fies­ta, de un muy pe­que­ño pu­ña­do de vo­tos que ra­ti­fi­ca o po­ne en cues­tión la po­lí­ti­ca de Ma­riano Ra­joy des­de que lle­gó al Go­bierno ha­ce me­nos de un año son un asun­to muy di­fe­ren­te. Ade­más plan­tean la cues­tión, muy po­lé­mi­ca, de que fren­te a los de­re­chos de las mi­no­rías tam­bién es­tán los de las ma­yo­rías, sin que sea sencillo de­ter­mi­nar dón­de es­tá el pun­to de equi­li­brio.

El nue­vo Par­la­men­to y el nue­vo Go­bierno ga­lle­gos, sa­li­dos de las ur­nas el pró­xi­mo 21 de oc­tu­bre, se­rán -ocu­rra lo que ocu­rra- tan de­mo­crá­ti­cos co­mo le­gí­ti­mos. Eso no im­pi­de que si un par­ti­do ven­ce y un pu­ña­do de vo­tos -unos cien­tos o con­ta­dos mi­les de su­fra­gios- im­pi­den que go­bier­ne y sí se lo per­mi­te a otros -con pac­to po­se­lec­to­ral- que que­da­ron muy por de­trás en las ur­nas, tam­bién se in­tro­du­ce un ele­men­to dis­tor­sio­na­dor en el ma­pa po­lí­ti­co. El que en es­ta oca­sión el per­ju­di­ca­do fue­ra el PP es so­lo la anéc­do­ta. Ocu­rri­ría lo mis­mo si quien de­pen­die­ra de esos muy pocos vo­tos fue­ra el PSOE o cual­quier otro na­cio­na­lis­mo. El em­bro­llo no es irre­ver­si­ble, aun­que no de in­me­dia­to, ni qui­zá a cor­to pla­zo. La so­lu­ción es­tá in­ven­ta­da. Con­sis-

te en cam­biar la ac­tual ley elec­to­ral, que ha ofre­ci­do 35 años de es­ta­bi­li­dad, que fo­men­tó el au­ge de los na­cio­na­lis­tas -más o me­nos his­tó­ri­cos- y que fa­vo­re­ció en dis­tin­tas épo­cas pe­ri­pe­cias po­lí­ti­cas tan dis­pa­res co­mo las de Jo­sé

Ma­ría Ruiz-Ma­teos o las ac­tua­les de Ro­sa Díez. Los sis­te­mas elec­to­ra­les no son neu­tra­les, sino to­do lo con­tra­rio. Cual­quier ma­nual de teo­ría po­lí­ti­ca ex­pli­ca có­mo un sis­te­ma elec­to­ral con­for­ma de una u otra ma­ne­ra un país y una épo­ca. Aho­ra, en Ga­li­cia y en la Es­pa­ña que vi­ve pen­dien­te de si hay o no res­ca­te, mu­chas co­sas de­pen­den de muy pocos vo­tos, so­bre to­do pa­ra

Ma­riano Ra­joy que, hay que re­cor­dar­lo, nun­ca ha si­do par­ti­da­rio de cam­biar el sis­te­ma elec­to­ral. Es lo que em­pie­zan a re­cla­mar per­so­na­jes co­mo Jo­sé Bono y otros po­lí­ti­cos re­ti­ra­dos, por­que cuan­do es­ta­ban en ac­ti­vo eran re­frac­ta­rios a un cam­bio de sis­te­ma elec­to­ral por­que in­clu­so en la de­rro­ta los pro­ce­di­mien­tos ac­tua­les dan to­do el po­der a los lí­de­res y a los apa­ra­tos de los par­ti­dos, en un país “in­ver­te­bra­do” y tam­bién bas­tan­te en­re­ve­sa­do, con “es­ca­sez de in­di­vi­duos emi­nen­tes”. Or­te­ga di­xit ha­ce ya ca­si cien años.

Uni­dos. Las en­cues­tas son con­tun­den­tes: Feijóo ob­ten­drá una vic­to­ria am­plí­si­ma

que qui­zá no le per­mi­ta go­ber­nar y que pue­de po­ner en cues­tión to­da la

po­lí­ti­ca de Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.