EL ABO­GA­DO DEL REY

Tiempo - - PORTADA -

Jo­sé Manuel Romero Mo­reno (Ma­drid, 1940), con­de de Fon­tao, es el abo­ga­do del Rey y su fa­mi­lia des­de 1993. Su nom­bre no apa­re­ce en el or­ga­ni­gra­ma que ha pu­bli­ca­do la Ca­sa Real en su pá­gi­na web, pe­ro su la­bor de ase­so­ra­mien­to jun­to al je­fe del Es­ta­do es in­cues­tio­na­ble.

Tiem­po des­ve­ló en 2008 que Romero se pre­sen­ta­ba en sus ne­go­cios y en las fun­da­cio­nes en las que te­nía pre­sen­cia, co­mo “ase­sor ju­rí­di­co de la Per­so­na, Fa­mi­lia y Ca­sa de Su Ma­jes­tad el Rey don Juan Car­los”. El con­de de Fon­tao reali­zó, por ejem­plo, las pri­me­ras ges­tio­nes en el pro­ce­so de se­pa­ra­ción en­tre la in­fan­ta Ele­na y Jai­me de Marichalar.

Su des­pa­cho de abogados es­tá es­pe­cia­li­za­do en con­sul­to­ría de em­pre­sas y fun­da­cio­nes, oca­sión que le ha per­mi­ti­do acom­pa­ñar a miem­bros de la Fa­mi­lia Real en el pa­tro­na­to de al­gu­nas de ellas en ca­li­dad de ase­sor. Sin em­bar­go, nun­ca apa­re­ció en las que creó Iña­ki Ur­dan­ga­rin, aun­que una de las fun­da­cio­nes en las que es­tá pre­sen­te el abo­ga­do del Rey -la Fun­da­ción Edu­ca­ción pa­ra el Em­pleo-, man­tu­vo un acuer­do de co­la­bo­ra­ción con la Fun­da­ción Mix­ta Áfri­ca, la em­pre­sa del mis­mo nom­bre en la que in­vir­tie­ron Ur­dan­ga­rin y la in­fan­ta Cris­ti­na a tra­vés de la com­pa­ñía Ai­zoon.

Tras el es­ta­lli­do del es­cán­da­lo de Nóos, que si­gue en pro­ce­so de ins­truc­ción y en el que apa­re­ce el yerno del Rey co­mo impu­tado, La Zar­zue­la se apre­su­ró a in­di­car que Romero fue el en­car­ga­do en 2006 de in­ten­tar po­ner or­den en los ne­go­cios de Ur­dan­ga­rin y le acon­se­jó, en nom­bre del Rey, que se re­ti­ra­ra de las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­ba el Ins­ti­tu­to Nóos, al com­pro­bar que en reali­dad te­nían áni­mo de lu­cro. Sin em­bar­go, la ges­tión fra­ca­só al crear Ur­dan­ga­rin una nue­va ins­ti­tu­ción -la Fun­da­ción De­por­te, Cul­tu­ra e In­te­gra­ción So­cial-, orien­ta­da a ni­ños dis­ca­pa­ci­ta­dos, pe­ro due­ña a su vez de la em­pre­sa De Goes Cen­ter for Sta­kehol­der Ma­na­ge­ment y es­ta de una so­cie­dad con el mis­mo nom­bre y ra­di­ca­da en Be­li­ce, ha­cia la que pu­die­ron tras­va­sar­se fon­dos, se­gún la in­ves­ti­ga­ción del juez de ins­truc­ción de Pal­ma Jo­sé Cas­tro.

Romero es tam­bién miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Patrimonio Na­cio­nal e in­ter­vino en asun­tos es­tric­ta­men­te pri­va­dos del Rey, co­mo en el ca­so de la ven­ta de Vi­lla Gi­ral­da, la vi­vien­da de don Juan, el con­de de Bar­ce­lo­na, tras su fa­lle­ci­mien­to. Él es el nú­me­ro do­ce en el gru­po de los hom­bres del Rey. que es­tá al man­do de to­do lo re­la­ti­vo a la ad­mi­nis­tra­ción e in­fraes­truc­tu­ras de la Ca­sa. Tan­to Mar­tí­nez co­mo Pe­ral en­tra­ron en La Zar­zue­la en 1996 y se han con­ver­ti­do en dos pi­la­res fun­da­men­ta­les en el en­gra­na­je de tra­ba­jo de la Ca­sa, mien­tras que Ba­rrós se en­car­ga de la pro­tec­ción del Rey con la ayu­da del co­ro­nel que man­da la Guar­dia Real, un tra­ba­jo ar­duo que siem­pre ha exi­gi­do de gran­des dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad. En el pa­sa­do, por la ame­na­za del te­rro­ris­mo de ETA y en la ac­tua­li­dad, por la even­tua­li­dad de al­gún in­ci­den­te con­tra al­gún miem­bro de la Fa­mi­lia Real.

Por su par­te, Ca­bre­ra, un hom­bre “muy pru­den­te y ca­ba­lle­ro­so”, pro­ce­de de la guar­dia per­so­nal del ge­ne­ral Fran­co y con el pa­so de los años se ha con­ver­ti­do en uno “de los gran­des ce­re­bros” den­tro de La Zar­zue­la, se­gún co­men­ta a Tiem­po uno de sus com­pa­ñe­ros de pro­mo­ción. Se con­si­de­ra el “je­fe de la sec­ción fe­me­ni­na” ya que, ade­más de la agen­da de la rei­na Sofía, de­be su­per­vi­sar las ac­ti­vi­da­des de las in­fan­tas con la ayu­da de Car­los Gar­cía Re­ven­ga, quien, sien­do pro­fe­sor del co­le­gio San­ta Ma­ría del Ca­mino tu­vo en­tre sus alum­nas a las dos hi­jas de los Reyes.

Ca­bre­ra se vio en­vuel­to en la po­lé­mi­ca por la pu­bli­ca­ción del li­bro de Pi­lar Ur­bano con los co­men­ta­rios de la Rei­na so­bre el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual o el sui­ci­dio asis­ti­do, lo que mo­ti­vó una reac­ción de la Ca­sa Real con­tra la au­to­ra, mien­tras que Re­ven­ga es­tu­vo du­ran­te unos años jun­to a la in­fan­ta Cris­ti­na en la di­rec­ti­va del Ins­ti­tu­to Nóos. Sin em­bar­go, am­bos han sor­tea­do a ca­da obs­tácu­lo que se han en­con­tra­do en el ca­mino y en el ca­so del te­nien­te ge­ne­ral ya re­ti­ra­do la pro­tec­ción de do­ña Sofía ha si­do fun­da­men­tal pa­ra que con­ti­núe en un pues­to en el que la con­fian­za es esen­cial. “Ca­bre­ra sa­be to­do de la Rei­na y ella no ha que­ri­do pres­cin­dir de él”, ase­gu­ra el ci­ta­do com­pa­ñe­ro de pro­mo­ción.

Ca­pi­tán en la Aco­ra­za­da el 23-F.

Hay un quin­to mi­li­tar en el nú­cleo du­ro de La Zar­zue­la que es el je­fe del Cuar­to Mi­li­tar. En la ac­tua­li­dad, es­te car­go lo ocu­pa el te­nien­te ge­ne­ral An­to­nio de la Cor­te (Ceu­ta, 1949), quien ya ha­bía si­do ayu­dan­te de cam­po de don Juan Car­los en­tre 1995 y el año 2000. Cu­rio­sa­men­te, De la Cor­te fue uno de los ca­pi­ta­nes en­cua­dra­dos en la Di­vi­sión Aco­ra­za­da Bru­ne­te el día del gol­pe de Es­ta­do del 23-F

y a prin­ci­pios de los no­ven­ta par­ti­ci­pó en la mi­sión de la ONU en la an­ti­gua Yu­gos­la­via (Unprofor), pe­ro no co­mo “je­fe de ope­ra­cio­nes”, tal y co­mo se in­di­ca por error en la web de la Ca­sa Real, sino en otro des­tino más mo­des­to, ya que en aquel mo­men­to era co­man­dan­te y las ope­ra­cio­nes de es­ta fuer­za de pro­tec­ción internacional es­ta­ban en ma­nos de un ge­ne­ral fran­cés.

¿Por qué el Rey es­tá ro­dea­do de tan­tos miem­bros de las Fuer­zas Ar­ma­das? “Pa­ra los mi­li­ta­res es un pues­to co­di­cia­do. Lu­chan por ir co­mo ayu­dan­tes de cam­po aun­que sea por un pe­rio­do cor­to de tiem­po –afir­ma a es­ta re­vis­ta una per­so­na que ha tra­ba­ja­do en el pa­sa­do en La Zar­zue­la–. Allí hay un es­pí­ri­tu de ser­vi­cio y de de­di­ca­ción que a los ci­vi­les les re­sul­ta di­fí­cil de aguan­tar”.

Las ex­cep­cio­nes que con­fir­man es­ta re­gla son dos ci­vi­les: Jai­me Al­fon­sín (Lugo, 1956), quien es­tá al fren­te de la Se­cre­ta­ría del Prín­ci­pe de As­tu­rias des­de 1995, y Ós­car Mo­reno (1935), in­ter­ven­tor ge­ne­ral de la Ca­sa del Rey des­de 2007 y en­car­ga­do, por tan­to, del co­rrec­to uso de los fon­dos que el Par­la­men­to aprue­ba ca­da año pa­ra la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do.

Al­fon­sín, li­cen­cia­do en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid con el nú­me­ro uno de su pro­mo­ción, in­gre­só a prin­ci­pios de los ochen­ta en el cuer­po de Abogados del Es­ta­do que aho­ra tan­to se ha pues­to de mo­da, ya que de él pro­vie­nen fi­gu­ras pro­mi­nen­tes del Par­ti­do Po­pu­lar o del Go­bierno, co­mo la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, la pre­si­den­ta cas­te­llano-man­che­ga Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal o el nue­vo di­rec­tor de RTVE, Leo­pol­do Gon­zá­le­zE­che­ni­que, en­tre otros.

La mano de­re­cha del Prín­ci­pe fue je­fe de la ase­so­ría ju­rí­di­ca de Bar­clays Bank de 1984 a 1992 y lue­go ejer­ció la abo­ga­cía en el des­pa­cho Uría & Me­nén­dez has­ta 1995, cuan­do en­tró en La Zar­zue­la pa­ra di­ri­gir las ac­ti­vi­da­des de don Fe­li­pe tras aca­bar es­te sus es­tu­dios de pos­gra­do en la uni­ver­si­dad es­ta­dou­ni­den­se de Geor­ge­town. Des­de en­ton­ces ha cum­pli­do su tra­ba­jo sin erro­res, tan­to en su eta­pa jun­to al he­re­de­ro co­mo lue­go con los Prín­ci­pes tras el en­la­ce de Fe­li­pe con Le­ti­zia.

Por su par­te, Mo­reno apar­có en agos­to de 2007 la ju­bi­la­ción de la que go­za­ba des­de ju­nio de 2005 pa­ra lle­var las cuen­tas de la Ca­sa del Rey. Doc­tor en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, es­te in­ter­ven­tor de Ha­cien­da es­tu­vo des­ti­na­do, por ejem­plo, en Gui­nea Ecua­to­rial cuan­do es­te país afri­cano era co­lo­nia es­pa­ño­la. Por sus ma­nos pa­sa­ron los ba­lan­ces de ca­si to­das las de­le­ga­cio­nes de Ha­cien­da y de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, así co­mo de di­ver­sas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, a las que tu­vo que fis­ca­li­zar los im­pues­tos ce­di­dos por el Es­ta­do. Ca­sa­do con una pe­rio­dis­ta, des­de su nom­bra­mien­to has­ta que Spot­torno dio luz ver­de a la pu­bli­ca­ción del des­glo­se de los pre­su­pues­tos, su­po man­te­ner la con­fi­den­cia­li­dad de las cuen­tas in­ter­nas ca­da vez que se le pre­gun­ta­ba por ello.

Sin mu­je­res en la al­ta di­rec­ción.

¿Por qué aguan­tan tan­to tiem­po es­tos hom­bres jun­to al Rey? La con­fian­za del mo­nar­ca y del je­fe de la Ca­sa en ellos es con­di­ción si­ne qua non. “Lo que pri­ma es la leal­tad por en­ci­ma de la ca­pa­ci­dad”, sub­ra­ya un ex­ge­ne­ral ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to. Crí­ti­cas apar­te, sor­pren­de la au­sen­cia de mu­je­res en el or­ga­ni­gra­ma de al­tos car­gos de La Zar­zue­la. La pe­rio­dis­ta Asun­ción Val­dés fue la pri­me­ra mu­jer en te­ner un pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad co­mo por­ta­voz de la Ca­sa Real en­tre 1993 y 2003, jus­to el pe­rio­do en el que Spot­torno se fa­mi­lia­ri­zó con la ma­qui­na­ria ad­mi­nis­tra­ti­va de la ins­ti­tu­ción, pe­ro su pa­so no ha te­ni­do con­ti­nui­dad. Un he­cho que, a buen se­gu­ro, cam­bia­rá en el fu­tu­ro.

Con­fian­za. El Rey sa­lu­da a Romero en una au­dien­cia al con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Patrimonio Na­cio­nal.

Jun­to al Rey. El ge­ne­ral An­to­nio de la Cor­te, je­fe del Cuar­to Mi­li­tar de la Ca­sa Real, ayu­da a don Juan Car­los a ba­jar unos es­ca­lo­nes de Zar­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.