Cin­co, seis o sie­te cri­sis en una

Ac­tual­men­te vi­vi­mos un cua­dro de si­tua­ción de una gra­ve­dad que se no se pre­sen­ta­ba des­de el ini­cio de la Tran­si­ción, tras la muer­te del ge­ne­ral Fran­co.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

ha si­do el ana­lis­ta fi­nan­cie­ro Ni­cho­las Spi­ro quien, en el pe­rió­di­co The New York Ti­mes, in­ten­tó ha­ce unos días ex­pli­car la si­tua­ción es­pa­ño­la a los nor­te­ame­ri­ca­nos: “Es­pa­ña es el úni­co país en el mun­do que ha de bre­gar, a la vez, con una cri­sis ban­ca­ria, eco­nó­mi­ca, de deu­da so­be­ra­na, po­lí­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal”. Po­dría ha­ber aña­di­do a esa quín­tu­ple cri­sis una cri­sis de iden­ti­dad, de pe­si­mis­mo y de de­s­es­pe­ran­za, de con­fian­za en sí mis­mo y en sus di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos. Una cri­sis que ha­ce que cien­tos de mi­les de ciu­da­da­nos quie­ran sa­lir a las ca­lles pa­ra ex­pre­sar su des­con­ten­to y su ma­les­tar, pa­ra so­li­da­ri­zar­se con el que es­tá a su la­do, pa­ra gri­tar que es­tá em­pe­zan­do a du­dar de ca­si to­do y a no creer en ca­si na­da, que, in­clu­so, lle­ga a en­co­ger­se de hom­bros cuan­do con­tem­pla el par­ti­do Bar­ce­lo­na Club de Fút­bol-Real Ma­drid, ve la in­men­sa ban­de­ra cua­tri­ba­rra­da en el Camp Nou, oye los gri­tos de “in-in­de-in­de­pen­den­cia” e, in­dig­na­do, mas­cu­lla “que se va­yan”.

Es, se­gún al­gu­nos, el fi­nal de la Tran­si­ción, o la aper­tu­ra de una nue­va tran­si­ción, la rup­tu­ra del mo­de­lo del Es­ta­do au­to­nó­mi­co, que ca­da día tie­ne me­nos de­fen­so­res, se­gún to­das las en­cues­tas, y que es dis­cu­ti­do y pues­to en du­da des­de la apro­ba­ción de los Es­ta­tu­tos por Ca­ta­lu­ña y Eus­ka­di al fi­nal de los años se­ten­ta, por su ra­di­cal opo­si­ción a la for­mu­la ca­fé pa­ra to­dos, con la que se in­ten­tó re­sol­ver un pro­ble­ma his­tó­ri­co que afec­ta­ba so­lo al País Vas­co, a Ga­li­cia y a Ca­ta­lu­ña.

Es el fi­nal, o al me­nos lo pa­re­ce, de una épo­ca do­mi­na­da por una cri­sis eco­nó­mi­ca que ya du­ra cua­tro años, que ha me­ti­do al país en una se­gun­da re­ce­sión que tie­ne vi­sos de con­ti­nuar el año que vie­ne y que ame­na­za, des­pués de un pri­mer res­ca­te ban­ca­rio to­da­vía sin ma­te­ria­li­zar, con un res­ca­te so­be­rano de la Troi­ka (Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional y Co­mi­sión Eu­ro­pea) so­bre una eco­no­mía que ne­ce­si­ta ayu­da ur­gen­te an­te unos cos­tes de fi­nan­cia­ción de su deu­da in­so­por­ta­bles. Una ayu­da que el pre­si­den­te del Go­bierno no se atre­ve a con­cre­tar, si­guien­do las ins­truc­cio­nes de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel que, a on­ce me­ses de unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, no quie­re en­fren­tar­se en el Par­la­men­to ale­mán con nue­vos pro­ble­mas y, pre­ci­sa­men­te, ade­más, por los pro­ble­mas de los paí­ses del sur de Eu­ro­pa. has­ta aho­ra ra­joy se ha so­me­ti­do a los de­seos de la can­ci­ller ale­ma­na, que no quie­re plan­tear el res­ca­te es­pa­ñol en el Par­la­men­to por el cos­te po­lí­ti­co que pue­de su­po­ner pa­ra ella, ya que su in­ten­ción, en to­do ca­so, se­ría pre­sen­tar un pa­que­te de res­ca­te con­jun­to en el que se in­clui­ría a Es­pa­ña, Gre­cia, Chi­pre y Es­lo­va­quia, con to­do lo que eso sig­ni­fi­ca­ría de des­pres­ti­gio pa­ra Es­pa­ña.

Ra­joy, que ya tie­ne de­ci­di­da la pe­ti­ción de res­ca­te, lo que te­me es que si no si­gue las ins­truc­cio­nes de An­ge­la Mer­kel pue­da pro­du­cir­se un ve­to por par­te de Ale­ma­nia o de al­gu­nos de los paí­ses que os­ten­tan la tri­ple A en la ca­li­fi­ca­ción de su

deu­da co­mo Fin­lan­dia u Ho­lan­da. En ese sen­ti­do, al­tos fun­cio­na­rios de Ale­ma­nia y de otras zo­nas del nú­cleo AAA de la Eu­ro­zo­na han ad­ver­ti­do a Es­pa­ña, en pri­va­do, que unos par­la­men­tos enoja­dos po­drían im­po­ner con­di­cio­nes du­ras so­bre fu­tu­ros prés­ta­mos de res­ca­te. Por eso, el te­mor a que au­men­ten las exi­gen­cias de Ale­ma­nia, Fin­lan­dia y Ho­lan­da es una ra­zón cla­ve, se­gún fil­tran fuen­tes eco­nó­mi­cas es­pa­ño­las, pa­ra que el pre­si­den­te es­pa­ñol si­ga dan­do lar­gas a un res­ca­te so­be­rano pleno. Apar­te de que si­gue abri­gan­do el te­mor de que al­gu­nos de es­tos tres paí­ses im­pon­ga al­gún ti­po de ve­to, con lo cual, quien ha es­pe­ra­do tan­to pa­ra pe­dir el res­ca­te pue­de en­con­trar­se en un au­tén­ti­co ri­dícu­lo po­lí­ti­co. la ne­ga­ti­va de es­pa­ña a ac­tuar ha con­ge­la­do la ma­qui­na­ria de res­ca­te de la Eu­ro­zo­na y ha em­pe­za­do a po­ner ner­vio­sos a los mer­ca­dos, has­ta el pun­to de que ya se ha pro­du­ci­do la pri­me­ra ad­ver­ten­cia de que el BCE no com­pra­rá bo­nos es­pa­ño­les has­ta que el país pi­da ayu­da al Me­ca­nis­mo de Es­ta­bi­li­dad Eu­ro­peo (MEDE) y fir­me un

Me­mo­rán­dum de en­ten

di­mien­to que in­clui­ría la re­nun­cia a la so­be­ra­nía fis­cal.

Ese me­mo­rán­dum es­ta­ría ya di­se­ña­do, a la es­pe­ra de la pró­xi­ma cum­bre eu­ro­pea o, qui­zás tam­bién, a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del pró­xi­mo día 21 de oc­tu­bre en el País Vas­co (don­de las en­cues­tas dan ga­na­do­res a los na­cio­na­lis­tas vas­cos y a la iz­quier­da aber­za­le) y, so­bre to­do, en Ga­li­cia, que se ha con­ver­ti­do en el ter­mó­me­tro del des­con­ten­to con el Go­bierno de Ra­joy y con su po­lí­ti­ca de ajus­tes y de me­di­das eco­nó­mi­cas que han ido en con­tra de to­do lo pro­me­ti­do en el pro­gra­ma elec­to­ral de las ge­ne­ra­les del pa­sa­do mes de no­viem­bre.

Si a la cri­sis de deu­da so­be­ra­na uni­mos la cri­sis ban­ca­ria, que ha pro­vo­ca­do el res­ca­te por par­te del Eu­ro­gru­po del sis­te­ma fi­nan­cie­ro; la cri­sis del mo­de­lo au­to­nó­mi­co, que ha desem­bo­ca­do, por aho­ra, en el ini­cio de lo que pre­ten­de ser la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, su es­ci­sión de Es­pa­ña y su in­ten­to de in­cor­po­rar­se a Eu­ro­pa co­mo un nue­vo Es­ta­do; y la cre­cien­te de­man­da de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra re­de­fi­nir un nue­vo mo­de­lo de Es­ta­do y otros cam­bios que per­mi­tan la reconciliación de la ciu­da­da­nía con la cla­se po­lí­ti­ca, ca­da vez más cri­ti­ca­da y pues­ta en la pi­co­ta co­mo res­pon­sa­ble de la ac­tual si­tua­ción de emer­gen­cia, ten­dre­mos un cua­dro de si­tua­ción de una gra­ve­dad que no se pre­sen­ta­ba des­de el ini­cio de la Tran­si­ción, a la muer­te del ge­ne­ral Fran­co. Cin­co, seis, o sie­te cri­sis en una no las so­por­ta nin­gún país.

Mer­kel quie­re pre­sen­tar un pa­que­te de res­ca­te que in­clu­ya a Es­pa­ña, Gre­cia, Chi­pre y Es­lo­va­quia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.