Un juez res­pe­ta­do y po­lé­mi­co

Tiempo - - LA CRÓNICA -

Ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 1 de la Au­dien­cia Na­cio­nal, Santiago Pe­draz Estévez (Sa­la­man­ca, 1958) se ha con­ver­ti­do en uno de los pro­ta­go­nis­tas de la ac­tua­li­dad al in­cluir en el au­to ju­di­cial por los de­te­ni­dos del 25-S un pá­rra­fo en el que ha­bla de “la de­ca­den­cia de la cla­se po­lí­ti­ca”, al­go que ha pro­vo­ca­do la reac­ción ai­ra­da de al­gu­nos dipu­tados, es­pe­cial­men­te del por­ta­voz ad­jun­to po­pu­lar, Ra­fael Her­nan­do, que ha lle­ga­do a ca­li­fi­car­le de “pi­jo ácra­ta”. Pe­draz, uno de los jue­ces más res­pe­ta­dos, ha lle­va­do va­rios ca­sos po­lé­mi­cos en la Au­dien­cia Na­cio­nal, en­tre ellos la muer­te en 2003 del cá­ma­ra de Te­le-5 Jo­sé Cou­so en Bagdad, du­ran­te la gue­rra de Irak. Pe­draz dio cur­so a una co­mi­sión ro­ga­to­ria a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra in­te­rro­gar co­mo impu­tados a los tres mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses res­pon­sa­bles del ca­rro de com­ba­te que dis­pa­ró con­tra el ho­tel Pa­les­ti­na, don­de fa­lle­ció Cou­so. En enero de 2011 se tras­la­dó a Bagdad pa­ra rea­li­zar una ins­pec­ción ocu­lar al efec­to. Los mi­li­ta­res ci­ta­dos se en­cuen­tran en bus­ca y cap­tu­ra, a pe­sar de los in­ten­tos del Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro de pa­ra­li­zar el ca­so.

24

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.