Los se­ño­res del la­dri­llo se jue­gan sus ca­sas

Las pro­pie­da­des de los cons­truc­to­res pro­ta­go­nis­tas de los ma­yo­res con­cur­sos de acree­do­res su­fren las con­se­cuen­cias de las deu­das o los ca­sos pe­na­les en que se ven en­vuel­tos.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO

Joa­quín Ri­ve­ro y la fa­mi­lia Soler, por me­dio de sus em­pre­sas Al­te­co y Mag Im­port, se han su­ma­do al ro­sa­rio de con­cur­sos de acree­do­res de los an­ti­guos se­ño­res del la­dri­llo. Son las ca­ras de una lis­ta que en­ca­be­zó Fernando Mar­tín, de Mar­tin­sa, que si­gue sien­do has­ta el mo­men­to el ma­yor con­cur­so de acree­do­res de Es­pa­ña. El de Al­te­co y Mag Im­port es ya el quin­to ma­yor en Es­pa­ña.

El pin­cha­zo de la bur­bu­ja inmobiliaria ha pro­vo­ca­do que los bancos y ca­jas se que­da­ran con mi­les de vi­vien­das que fi­nan­cia­ron a pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios y que es­tos no pu­die­ron ven­der. Tam­bién mi­les de par­ti­cu­la­res que­da­ron atra­pa­dos con hi­po­te­cas inasu­mi­bles cuan­do la

cri­sis les lle­vó al pa­ro o re­du­jo sus in­gre­sos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Al­gu­nos se­ño­res

del la­dri­llo tam­bién han vis­to có­mo su ba­ta­ca­zo ha afec­ta­do a su patrimonio per­so­nal y, por lo tan­to, a su pro­pia vi­vien­da. Es el ca­so de Fernando Mar­tín, de Mar­tin­sa Fa­de­sa. Otros, co­mo Juan Bautista Soler, man­tie­nen su vi­vien­da a sal­vo de los pro­ble­mas que vi­ven sus em­pre­sas. Otros em­pre­sa­rios del sec­tor in­mo­bi­lia­rio no tie­nen nin­gu­na pro­pie­dad a su nom­bre.

Fernando Mar­tín, por ejem­plo, se so­me­tió a un con­cur­so vo­lun­ta­rio de acree­do­res por­que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca per­so­nal no le per­mi­tía ha­cer fren­te a los pa­gos a los que se ha­bía com­pro­me­ti­do. Se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to so­bre su si­tua­ción eco­nó­mi­ca per­so­nal, di­fe­ren­te al con­cur­so de acree­do­res de su em­pre­sa. Mar­tín ha­bía di­suel­to la so­cie­dad de ga­nan­cia­les con su es­po­sa, por lo que el con­cur­so de acree­do­res afec­tó so­lo a la mi­tad de los in­mue­bles que com­par­tía con su mu­jer. Sus pro­pie­da­des que­da­ron su­je­tas a es­te pro­ce­di­mien­to des­de enero de 2008, y de­bían con­tar con la au­to­ri­za­ción de los ad­mi­nis­tra­do­res con­cur­sa­les pa­ra dis­po­ner de ellas. El con­cur­so afec­tó a una ca­sa en una ur­ba­ni­za­ción en El Es­co­rial (Ma­drid) con 400 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos y a un dú­plex en el pa­seo de la Cas­te­lla­na de la ca­pi­tal de 800 me­tros cua­dra­dos, y no se le­van­tó has­ta el mes de fe­bre­ro de es­te año.

El otro boom.

Ro­mán Sa­nahu­ja Pons es el crea­dor de Sa­cre­sa, la inmobiliaria con­tro­la­da por su fa­mi­lia que lle­gó a ser lí­der de su sec­tor y se con­vir­tió en la pro­ta­go­nis­ta del ter­cer ma­yor con­cur­so de acree­do­res de Es­pa­ña, por de­trás del que su­frió la com­pa­ñía Ha­bi­tat. En ma­nos de Sa­nahu­ja a tí­tu­lo par­ti­cu­lar so­lo se en­cuen­tra re­gis­tra­da una fin­ca en Ca­da­qués so­bre la que pe­sa un em­bar­go por va­lor de 37 mi­llo­nes de eu­ros co­mo fian­za im­pues­ta por un juz­ga­do de Ma­llor­ca el pa­sa­do mes de ju­lio. En es­te ca­so no se tra­ta de las con­se­cuen­cias del ba­ta­ca­zo eco­nó­mi­co pro­du­ci­do por el pin­cha­zo de la bur­bu­ja inmobiliaria, sino por otro fe­nó­meno aso­cia­do a es­te boom vi­vi­do en Es­pa­ña has­ta 2008: el de los ca­sos de pre­sun­ta co­rrup­ción in­ves­ti­ga­dos por los tri­bu­na­les. En es­ta oca­sión se tra­ta del co­no­ci­do co­mo ca­so Can Do­men­ge, uno de los mu­chos que es­tán abier­tos en las is­las Ba­lea­res.

En el ci­ta­do es­cán­da­lo es­tá im­pli­ca­da la an­ti­gua di­ri­gen­te de Unió Ma­llor­qui­na y ex­pre­si­den­ta del Par­la­men­to ba­lear y del Con­se­jo de Ma­llor­ca, Ma­ría An­tò­nia Mu­nar. Se tra­ta de una in­ves­ti­ga­ción so­bre la pre­sun­ta ven­ta irre­gu­lar de un so­lar por la mi­tad de su va­lor. En el ca­so se en­cuen­tran per­so­na­dos co­mo acu­sa­ción otros em­pre­sa­rios per­ju­di­ca­dos y sus em­pre­sas Jo­sel y Ano­va. El em­bar­go pre­ven­ti­vo por 37 mi­llo­nes de eu­ros apa­re­ce ano­ta­do a fa­vor de es­tas dos em­pre­sas, el mi­nis­te­rio fis­cal y el Con­sell In­su­lar de Ma­llor­ca.

No es el úni­co de los ci­ta­dos que se ha vis­to en­vuel­to en al­gu­nos de los prin­ci­pa­les ca­sos de co­rrup­ción que se han

Las vi­vien­das a nom­bre del pre­si­den­te de Mar­tin­sa aca­ban de li­brar­se del con­cur­so de acree­do­res

pro­du­ci­do en los úl­ti­mos años en Es­pa­ña. Mar­tin­sa, por ejem­plo, ha si­do pro­ta­go­nis­ta de una ope­ra­ción inmobiliaria en Ar­gan­da (Ma­drid) in­ves­ti­ga­da den­tro del co­no­ci­do ca­so Gür­tel, don­de se en­cuen­tra impu­tado su pre­si­den­te, Fernando Mar­tín, por el pre­sun­to pa­go de una co­mi­sión de 12,8 mi­llo­nes de eu­ros al pre­sun­to ca­be­ci­lla de la tra­ma, Fran­cis­co Co­rrea, por la ad­ju­di­ca­ción de un pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co en la ci­ta­da lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña. Fernando Mar­tín ha man­te­ni­do en sus de­cla­ra­cio­nes ju­di­cia­les que la ad­ju­di­ca­ción se pro­du­jo con to­tal trans­pa­ren­cia y le­ga­li­dad.

So­cie­da­des pa­tri­mo­nia­les.

Por el con­tra­rio, el em­pre­sa­rio Juan Bautista Soler Lu­ján, quien en­ca­be­za aho­ra el gru­po em­pre­sa­rial de su fa­mi­lia des­pués de que su pa­dre le ce­die­ra las rien­das, no su­fre en los in­mue­bles re­gis­tra­dos a su nom­bre nin­gu­na in­ci­den­cia. Soler Lu­ján tie­ne ins­cri­tos tres pi­sos en Valencia. Uno de ellos, en el ba­rrio de Ru­fa­za, tie­ne una su­per­fi­cie de 225 me­tros cua­dra­dos.

Se­gún un re­cien­te in­for­me rea­li­za­do por la inmobiliaria Knight Frank y la di­vi­sión de ban­ca pri­va­da de Ci­ti­bank, los gran­des pa­tri­mo­nios en­fo­can bue­na

par­te de su in­ver­sión en ca­sas de lu­jo. Pe­ro en pocos ca­sos lo ha­cen a su nom­bre, sino a nom­bre de so­cie­da­des pa­tri­mo­nia­les, con lo que ob­tie­nen ven­ta­jas fis­ca­les. Joa­quín Ri­ve­ro es otro de los pro­ta­go­nis­tas del de­rri­bo de los gran­des im­pe­rios del la­dri­llo en Es­pa­ña. Aho­ra pro­ta­go­ni­za el con­cur­so de acree­do­res de Al­te­co, aun­que tam­bién fue re­le­van­te su par­ti­ci­pa­ción en Sacyr. Es uno de los ejem­plos de los se­ño­res del la­dri­llo que no tie­nen nin­gún la­dri­llo a su nom­bre.

El con­cur­so de acree­do­res de Mag Im­port y Al­te­co, que se co­no­ció el pa­sa­do 3 de oc­tu­bre, co­bró más im­por­tan­cia de­bi­do a que son ac­cio­nis­tas de Ge­ci­na, la pri­me­ra em­pre­sa inmobiliaria de Fran­cia. Se tra­ta de un com­pli­ca­do ca­so en el que, a pe­sar de que las ac­cio­nes de Ge­ci­na en ma­nos de las dos em­pre­sas es­pa­ño­las y su patrimonio in­mo­bi­lia­rio se­rían su­fi­cien­tes pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro, un em­bar­go ju­di­cial so­bre los di­vi­den­dos que ob­te­nían de Ge­ci­na des­en­ca­de­nó el pro­ce­so. En el ori­gen se en­cuen­tra una de­nun­cia so­bre Joa­quín Ri­ve­ro por ope­ra­cio­nes rea­li­za­das des­de Ge­ci­na.

Ri­ve­ro lle­gó a en­trar en la lis­ta que la re­vis­ta For­bes com­po­ne ca­da año con los mag­na­tes que po­seen una for­tu­na por en­ci­ma de los mil mi­llo­nes de dó­la­res (770 mi­llo­nes de eu­ros). For­bes cal­cu­ló que la for­tu­na de Ri­ve­ro al­can­za­ba los 1.700 mi­llo­nes de dó­la­res (1.300 mi­llo­nes de eu­ros). Tras su en­tra­da en Ba­mi fue uno de los em­pre­sa­rios pro-

So­bre una fin­ca pro­pie­dad de Ro­mán Sa­nahu­ja pe­sa un em­bar­go pre­ven­ti­vo por 37 mi­llo­nes de eu­ros

ta­go­nis­tas de la lu­cha por el con­trol de Me­tro­va­ce­sa, un pro­ta­go­nis­mo que com­par­tió con la fa­mi­lia Sa­nahu­ja. Joa­quín Ri­ve­ro lle­gó a pre­si­dir es­ta inmobiliaria y se man­tie­ne aho­ra al fren­te de Ba­mi New­co.

Sa­cre­sa su­peró el ter­cer con­cur­so de acree­do­res más im­por­tan­te de Es­pa­ña el pa­sa­do mes de ju­lio des­pués de que los bancos acep­ta­ran qui­tas del 45% del pa­si­vo de la com­pa­ñía.

Lí­de­res del con­cur­so de acree­do­res.

Las ca­ras de los prin­ci­pa­les se­ño­res del

la­dri­llo en­ca­be­zan la lis­ta de los ma­yo­res con­cur­sos de acree­do­res que se han pro­du­ci­do has­ta aho­ra en Es­pa­ña. So­lo Ruiz-Ma­teos y su Nue­va Ru­ma­sa, que no se cen­tra en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, se cue­lan en el cuar­to pues­to. Du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre de 2012, el 30,8% del to­tal de las em­pre­sas con­cur­sa­das tie­nen co­mo ac­ti­vi­dad prin­ci­pal la cons­truc­ción y pro­mo­ción inmobiliaria. El pin­cha­zo de la bur­bu­ja inmobiliaria con­ti­núa li­de­ran­do la de­ba­cle de la eco­no­mía cua­tro años des­pués de que em­pe­za­ra, cuan­do el 16 de ju­lio de 2008 Fernando Mar­tín sa­lía ca­biz­ba­jo de las ofi­ci­nas de Mar­tin­sa Fa­de­sa en el com­ple­jo Az­ca de Ma­drid tras pre­sen­tar su con­cur­so de acree­do­res. Es­te se ha con­ver­ti­do, de lar­go, en el más im­por­tan­te has­ta aho­ra, con una deu­da de 7.100 mi­llo­nes de eu­ros.

En no­viem­bre de ese mis­mo año es la inmobiliaria Ha­bi­tat, pre­si­di­da por Bruno Figueras, la que pre­sen­ta la an­ti­gua sus­pen­sión de pa­gos y, con un pa­si­vo de 2.300 mi­llo­nes de eu­ros, se con­vier­te en la se­gun­da más im­por­tan­te tras Mar­tin­sa Fa­de­sa.

En­tre los con­cur­sos de acree­do­res más im­por­tan­tes se en­cuen­tra tam­bién el de la pro­mo­to­ra Ai­fos, con un pa­si­vo su­pe­rior a los mil mi­llo­nes de eu­ros, que pre­sen­tó en ju­lio de 2009. Su due­ño, Je­sús Ruiz Ca­sa­do, se en­fren­ta a una pe­ti­ción de seis años de pri­sión y ocho mi­llo­nes de eu­ros de mul­ta por los pre­sun­tos de­li­tos de cohe­cho con­ti­nua­do y frau­de en el jui­cio de la ope­ra­ción Ma­la­ya de Mar­be­lla. La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción vin­cu­la a su em­pre­sa con el pa­go de 4,8 mi­llo­nes de eu­ros a Juan An­to­nio Ro­ca, el pre­sun­to ce­re­bro de la tra­ma, a cam­bio de fa­vo­res ur­ba­nís­ti­cos. En ju­nio de 2010 fue Sa­cre­sa la que pre­sen­tó con­cur­so de acree­do­res por 2.600 mi­llo­nes de eu­ros y se en­ca­ra­mó al ter­cer pues­to de las in­sol­ven­cias más gran­des del país. Otras de las gran­des em­pre­sas del sec­tor, co­mo Inmobiliaria Co­lo­nial o Me­tro­va­ce­sa, han pa­sa­do a ma­nos de los bancos acree­do­res.

26

Cons­truc­to­res. Ri­ve­ro (iz­da.) y Soler pro­ta­go­ni­zan el quin­to ma­yor con­cur­so de acree­do­res de Es­pa­ña.

El pri­me­ro. Fernando Mar­tín, pre­si­den­te de Mar­tin­sa Fa­de­sa, pro­ta­go­ni­zó el pri­mer y ma­yor con­cur­so de acree­do­res del pin­cha­zo in­mo­bi­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.