Los po­lí­ti­cos y su des­cré­di­to

En un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co to­dos so­mos po­lí­ti­cos en ejer­ci­cio, aun­que la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal ha­ga que unos cuan­tos sean ele­gi­dos pa­ra re­pre­sen­tar a sus vo­tan­tes en de­ter­mi­na­dos car­gos.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - FERNANDO SA­VA­TER

Na­da nos obli­ga a creer que los que se ma­ni­fes­ta­ban en torno al Con­gre­so fue­sen más lú­ci­dos ni hon­ra­dos que los par­la­men­ta­rios

cuan­do un tó­pi­co se con­vier­te en mo­da y te­ne­mos que aguan­tar­lo re­pe­ti­do des­de la iz­quier­da y la de­re­cha, por jó­ve­nes y me­nos jó­ve­nes, no es di­fí­cil adi­vi­nar que en­cu­bre al­gu­na for­ma de pe­re­za in­te­lec­tual: el co­no­ci­mien­to real­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo nun­ca go­za de tan­tas ad­he­sio­nes. Uno de esos lu­ga­res co­mu­nes, po­pu­la­res y va­cuos es hoy el que pro­cla­ma el des­cré­di­to de los po­lí­ti­cos. Los po­lí­ti­cos son tor­pes, ve­na­les, per­ni­cio­sos y, por tan­to, cul­pa­bles de los pa­de­ci­mien­tos de la ciu­da­da­nía en cri­sis. Se ha­bla de ellos en el mis­mo tono al­ta­ne­ro y fas­ti­dia­do con que an­ta­ño las se­ño­ras de la al­ta so­cie­dad se re­fe­rían al ser­vi­cio: “¡Qué tiem­pos! ¡No hay for­ma de en­con­trar cria­das co­mo las de nues­tras ma­dres!”.

Pe­ro aque­llas se­ño­ro­nas que­jo­sas te­nían cla­ro que ellas des­de lue­go no for­ma­ban par­te de la grey ser­vil, opinión cla­sis­ta aun­que de­mos­tra­ble. Los de­nos­ta­do­res ac­tua­les de los po­lí­ti­cos pa­re­cen tam­bién creer que ellos son de una cla­se di­fe­ren­te, más dig­na y pu­ra que la de los cri­ti­ca­dos, de quie­nes son víc­ti­mas inocen­tes. En lo cual se equi­vo­can. En un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co to­dos so­mos po­lí­ti­cos en ejer­ci­cio, aun­que la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal ha­ga que unos cuan­tos sean ele­gi­dos pa­ra re­pre­sen­tar a sus vo­tan­tes en de­ter­mi­na­dos car­gos, tran­si­to­ria­men­te. Por de­cir­lo con­tun­den­te­men­te, los que man­dan son nues­tros man­da­dos, aque­llos a quie­nes no­so­tros les he­mos man­da­do man­dar.

Si cum­plen mal la fun­ción pa­ra la que fue­ron de­sig­na­dos, tam­po­co quie­nes les he­mos ele­gi­do nos he­mos lu­ci­do co­mo po­lí­ti­cos. Ten­dre­mos que asu­mir nues­tra par­te de cul­pa, re­vo­car su nom­bra­mien­to op­tan­do por otros o in­clu­so ofre­cer­nos pa­ra sus­ti­tuir­los, si cree­mos po­der ha­cer­lo me­jor. Ha­ce unos cuan­tos días unos pocos mi­les de ma­ni­fes­tan­tes cer­ca­ron el Con­gre­so en Ma­drid, es­pe­ran­do, se­gún sus con­vo­can­tes, ha­cer di­mi­tir al Go­bierno y plan­tear una nue­va Cons­ti­tu­ción. ¡Ni más ni me­nos!

Tan com­pren­si­ble es que mu­chos ciu­da­da­nos ex­pre­sen su des­con­ten­to an­te las me­di­das de aus­te­ri­dad gu­ber­na­men­ta­les co­mo im­per­ti­nen­te la pre­ten­sión de tres o cua­tro mil per­so­nas de con­ver­tir­se en la to­ta­li­dad ver­da­de­ra del pue­blo es­pa­ñol. Na­da nos obli­ga a creer que quie­nes se ma­ni­fes­ta­ban en torno al Con­gre­so fue­sen más lú­ci­dos, ni más hon­ra­dos ni co­no­cie­ran me­jor la so­lu­ción pa­ra los pro­ble­mas de la cri­sis que los que es­ta­ban reuni­dos den­tro. Más bien lo con­tra­rio, si nos fia­mos de sus le­mas y de la em­pa­na­da men­tal de los me­dios di­gi­ta­les que les apo­yan. Su pre­sión en la ca­lle no so­lo pre­ten­día des­au­to­ri­zar a los par­la­men­ta­rios, lo cual ya es abu­si­vo, sino tam­bién a los mi­llo­nes de vo­tan­tes que les ha­bían ele­gi­do, qui­zá equi­vo­cán­do­se al ha­cer­lo, aun­que en el le­gí­ti­mo ejer­ci­cio de su vo­lun­tad de­mo­crá­ti­ca. la pro­tes­ta con­tra las de­ci­sio­nes del Go­bierno es un de­re­cho in­dis­cu­ti­ble (mien­tras sea pa­cí­fi­co) y am­plia­men­te ejer­ci­do ya en mu­chas oca­sio­nes, pe­ro in­ten­tar de­ro­gar con una al­ga­ra­da las ins­ti­tu­cio­nes de las que de­pen­de el fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do re­sul­ta per­fec­ta­men­te inad­mi­si­ble. Los po­lí­ti­cos elec­tos no son una cas­ta apar­te, ni me­jor ni peor que los po­lí­ti­cos elec­to­res. En de­mo­cra­cia, cual­quier crí­ti­ca a los go­ber­nan­tes es en reali­dad una au­to­crí­ti­ca de los ciu­da­da­nos. Se­gu­ra­men­te im­pres­cin­di­ble, por­que hay mu­chos me­ca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les que de­be­rían su­frir trans­for­ma­cio­nes en vis­ta de su mal fun­cio­na­mien­to. Pe­ro sin bus­car chi­vos ex­pia­to­rios en el Par­la­men­to ni la ab­so­lu­ción de­ma­gó­gi­ca del res­to de la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.