Dos elec­cio­nes con do­sis de in­tri­ga

El PP y el PNV ven­ce­rán en los co­mi­cios ga­lle­gos y vas­cos del día 21, pe­ro fal­ta por sa­ber si po­drán go­ber­nar en so­li­ta­rio, so­bre to­do en el ca­so de Nú­ñez Feijóo.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Los ca­mi­nos del País Vas­co y Ga­li­cia vuel­ven a cru­zar­se en las ur­nas. Tres años y me­dio des­pués de que un so­cia­lis­ta -Pat­xi Ló­pez- y un po­pu­lar -Al­ber­to Nú­ñez Feijóo- pro­ba­sen las mie­les del éxi­to y en­ca­be­za­sen la al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca en sus res­pec­ti­vas co­mu­ni­da­des, los ciu­da­da­nos vas­cos y ga­lle­gos de­ci­di­rán el 21 de oc­tu­bre si es opor­tuno cam­biar de go­bierno o man­te­ner la ac­tual co­rre­la­ción de fuer­zas ba­jo la ame­na­za del res­ca­te fi­nan­cie­ro pa­ra Es­pa­ña y en pleno debate so­bre el en­ca­je de los te­rri­to­rios pe­ri­fé­ri­cos.

Ló­pez, el len­da­ka­ri vas­co, asis­ti­rá con to­da pro­ba­bi­li­dad a la de­fun­ción de su pro­yec­to po­lí­ti­co. Un ca­mino que ini­ció en 2009 con la ayu­da del PP des­pués de que el PSE des­ban­ca­se al PNV de Aju­ria Enea por pri­me­ra vez en de­mo­cra­cia. El fi­nal del te­rro­ris­mo de ETA ha si­do el prin­ci­pal lo­gro de su le­gis­la­tu­ra, pe­ro el éxi­to lo ha ca­pi­ta­li­za­do la iz­quier­da aber­za­le. En es­te sen­ti­do, la irrup­ción elec­to­ral de EH Bil­du, la coa­li­ción li­de­ra­da por los he­re­de­ros de Ba­ta­su­na con la ayu­da de for­ma­cio­nes so­be­ra­nis­tas co­mo Eus­ko Al­kar­ta­su­na (EA), Ara­lar y Al­ter­na­ti­ba, tras­to­ca­rá la com­po­si­ción del Par­la­men­to vas­co y ha­rá que tan­to el PNV co­mo el PP y el PSE ba­jen en por­cen­ta­je de vo­to y en es­ca­ños, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta pu­bli­ca­da por el CIS.

Los socialistas cae­rán a la ter­ce­ra pla­za pe­se a que Ló­pez re­pi­te en los mí­ti­nes que el País Vas­co tie­ne una ta­sa de pa­ro del 13%, la mi­tad que la me­dia es­pa­ño­la, y que la in­de­pen­den­cia que pre­go­na por lo al­to Bil­du y por lo ba­jo el PNV se­ría trau­má­ti­ca pa­ra es­ta re­gión por tres mo­ti­vos: no se po­drían pa­gar las pen­sio­nes de los ju­bi­la­dos, se im­pon­drían aran- celes a las ex­por­ta­cio­nes y el País Vas­co que­da­ría fue­ra de la Unión Eu­ro­pea.

El pe­neu­vis­ta Íñi­go Ur­ku­llu tie­ne vi­sos de ser el pró­xi­mo len­da­ka­ri tras ha­ber mos­tra­do en las úl­ti­mas se­ma­nas su per­fil más mo­de­ra­do. No se ha que­ri­do su­bir a la ola na­cio­na­lis­ta que se ha vis­to en Ca­ta­lu­ña, si­guien­do los con­se­jos de Jo­sé An­to­nio Ar­dan­za y Jo­su Jon Imaz, y en los dis­cur­sos se es­tá cen­tran­do en la cri­sis en vez de abra­zar las te­sis de Bil­du. La pro­pia en­cues­ta del CIS ter­ció so­bre las as­pi­ra­cio­nes se­ce­sio­nis­tas en el País Vas­co, que­dan­do un em­pa­te téc­ni­co en­tre los que es­tán to­tal­men­te a fa­vor de la in­de­pen­den­cia y les pa­re­ce bien (42,6%) y quie­nes opi­nan lo con­tra­rio (41,5%).

Op­cio­nes de pac­to pa­ra el PNV.

¿Qué ocu­rri­rá tras el 21-o? La op­ción más ló­gi­ca se­ría un pac­to en­tre un PNV vic­to­rio­so y un PSE ali­caí­do que, pre­vi­si­ble­men­te, se que­da­rá sin li­de­raz­go. A Ló­pez se le in­tu­ye un fu­tu­ro pre­emi­nen­te den­tro del PSOE de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba y en la se­de na­cio­nal de la ca­lle Fe­rraz de Ma­drid se le ve ya co­mo el can­di­da­to ofi­cia­lis­ta a las pri­ma­rias in­ter­nas en las que se de­ci­di­rá qué so­cia­lis­ta se en­fren­ta a Ma­riano Ra­joy en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Sin em­bar­go, Ur­ku­llu po­dría se­guir el ejem­plo de Ar­tur Mas en Ca­ta­lu­ña y en­ca­be­zar un go­bierno en mi­no­ría en el que en­tra­ría en jue­go la lla­ma­da geo­me­tría va­ria­ble pa­ra los con­sen­sos en el Par­la­men­to. Así, el PNV po­dría de­can­tar­se las más de las ve­ces por el PSE y en al­gu­nas por Bil­du cuan­do se abor­da­sen

te­mas de au­to­go­bierno. Más ex­tra­ñas se­rían las alian­zas con el Par­ti­do Po­pu­lar de An­to­nio Ba­sa­goi­ti.

En Ga­li­cia, la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP de Al­ber­to Nú­ñez Feijóo pen­de de un hi­lo por los da­ños co­la­te­ra­les que pro­vo­ca el Go­bierno de Ra­joy con sus re­ce­tas con­tra la cri­sis. Hay un da­to in­quie­tan­te pa­ra los

po­pu­la­res ga­lle­gos tras la irrup­ción del par­ti­do li­de­ra­do por el ex­ban­que­ro Ma­rio Con­de, So­cie­dad Ci­vil y De­mo­cra­cia (SCD): el PP co­se­chó en 2009 el 47,09% de los vo­tos pa­ra al­can­zar la ba­rre­ra de los 38 dipu­tados con los que ha go­ber­na­do sin pro­ble­mas, pe­ro en la en­cues­ta del CIS los apo­yos des­cien­den al 44,1%. Una ci­fra que al PP le es su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner el mis­mo nú­me­ro de es­ca­ños, pe­ro que mues­tra una fu­ga de fie­les cuan­do en la pro­vin­cia de Oren­se el úl­ti­mo dipu­tado se po­dría de­can­tar por unos cien­tos de vo­tos. El SCD tie­ne muy di­fí­cil en­trar en el Par­la­men­to ga­lle­go, pe­ro al fi­nal po­dría echar al del­fín de Ra­joy de la Xun­ta.

La ven­ta­ja pa­ra Nú­ñez Feijóo es que los par­ti­dos de la opo­si­ción tam­bién es­tán a la ba­ja. El PS­deG de Pa­chi Váz­quez ha vi­vi­do una lar­ga ba­ta­lla in­ter­na con Jo­sé Blan­co y Fran­cis­co Caa­ma­ño in­ten­tan­do

mo­ver­le la si­lla. Mien­tras, los na­cio­na­lis­tas del BNG han su­fri­do una es­ci­sión de la mano de su an­ti­guo lí­der, Xo­sé Manuel Bei­ras. El par­ti­do re­sul­tan­te (Ano­va) as­pi­ra, de la mano de IU, a con­ver­tir­se en la Sy­ri­za ga­lle­ga.

Rum­bo a la vic­to­ria. Al­ber­to Nú­ñez Feijóo (iz­quier­da) e Íñi­go Ur­ku­llu (de­re­cha) tie­nen to­das las pa­pe­le­tas pa­ra ser los ven­ce­do­res del 21-O.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.