La des­fa­cha­tez del ver­du­go

La re­cu­pe­ra­ción de las li­ber­ta­des no pa­re­ce su­fi­cien­te pa­ra que los socialistas su­peren en Eus­ka­di el efec­to Za­pa­te­ro.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/Agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

Si ha­ce­mos ca­so a las en­cues­tas, bien po­dría afir­mar­se que la po­lí­ti­ca no le va a ha­cer jus­ti­cia a Fran­cis­co Javier Ló­pez Ál­va­rez, más co­no­ci­do co­mo Pat­xi Ló­pez. Los lo­gros del País Vas­co du­ran­te el man­da­to del pri­mer len­da­ka­ri no na­cio­na­lis­ta de la his­to­ria han si­do de una im­por­tan­cia ex­tra­or­di­na­ria y mu­cho más de­ci­si­vos pa­ra la con­vi­ven­cia y el fu­tu­ro de Eus­ka­di que los de épo­cas an­te­rio­res. El anun­cio, el 20 de oc­tu­bre de 2011, del “ce­se de­fi­ni­ti­vo” de la “ac­ti­vi­dad ar­ma­da” por par­te de ETA, pe­núl­ti­mo pel­da­ño pa­ra la con­se­cu­ción de­fi­ni­ti­va de la paz, ha­bría jus­ti­fi­ca­do en otros tiem­pos to­da una le­gis­la­tu­ra.

¿Qué ha ocu­rri­do pa­ra que no sea así, pa­ra que los que han ges­tio­na­do des­de Aju­ria Enea esos mo­men­tos cru­cia­les no se vean elec­to­ral­men­te fa­vo­re­ci­dos por la no­ti­cia que más han es­pe­ra­do su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes de es­pa­ño­les, es­pe­cial­men­te los vas­cos? Pro­ba­ble­men­te lo que te­nía que su­ce­der: que el fi­nal del te­rro­ris­mo es, se­rá, un éxi­to de to­dos. Na­die tie­ne de­re­cho a apro­piar­se de una vic­to­ria que per­te­ne­ce a la so­cie­dad en su con­jun­to. Así lo han en­ten­di­do Ló­pez, Ur­ku­llu y Ba­sa­goi­ti. Y qui­zá es­té ahí, en esa ge­ne­ro­si­dad que, lle­ga­do el mo­men­to cru­cial, so­lo sa­ben apli­car los ver­da­de­ros de­mó­cra­tas, la ex­pli­ca­ción más plau­si­ble a la apa­ren­te con­tra­dic­ción de que sean pre­ci­sa­men­te los par­ti­dos li­mí­tro­fes con el te­rror los que ma­yor ré­di­to po­lí­ti­co van a co­se­char gra­cias al fi­nal de la vio­len­cia. Hay al­go en lo que es­tá ocu­rrien­do que tie­ne que ver con la des­fa­cha­tez del ver­du­go al que hay que es­tar agra­de­ci­do por ha­ber­te per­do­na­do la vi­da. Y de ne­ce­si­dad fí­si­ca de ahu­yen­tar de­fi­ni­ti­va­men­te el mie­do.

El fin de ETA ya no es un es­pe­jis­mo. El pa­ro en Eus­ka­di se man­tie­ne en ta­sas muy in­fe­rio­res al res­to de Es­pa­ña (en torno al 50% de la me­dia na­cio­nal). Y, so­bre to­do, y por en­ci­ma de to­do, el ejer­ci­cio de las li­ber­ta­des ha de­ja­do de ser una en­te­le­quia. To­dos es­tos fac­to­res, y otros que tie­nen que ver con el man­te­ni­mien­to, a pe­sar de la cri­sis, de al­tos ni­ve­les de ca­li­dad en ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo la sa­ni­dad o la edu­ca­ción, con­for­man en sí mis­mos un pro­gra­ma elec­to­ral di­fí­cil­men­te com­ba­ti­ble. Se pue­de de­cir que en es­ta le­gis­la­tu­ra he­mos asis­ti­do a un cam­bio ra­di­cal del País Vas­co y su ima­gen. De ser el agu­je­ro ne­gro por el que se de­san­gra­ba la jo­ven de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, al alumno más apli­ca­do de la cla­se. Ca­si sin que nos ha­ya­mos da­do cuen­ta. Se­gún el CIS, en el con­jun­to de Es­pa­ña un 73% de la po­bla­ción ca­li­fi­ca la si­tua­ción po­lí­ti­ca de ma­la o muy ma­la. En Eus­ka­di esa per­cep­ción so­lo la tie­ne un 43% de los ciu­da­da­nos. Es­ta­mos ha­blan­do de otro País Vas­co. De un nue­vo País Vas­co que por en­ci­ma de las di­fi­cul­ta­des se aso­ma al fu­tu­ro co­mo nun­ca an­tes lo ha­bía he­cho. ¿Por qué en­ton­ces Pat­xi Ló­pez, la ca­ra más vi­si­ble de es­te cam­bio, pue­de re­ci­bir el pró­xi­mo día 21 un cas­ti­go tan se­ve­ro?

Arras­trar la he­ren­cia.

No hay una so­la res­pues­ta a la pre­gun­ta an­te­rior, pe­ro es in­du­da­ble que la es­tra­te­gia del na­cio­na­lis­mo vas­co de trans­pa­ren­tar la fi­gu­ra del len­da­ka­ri ha sur­ti­do efec­to. Se pue­de ha­cer una te­sis doc­to­ral ana­li­zan­do los mo­vi­mien­tos tác­ti­cos del PNV y los erro­res, tam­bién tác­ti­cos, de Ló­pez. Pe­ro el fac­tor que in­cli­nó la ba­lan­za en fa­vor de los ob­je­ti­vos de Ur­ku­llu no fue otro que la re­la­ción di­rec­ta que Ro­drí­guez Za­pa­te­ro es­ta­ble­ció con el PNV, a quien in­for­ma­ba de cues­tio­nes tras­cen­den­tes an­tes que al com­pa­ñe­ro len­da­ka­ri. Pro­ba­ble­men­te por­que na­die le ha­bía ex­pli­ca­do que Ló­pez era, y es, la má­xi­ma au­to­ri­dad del Es­ta­do en el País Vas­co. Pat­xi Ló­pez arras­tra aún la he­ren­cia de Za­pa­te­ro, por muy an­ti­té­ti­cos que fue­ran am­bos. La he­ren­cia de quien ya de­jó pa­ra el tin­te, co­mo se ha vis­to, al so­cia­lis­mo ca­ta­lán, y pue­de ha­ber de­ja­do to­ca­do tam­bién al vas­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.