El PP ‘sa­le del ar­ma­rio’

Sie­te años des­pués de re­cu­rrir el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, los po­pu­la­res de­sean que el Cons­ti­tu­cio­nal lo de­cla­re le­gal pa­ra ce­rrar un ca­so del que se arre­pien­ten.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

El PP es­pe­ra y desea que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal tum­be el re­cur­so que es­ta mis­ma for­ma­ción in­ter­pu­so ha­ce sie­te años con­tra la ley que re­co­no­cía la unión en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, a la que da­ba el nom­bre de “ma­tri­mo­nio”. Por pa­ra­dó­ji­co que pue­da re­sul­tar, los po­pu­la­res -al me­nos los que hoy día tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des or­gá­ni­cas en el par­ti­do- quie­ren que el Cons­ti­tu­cio­nal fa­lle a fa­vor de la ley que apro­bó el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y que du­ran­te un tiem­po fue uno de los ca­sus be­lli del PP pa­ra ha­cer opo­si­ción fren­te al PSOE. Se es­pe­ra que el fa­llo lle­gue “pron­to” y que sea a fa­vor de la ley, in­clu­yen­do lo que pa­ra mu­chos aún es el gran anate­ma, que las unio­nes ho­mo­se­xua­les tam­bién se lla­men “ma­tri­mo­nio”, se­ña­la el se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia y Li­ber­ta­des del PP, Iña­ki Oyar­zá­bal, pa­ra quien la sen­ten­cia del Cons­ti­tu­cio­nal ce­rra­rá el debate y otor­ga­rá “se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca” a las per­so­nas que ya se ca­sa­ron y a las que lo ha­rán en el fu­tu­ro.

En 2005, el PP acu­día al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra que re­vo­ca­ra una ley que, se­gún el par­ti­do de la épo­ca, des­na­tu­ra­li­za­ba “la ins­ti­tu­ción bá­si­ca del ma­tri­mo­nio”, que so­lo lo con­tem­pla­ba en­tre per­so­nas de dis­tin­to se­xo. Sie­te años más tar­de, las co­sas han cam­bia­do mu­cho y lo que en 2005 era una afren­ta con­tra la tra­di­cio­nal unión en­tre un hom­bre y una mu­jer, hoy es el ne­ce­sa­rio re­co­no­ci­mien­to de un de­re­cho ci­vil a ciu­da­da­nos or­di­na­rios, in­de­pen­dien­te­men­te de sus pre­fe­ren­cias se­xua­les.

Los ma­gis­tra­dos del Cons­ti­tu­cio­nal lle­van es­tu­dian­do el in­for­me so­bre es­te re­cur­so des­de an­tes del ve­rano y el PP desea que el fa­llo, “que es­tá a pun­to de sa­lir”, sea a fa­vor de la ley, es de­cir, en con­tra de su pro­pio re­cur­so.

Es­te cam­bio de ac­ti­tud se de­be a dos cau­sas prin­ci­pa­les. Por una par­te, a que el PP es­tá en el Go­bierno, de ma­ne­ra que ya no tie­ne que em­plear es­te asun­to pa­ra ha­cer opo­si­ción. En se­gun­do lu­gar, y qui­zá más im­por­tan­te, al cam­bio que en los úl­ti­mos años se ha ope­ra­do en la di­rec­ción del PP, ha­cia un par­ti­do me­nos con­ser­va­dor y más de cen­tro pa­ra de­ter­mi­na­das cues­tio­nes, in­clui­da la ho­mo­se­xua­li­dad. En el Go­bierno, la vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, o el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón, son fir­mes de­fen­so­res del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. En el par­ti­do, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, es una de las que más ha tra­ba­ja­do siem­pre por los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les, se­gún re­co­no­cen gais po­pu­la­res.

De por­ta­voz a por­ta­voz.

En 2005, el por­ta­voz del PP en el Con­gre­so, Eduardo Za­pla­na, se per­so­na­ba en el Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra pre­sen­tar el re­cur­so. Dos le­gis­la­tu­ras des­pués, el ac­tual por­ta­voz, Al­fon­so Alon­so, se de­cla­ra­ba abier­ta­men­te a fa­vor del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. Por su par­te, ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio de­cir qué es lo que de­fien­de Oyar­zá­bal, res­pon­sa­ble de es­ta área den­tro de la di­rec­ción del PP y ho­mo­se­xual de­cla­ra­do. De­bi­do a es­te cam­bio de tor­nas, el re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad es vis­to hoy co­mo una de­ci­sión del pa­sa­do que pe­sa de­ma­sia­do en el pre­sen­te. “En aquel mo­men­to [2005] ha­bía mu­cha pre­sión”, ad­mi­ten fuen­tes po­pu­la­res en re­la­ción a sus pro­pias ba­ses, en una le­gis­la­tu­ra es­pe­cial­men­te du­ra, en la que el PP en­ca­be­za­ba día sí y día tam­bién ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el Go­bierno por su su­pues­ta res­pon­sa­bi­li­dad en los aten­ta­dos del 11 de mar­zo, por su ne­go­cia­ción con ETA o por el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. En su des­car­go, en el PP aña­den que “tam­bién es ver­dad que el plan­tea­mien­to del Go­bierno so­cia­lis­ta en aquel mo­men­to ca­si em­pu­jó a ello [a re­cu­rrir] al PP, por­que no tra­tó de bus­car ni un mí­ni­mo acuer­do. Po­drían ha­ber bus­ca­do un en­ten­di­mien­to”.

Le­jos de pre­sio­nes y, aun ad­mi­tien­do que en es­te as­pec­to to­da­vía hay “ban­dos” den­tro del par­ti­do, hoy el PP ha da­do “un sal­to cua­li­ta­ti­vo” en es­te asun­to y es­pe­ra po­der res­pi­rar en bre­ve, por­que cree “sin­ce­ra­men­te que el tri­bu­nal va a re­cha­zar el re­cur­so”.

Ade­más de por de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas de al­gu­nas de sus ca­ras más co­no­ci­das, la evo­lu­ción del PP con res­pec­to al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual tam­bién se ha pro­du­ci­do en un ám­bi­to más so­te­rra­do, a tra­vés de la nor­ma­li­za­ción que se ha ido pi­dien­do en los con­gre­sos regionales. El PP de Má­la­ga ha si­do el úl­ti­mo en pe­dir a la di­rec­ción na­cio­nal que re­ti­re el re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. An­tes lo hi­cie­ron el PP vas­co y sus Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes. El pa­sa­do fe­bre­ro, el pro­pio mi­nis­tro de Jus­ti­cia se­ña­la­ba que si de él de­pen­die­ra, ha­ría lo mis­mo.

La cues­tión, ex­pli­can fuen­tes del PP, es que no es po­si­ble re­ti­rar el re­cur­so que en su día fir­ma­ron 50 dipu­tados. Pa­ra que es­to ocu­rrie­ra se­ría ne­ce­sa­rio que ca­da uno de ellos pi­die­ra con su fir­ma la

El PP ad­mi­te que re­cu­rrió el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual ba­jo “mu­cha pre­sión”. Hoy pre­fie­re no cam­biar la ley

anu­la­ción del re­cur­so, al­go que en el PP se sa­be que es im­po­si­ble. “El pro­ble­ma es que lo han pre­sen­ta­do 50 dipu­tados y so­lo pue­den re­ti­rar­lo esos 50 dipu­tados. Y en­tre ellos hay quie­nes ya no lo son y quie­nes no quie­ren re­ti­rar­lo”, re­su­men en el PP, don­de ni si­quie­ra se han plan­tea­do pe­dir a los sig­na­ta­rios que se re­trac­ten. Los po­pu­la­res han da­do pa­sos ade­lan­te en es­te ám­bi­to en los úl­ti­mos años, pe­ro to­da­vía hay quie­nes si­guen cre­yen­do que no de­be­ría per­mi­tir­se que per­so­nas del mis­mo se­xo se ca­sa­ran.

So­lo 26 de los 50 dipu­tados que re­cu­rrie­ron en 2005 si­guen sien­do dipu­tados o car­gos pú­bli­cos y, por tan­to, su­je­tos a una hi­po­té­ti­ca dis­ci­pli­na de par­ti­do en ca­so de que el PP hu­bie­ra pen­sa­do en lla­mar puer­ta por puer­ta pa­ra pe­dir­les que fir­ma­ran pa­ra re­ti­rar el re­cur­so. Mu­chos “son cla­ra­men­te par­ti­da­rios de man­te­ner­lo has­ta el fi­nal”, apun­tan en el par­ti­do. En­tre los que si­guen es­tán el pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados, Je­sús Po­sa­da, y Jo­sé An­to­nio Bermúdez de Cas­tro, el úni­co in­te­gran­te de la di­rec­ción ac­tual del gru­po que fir­mó en­ton­ces. Otros dos sig­na­ta­rios –Mi­guel Arias Ca­ñe­te y Jor­ge Fer­nán­dez Díaz- son mi­nis­tros y un ter­ce­ro, To­más Bur­gos, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de la Se­gu­ri­dad So­cial. Otros dos son con­se­je­ros au­to­nó­mi­cos -Jo­sé Ig­na­cio Echá­niz, de Cas­ti­lla-La Man­cha, y Javier Fer­nán­de­zLas­quetty, de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid-. En­tre los fir­man­tes tam­bién fi­gu­ran el pre­si­den­te de la Asam­blea re­gio­nal de Mur­cia, Al­ber­to Ga­rre; el di­rec­tor ge­ne­ral de la Guar­dia Ci­vil, Arsenio Fer­nán­dez Me­sa; o el pre­si­den­te de Red Eléc­tri­ca Es­pa­ño­la, Jo­sé Fol­ga­do. Ade­más de Za­pla­na, ya no es­tán en po­lí­ti­ca el ex­mi­nis­tro de Jus­ti­cia Jo­sé Ma­ría Michavila o Jai­me Ig­na­cio del Burgo. Ga­briel Cis­ne­ros fa­lle­ció en 2007. Fue­ra del PP si­guen el dipu­tado de Unión del Pue­blo Na­va­rro Car­los Sal­va­dor o Leo­pol­do Bertrand y Ali­cia Cas­tro, hoy afi­nes al Foro As­tu­rias de Ál­va­rez-Cas­cos.

Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, el PP desis­tió des­de el prin­ci­pio de re­ti­rar el re­cur­so y apues­ta hoy por una sen­ten­cia ju­di­cial inequí­vo­ca que ha­ga im­po­si­ble que na­die pue­da ex­cu­sar su opo­si­ción di­cien­do que nun­ca se sa­brá si el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual es le­gal o no por­que el Cons­ti­tu- cio­nal nun­ca lle­gó a pro­nun­ciar­se. Es­ta es la pos­tu­ra que inau­gu­ró el PP en su úl­ti­mo con­gre­so na­cio­nal, en fe­bre­ro.

La po­nen­cia po­lí­ti­ca re­co­no­ció la igual­dad an­te la ley de los es­pa­ño­les “sin que pue­da pre­va­le­cer dis­cri­mi­na­ción al­gu­na por ra­zón de na­ci­mien­to, raza, se­xo, re­li­gión, opinión o cual­quie­ra otra con­di­ción o cir­cuns­tan­cia per­so­nal o so­cial”. Al­gu­nos de sus pro­mo­to­res, co­mo el can­di­da­to del PP a len­da­ka­ri, An­to­nio Ba­sa­goi­ti, o la de­le­ga­da del Go­bierno en Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, con­si­de­ra­ron que ahí tam­bién se in­clu­ye el de­re­cho de los ho­mo­se­xua­les a adop­tar.

El tex­to tam­bién su­po­nía una no­ve­dad con res­pec­to a po­si­cio­nes an­te­rio­res, re­la­cio­na­da con la pa­la­bra “ma­tri­mo­nio”. En ca­so de que el Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­ra­se le­gal que se lla­ma­ra así a la unión en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, el PP pro­me­tía an­tes de ga­nar las elec­cio­nes que cuan­do lle­ga­ra al Go­bierno cam­bia­ría la ley pa­ra que no se em­plea­ra es­te tér­mino, que so­lo de­bía re­fe­rir­se a la unión en­tre un hom­bre y una mu­jer. La pos­tu­ra del PP tam­bién ha va­ria­do en es­te pun­to y, una vez en el Go­bierno, no mo­ve­rá una co­ma de lo que di­ga el Cons­ti­tu­cio­nal. Ya so­lo que­da es­pe­rar y cru­zar los de­dos pa­ra que el tri­bu­nal no atien­da sus mo­ti­vos de 2005.

Bo­da. Ima­gen de la pri­me­ra bo­da en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo ce­le­bra­da por Ruiz-Ga­llar­dón, en­ton­ces al­cal­de de Ma­drid, en ju­lio de 2006.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.