Leo­nard Cohen, has­ta siem­pre

Des­de los pri­me­ros mo­men­tos, el le­gen­da­rio poe­ta ca­na­dien­se nos le­van­tó el áni­mo has­ta las es­tre­llas.

Tiempo - - TTALL CC OMO SS OMOSS - NATIIVEL PRECIIADO Twit­ter: @Na­ti­vel­Pre­cia­do

Era ad­mi­ra­ble ver la agi­li­dad y la ele­gan­cia con la que se ele­va­ba del sue­lo, a sus 78 por­ten­to­sos años

alex ross, el ve­ne­ra­do crí­ti­co mu­si­cal de la re­vis­ta The New Yor­ker, con­si­de­ra que la mú­si­ca es un con­cep­to abs­trac­to y la idea de que siem­pre es re­la­jan­te, pla­cen­te­ra y ca­paz de aman­sar a las fie­ras es un tó­pi­co an­ti­cua­do. Los hom­bres la ma­ni­pu­lan a su an­to­jo y por eso, a ve­ces, se iden­ti­fi­ca con el mal; so­lo así se ex­pli­ca que la No­ve­na sin­fo­nía se es­cu­cha­se con en­tu­sias­mo en la Ale­ma­nia na­zi. Me des­agra­da lle­var la con­tra­ria a Ross, una de las má­xi­mas au­to­ri­da­des en la ma­te­ria, pe­ro creo que cuan­do Hitler es­cu­cha­ba a Wag­ner oa Beet­ho­ven, pro­ba­ble­men­te, de­ja­ba de ser tan mal­va­do, al me­nos du­ran­te esos ins­tan­tes. La mú­si­ca se con­vier­te en len­gua­je uni­ver­sal, so­bre to­do, al ex­pre­sar el so­ni­do equi­pa­ra­ble al la­men­to que emi­te el ser hu­mano cuan­do se en­cuen­tra se­reno y en paz. Al­go así vie­ne a de­cir Ross en su nue­vo li­bro, Es­cu­cha es­to (Seix Ba­rral), lec­tu­ra im­pres­cin­di­ble pa­ra ex­per­tos o afi­cio­na­dos, co­mo lo fue el an­te­rior, El rui­do eterno, un tex­to de re­fe­ren­cia que tu­vo un éxi­to mun­dial ines­pe­ra­do.

La me­jor de­mos­tra­ción de que la mú­si­ca tie­ne un efec­to te­ra­péu­ti­co y má­gi­co fue el con­cier­to de Leo­nard Cohen del pa­sa­do 5 de oc­tu­bre en Ma­drid, al que tu­ve la enor­me suer­te de asis­tir. Me atre­vo a afir­mar que la ma­yo­ría de los que es­tu­vi­mos allí aque­lla no­che lle­ga­mos pre­via­men­te des­alen­ta­dos y abru­ma­dos por las enor­mes pe­nu­rias co­ti­dia­nas pro­pias y aje­nas. Pe­ro la sim­ple apa­ri­ción de Cohen en el es­ce­na­rio, con sus ad­mi­ra­bles 78 años, su em­ble­má­ti­co tra­je ne­gro y su som­bre­ro ca­la­do has­ta la na­riz, bas­tó pa­ra arran­car el aplau­so uná­ni­me de un au­di­to­rio arre­ba­ta­do. Cuan­do, tras la pri­me­ra can­ción, Dan­ce Me to the End of Lo­ve, pro­nun­ció su pri­me­ra fra­se, “No sé cuán­do nos vol­ve­re­mos a ver, pe­ro les ase­gu­ro que es­ta no­che voy a dar to­do lo que ten­go”, el pú­bli­co se le en­tre­gó con de­vo­ción sin sa­ber to­da­vía que iba a cum­plir ge­ne­ro­sa­men­te su pa­la­bra. Cua­tro ho­ras du­ró la ce­re­mo­nia sin un so­lo mi­nu­to de aba­ti­mien­to. Des­de los pri­me­ros mo­men­tos, el le­gen­da­rio poe­ta ca­na­dien­se, el prín­ci­pe de las Le­tras, el mon­je bu­dis­ta a quien una mu­jer sin es­crú­pu­los ro­bó to­da su for­tu­na, nos le­van­tó el áni­mo has­ta las es­tre­llas. Du­ran­te 240 mi­nu­tos no pu­di­mos pen­sar más que en la ofren­da de Leo­nard, sus mí­ti­cas can­cio­nes, las vo­ces ce­les­tia­les del co­ro y los acor­des de sus ex­cep­cio­na­les mú­si­cos an­te los que, li­te­ral­men­te, se pos­tra­ba pa­ra ho­me­na­jear­les. Más ad­mi­ra­ble que es­cu­char­le can­tar arro­di­lla­do, con los ojos ce­rra­dos, co­mo si es­tu­vie­ra re­zan­do una ple­ga­ria, era ver la agi­li­dad y la ele­gan­cia con la que se ele­va­ba del sue­lo, in­sis­to, a sus 78 por­ten­to­sos años. To­da una proeza en­vi­dia­ble. No so­lo su cuer­po re­sis­te im­ba­ti­ble el pe­so de los años, sus poe­mas, sus him­nos y sus la­men­tos go­zan de esa ex­tra­ña in­tem­po­ra­li­dad que los ha­ce pa­re­cer eter­nos. Hi­zo el mi­la­gro de in­ter­pre­tar una trein­te­na de can­cio­nes mí­ti­cas co­mo si las es­cu­chá­se­mos por pri­me­ra vez. Qui­zá sea el se­cre­to de la per­fec­ción, ha­cer­lo to­do co­mo si fue­ra la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad que te da la vi­da. Me cons­ta que no fui la úni­ca que sa­lió del con­cier­to se­re­na y en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.