Al­ta ten­sión en­tre los pre­sos de ETA

La di­rec­ción del co­lec­ti­vo de pre­sos es­pe­ra que se ra­di­ca­li­cen las ma­ni­fes­ta­cio­nes a fa­vor de la am­nis­tía mien­tras se opo­ne a fi­ni­qui­tar la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta.

Tiempo - - ESPAÑA - POR S. ETXAUZ

a ten­sión en­tre los pre­sos de ETA se ha agu­di­za­do en los úl­ti­mos tres me­ses por­que es­tán com­pro­ban­do que el Go­bierno es­pa­ñol no ce­de en sus pre­ten­sio­nes ni acep­ta una ho­ja de ru­ta mar­ca­da por la di­rec­ción del Co­lec­ti­vo de Pre­sos Po­lí­ti­cos Vas­cos (EPPK, por sus si­glas en eus­ke­ra), que in­ten­ta man­te­ner a sus ór­de­nes a la ma­yo­ría de los eta­rras en­car­ce­la­dos e in­flu­ye en las di­rec­tri­ces de la mer­ma­da di­rec­ción de la ban­da.

La lu­cha abier­ta en­tre el gru­po mi­no­ri­ta­rio que ha op­ta­do por la vía Nan­cla­res y los lí­de­res del EPPK, que apues­tan por la am­nis­tía y un acuer­do, su­per­vi­sa­do por la cú­pu­la eta­rra, con el Go­bierno que pre­si­de Ma­riano Ra­joy y que im­pli­ca “paz por pre­sos” a cam­bio del des­man­te­la­mien­to de ETA, es­tá ge­ne­ran­do fuer­tes di­sen­sio­nes en­tre los 600 eta­rras en­car­ce­la­dos en las pri­sio­nes es­pa­ño­las. En es­te sen­ti­do, al­gu­nos fa­mi­lia­res de pre­sos han trans­mi­ti­do que es­tá au­men­tan­do la frus­tra­ción y su­bien­do el tono de las dis­cu­sio­nes en las cár­ce­les al afir­mar mu­chos eta­rras que “el al­to el fue­go no sir­ve pa­ra na­da, no se ha avan­za­do ni un mi­lí­me­tro des­de que ETA de­cla­ró ha­ce on­ce me­ses el fi­nal de la vio­len­cia”.

Se ar­gu­men­ta que el pro­ce­so es­tá en sus­pen­so ya que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior no ha tras­la­da­do pre­sos a las cár­ce­les del País Vas­co, ni ha ex­car­ce­la­do a la do­ce­na de eta­rras con en­fer­me­da­des ter­mi­na­les y do­len­cias gra­ves, ni ha eli­mi­na­do la apli­ca­ción por par­te de los tri­bu­na­les de la doc­tri­na Pa­rot. El prin­ci­pal pro­ble­ma de ETA es re­sol­ver el fu­tu­ro de sus pre­sos. Los eta­rras quie­ren que se abor­de rá­pi­da­men­te la li­be­ra­ción

LEx­per­tos en la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta apun­tan a un po­si­ble re­bro­te de los ac­tos de ka­le bo­rro­ka

de sus ac­ti­vis­tas. Pe­ro el mi­nis­tro del In­te­rior so­lo te­nía pla­nea­do fle­xi­bi­li­zar la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria con los re­clu­sos en­fer­mos. La fuer­te con­tes­ta­ción a es­tas me­di­das en el seno del Par­ti­do Po­pu­lar ha blo­quea­do esa ho­ja de ru­ta. La po­lí­ti­ca del Go­bierno es­pa­ñol, ba­sa­da en la re­in­ser­ción in­di­vi­dual de los te­rro­ris­tas, el arre­pen­ti­mien­to y la asun­ción del da­ño cau­sa­do, es­tá res­que­bra­jan­do la uni­dad de los pre­sos de ETA. La que de­no­mi­nan “du­re­za e in­tran­si­gen­cia” de Ra­joy, por un la­do, es­tá ra­di­ca­li­zan­do al gru­po de 70 pre­sos eta­rras que ava­lan las con­sig­nas de la eje­cu­ti­va del EPPK, mien­tras que, por otro, los que se han apun­ta­do a la vía Nan­cla­res es­tán re­ci­bien­do be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios y tie­nen es­pe­ran­za en una pron­ta ex­car­ce­la­ción. En el me­dio se han que­da­do al­re­de­dor de 300 re­clu­sos de la ban­da que es­tán can­sa­dos de se­guir las ór­de­nes de ETA y sus co­mi­sa­rios en las pri­sio­nes, pe­ro que no di­sien­ten abier­ta­men­te por te­mor a re­pre­sa­lias.

Los fren­tes.

Ba­jo la de­no­mi­na­ción de la vía Nan­cla­res se en­cuen­tran aque­llos pre­sos eta­rras que han con­de­na­do la vio­len­cia de ETA, han mos­tra­do arre­pen­ti­mien­to por sus crí­me­nes, han re­nun­cia­do a per­ma­ne­cer en el seno del co­lec­ti­vo de pre­sos afi­nes a la ban­da, han pe­di­do per­dón a las víc­ti­mas, in­clu­so al­gu­nos se han en­tre­vis­ta­do con ellas, y se han aco­gi­do in­di­vi­dual­men­te a las me­di­das de re­in­ser­ción con­tem­pla­das en la le­gis­la­ción vi­gen­te. Es­te pe­que­ño nú­cleo de ex­miem­bros de ETA si­gue su ca­mino con la opo­si­ción fron­tal del EPPK.

En el fra­gor de di­cha con­fron­ta­ción es­tá en­gor­dan­do el sec­tor de pre­sos con con­de­nas pe­que­ñas, sin de­li­tos de san­gre, que es­tán can­sa­dos y de­sean su­mar­se si­bi­li­na­men­te a aque­llos que han aban­do­na­do la tu­te­la de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. Sus je­fes les ha­bían pro­me­ti­do la am­nis­tía co­mo con­tra­par­ti­da al ce­se de ac­ti­vi­da­des de ETA y ob­ser­van que por ese ca­mino no tie­nen sa­li­da. Es más, arro­pa­dos por el EPPK, las es­pe­ran­zas de una pron­ta re­cu­pe­ra­ción de su li­ber­tad se di­fu­mi­nan.

El con­tra­pe­so de es­ta ma­yo­ría si­len­cio­sa es­tá amor­ti­guan­do el pe­li­gro de una es­ci­sión. La rup­tu­ra en el seno de ETA y la iz­quier­da aber­za­le, con una vuel­ta a las ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas, es des­car­ta­da por los ex­per­tos en la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta que, sin em­bar­go, apun­tan a un po­si­ble re­bro­te de los ac­tos de ka­le bo­rro­ka, los sa­bo­ta­jes y la lu­cha ca­lle­je­ra. Su­ce­sos vio­len­tos per­mi­ti­dos por los di­ri­gen­tes de la ban­da con el fin de pre­sio­nar al Go­bierno es­pa­ñol pa­ra que fle­xi­bi­li­ce su po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria.

Pa­ra evi­tar la des­ban­da­da, el pa­so­tis­mo y la de­ser­ción en las fi­las del co­lec­ti­vo y en ETA, el EPPK, li­de­ra­do por Ana­bel Egües, ha re­dac­ta­do va­rias co­mu­ni­ca­cio­nes en las que ca­li­fi­ca a los pre­sos que se es­tán in­te­gran­do en la vía Nan­cla­res co­mo “trai­do­res, arre­pen­ti­dos y de­la­to­res”. Con esas ame­na­zas, ade­más de me­ter el mie­do en el cuer­po a los pre­sos que cues­tio­nan el fu­tu­ro de la ban­da te­rro­ris­ta y las de­ci­sio­nes de sus di­ri­gen­tes en­car­ce­la­dos, ETA y sus ter­mi­na­les en las pri­sio­nes pre­ten­dían for­zar un cie­rre de fi­las en torno a sus reivin­di­ca­cio­nes.

Sin em­bar­go, di­chos in­sul­tos se han vuel­to en con­tra de los re­pre­sen­tan­tes de los eta­rras en­car­ce­la­dos. El pa­sa­do mes de ju­nio, ba­jo el seu­dó­ni­mo de Txin­do­ki, un co­no­ci­do ex­miem­bro de

la ban­da ya en li­ber­tad y pro­mo­tor de la vía Nan­cla­res con­tes­tó a los in­sul­tos con dos mi­si­vas en las que acu­sa­ba a los res­pon­sa­bles del EPPK de ser los “ver­da­de­ros de­la­to­res”. Tam­bién des­cri­bió a los pre­sos eta­rras co­mo “un co­lec­ti­vo su­frien­te do­mi­na­do por unos co­mi­sa­rios crue­les, sin es­crú­pu­los y re­pe­len­tes que si ha­cen lo que ha­cen es por­que les am­pa­ran miem­bros im­por­tan­tes de ETA que han si­do los que más han de­la­ta­do en su his­to­ria”.

Pu­so co­mo ejem­plo y aval de esa de­nun­cia so­bre “de­la­cio­nes y can­ta­das” an­te la po­li­cía a una ex­com­pa­ñe­ra de co­man­do, au­to­ra de al­gu­nos de los co­mu­ni­ca­dos del EPPK, a la que no cita por su nom­bre ni ape­lli­dos, aun­que to­do in­di­ca que es la ya ci­ta­da Ana Be­lén Egües, que li­de­ra el au­to­de­no­mi­na­do equi­po de in­ter­lo­cu­ción de los pre­sos, el nú­cleo du­ro, el se­lec­to gru­po a quien tie­nen que re­mi­tir­se los emi­sa­rios del Go­bierno es­pa­ñol pa­ra afron­tar un pro­ce­so de ne­go­cia­ción. Son los de­le­ga­dos de ETA en las pri­sio­nes que exi­gen la am­nis­tía y la au­to­de­ter­mi­na­ción. As­pi­ra­cio­nes que el Go­bierno es­pa­ñol no es­tá dis­pues­to a con­ce­der en ese pre­ten­di­do true­que de “paz por pre­sos”. Txin­do­ki aña­dió a la lis­ta de chivatos a K, que tam­bién per­te­ne­ce a la co­mi­sión de in­ter­lo­cu­ción del EPPK. De es­te co­no­ci­do te­rro­ris­ta di­ce que, tras ser de­te­ni­do en Or­di­zia, en el in­te­rior de una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca, “de­la­tó” a bue­na par­te de los miem­bros del san­gui­na­rio co­man­do Do­nos­tia. No hay que ha­cer mu­chas cá­ba­las pa­ra ubi­car al eta­rra que se es­con­de ba­jo la si­gla K.

Las mi­si­vas re­mi­ti­das por el eta­rra re­in­ser­ta­do se com­ple­tan con un agra­de­ci­mien­to a los prin­ci­pa­les im­pul­so­res y com­pa­ñe­ros de la vía Nan­cla­res y con un ata­que fron­tal a los abogados de los pre­sos de ETA a los que til­da de “co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos de la iz­quier­da aber­za­le”. Así, a Txe­ma Ma­tan­zas le lla­ma “ton­to”. A Aran­tza Zu­lue­ta la de­no­mi­na “hie­na”, “de­bi­do a que vi­ve de la ca­rro­ña”. “Co­bar­de” es el ape­la­ti­vo que di­ri­ge ha­cia Iña­ki Goioa­ga, “por­que ja­más tu­vo hue­vos pa­ra dar el pa­so de co­ger las ar­mas” y “se de­di­có a pre­sio­nar, obli­gar y ame­na­zar cuan­do les plan­té ca­ra”. Por úl­ti­mo, a Jo­ne Goi­ri­ce­laia le apli­ca el ca­li­fi­ca­ti­vo de “la lis­ta” por “ma­ni­pu­la­do­ra, ter­gi­ver­sa­do­ra e im­po­lu­ta an­te los juz­ga­dos y la po­li­cía”.

Ex­car­ce­la­cio­nes.

Pa­ra el co­lec­ti­vo de pre­sos de ETA, cu­yos prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes ins­pi­ran los de­ba­tes y los co­mu­ni­ca­dos de ETA, el te­ma fun­da­men­tal y prio­ri­ta­rio es la sa­li­da de sus pre­sos. No se va a rea­li­zar nin­gún de­sar­me ni se va a des­man­te­lar la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta si el Go­bierno es­pa­ñol no abor­da el asun­to pe­ni­ten­cia­rio. Por ello los eta­rras que man­tie­nen en­gra­sa­das las es­truc­tu­ras de la or­ga­ni­za­ción que to­da­vía que­dan en pie no van a emi­tir nin­gún ti­po de co­mu­ni­ca­do anun­cian­do su di­so­lu­ción en las pró­xi­mas se­ma­nas.

Al­re­de­dor de 300 re­clu­sos de la ban­da no di­sien­ten abier­ta­men­te del EPPK y ETA por te­mor a re­pre­sa­lias El ca­so Bo­li­na­ga ha cohe­sio­na­do al co­lec­ti­vo de pre­sos y ha mo­vi­li­za­do a la iz­quier­da aber­za­le

El debate so­bre la ex­car­ce­la­ción de Jo­sé Uri­bet­xe­ba­rria Bo­li­na­ga, con una en­fer­me­dad ter­mi­nal, por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias, les vino bien a los te­rro­ris­tas por­que ocu­pa­ron las pri­me­ras pla­nas de los pe­rió­di­cos y ha cohe­sio­na­do, du­ran­te unos pocos días, al co­lec­ti­vo. Asi­mis­mo ha mo­vi­li­za­do a la iz­quier­da aber­za­le. El ca­so de Uri­bet­xe­ba­rria Bo­li­na­ga, con­de­na­do por el se­cues­tro de Or­te­ga La­ra y el ase­si­na­to de tres guar­dias ci­vi­les, ha da­do un ba­lón de oxí­geno al co­lec­ti­vo de pre­sos, pe­ro no ha re­suel­to la di­vi­sión en el in­te­rior de las cár­ce­les. Es más, la huel­ga de ham­bre y los ayu­nos vo­lun­ta­rios con­vo­ca­dos en las pri­sio­nes en so­li­da­ri­dad con Bo­li­na­ga fue­ron un fra­ca­so. El res­pal­do fue mi­no­ri­ta­rio y por ello el EPPK fi­na­li­zó la pro­tes­ta.

El ca­so Bo­li­na­ga se ini­ció cuan­do el Mi­nis­te­rio del In­te­rior con­ce­dió el ter­cer gra­do al pre­so en­fer­mo y el juez de Vi­gi­lan­cia Pe­ni­ten­cia­ria, Jo­sé Luis Cas­tro, de­cre­tó su ex­car­ce­la­ción por mo­ti­vos hu­ma­ni­ta­rios. Pe­ro la opo­si­ción de las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del te­rro­ris­mo y de di­ri­gen­tes del PP pro­vo­có que el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do re­cu­rrie­ra la pues­ta en li­ber­tad del eta­rra. La de­ci­sión de li­be­rar o no a Uri­bet­xe­ba­rria es­tá en ma­nos de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

La re­so­lu­ción de es­te su­ce­so no im­pli­ca que los pre­sos de ETA so­li­ci­ten el des­man­te­la­mien­to de la ban­da te­rro­ris­ta. El EPPK ha pues­to so­bre la me­sa la exi­gen­cia de que el Go­bierno li­be­re a 13 pre­sos en­fer­mos y pon­ga en la ca­lle a 131 re­clu­sos, de los 173 a los que se ha apli­ca­do la doc­tri­na Pa­rot, que han cum­pli­do la pe­na.

El Eje­cu­ti­vo del PP, pe­se a la con­tes­ta­ción in­ter­na, no mo­ve­rá pie­za en la cues­tión de los pre­sos. Man­tie­ne abier­ta la “vía de re­in­ser­ción in­di­vi­dua­li­za­da”, mien­tras los eta­rras se des­mo­ra­li­zan y el nú­cleo du­ro po­co a po­co es­tá per­dien­do in­fluen­cia y ca­pa­ci­dad de pre­sión en­tre sus pre­sos. A la pos­tre, de ese sec­tor du­ro de pre­sos eta­rras de­pen­de que ETA des­apa­rez­ca del es­ce­na­rio.

Reivin­di­ca­ción. Ma­ni­fes­ta­ción del 7 de enero en Bil­bao por el tras­la­do de pre­sos al País Vas­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.