Así es el ne­go­cio del lí­der de la bol­sa

Las ac­cio­nes de Gri­fols han du­pli­ca­do su va­lor en un año en ple­na cri­sis. Es la pri­me­ra em­pre­sa del mun­do en su­mi­nis­tro de plas­ma hu­mano.

Tiempo - - ECONOMÍA - JAVIER OTE­RO

Gri­fols va­le aho­ra un 96% más que ha­ce un año. Es el lí­der en la re­va­lo­ri­za­ción de sus ac­cio­nes en la bol­sa es­pa­ño­la. En ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, con el pin­cha­zo de la bur­bu­ja inmobiliaria y la cri­sis ban­ca­ria hun­dien­do las ac­cio­nes de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y las cons­truc­to­ras, la co­ti­za­ción de Gri­fols ha pa­sa­do de 13 a 26 eu­ros por ac­ción en el úl­ti­mo año, y se en­cuen­tra muy por en­ci­ma de los cin­co eu­ros con los que se es­tre­nó en la bol­sa ha­ce seis años. Es de­cir, que ha mul­ti­pli­ca­do por cin­co su va­lor en bol­sa des­de su es­treno en el parqué.

Pa­ra el co­mún de los mor­ta­les es una em­pre­sa des­co­no­ci­da, muy le­jos de los fo­cos que con­cen­tra, por ejem­plo, In­di­tex, el im­pe­rio tex­til del mul­ti­mi­llo­na­rio Aman­cio Or­te­ga, cu­yas ac­cio­nes se han re­va­lo­ri­za­do un 57% en el úl­ti­mo año. El ne­go­cio de Gri­fols se mue­ve en un pro­ce­so que co­mien­za con la do­na­ción de san­gre y ter­mi­na con el apro­ve­cha­mien­to de las pro­teí­nas que con­tie­ne el plas­ma san­guí­neo, ca­da vez más de­man­da­das en los hos­pi­ta­les.

42

tiem­po

www.tiem­po­dehoy.com

El úl­ti­mo zam­bom­ba­zo de Gri­fols se pro­du­jo con la com­pra de la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se Ta­le­cris el pa­sa­do mes de di­ciem­bre por 3.300 mi­llo­nes de eu­ros. Con es­ta ope­ra­ción, la em­pre­sa es­pa­ño­la se ga­ran­ti­za­ba el su­mi­nis­tro su­fi­cien­te de plas­ma pa­ra su ne­go­cio. El que se ob­tie­ne de las do­na­cio­nes en Es­pa­ña no es su­fi­cien­te pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des del país. La com­pra de la em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na, más gran­de que la es­pa­ño­la Gri­fols, le per­mi­te ac­ce­der al plas­ma ob­te­ni­do en Es­ta­dos Uni­dos. En es­te país se pa­ga pa­ra ob­te­ner plas­ma hu­mano, un pro­duc­to in­sus­ti­tui­ble por los la­bo­ra­to­rios, que so­lo pue­de ob­te­ner­se de la san­gre hu­ma­na. Se­gún ex­pli­can en Gri­fols, no se tra­ta de un pa­go por la san­gre en sí, sino que en Es­ta­dos Uni­dos el pa­go se rea­li­za pa­ra com­pen­sar el tiem­po

La com­pra de una em­pre­sa ame­ri­ca­na de ob­ten­ción de plas­ma ha in­cre­men­ta­do un 591% sus be­ne­fi­cios

de­di­ca­do por las per­so­nas de las que se ob­tie­ne el plas­ma. En Eu­ro­pa el sis­te­ma exis­ten­te es de do­na­cio­nes al­truis­tas, sin nin­gu­na com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca de por me­dio.

In­te­rés es­tra­té­gi­co.

El ca­so es que hoy Gri­fols se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra em­pre­sa del mun­do en ca­pa­ci­dad de ob­ten­ción de plas­ma y la ter­ce­ra ma­yor pro­duc­to­ra mun­dial de sus de­ri­va­dos. Así, no es de ex­tra­ñar que, tal co­mo des­ta­pa­ron los pa­pe­les de Wi­ki­leaks, pa­ra el De­par­ta­men­to de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, los tres pun­tos prin­ci­pa­les de in­te­rés es­tra­té­gi­co en Es­pa­ña son el es­tre­cho de Gi­bral­tar, el ga­so­duc­to con el Ma­greb y la plan­ta de Gri­fols en Ca­ta­lu­ña. Las ci­fras ma­rean. Gri­fols tie­ne ase­gu­ra­do el abas­te­ci­mien­to de 6,5 mi­llo­nes de li­tros de plas­ma al año. Pa­ra 2016 es­pe­ra te­ner una ca­pa­ci­dad de frac­cio­na­mien­to de plas­ma por en­ci­ma de los 12 mi­llo­nes de li­tros al año. No es de ex­tra­ñar que la ope­ra­ción tu­vie­ra que pa­sar por la au­to­ri­za­ción de las au­to­ri­da­des de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia en Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos.

El ne­go­cio al­re­de­dor del plas­ma es pe­cu­liar. De­bi­do a que en Eu­ro­pa se ob­tie­ne de do­na­cio­nes de san­gre, que no se pa­gan, la trans­for­ma­ción y dis­tri­bu­ción de sus pro­duc­tos de­ri­va­dos se tra­ta con un pro­ce­di­mien­to po­co co­mún. La ob­ten­ción del plas­ma de la san­gre es vi­tal pa­ra es­te ti­po de em­pre­sas. Los hos­pi­ta­les, que re­co­gen las do­na­cio­nes de san­gre, en­vían el plas­ma a Gri­fols y se pro­du­ce un true­que o, real­men­te, lo que se co­no­ce co­mo un con­tra­to de ma­qui­la. Gri­fols de­vuel­ve a los hos­pi­ta­les de­ri­va­dos plas­má­ti­cos, pe­ro co­mo los pro­ce­di­mien­tos pa­ra ob­te­ner­los son com­ple­jos y cos­to­sos, Gri­fols se que­da con una par­te de es­tos de­ri­va­dos ob­te­ni­dos del plas­ma que le dan los hos­pi­ta­les, se que­da con una ma­qui­la, que es­tá re­gu­la­da en un con­tra­to mar­co con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Así, el true­que evi­ta que se pue­da ha­blar de que se pa­ga por lo que en úl­ti­ma ins­tan­cia es un de­ri­va­do de la san­gre.

Sin em­bar­go, las ne­ce­si­da­des de plas­ma en Es­pa­ña son su­pe­rio­res a lo que se ob­tie­ne en las do­na­cio­nes, que so­lo cu­bren la mi­tad de esas ne­ce­si­da­des. Así que Gri­fols trae plas­ma de Es­ta­dos Uni­dos. Un plas­ma en cu­ya ob­ten­ción ha me­dia­do un pa­go. A su vez, Gri­fols co­bra a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas por es­te su­mi­nis­tro adi­cio­nal que no es­tá com­pen­sa­do por el con­tra­to de ma­qui­la. La em­pre­sa no ofre­ce in­for­ma­ción so­bre los in­gre­sos que ob­tie­ne con es­tas ven­tas a los sis­te­mas sa­ni­ta­rios pú­bli­cos de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas o a los hos­pi­ta­les pri­va­dos.

El pa­sa­do mes de abril, va­rios me­dios pu­bli­ca­ron que el pre­si­den­te de la em­pre­sa, Víc­tor Gri­fols, ala­bó el sis­te­ma por el que se per­mi­te pa­gar por el plas­ma o la san­gre, aun­que la em­pre­sa sos­tie­ne que su pre­si­den­te no de­fen­dió un cam­bio de la normativa ac­tual, sino que se tra­ta­ba de unos co­men­ta­rios en un cur­so de una es­cue­la de ne­go­cios que se ha­bían sa­ca-

Gri­fols es pa­ra Es­ta­dos Uni­dos uno de los tres pun­tos con­si­de­ra­dos es­tra­té­gi­cos en Es­pa­ña

do de con­tex­to. Gri­fols sub­ra­yó que si los 147 cen­tros de ob­ten­ción de plas­ma que la em­pre­sa tie­ne en Es­ta­dos Uni­dos es­tu­vie­ran ra­di­ca­dos en Es­pa­ña, su­pon­drían la crea­ción de unos 5.000 pues­tos de tra­ba­jo y los pa­gos por la ven­ta de plas­ma se acer­ca­rían a los 400 mi­llo­nes de eu­ros. Es­ta po­si­bi­li­dad, sin em­bar­go, fue re­cha­za­da por el di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción na­cio­nal de tras­plan­tes, Ra­fael Ma­te­sanz, los do­nan­tes de san­gre o la So­cie­dad Es­pa­ño­la de He­ma­to­lo­gía y He­mo­te­ra­pia.

Do­nan­tes de san­gre.

La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Do­nan­tes de San­gre, aun­que man­tie­ne muy bue­nas re­la­cio­nes con Gri­fols, es con­tra­ria a que me­die nin­gún pa­go a cam­bio de la ob­ten­ción de san­gre, y ha pre­sen­ta­do an­te la Co­mi­sión Eu­ro­pea un es­cri­to en el que sos­tie­ne que no es ne­ce­sa­rio, co­mo pre­ten­den las mul­ti­na­cio­na­les del sec­tor, pa­gar por la san­gre. Ade­más, te­men que si se es­ta­ble­ce es­te sis­te­ma, las do­na­cio­nes al­truis­tas dis­mi­nui­rán, por lo que se pon­dría en pe­li­gro es­te su­mi­nis­tro. El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de

Do­nan­tes de San­gre, Mar­tín Man­ce­ñi­do, sos­tie­ne que “en Eu­ro­pa, los 40 mi­llo­nes de do­nan­tes al­truis­tas, si ven que se pa­ga pa­ra­le­la­men­te, de­ja­rían de ser do­nan­tes, lo que pro­vo­ca­ría un dé­fi­cit ma­yor y un desas­tre to­tal”. Pa­ra pa­liar el dé­fi­cit en la fe­de­ra­ción de­fien­den que se cam­bie el sis­te­ma téc­ni­co de las do­na­cio­nes de san­gre ac­tua­les por un sis­te­ma de plas­ma­fé­re­sis, que per­mi­te re­co­ger mu­cho más plas­ma a tra­vés de una má­qui­na, pe­ro que te­men que no se po­ne en mar­cha de­bi­do a su cos­te.

El be­ne­fi­cio que pue­den con­se­guir las em­pre­sas al­re­de­dor de la ob­ten­ción de de­ri­va­dos de la san­gre es un asun­to muy sen­si­ble pa­ra los do­nan­tes al­truis­tas. El dis­pa­ro del con­su­mo de he­mo­de­ri­va­dos es de­bi­do a que ca­da día se en­cuen­tran más apli­ca­cio­nes mé­di­cas.

El va­lor en bol­sa de Gri­fols se ha dis­pa­ra­do con la com­pra de Ta­le­cris, que le ga­ran­ti­za el su­mi­nis­tro de plas­ma, y con las ex­pec­ta­ti­vas que crean las in­ves­ti­ga­cio­nes de nue­vas apli­ca­cio­nes, co­mo las re­la­cio­na­das con el alz­hei­mer, don­de ya se rea­li­zan en­sa­yos clí­ni­cos pa­ra ve­ri­fi­car los po­si­bles efec­tos de al­gu­nos he­mo­de­ri­va­dos pa­ra di­luir la pro­teí­na be­ta-ami­loi­de, cu­yos de­pó­si­tos en el ce­re­bro son la cau­sa de la en­fer­me­dad. Ade­más, en el pri­mer tri­mes­tre de 2013 Gri­fols pro­pon­drá un en­sa­yo clí­ni­co en hu­ma­nos de una va­cu­na pa­ra es­ta en­fer-

En Es­ta­dos Uni­dos se pa­ga a los do­nan­tes de plas­ma por el tiem­po con­su­mi­do en la do­na­ción

me­dad que ya ha si­do en­sa­ya­da con éxi­to en ani­ma­les. La en­fer­me­dad afec­ta a 25 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do y a me­dio mi­llón de es­pa­ño­les.

Be­ne­fi­cios.

Gri­fols, una em­pre­sa de ori­gen familiar, sa­lió a bol­sa en ma­yo de 2006 y en enero de 2008 en­tró a for­mar par­te del Ibex-35, el in­di­ca­dor que se­lec­cio­na los 35 va­lo­res más im­por­tan­tes de la bol­sa es­pa­ño­la. Las po­cas du­das que pro­vo­có en el mer­ca­do su ca­pa­ci­dad pa­ra di­ge­rir la ad­qui­si­ción de Ta­le­cris pa­re­cen ha­ber­se di­lui­do. El be­ne­fi­cio ne­to de Gri­fols en el pri­mer se­mes­tre de es­te año subió un 591% res­pec­to al año an­te­rior gra­cias a la com­pra de Ta­le­cris. Los be­ne­fi­cios en es­te pe­rio­do al­can­za­ron los 133 mi­llo­nes de eu­ros y su ci­fra de ne­go­cio ha cre­ci­do un 107%. Con la in­te­gra­ción de la em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na, Gri­fols ha pa­sa­do a te­ner una plan­ti­lla de 11.230 tra­ba­ja­do­res.

La em­pre­sa cuen­ta con 857 pa­ten­tes y so­li­ci­tu­des y cer­ca de 2.600 mar­cas. Qui­zá el pro­duc­to más im­por­tan­te que se con­si­gue en­tre los de­ri­va­dos del plas­ma es la in­mu­no­glo­bu­li­na in­tra­ve­no­sa, que per­mi­te re­cu­pe­rar lo que se co­no­ce co­mún­men­te co­mo de­fen­sas. La al­bú­mi­na es­tá in­di­ca­da pa­ra el res­ta­ble­ci­mien­to del vo­lu­men cir­cu­la­to­rio en si­tua­cio­nes de he­mo­rra­gia o shock trau­má­ti­co y tam­bién es usa­da por em­pre­sas de bio­tec­no­lo­gía co­mo me­dio de cul­ti­vo o es­ta­bi­li­zan­te de pro­duc­tos fi­na­les y la al­fa1-an­ti­trip­si­na es­tá in­di­ca­da en la te­ra­pia de un tras­torno ge­né­ti­co he­re­di­ta­rio que pue­de oca­sio­nar una en­fer­me­dad obs­truc­ti­va cró­ni­ca, en­fi­se­ma o bron­qui­tis cró­ni­ca.

Ins­ta­la­cio­nes. Se­de de la em­pre­sa Gri­fols en Pa­rets del Va­llés (Bar­ce­lo­na) y pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de sus pro­duc­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.