PRO­TEÍ­NAS VI­TA­LES

Tiempo - - ECONOMÍA -

El plas­ma es la ba­se del ne­go­cio de la em­pre­sa Gri­fols, una par­te de la san­gre de la que se pue­den ex­traer pro­teí­nas pa­ra uso mé­di­co. El pro­ce­so que se si­gue es el si­guien­te. La san­gre es­tá com­pues­ta apro­xi­ma­da­men­te de un 50% de plas­ma. La otra mi­tad son pla­que­tas (8%) y he­ma­tíes (42%). El plas­ma es­tá com­pues­to bá­si­ca­men­te de agua en un 90%. Un 7% del plas­ma lo com­po­nen pro­teí­nas. Una vez tra­ta­das y pu­ri­fi­ca­das, dan lu­gar a los pro­duc­tos he­mo­de­ri­va­dos que fa­bri­ca Gri­fols. En­tre es­tas pro­teí­nas se en­cuen­tra la al­bú­mi­na, la in­mo­glo­bu­li­na in­tra­ve­no­sa, los fac­to­res de coa­gu­la­ción o la al­fa1-an­ti­trip­si­na. La fal­ta de al­gu­na de es­tas pro­teí­nas es la cau­sa de va­rias en­fer­me­da­des, por lo que es­tos he­mo­de­ri­va­dos son esen­cia­les pa­ra su tra­ta­mien­to.

Co­mo el por­cen­ta­je de pro­teí­nas que con­tie­ne el plas­ma es ba­jo, pa­ra ob­te­ner las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias es ne­ce­sa­rio una gran can­ti­dad de plas­ma hu­mano. El plas­ma no se pue­de fa­bri­car en la­bo­ra­to­rio, sino que so­lo se con­si­gue de la san­gre ob­te­ni­da por las do­na­cio­nes.

La se­pa­ra­ción del plas­ma de la san­gre se rea­li­za me­dian­te una téc­ni­ca que se lla­ma plas­ma­fé­re­sis, que fue desa­rro­lla­da por Jo­sé An­to­nio Gri­fols Lu­cas, tío abue­lo del ac­tual pre­si­den­te de Gri­fols, en 1951. La plas­ma­fé­re­sis per­mi­te se­pa­rar el plas­ma de los gló­bu­los ro­jos, las pla­que­tas y otras cé­lu­las que se rein­yec­tan al do­nan­te in­me­dia­ta­men­te, por lo que pue­de do­nar una can­ti­dad de plas­ma mu­cho ma­yor que en las do­na­cio­nes de san­gre tra­di­cio­na­les. En Es­pa­ña la do­na­ción me­dian­te plas­ma­fé­re­sis no es la ha­bi­tual. En­tre los pro­duc­tos de­ri­va­dos del plas­ma des­ta­ca la in­mu­no­glo­bu­li­na in­tra­ve­no­sa, el he­mo­de­ri­va­do más im­por­tan­te y más con­su­mi­do. En es­ta se con­cen­tran los an­ti­cuer­pos, las de­fen­sas, y es­tá in­di­ca­da pa­ra el tra­ta­mien­to de in­mu­no­de­fi­cien­cias. Otra pro­teí­na san­guí­nea con un uso re­le­van­te es el fac­tor VIII de coa­gu­la­ción, que sir­ve pa­ra el tra­ta­mien­to de he­mo­rra­gias en pa­cien­tes con he­mo­fi­lia, por ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.