In­di­tex ba­te otro ré­cord: el de los cien eu­ros por ac­ción

El gru­po In­di­tex es ya la em­pre­sa que más va­le en bol­sa en Es­pa­ña, des­pués de que es­ta se­ma­na ha­ya pa­sa­do de los cien eu­ros por ac­ción en su co­ti­za­ción dia­ria. Su mo­de­lo de ne­go­cio tie­ne mu­cho que ver en es­ta evo­lu­ción.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS

Des­de que Es­pa­ña aban­do­nó la pe­se­ta co­mo mo­ne­da de cur­so le­gal pa­ra dar pa­so al eu­ro, nin­gu­na em­pre­sa co­ti­za­da ha­bía sal­ta­do la ba­rre­ra de los cien eu­ros por ac­ción. Es­ta se­ma­na lo ha he­cho In­di­tex, que ya el lu­nes, día 8, lo­gró ce­rrar la se­sión a 100,65 eu­ros. Atrás que­da ya aquel le­jano 23 de ma­yo de 2001, cuan­do Aman­cio Or­te­ga, has­ta en­ton­ces un em­pre­sa­rio ca­si des­co­no­ci­do pa­ra la opinión pú­bli­ca, de­ci­dió sa­car a bol­sa su gru­po tex­til, cu­ya mar­ca más co­no­ci­da era y es Za­ra.

Aquel día, miér­co­les por más se­ñas, In­di­tex abría la se­sión con un pre­cio de 14,7 eu­ros por ac­ción, que era el que se ha­bía fi­ja­do en las se­ma­nas pre­vias. Du­ran­te aque­lla pri­me­ra jor­na­da de con­tac­to con el mer­ca­do, los tí­tu­los del gru­po subie­ron un 22,45%, pa­ra ce­rrar a 18 eu­ros. Esa ci­fra es la que ha que­da­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va de mu­chos in­ver­so­res y ana­lis­tas co­mo pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra ob­ser­var la his­to­ria bur­sá­til de In­di­tex. Aho­ra, on­ce años y me­dio des­pués, sus ac­cio­nes han mul­ti­pli­ca­do 5,5 ve­ces el pre­cio, lo que ha lle­va­do al gru­po a ser el que más va­lor tie­ne en la bol­sa es­pa­ño­la, por en­ci­ma in­clu­so de los gran­des bancos.

Los al­go más de 62.000 mi­llo­nes de eu­ros que cos­ta­ría com­prar en bol­sa to­das las ac­cio­nes de In­di­tex su­po­nen una ci­fra ré­cord en la his­to­ria de la bol­sa es­pa­ño­la y so­lo le si­guen de cer­ca los 59.000 mi­llo­nes que va­le el gru­po Santander. Pa­ra te­ner una idea en pers­pec­ti­va de lo que sig­ni­fi­can es­tos gran­des nú­me­ros, re­sul­ta que ad­qui­rir to­do el ca­pi­tal de In­di­tex en bol­sa cos­ta­ría aho­ra lo mis­mo que com­prar 21 ve­ces el Ban­co Po­pu­lar u ocho ve­ces Fe­rro­vial. Has­ta aquí, las ci­fras, pe­ro ¿cuál es el se­cre­to de es­ta evo­lu­ción?

In­di­tex ha pa­sa­do en es­tos años a con­ver­tir­se in­clu­so en ca­so de es­tu­dio pa­ra es­cue­las de ne­go­cios don­de se en­se­ñan los en­tre­si­jos de las dis­tin­tas es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les. La del gru­po fun­da­do por Aman­cio Or­te­ga y hoy pre­si­di­do por Pablo Is­la es bas­tan­te fá­cil de com­pren­der. Fue el pri­me­ro que apli­có a la in­dus­tria tex­til el mo­de­lo de ne­go­cio que siem­pre han uti­li­za­do las gran­des su­per­fi­cies de dis­tri­bu­ción ti­po Ca­rre­four o Al­cam­po. De he­cho, en las es­cue­las de ne­go­cios se es­tu­dia­ba an­tes un mo­de­lo, de­no­mi­na­do Con­ti­nen­te en ho­nor a la gran su­per­fi­cie fran­ce­sa que dio ori­gen al ac­tual Ca­rre­four tras su fu­sión con la tam­bién ca­de­na ga­la Pry­ca.

Mo­de­lo de ne­go­cio.

¿Cuál es ese mo­de­lo? Téc­ni­ca­men­te se ca­rac­te­ri­za por lo que los ex­per­tos de­no­mi­nan “mar­gen de con­tri­bu­ción ne­ga­ti­vo” y que no es otra co­sa que vi­vir con el di­ne­ro de la ca­ja, sin prés­ta­mos ban­ca­rios, de­bi­do a la gran ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de ven­tas de ar­tícu­los en po­co tiem­po. Pa­ra las gran­des su­per­fi­cies, el mé­to­do es muy sencillo. Por ejem­plo, ad­quie­ren una gran par­ti­da de le­che o de de­ter­gen­te. La ven­den en una se­ma­na o dos y se la pa­gan al pro­vee­dor en dos me­ses o tres. Eso ha­ce que du­ran­te el tiem­po en el que han ven­di­do el pro­duc­to y no lo han pa­ga­do dis­po­nen de un ex­ce­den­te de ca­ja que pue­den uti­li­zar pa­ra fi­nan­ciar in­clu­so la aper­tu­ra de nue­vos cen­tros co­mer­cia­les.

El se­cre­to de es­te mo­de­lo de ne­go­cio se ba­sa fun­da­men­tal­men­te en la ne­ce­si­dad de ven­der el pro­duc­to muy rá­pi­da­men­te y sus­ti­tuir­lo por otro que se ven­da con igual ve­lo­ci­dad. So­lo así se pue­de man­te­ner el ex­ce­den­te de ca­ja de for­ma cons­tan­te pa­ra fi­nan­ciar el cre­ci­mien­to de la em­pre­sa sin ne­ce­si­dad de ir al ban­co a pe­dir di­ne­ro. ¿Qué hi­zo In­di­tex? En reali­dad quien lo hi­zo fue Za­ra. Prác­ti­ca­men­te no hay una mu­jer en Es­pa­ña de en­tre 15 y 30 años que no sea cons­cien­te de un sis­te­ma de ven­tas, el de es­ta mar­ca, que con­sis­te en cam­biar las pren­das en los per­che­ros has­ta una vez por se­ma­na. Pa­ra los clien­tes sig­ni­fi­ca una ma­yor ofer­ta pa­ra ele­gir mo­de­lo. Pa­ra la em­pre­sa su­po­ne la po­si­bi­li­dad de ro­tar el pro­duc­to en ven­ta a una ve­lo­ci­dad si­mi­lar a la de las gran­des su­per­fi­cies, lo que le per­mi­te apli­car es­te mo­de­lo de ne­go­cio a su es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to.

Así lo hi­zo Za­ra des­de el prin­ci­pio y así lo ha­cen el res­to de mar­cas que ha ido crean­do el gru­po en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da. Pull and Bear, Mas­si­mo Dut­ti, Bersh­ka, Stra­di­va­rius, Oys­ho, Za­ra Ho­me y Uter­qüe han com­ple­ta­do una ofer­ta de pro­duc­tos que ya su­po­nen el 33,2% de las ven­tas del gru­po. Por el la­do con­tra­rio, eso quie­re de­cir que Za­ra si­gue sien­do la es­tre­lla, con más del 66% de las ven­tas to­ta­les. Si lo que se mi­ra es el be­ne­fi­cio ope­ra­ti­vo del to­tal del gru­po y de sus lí­neas de ne­go­cio, las cuen­tas del pri­mer se­mes­tre fis­cal de es­te año (el que ter­mi­na el 31 de ju­lio), Za­ra acu­mu­la el 73,9% del re­sul­ta­do de ex­plo­ta­ción. Y eso tie­ne mu­cho que ver con la evo­lu­ción del ne­go­cio glo­bal y con la mar­cha en bol­sa.

Za­ra es una mar­ca que en Es­pa­ña co­men­zó co­mo un ni­cho de mer­ca­do de ro­pa de mo­da de bue­na ca­li­dad y a pre­cios ra­zo­na­bles, más ba­jos que los de las bou­ti­ques, pe­ro fue­ra del te­rri­to­rio es­pa­ñol, y so­bre to­do en Asia y Amé­ri­ca, com­pi­te de otra for­ma, ya que es con­si­de­ra­da una mar­ca con re­lum­brón. Es­to ha­ce que en esos nue­vos mer­ca­dos en los que In­di­tex ba­sa su ac­tual es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to del gru­po lo­gren unos már­ge­nes de be­ne­fi­cio ma­yo­res por uni­dad de pro­duc­to ven­di­do. En la ac­tua­li­dad, la su­ma de las ven­tas en tien­da de Asia y Amé­ri­ca su­po­nen ya el 34% del to­tal (20% en Asia y 14% en Amé­ri­ca), ci­fra que su­pera cla­ra­men­te al 22% que su­po­ne Es­pa­ña.

Y aún hay más. El mo­de­lo de ne­go­cio de In­di­tex ha­ce que la lí­nea que en to­das

Za­ra acu­mu­la el 66% de las ven­tas del gru­po y ca­si el 74% del be­ne­fi­cio de ex­plo­ta­ción to­tal

las cuen­tas de re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les re­fle­ja los gas­tos pro­du­ci­dos por el pa­go de in­tere­ses por los prés­ta­mos ban­ca­rios es­té en blan­co, o ca­si. Eso es fru­to de la com­po­si­ción del ba­lan­ce del gru­po. Con las ci­fras del pri­mer se­mes­tre de es­te año, la deu­da fi­nan­cie­ra as­cen­día a 31 de ju­lio úl­ti­mo a 320.000 eu­ros, ci­fra ab­so­lu­ta­men­te ri­dí­cu­la com­pa­ra­da con los 3.488 mi­llo­nes de eu­ros que In­di­tex tie­ne en efec­ti­vo pro­ce­den­te de las ven­tas rea­li­za­das en tien­das y en su ne­go­cio por In­ter­net. Y to­do ello des­pués de ha­ber des­em­bol­sa­do 752 mi­llo­nes de eu­ros en el pe­rio­do pa­ra pa­gar las in­ver­sio­nes rea­li­za­das por el gru­po.

Pa­ra el fu­tu­ro, In­di­tex apues­ta por la mis­ma fór­mu­la que la apli­ca­da has­ta aho­ra, aun­que con al­gu­nas va­rian­tes en­ca­mi­na­das a con­so­li­dar el ne­go­cio. Una de ellas es la po­ten­cia­ción de las ven­tas por In­ter­net, cu­yos re­sul­ta­dos de la tien­da on-li­ne abier­ta re­cien­te­men­te en Chi­na mar­ca­rán se­gu­ra­men­te la pre­sen­ta­ción de cuen­tas tri­mes­tra­les que el gru­po ha­rá el pró­xi­mo mes de di­ciem­bre. Otra es la re­mo­de­la­ción, no en pro­fun­di­dad pe­ro sí de ma­ne­ra apre­cia­ble, en sus sis­te­mas de apro­vi­sio­na­mien­to. En es­te mo­men­to tie­ne 1.400 pro­vee­do­res de ro­pa, de los que al­go más del 40% se en­cuen­tran en Asia y el 33% en la Unión Eu­ro­pea, don­de se in­clu­yen los ta­lle­res es­pa­ño­les. Du­ran­te los pró­xi­mos me­ses y años habrá un tras­va­se de fa­bri­ca­ción ha­cia lu­ga­res más cer­ca­nos a los de ven­ta, de­bi­do a que eso aba­ra­ta el cos­te por el me­nor gas­to lo­gís­ti­co que se efec­túa en trans­por­te.

De he­cho, en su úl­ti­ma pre­sen­ta­ción de cuen­tas, In­di­tex se­ña­la­ba tex­tual­men­te que du­ran­te el pri­mer se­mes­tre fis­cal de 2012 “los gas­tos ope­ra­ti­vos se han man­te­ni­do ba­jo es­tric­to con­trol, pa­ra fi­na­li­zar cre­cien­do un 14%, prin­ci­pal­men­te co­mo re­sul­ta­do de la nue­va su­per­fi­cie abier­ta y los gas­tos va­ria­bles vin­cu­la­dos al cre­ci­mien­to de la ven­ta. Los gas­tos ope­ra­ti­vos in­clu­yen to­dos los de lan­za­mien­to de nue­vas aper­tu­ras”.

De mo­men­to, los in­ver­so­res y una bue­na par­te de los ana­lis­tas con­fían en esa es­tra­te­gia y las ac­cio­nes de In­di­tex han subido ca­si un 60% en lo que va de año, des­pués de que en las dos pre­sen­ta­cio­nes de re­sul­ta­dos que ha rea­li­za­do el gru­po ha­ya su­pe­ra­do las pre­vi­sio­nes que ha­bían he­cho los ex­per­tos so­bre los re­sul­ta­dos.

Se­gu­ri­dad. Los in­ver­so­res si­guen con­fian­do en el gru­po

pre­si­di­do por Pablo Is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.